Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

En política, el diálogo hace avanzar las cosas

| 13

Ayer, 13/05/19, saludo y converso con Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, en su despacho del Palacio de Miraflores, Caracas. Total normalidad en la sede del Gobierno. Antes de encontrarme con el Presidente, me instalan en una salita porque el Embajador de la Confederación Helvética (Suiza) viene a presentar sus cartas Credenciales. La guardia de honor, con su vistoso traje rojo de húsar, presenta los honores e interpreta los himnos nacionales. El Presidente constitucional de la República Bolivariana también recibe a una delegación de representantes de Naciones Unidas.

Reina la habitual agitación característica de este elegante y coqueto centro del poder político. Visitantes, altos funcionarios, empresarios, periodistas, ministros, asesores circulan por los pasillos que rodean el ajardinado patio central.

Conversan, discuten, hablan por teléfono o esperan. Siempre ha sido así. Nicolás Maduro es el cuarto Presidente de Venezuela que conozco desde los años 1980. El primero fue Carlos Andrés Pérez (social-demócrata) con quien intercambié mucho y entrevisté varias veces.

Luego fue Rafael Caldera (demócrata cristiano), hombre de gran experiencia política, con quien dialogué también bastante. A partir de 1999, frecuenté asiduamente al comandante Hugo Chávez, fundador de la Va Republica y líder de la Revolución Bolivariana. Y por fin, después del 14 de abril de 2013, el actual Presidente ha tenido la gentileza de concederme varias largas entrevistas. La última de ellas, a final de diciembre pasado.

No he visto a Nicolás Maduro desde entonces. Y en estos largos cinco meses, la República Bolivariana ha padecido algunas de las más violentas agresiones imperialistas de toda su historia. Desde la autoproclamación, en enero, de Juan Guiadó como "presidente encargado" designado por el presidente de Estados Unidos Donald Trump. Hasta la chapuza del "golpe de Estado" del 30 de abril con el apoyo de unos cuantos militares de bajo rango. Pasando por la violenta tentativa de "invasión humanitaria" en la frontera con Colombia el 24 de febrero; y el sabotaje terrorista del 23 de marzo contra el sistema eléctrico y sus nefastas consecuencias: apagones y cortes en la distribución del agua.

Sin contar los múltiples ataques y amenazas de otro tipo, en particular el bloqueo económico y la asfixia financiera que impiden a las autoridades comprar los indispensables alimentos y medicamentos para la población... Las victimas de esos criminales bloqueos se cuentan ya por decenas de miles... Pero, en tiempos de pos verdad, la agresión mediática -otro frente abierto contra Venezuela- atribuye descaradamente ese sufrimiento al gobierno bolivariano... El ladrón gritando: "Al ladrón!"...

Nicolás Maduro ha vencido todos estos obstáculos. Con la serenidad que le caracteriza. Mientras sus adversarios escogían la violencia y la confrontación brutal.

Los que no lo conocían han descubierto a un dirigente tranquilo. Firmemente asentado en un poder legítimamente y democráticamente conquistado en las elecciones del 20 de mayo de 2018.

El guion que Washington, en enero pasado, le vendió al mundo -y en particular a sus aliados europeos- según el cual Maduro no tenía ningún apoyo popular. Que bastaba la "autoproclamación" como presidente de un títere cualquiera para que toda la estructura del poder en Venezuela se derrumbara, se ha revelado falsa. Totalmente falsa.

En Venezuela, el poder no se ha derrumbado, ni tambaleado, ni siquiera resquebrajado. Ningún ministro ha abandonado a Nicolás Maduro, ningún general con mando de tropa ha desertado. Ninguna fisura ha conseguido hendir la unidad cívico-militar. Esa es la realidad de Venezuela, y la Venezuela real.
De todo esto converso, en su oficina, con el Presidente Maduro.

Con una convicción absoluta me dice: "En política, solo la negociación, el diálogo, la discusión hacen avanzar las cosas. Nosotros apostamos por la mesa de intercambio. Todas las fuerzas políticas del país están invitadas a participar. Sin premisas ni líneas rojas. Entre venezolanos de buena voluntad podemos y debemos encontrar una solución que deje fuera la violencia y la agresión imperial."

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • tavi dijo:

    Amén de lo peligroso que resulta cualquier espacio de tensión política, lo cierto es que el enfrentamiento político entre el pueblo bolivariano y la oposición retrógrada, fortalece el espíritu revolucionario y eso lo sabe el imperialismo. Es evidente que alentar a Guaidó y sus acólitos, es más un negocio, que un propósito. Maduro y su gobierno han demostrado madurez política y convicciones profundas de la responsabilidad histórica del proceso bolivariano en el planeta. ¡Alé chavistas! ¡Los cubanos estamos y estaremos con ustedes!

  • R PONS dijo:

    BD: IGNACIO RAMONET, ESTOY DE ACUERDO EN QUE EL DIALOGO AYUDA AL ENTENDIMIENTO DE LAS PARTES, ESO ESTA EN TODA LA HISTORIA INCLUSO AYUDó EN EL RESTABLECIMIENTO DE LAS RELACIONES ENTRE CUBA Y EE.UU, PERO ESTOY CONVENCIDO QUE CON ESTE GOBIERNO DE TRUMP Y SU PANDILLA DE MENTIROSOS EL DIALOGO NO PROSPERA, CUANTAS VECES MADURO HA LLAMADO A LA OPOCICION MANDADA POR TRUMP AL DIALOGO, SI MAL NO RECUERDO SE HABLA DE MAS DE 400 LLAMADOS Y CUAL HA SIDO LA RESPUESTA ? SOLO AGRESION TRAS AGRESION, CUBA CUANTAS VECES NO SE HA REUNIDO CON REPRESENTANTES DE ESE GOBIERNO Y CUAL ES LA RESPUESTA AGRESION TRAS AGRESION, MEDIDAS TRAS MEDIDAS, CUBA DIALOGARA EN IGUALDAD DE TERMINOS Y CONDICIONES, SIN PRESIONES NI MEDIDAS IMPUESTAS, ES VERDAD ES NECESARIO SER INTELIGENTE Y NO DEJARSE PROVOCAR, PERO TAMPOCO VAMOS A NEGOCIAR EN ESAS CONDICIONES CON UN GOBIERNO CON TANTA AGRESIVIDAD Y TAMPOCO ESTAREMOS SOLO A LA DEFENSIVA, NO PODEMOS SEGUIR PONIENDO SIEMPRE LA OTRA MEJILLA... GRACIAS

  • Belcross dijo:

    «En política, solo la negociación, el diálogo, la discusión hacen avanzar las cosas. Nosotros apostamos por la mesa de intercambio. Todas las fuerzas políticas del país están invitadas a participar. Sin premisas ni líneas rojas. Entre venezolanos de buena voluntad podemos y debemos encontrar una solución que deje fuera la violencia y la agresión imperial.»

    Cuánto me gustaría que en Cuba pensáramos así hacia lo interno.

    • Leandro dijo:

      Ese deseo insidioso pudiera confundir a quienes no conocen Cuba; quienes conocemos Cuba sabemos que:
      1. La situación de Cuba es muy diferente a la de Venezuela. Las constantes agresiones estadounidenses contra Cuba no han logrado alterar el orden y la tranquilidad ciudadana.
      2. En Cuba no hay fuerzas políticas de oposición, aunque no falte quienes quieran elevar a rango de fuerzas políticas a los escasos grupúsculos contrarrevolucionarios, sin ningún arraigo popular y que se disputan entre sí la tajada monetaria que les llega desde el Norte.
      3. En Cuba existe un sistema de consultas al pueblo para la toma de decisiones sin paralelo en el mundo y que cada vez se amplía más.Ejemplo de ello en los últimos tiempos son las consultas populares realizadas sobre el Proyecto de Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución; la Conceptualista del Modelo Económico y Social cubano de desarrollo socialista; las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico
      y Social hasta el 2030 y más recientemente el proyecto de Constitución de la República de Cuba.
      4. En Cuba no hay una burguesía, como la hay en Venezuela, que es la base social por excelencia para la contrarrevolución.

    • Compatriota dijo:

      Y cuales son esas "fuerzas políticas internas" en Cuba con las que el gobierno debería dialogar? Te refieres a "las damas de blanco"? Quizás a la bloguera esa de la que me alegro ni acordarme de su nombre? Cuales son? La verdad que no las veo por ningún lugar. Ni "fuerza", ni mucho menos "políticas". Ah... si te refieres a unos grupitos que por 4 quilos se ponen a vandalizar. A lo mejor te refieres a los revendedores, ah... si... a lo mejor hablabas de los "boteros" que estaban esquilmando a la población cobrando las "carreras" a precios exhorbitantes. Y que conste que no incluyo en estos últimos a los que honradamente trabajan para la manutención de su familia. Aqui todo el mundo tiene el derecho a pensar como quiera. El proyecto que se lleva a cabo en el país, con sus defectos y virtudes, está dirigido a la mejora de la vida y a satisfacer las necesidades. Lo hemos logrado? No, no se ha logrado en su totalidad todavía. Errores, sí, cantidad y los que se cometen se rectifican y se trata de no repetirlos. El enemigo siempre a tratado de dividirnos y de socavar la unidad, lo que no quiere decir unitarismo. La unanimidad de criterios a veces no es tal. En lo que sí, los cubanos dignos tenemos unanimidad es en la defensa del país. Y los otros, los pusilánimes y los vendepatrias no están comprendidos en esa unanimidad porque no tienen cabida.

    • alexander dijo:

      Sr Belcross: En Cuba no hay una oposición interna organizada. Lo que hay en Cuba y puede buscar las pruebas en varios sitios de los que llaman "oficialistas", es una contrarrevolución pagada por EUA. Eso no es seriedad. A ellos les conviene que no haya arreglo, sino de que viven. El diálogo en Cuba se da con cada asamblea a la que deciden no asistir las personas que regalan su criterio a los demás o al oficialismo. Personalmente yo no soy de la oposición, pero donde quiera he expresado con respeto mis criterios sin miedo y hasta ahora no he ido a parar a ninguna cárcel, ni siquiera me han regañado. Bueno, excepto los extremistas que después se descubre que son oportunistas. Entonces no tiene sentido la frase de Maduro en Cuba con el sentido que usted le quiere dar.

    • Elpidio V dijo:

      Belcroos, no entiendo tu sugerencia: "Cuánto me gustaría que en Cuba pensáramos así hacia lo interno".
      Acaso tu consideras fuerzas políticas opositoras o discordantes a cuatro gatos, digo mercenarios, pagados por el imperio que lo que más hacen es asegurarse de recibir su dinero y prevendas e incluso tienen rivalidades entre ellos por este asunto.
      No te niego que hay una parte de la población que no comparte totalmente el sistema social que tenemos, no te niego que existen errores e insuficienias que molestan al pueblo, pero lo que prevalece es el interés y el trabajo para resolverlos desde el más alto nivel.
      El reciente referendo para aprobar la nueva Constitución (que mantuvo su caracter socialista) fue aprobado por la inmensa mayoría del pueblo y ahí están los números, dime en que país se logran esos porcientos de: participación y de aprobación, ponme un solo caso, ni se te ocurra hablar de EEUU. Es cierto que hubo boletas anuladas y hubo quienes votaron por el NO, pero la abrumadora mayoría votó por el SI, entonces donde está o donde están las organizaciones opositoras para la mesa de intercambio "a lo interno".
      Mira te digo más, pueden haber gente que incluso muy seriamente por los motivo que entienda esté en contra del sistema social existente en nuestro país, no le guste o cuestione la viabilidad del socialismo como sistema, pero aliarse a los EEUU los desacredita inmediatamente, algunos incluso tienen sus dudas y cuestionamiento sobre el sistema pero no dejan de reconocer la justeza y los logros del mismo, otros los más fervientes detractores, los pro yanquis andan protestando donde no corresponde y no tienen el valor de pararse en su Asamblea del barrio a defender sus criterios y no se te ocurra decirme que tienen miedo a algo, miedo, represión, tortura y desapariciones sufrieron los que si tuvieron valor de enfrentarse al tirano Batista y lucharon hasta derrotarlo para tener lo que hoy tenemos.
      Entonces de que estamos hablando, a que dialogo a lo interno usted se refiere, donde están con los que hay que dialogar?.

    • Leandro dijo:

      Hacia lo interno la situación de Cuba es muy diferente a la de Venezuela:
      1. En Cuba hay estabilidad política y una excepcional seguridad ciudadana, fruto de nuestro sistema político, económico, social y cultural.
      2. En Cuba no hay fuerzas políticas de oposición, aunque no falte quien intente elevar al rango de fuerzas políticas a los menguados grupúsculos contrarrevolucionarios, con muy escasa membresía, que no tienen arraigo popular alguno y que se disputan entre sí la tajada financiera que les llega desde el Norte.
      3. En Cuba no existe una clase burguesa, base social fundamental de la contrarrevolución.
      4. El diálogo y la discusión con el pueblo para la toma de decisiones siempre ha caracterizado a nuestro sistema y cada día resultan más amplios. Alrededor de todos los Congresos del Partido se ha desarrollado una intensa labor de discusión con todo el pueblo de las líneas estratégicas a seguir por la Revolución en la coyuntura histórica. Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución; la Conceptualización del Modelo Económico y Social cubano de desarrollo socialista; las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030: Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos y la nueva Constitución de la República de Cuba son muestras fehaciente de esa discusión con el pueblo.

    • Manuel Betancourt Barbiel dijo:

      Señor Belcross:me complacería pensar que es usted una de esas víctimas que fuera de Cuba le han hecho creer que en este país sucede lo que en Venezuela.
      Sin hacerle historia, me limitaré a decirle que en Cuba existen grupitos de personas que reciben un salario del gobierno de EE.UU para tratar de subvertir el orden en el país (Esa información es pública). Esos individuos, si es usted una persona preparada (y me lo creo porque alguien que ha tenido ta "profundidad" de análisis que ha tenido usted al compararnos con Venezuela en esta materia, debe ser una persona preparada) debe saber que de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario las personas que actúan contra su país por dinero pagado por una potencia extranjera, son considerados mercenarios;(le acabo de busrcar en Google el significado, para que no pase trabajo:mercenario:"Que lucha a cambio de dinero o de un favor y sin motivaciones ideológicas".). Como usted será capaz de entender, con mercenarios no se negocia, al contrario, se le exige cuentas.
      En Cuba sí existen personas-y no es mayoría ni nada que se parezca-que no simpatizan con la Revolución, con el socialismo; y eso es normal: en el mundo entero existen personas que no están de acuerdo con su regimen social (muchas personas no están de acuerdo con que se hace en la propia casa donde viven); pero de ahí a una oposición con ideología y aspiraciones programáticas, organizada, con aceptación del pueblo, va un largo trecho. Así es que revíse su información o al menos documéntese antes de salir a la luz pública con semejante hojarasca.

  • yailey dijo:

    Interesantes y reflexivas las palabras de Ramonet, muy buen escritor y periodista.
    !Seguiremos apoyando la hermana republica de venezuela.!

  • Jose R. Oro dijo:

    Completamente de acuerdo con lo dicho por el presidente Maduro al destacado intelectual de izquierda Ignacio Ramonet

  • Jorge Luis Hernandez dijo:

    Sr. Belcross: Por qué Ud. no amplía un poco su deseo de "Cuánto me gustaría que en Cuba pensáramos así hacia lo interno". Sólo para el necesario debate, porque de verdad no entiendo cuál es el sentido de comparación de la situación que le han impuesto desde afuera a Venezuela y los problemas económicos internos por los que atraviesa nuestro país. Si Ud. fuera tan amable de ser más explícito.

  • Sara Santacruz Vinueza dijo:

    Hermanos venezolanos, hermanos latinoamericanos y caribeños para la estirpe bolivariana es un orgullo tener a un líder como Nicolás Maduro. Viva el bravo pueblo venezolano, viva la patria grande.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro "Cien horas con Fidel".

Vea también