Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Accidente y esencias

| 33

Duelo Nacional en Cuba por trágico accidente aéreo ocurrido este viernes en la capital. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Minutos después de la tragedia aérea del pasado viernes en La Habana, empecé a recibir de distintos lugares y por diferentes vías expresiones de preocupación y solidaridad de personas que se dirigían a mí porque soy cubano. Pero entre ellas también las hubo que saben que nací en la holguinera localidad de Velasco y allí tengo una buena cantidad de familiares y amistades, por lo cual suponían que viajar de La Habana a Holguín no me sería nada extraño. Algunas conocen que el horario del vuelo accidentado es, por motivos prácticos, el que prefiero para ese viaje, y hasta han coincidido conmigo en él.

A todas las que se comunicaron conmigo a raíz de la tragedia les respondí lo mismo: quienesquiera que hubieran sido las víctimas, eran seres humanos, y nada impediría el dolor causado por su pérdida. Al inicio alguien difundió, creo que desde fuera de Cuba, que no iba ningún cubano a bordo del avión. Me pareció poco probable que así fuera, pero seguí pensando en el sentido general del dolor que cabía esperar en todo ser humano de bien, aunque en el caso de los familiares de los muertos el desgarramiento sería, es, incomparable.

Pronto se informó responsablemente que la mayoría de los viajeros eran cubanos y cubanas, niños y niñas incluso, y eso le añadió un toque emocional de proximidad concreta a la noción de desgracia. Del propio Velasco, en conversación telefónica con mi hermana, junto con la egoísta, explicable y relativa tranquilidad de saber que no había familiares nuestros entre las víctimas, aunque sí amistades, empezaran a llegarme datos que me imponían lo que ocurre cuando la muerte adquiere nombres, rostros, presencias, cercano testimonio de vidas segadas de manera brutal y a destiempo. ¿Existe acaso un tiempo en que la muerte deje de hacerse sentir como lo que es?

Lo más abarcador del sufrimiento era, es, su inmensurable dimensión humana, mucho más allá de lo estrictamente individual. En medio de eso, la reacción de lo que merece llamarse el pueblo cubano fue ejemplar: desde quienes, desafiando el peligro de posibles nuevas explosiones —“esa gente es grande”, escribió alguien en Facebook—, llegaron al lugar de los hechos en busca de posibles sobrevivientes que rescatar, y de dar el apoyo que fuera necesario, hasta las manifestaciones de un dolor generalizado y que no cesa. Conmovedor ha sido y sigue siendo el apoyo de la nación, de su gente, a los devastados familiares de los muertos.

El reconocimiento incluye en su debida altura la conducta de las instituciones y las autoridades correspondientes. Lugar propio tiene el trabajo del personal médico, aferrado, más allá tal vez de la “racionalidad científica”, al propósito de salvar a las tres mujeres que aún sobreviven cuando escribo estas líneas, y el de quienes deben “fríamente”  identificar cadáveres o hacer en torno al avión destruido investigaciones y pruebas periciales para determinar las causas del aciago suceso con rigor, con respeto a la verdad y, sobre todo, a las vidas rotas. Ya se conocerán los resultados de esas indagaciones, de las cuales pudieran derivarse enseñanzas, además de las medidas concretas que podría ser necesario aplicar.

Lo seguro, lo palmario y que no requiere pesquisa alguna, es un hecho: la noble reacción del pueblo no ha sido accidental, ni sorprenderá a quienes conozcan a Cuba y el modo como vez tras vez este país ha reaccionado ante las adversidades.

Habla del espíritu solidario y generoso que la historia de la nación ha sembrado en ella: desde las gestas independentistas, cuyos guías contribuyeron decisivamente a cultivar valores como los sentimientos de colectividad y el trato digno a los prisioneros, hasta las lecciones personificadas en el líder fundador de la Revolución Cubana para hoy y para el futuro. El modo como ese espíritu se ha ratificado ante la tragedia confirma que no hay crisis transitoria que pueda acabar con la dignidad bien fundada.

Nada de eso mermará el dolor causado por el desastre aéreo. Pero trasmite una luz que reafirma esperanzas y conforta no solo en lo que concierne a ese desastre. Con ese ejemplo a la vista sería injusto, irrespetuoso incluso, detenerse a pensar en expresiones groseras, ignominias con que algunos se han autorretratado, mostrando a las oscuras la índole de los enemigos de la Cuba revolucionaria, que honra a sus muertos y permanece firme en su defensa de la dignidad plena para sí y en su contribución a otros pueblos.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mamayí dijo:

    Excelente árticulo, es logico la preocupacion de sus familiares y amigos, lo que no deja de tener sentimientos de dolor por las perdidas. #FUERZACUBA.

  • GEMS dijo:

    Completamente de acuerdo con este conmovedor artículo del compañero Luis Toledo Sandé. Una vez más nuestro pueblo ha hecho derroche de solidaridad y humanismo. Todos nos hemos sentido familiares de las víctimas, sin importar su nacionalidad. Compartimos el dolor en este momento tan difícil, honramos a las víctimas y mantenemos en alto nuestra esencia moral. Por eso hacemos oídos sordos de las groserías e ignominias que deyectan nuestros enemigos. Nuestro pueblo es invencible.

  • adonys. dijo:

    Excelente texto, profe. En medio del dolor ante semejante desgracia: Solidarios, fuertes y generosos.

  • ary2808 dijo:

    que buen artículo, somos asi mismo!!!! gracias por esto !!! han sido dias muy duros para todos!!

  • Lidiana Estrada Alarcón dijo:

    (Cubana)
    Llegue a los familiares y amigos de las victimas el mas sentido pesáme.

  • enrique hidalgo dijo:

    exelente reflexion la suya, no lo conzco pero permitame llamarlo maestro, mis respetos y mis condolencias a todos familiares y amigos de las victimas

  • Omar dijo:

    La nobleza de nuestro pueblo siempre es grande en estos momentos difíciles …. es simplemente lo que nos ha enseñado y lo que hemos aprendido de una Revolución digna hecha por los humildes y para los humildes

  • Raúl dijo:

    Gracias excelente articulo, me hizo sentir más cubano. Pues es cierto el dolor se multiplicó lloré al sentir esa tragedia , al pensar así en los cubanos muertos, en los extrageros muertos y roperme el pensamiento porque ocurren cosas así , es acaso responsabilidad de alguien ? es la vida ? porque?

  • Diosdada dijo:

    Luis, me gusto mucho tu comentario, desde que escuche la información en el noticiero de el mediodía, le dije a ms hijos que me hubiese gustado escuchar comentarios, opiniones y no las entrevistas a los familiares de las sobrevivientes, porque aunque nunca he pasado por ese doloroso momento, me parece que las familias se sienten incomodas con ese micrófono delante, aunque se cómo se mueve estos trabajos, ya que pertenezco al gremio,

  • Leandro dijo:

    Maravilloso artículo, maravillosa la reacción desde el más humilde cubano hasta las más altas autoridades. Maravillosa aquella manifestación de uno de los familiares de las víctimas que emocionado por la presencia de Díaz-Canel aseguraba : !Aquí hubiera estado Fidel! Es una verdad irrebatible.

  • Martha dijo:

    Me uno al criterio de que es un excelente artículo, sentido, que llega a todos, a pesar de que hay, desde afuera o dentro, personas difundiendo noticias a todas luces falsas pq no han sido difundidas oficialmente, que intentan mitigar la grandeza de este pueblo, de sus dirigentes, la lectura del artículo transmite energía positiva, gracias por compartirlo!!!

  • Alis dijo:

    Un muy buen articulo, resumiendo el pesar de los dias grises y reflejando el sentir de muchos… Gracias… Mi pesame a las familias… Los acompaño en su grand dolor, dias muy tristes estos últimos

  • Alexander dijo:

    Que decirte Luis. Gracias por tanta ilustracion. !!!! Asi es Cuba, asi somos.

  • César Gómez dijo:

    Estimado Luis: muy bueno y en tiempo tu artículo. Orgulloso de ser cubano y de tenerte entre mis referencias como intelectual y excelente persona, cubano y martiano 100%. Gracias!

  • toronjita pinera dijo:

    excelente reflexión, que cubano no se sumo al dolor de todos los familiares de las victima de tan trágico suceso, desde nuestras principales autoridades, artistas, catedráticos, mecánicos, constructores , en fin cada cubano porque eso amigos miso nos afecto a todos por igual.

  • katrina dijo:

    Es un artículo excelente el que usted ha escrito, realmente todo nuestro pueblo se ha solidarizado con las familias que perdieron un ser querido en el accidente aéreo, tanto extranjeros como cubanos, lo cual es cierto que no les va a devolver la vida pero sí a hacer mas llevadero ese dolor tan grande por el que inesperadamente les deparó el destino. Desde el mismo momento del accidente se vieron las muestras de solidaridad y desespero por ayudar a los accidentados desde la primera persona que vio como el piloto trataba de desviar el avión para que no cayera encima de la escuela ó las casas que allí se encuentran y ella salió gritando, pidiendo auxilio hasta los que sin importarle las llamas ó nuevas explosiones entraron a sacar algún sobreviviente, ejemplo de ello, el vecino al que llaman Chichi y otros vecinos, a los médicos y personal paramédico que luchan sin descanso por salvarle la vida a las sobrevivientes, a las autoridades del gobierno encabezados por el presidende Miguel Días Canel que desde que se conoció del desastre siempre han estado al lado de los familiares afectados y al tanto del mas mínimo detalle. Gloria eterna para todos los que perdieron la vida y vieron tronchados
    sus suenos, descansen en paz..

  • Alexis dijo:

    Doctor:
    Ojalá todos hubiesen actuado como usted dice pero desafortunadamente hubo quienes en el epicentro de la desgracia se ocuparon en filmar escenas morbosas y después colocarlas en las redes sociales en vez de ofrecerse a ayudar en aquel momento. No tapemos el sol con un dedo, como señaló Raul en el 2012 desafortunadamente tenemos una profunda crisis de valores en nuestra sociedad.

  • lazaro carbonell ramos dijo:

    no tuve ni familiares ni amigos en la tragedia, pero la sentí porque en primer lugar fueron mis compatriotas y otros que aunque no tenían nacionalidad cubana viajaban en ese vuelo fatídico, se impone la solidaridad humana cuantos padres vieron morir a sus hijos jóvenes me conmueve todavía la frase de la madre de una de las sobreviviente mi hija es una guerrera su imagen no se borra de mi mente, también este suceso deja lecciones para el mundo como un pueblo se une para enfrentar el dolor y sumarnos, los jóvenes de la UCI dieron su sangre para los sobrevivientes, pero si se hubiera hecho una convocatoria para todos hoy la fila todavía estuviera millones de brazos estarían dispuestos, demostró también la capacidad de liderazgo de nuestro presidente de los primeros llegar y porque su oficina esta distante del aeropuerto pero allí en la primera linea me acorde mucho de Fidel de sus enseñanzas de como estaba siempre donde estaba el peligro, pero sobre todo demostró la capacidad de respuesta del país y de la gente como quien grito y llevo hasta donde habían cuerpos con vida para el auxilio en fin todos teníamos familias y amigos en esa tragedia y hemos acompañado familiares de las victimas como si fueran nuestras y ese sentimiento nos acompañara en cada momento y en cada suceso en que se ponga a prueba los sentimientos mas auténticos y dignos de este pueblo

  • carlosjpu dijo:

    Coincido plenamente con el artículo del periodista Luís. Los cubanos por naturaleza somos solidarios, en momentos como éste nos unimos al dolor del prójimo.Viendo lo sucedido, aunque en otrás circunstacias me recuerda al avión del atentado de BARBADOS, en él´que toda CUBA se enlutó, sentimos él dolor de todas las fámilias de las vistimás del abominable crimén en nuestra propia carne.Sus culpables nunca pagarón por éste monstruoso CRIMEN. Precisamente hoy 23.05.18 murió en la madriguera de asesinos, terroristas, delincuentes, etc,Luís Posada Carriles uno de los autores intelectuales y materiales de éste monstruoso CRIMEN. Carlos

  • roquesoriano echevarria dijo:

    Excelente articulo, todos nos hemos sentido familiares y amigos, para todos nuestro respeto y cariño, y a los siempre equivocados, que nosotros los cubanos no se metan, siempre seremos invencibles.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Toledo Sande

Luis Toledo Sande

Escritor, poeta y ensayista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas y autor, entre otros, de “Cesto de llamas”, Premio Nacional de la Crítica. Mantiene el blog http://luistoledosande.wordpress.com/

Vea también