Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Brasil: detrás del show, la despolitización

| 7
El Senado Federal . Foto: Senado de Brasil.

El Senado Federal . Foto: Senado de Brasil.

Las recientes elecciones municipales en Brasil han dejado mucha tela para cortar, y pueden ser un globo de ensayo para analizar lo que viene en la región. Un dato estremece por su contundencia: los alcaldes electos de San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte y Porto Alegre perdieron frente a la suma de abstenciones y votos blancos y nulos. Ganó la despolitización, tanto en el primer como en el segundo turno.

La hipótesis que guía al conjunto de los analistas políticos del gigante sudamericano es la misma, independientemente de su filiación ideológica: la judicialización cotidiana de la política ha provocado creciente escepticismo en la población. El show del pirotécnico juez Moro, aliado de los grandes medios de comunicación, salpicó al conjunto de los actores políticos, aunque con asimetría en la resolución parcial: el PT fue apartado de su legítimo gobierno federal por fuerzas políticas (como el PSDB de Serra y el propio PMDB de Temer-Cunha) que ahora son delatadas en la justicia por Odebrecht, a quien la mass media acusaba de aliado del lulismo.

El surgimiento de “outsiders” conservadores corona la ecuación catastrófica. Asi un empresario multimillonario, como Doria -catalogado por The Washington Post como “el Trump brasileño”- pasa a gobernar San Pablo y la Iglesia Universal del Reino de Dios desembarca en Río de Janeiro de la mano de Marcelo Crivella. Lo dijo Lula, sintetizando su parecer sobre la situación abierta tras la elección: “la desgracia de quien no gusta de la política es ser gobernado por quien si gusta de ella: una minoría, una elite”.

Pero el PT, que sale muy mal parado de ambos turnos electorales, mira al costado y también ve escrombros: el PMDB perdió Río y el ex candidato presidencial Aécio Neves asoma como derrotado en la interna con Gerardo Alckmin dentro del PSDB. El descalabro de las fuerzas políticas más importantes es tal que ha resurgido (¿de las cenizas?) el octagenario Fernando Henrique Cardoso, quien se presenta como un hipotético “salvador de la nación” a través de sus voceros/asesores, como Xico Graziano -que recientemente encabezó un insólito “operativo clamor” bajo un texto titulado “Volta, FHC”-.

La despolitización creciente es la que lamentablemente “permite” que se vote, además, una enmienda constitucional que plantea congelar la inversión social de acá a las próximas dos décadas, afectando principalmente a la salud y educación pública. El proyecto, conocido como PEC 241, y baluarte del gobierno ilegítimo de Temer, demuestra que la derecha brasileña está dispuesta a efectuar reformas estructurales en el Estado a fin de maximizar ganancias y a la vez entorpecer cualquier posible vuelta del PT a Planalto. Algo desvela a la elite brasileña: aún en estas circunstancias, con el PT retrocediendo vertiginosamente en las urnas, Lula sigue encabezando todos los sondeos conocidos rumbo al 2018.

Por ello avanzan los procesos judiciales contra el ex presidente. Buscan inhabilitarlo. Hay voces que incluso dicen que su prisión estaría al caer, visto y considerando que Cunha ya fue detenido (y que el ex presidente de la Cámara de Diputados jamás fue el objetivo principal de Moro, a diferencia del ex dirigente sindical). El tiempo dirá. Lo cierto es que Brasil no solo encara un abismo económico y social, sino también político-electoral. Las recientes elecciones municipales lo demuestran: América Latina en su conjunto debe analizar el caso y buscar aprendizajes de los efectos concretos de la judicialización total de la política, devenida en despolitización, escepticismo y aceptación implícita del status quo.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Siempre me he opuesto a los que dicen que “no se meten en política”. Esa es la política de la “no-política”. Eso favorece a los que como dice Lula sí les gusta la política para gobernar a todos incluyendo a los “no-políticos”
    La democracia burguesa está encaminada precisamente a eso a crear personas no interesadas en la política para que dejen a los “políticos” medrar a costa de la nación y de los no-políticos. La que da asco es la politiquería reflejada por ejemplo en los que llenan al electorado de promesas que todos saben no van a cumplir.
    Hoy las sociedades están enfermas de indolencia, conformismo y resignación. Las sociedades se han vuelto hedonistas. Su actuación es algo así como “abajo el que suba”. Al igual que en la antigua Roma la mayoría espera” pan y circo”. El capitalismo heredó esa política de los emperadores romanos y les sigue funcionando. Al pueblo, puedes no darle salud, educación, seguridad social, tranquilidad ciudadana, moral y luces. Ahora, no dejes de darles diversión, ilusiones, promesas y consumo y los tendrás como fieles seguidores. Es como una religión que busca consuelo en un amigo secreto que nunca ven.

    Las izquierdas son muy desunidas y se desgastan en discutir si el huevo se parte por la punta o por el medio. En teorizaciones y filosofías se pasan la vida y cuando surge un líder que asume la lucha verdadera contra el enemigo real, lo torpedean o lo siguen por un tramo del camino hasta que poco a poco lo dejan solo. Así estamos en América Latina. El imperialismo norteamericano nos conoce bien y nos sigue dominando a sus anchas sin muchas escuelas de formación ideológica capitalistas ¿conocen alguna? Su escuela es CNN, Mc Donalds, Mickey Mouse, la comida chatarra y los Shows de TV. Eso es suficiente para que caigamos en el encantamiento. Quien nos ofrezca otra cosa lo consideramos que nos llevará al atraso y a la pobreza aunque bajo el capitalismo seamos pobres.
    Hoy la izquierda está en desventaja en toda Latino América y muchos añoran el neoliberalismo antes que tener un gobierno que vele por los intereses de las mayorías. ¿Quién nos entiende?

  • Candela dijo:

    Lamentable realidad. Uno observa la obra incuestionable del PT para sacar del hambre a tantos millones de brasileños, los éxitos sociales de esos años y se pregunta cómo es posible tamaña fragilidad en la memoria, incluso reciente, de los propios beneficiados. Está claro el papel de los medios que desde hace mucho dejaron de ser el cuarto poder descrito por Montesquieu, sino el aseguramiento de ese poder económico, esencial, que nunca salió de las manos de la derecha neoliberal y entreguista. Duele ver la esperanza brasileña quebrarse a fuerza de escándalos, aquellos sí inflados, hiperbolizados por la mano enemiga del pueblo, pero que no justifican las miserias humanas de los funcionarios que en nombre del pueblo gobernaban y que en un momento dado, cegados de poder, priorizaron intereses personales por encima de los de sus pueblos y el tiempo pasa factura a la falta de esa imprescindible ejemplaridad que da luz y fuerza al cambio social, a la falta de control y rendición de cuenta popular sobre los bienes que se supone, son públicos, que quiere decir, del pueblo. Tal vez, la mosca del plato de la que tanto se han valido esas derechas espurias y explotadoras, para sembrar incredulidad y con ello, el cansancio y la indiferencia que llevan a ese escenario, donde los grandes hijos-de-su-madre capitalistas explotadores, encuentran terreno fértil para tomar el control político y seguir explotando, enriqueciéndose, mientras las mayorías aceptan con desgano, sin más acción, recibir un poco más de dinero con qué ir a comprar y venden, sin saber, su propia esperanza y salvación.
    Hace falta no solo analizar lo que sucede a la izquierda continental, sino tomar acciones para prevenir y salvar lo que tiene que ser salvado allí o aquí, antes de que el “gigante de las siete leguas” nos caiga con esa fuerza más.

  • Arturo dijo:

    Una aclaración: Eduardo Cunha no estaba en el objetivo del Juez Sergio Moro, pues aún con todas las evidencias, Moro no podía hacer absoluttamente nada dada la estrucutura jeraquica del orden judicial brasileño. Cunha, al ser Diputado, sólo podía ser indiciado sí, y sólo sí, el supremo tribunal federal así lo entendía. Al perder su Status de Diputado, pierde lo que se llama el FORO PRIVILEGIADO, un ardid, de la época de la dictadura, que protege a Presidentes, Ministros, Diputados y senadores, y que hasta el día de hoy, 30 años después de que se derrocara la dictadura en Brasil, ningún gobierno ha intentado, siquiera, eliminar este PRIVILEGIO. A todos les conviene.

    Sobre las elecciones, un duro palo al PT. Pero era de esperar, por todo lo que ha sucedido, por las campañas, por la incompetencia de algunos sus dirigentes, por la negligencia de algunos de sus miembros, por el OPORTUNISMO de otros.

    Sobre la llamada despolitización, es un hecho no sólo de Brasil, ocurre en casi todo el mundo, incluyendo a Cuba. Una vez le dije a un muchacho que era un error, pues si no estás de acuerdo, tienes que hacer valer tu voz, pero es dificil y entiendo. Yo sólo le dije, si no VOTAS o VOTAS en Blanco, no tendrás moral ni derecho a reclamar después. Y esto es válido para todos, incluso, repito, en Cuba.

    Es muy compleja la situación en Brasil,,,, veremos.

  • Pioneer dijo:

    “Sondeos conocidos rumbo a 2018” , Oiga no he encontrado ninguno , serio me refiero y por supuesto si alguno dice lo que ud afirma , al menos yo lo pondria en duda , Lula mal que bien es el PT , no existe uno sin el otro separarlos es una incongruencia y no gramatical

  • Manolo dijo:

    Mi comentario tiene que ver con el uso innecesario de palabras en inglés: show en lugar de espectáculo, outsiders en lugar de ajenos por ejemplo.
    Manolo

  • Raisa Hernàndez Valdivia dijo:

    Bravo Feijoo!!!! Has explicado una Verdad Absoluta, asì mismo es. Siento a tantos que dicen a mi no me interesa la Polìtica, yo no me meto en Polìtica. Y en la Polìtica tenemos que estar todos, pues la Polìtica es la que dirige nuestro Camino hacìa donde andamos, hacìa donde nos llevan, adonde iràn nuestros hijos, que cosas les esperan, etc, etc, La Polìtica es lo que deseamos, lo que aspiramos, nuestra Libertad, nuestra Dignidad. No conformarnos con esas banalidades que da la Sociedad de Consumo. Debemos luchar y no perder la Memoria Històrica, Esa, la que nos Enorgullece y nos hace mejores personas y mas Dignos.

  • Pablo dijo:

    El PT ha cometido varios errores durante su gestión, la principal ha sido no haber politizado la gran masa de trabajadores que votó sucesivamente en Lula y Dilma y aquellos que avanzaron a las camadas medias gracias a la polítca de inclusión del propio PT.
    La crítica de la corrupción viene de la derecha, de la izquierda pequeño-burguesa y fue el detonador del Golpe de Estado, no solo a Dilma, sino a Joao Goulart en el 64, y en la ofensiva imperialista que llevó al suicidio de Getulio en 1954.
    La corrupción siempre existió en Brasil desde el tiempo de los portugueses, en el capitalismo y en los gobiernos neo-liberales anteriores al PT se tornó moneda corriente, la crítica de la izquierda revolucionaria no debe ser, pues, sobre las supuestas prácticas de corrupción del PT, sino no haber combatido el capitalismo y el neo-liberalismo donde la corrupción es inherente.
    La elección municipal de 2016 se realizó bajo un GOLPE DE ESTADO.El proceso electoral fue dirigido por los Golpistas, con Gilmar Mendes como presidente de la Corte Electoral,también juez del Supremo de Justicia, este el mayor defensor de los intereses de la burguesia en el judiciario brasileño.
    Hubo restricciones en el tiempo electoral en la televisión, proyecto de Eduardo Cunha, aprobado por la cámara, además del ya sabido ataque a las candidaturas del PT y del PCdoB por todos los medios 24 horas por día.
    También parte de la izquierda no petista,princpalmente del PSOL, fue cooptada por el gran capital nacional e internacional para no denunciar el golpe en la segunda vuelta en Rio de Janeiro, a cambio de apoyo de la Red Globo y la Revista Veja.
    El resultado electoral no podía ser otro, de cualquier manera la elección municipal siempre tuvo um perfil diferente a la de Presidente, para 2018 Lula aparece primero con ventaja y si no es impedido, posiblemente vuelva a ganar.
    La lucha contra el Golpe continua en el Brasil, Dilma estuvo en Montevideo y Lula comienza a buscar apoyo en toda América Latina, la lucha contra el Golpe se tornará continental, porque la ofensiva del imperialismo también es continental y precisamos estar unidos.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Manuel Karg

Juan Manuel Karg

Es Politólogo Universidad de Buenos Aires (UBA) y Analista Internacional.

Vea también