Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Las razas: ¿Realidad o construcción cultural?

En este artículo: ADN, Racismo, Sociedad
| 19

Las moléculas del llamado ADN (prefiero eludir el significado de la sigla) que inevitablemente se encuentran en las células de cualquier organismo vivo portan algo así como el manual de las “instrucciones” de cómo construir todas las proteínas que ese organismo necesita. Por eso se afirma que el ADN contiene el mapa de la existencia de cada especie, y eso es hoy algo bastante divulgado, casi popular.

Lo más interesante y menos divulgado es que la vida está en permanente cambio desde que apareció sobre la Tierra hace unos 3500 millones de años, y que ese cambio la lleva a aumentar siempre su diversidad. Si no fuera porque el ADN se tiene que estar reproduciendo siempre con “errores” frecuentes de replicación, la vida se hubiera estancado o dejado de existir sobre la Tierra. Tales “errores” garantizan la diversidad. Pueden dar lugar a estructuras inviables y entonces no se produce la nueva proteína o la que se obtiene no cumple la función que le toca en la trama vital. En ese caso termina drásticamente la historia de ese evento.

Pero si la proteína diferente que se produzca a partir de ese “error” de duplicación del ADN o “mutación” es viable y puede desempeñar una función necesaria se abre una oportunidad de cambio, de evolución. Puede ocurrir entonces que la función de la proteína “mutada” sea la misma o parecida que la que se hubiera logrado sin el “error”. Así se producirá una variación en las proteínas del nuevo sistema y puede que también de las funciones que tales proteínas realizan. Este es uno de los orígenes de la variabilidad de la vida que le ha permitido adaptarse y reproducirse en las circunstancias naturales, creando la diversidad dentro de una misma especie y también el universo de las diferentes especies vivas.

A las proteínas “mutadas” por cualquier vía les queda una gran prueba. Esta consiste en aportar alguna cualidad nueva que facilite la supervivencia por adaptación al entorno del organismo donde existe la célula que fue el escenario de la mutación. Otra consecuencia sería que la mutación se trasmita a los hijos de ese organismo, diferenciándolos de alguna forma con respecto a los ancestros que no tuvieron la mutación. Y así ocurren los cambios de funciones, o de apariencia (como es el color de la piel), o de cualquier característica entre los hijos “mutados” y los ancestros “no mutados”.

Aquí viene entonces la razón de ser del título de este trabajo: ¿Existen las “razas”?

La figura “raza” ha sido una construcción conceptual humana para tratar de agrupar a los congéneres que muestran características físicas aparentes similares. Las razas son fruto de la observación de lo externo, pero no de lo esencial, de lo celular, de lo molecular. En realidad, esas características que identifican una cara o sus rasgos, o un color determinado de la piel, o un tipo y distribución corporal del pelo, son solo producto de mutaciones menores que no afectan la compatibilidad del ADN de una pareja que procree. En todo caso influyen en la adaptación de las descendencias. Con los seres humanos ocurre lo mismo que a los primeros organismos vivos que surgieron: los “errores” de duplicación del ADN y las posibles alteraciones de esas moléculas debidas a influencias circunstanciales externas producen rasgos y características tanto anatómicas como fisiológicas que facilitan o dificultan la adaptación de los nuevos individuos en el entorno que les toca aparecer.

El abundante sol que se recibe en la posición geográfica de la región del continente africano, donde surgió el primer ser humano, facilitó que allí se seleccionaran colores de la piel más oscuros, que los protegieran y hasta se aprovecharan de las intensas radiaciones. Darwinistamente, los que mutaban a más oscuros llegaban con más probabilidades a las edades adultas de reproducción y por eso se fueron volviendo mayoritarios en las zonas en las que evolucionaron. Así se seleccionó el color más oscuro de la piel como preferente para los seres humanos de África central. Los descendientes de sus congéneres que emigraron a zonas del mundo donde el sol es más escaso fueron seleccionándose entre aquéllos que menos capacidad tenían de colorear su piel, porque la escasa luz natural de la que disponían había que aprovecharla al máximo. Los descendientes de los que emigraron a otras zonas tropicales, como la actual península de la India, también se seleccionaron con la piel más oscura.

Desde que el hombre comenzó a expandirse y habitar otros continentes, saliendo de África hace alrededor de 45000 años para algunos, las diferenciaciones se mantienen. Pero la regla de la adaptación de las mutaciones viables se conjugó también con las variabilidades de los encuentros de parejas, que responden mucho a la voluntad de las personas y a las oportunidades en las que ocurren. Es maravillosa la riqueza genética que se logra cuando dos personas seleccionadas para diferentes entornos procrean.

Si un buen observador valora la diversidad de las características físicas de los habitantes de Estambul o del sur de Andalucía se dará cuenta fácilmente de que la variedad de rasgos físicos es inmensa y que hablar de razas es todavía más cuestionable. Ambos sitios geográficos son puntos de tránsito histórico y geográfico de los seres humanos, donde se han encontrado y eventualmente procreado personas, yendo y viniendo de muy diversos lugares con distintas características físicas originarias.

Algo parecido vemos en Panamá, Londres, París, Nueva York y en… La Habana. Todas son ciudades donde el arribo y tránsito en la historia de personas de muy diversos orígenes es más frecuente que en otras “más conservadas”, como pueden ser Riga o Helsinki. Ciudades como nuestra capital suelen ser ricamente diversas en orígenes y apariencias humanas. ¿Serán razas? Espero que el lector no las considere como tales después de leer estas líneas y que incluso deseche ese arcaico concepto para el tratamiento de la especie humana, por representar muchas inconveniencias y muy pocas ventajas, si las hubiera.

Es claro que aquí no nos referimos a construcciones culturales en torno a las diferencias físicas. Es natural que las personas se identifiquen y tiendan a agruparse en sus comunidades de acuerdo con sus idiomas, religiones, o concepciones comunes. Si a eso sumamos las apariencias, entonces ya estamos frente a algo que puede explicar por qué se inventaron las “razas” para diferenciar a personas, pero que nunca justificará usarlas para denigrarlas física o moralmente. De la misma forma en que puede ser irrespetuoso apelar a una persona con escasa cabellera como “calvo”, lo puede ser la de “negro” o “blanco” o “ñato”. Nunca se sabe cuál es la conciencia personal de un individuo con respecto a cualquier rasgo de su apariencia física y podemos estarlo ofendiendo y discriminando.

Es este el punto: no debemos jamás discriminar a un semejante, sea cual sea la causa que lo pueda originar, porque todos somos esencialmente iguales.

La Habana y Madrid, 31 de marzo de 2016

Nota: Debo agradecer a la Dra. Beatriz Marcheco, una buena y admirada amiga, su crítica y comentarios personales al original de este artículo de un pobre químico.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • James Early dijo:

    La construcción socio- histórico de raza hecho por hombres y mujeres a pesar de no ser un categoría científico (concepto biológico) sin embargo es una realidad en las relaciones sociales de poder en las vidas diarias en la evaluación de formas de expresión y de asociación y en los diferenciales de calidad material de vida. Además, en determinados casos históricos sobre muchos siglos en el conjunto de los opresores europeos de las Américas, Cuba incluida, (generalmente de color blanco o más claro tonos) y los oprimidos y explotados (generalmente de tonalidades más oscuras de la piel) afirmativamente han adoptado identidades raciales, pero los mas progresivos de cualquiera época les desafían devaluación y las desventajas negativos sociales, culturales y discriminación oficial y pública económica asociado y/o implementado por uso de categorías raciales.

    Esta oposición dialéctica y el abrazo de las designaciones raciales y las identidades sociales y culturales en las expresiones históricas y contemporáneas reales de racismo como una ética superestructural o cultural, o social en el conjunto de las Américas no es una mentira o error que puede ser explicado por la ciencia natural , a pesar de la verdad científica de por qué y cómo nuestras estructuras genéticas que trae humano produce diferentes tonalidades o colores de piel. Mentiras bien elaboradas dejan huellas en la historia, la cultura, y en las vidas de los mentirosos y sus víctimas, hechos que la eficacia de la ciencia natural por si solo no se puede borrar sin educación conectado a políticas especificas para víctimas de racismo y sus aliados a resolver el problema.

    Debe ejercerse precaución a evadir propagación de la creencia de que las explicaciones científicas o biológicas concluyen que las expresiones materiales, psicológicas y emocionales de orgullo racial y prejuicio racial son simplemente falsa conciencia que requieren re-educación para superar la realidad dura de colores desproporcionada de la pobreza, la falta de educación, encarcelamiento, mala calidad de la vivienda y la salud, baja o en algún casos no representación en las decisiones de política. Cada país tiene su relato cultural nacional específico, pero cuando ideales humanísticas, nacionales, y/o post-raciales son empleados para evitar la realidad social (como el uso de mucho de hoy la ciencia del ADN) víctimas del racismo basado en el color de la piel sufren y rebelen —y socialismo es incapaz de avanzar en democracia y a las deliberaciones mejora de la calidad de la vida material.

    Ciencias naturales y ciencias sociales utilizados con precisión pueden con el tiempo radicalmente alterar la práctica social y erradicar anticuada conceptos y terminologías y erosionar las desigualdades históricas en la vida cultura y material. A pesar de diferentes narrativas nacionales oficiales sobre la identidad en las Américas y las diferencias de ideologías y modelos políticos y económicos, los legados, cultural y materialmente, del comercio europeo de esclavos y el desarrollo del capitalismo y su racista racionales para la súper explotación, inhumanidad y super acumulación de riqueza se enfrenta a todas las Naciones americanas con un desafío fundamental para derrotar el racismo, no se explicarlo a desaparecer con ciencias naturales.
    James Early, EEUU

  • el jose dijo:

    está genial el trabajo….usted es algo más que un modesto químico…saludos!

  • A dijo:

    “no debemos jamás discriminar a un semejante, sea cual sea la causa que lo pueda originar, porque todos somos esencialmente iguales”
    Cuesta trabajo, parece, entender el respeto a la diversidad aún en artículos como estos.

    • ernesto dijo:

      A, no hay ninguna contradicción en el hecho de que “todos somos esencialmente iguales” y el respeto ala diversidad, si usted la ve es porque no entendió en artículo, a nivel celular todos somos esencialmente iguales porque todos somos miembros de la misma especie, nustras únicas diferencias físicas están en los genes que nos dan a cada uno una apariencia diferente, de la misma forma que dos cebras nunca tienen las franjas iguales pero son en esencia dos cebras.

      • A dijo:

        Ernesto, está claro. Entendiste el artículo pero no mi comentario.
        El respeto es un valor general que no debe sustentarse en pretextos. No discriminar solo porque “somos esencialmente iguales”, perdone pero es mi opinión, es una tontería. Esta idea esconde, quizás inconcientemente, la discriminación hacia lo que es esencialmente diferente. El respeto sobre la base de que todos somo iguales se vuelve un concepto bastante frágil. Espero haber sido más explícito. Saludos

  • tati dijo:

    Cubadebate, que pasa que no has publicado nada con respecto a la actitud racista, irrespetuosa y denigrante del artículo aparecido en el periódico Tribuna de la Habana llamando NEGRO al Presidente Obama.
    Gracias

  • catalina dijo:

    No estoy de acuerdo: las razas en el hombre existen como en la mayoria de los seres vivos y esta comprobado cientificamente, por ejemplo la raza negra es mas resistente a las actividad fisica.
    Aunque esto no justifica la discriminacion pero negar la existencia de las razas no es la forma de lograr la igualdad.

  • jeny dijo:

    Tati; Obama es negro, cual es el problema en decirlo?, Mandela también era negro, Agostino Neto era negro, aqui en Cuba hay bastante negros, entonces? o prefieres que se le diga DE COLOR cual color? ese término para mi es el peor de todos.
    Más importante que el color de la piel o que se diga negro, es llevar el color que se tenga con dignidad, ser un buen ciudadano, aportar a la sociedad, ser educado, correpto, respetuoso, superarse culturalmente, en fin más importante que todo es ser una buena persona con valores bien definidos e integrados para bien a la sociedad.

    • No es facil dijo:

      JENY está claro que el presidente Obama es negro pero si fuera blanco no lo mencionaran como un hecho relevante como por ejemplo “El presidente de estados unidos Barak Obama que ademas es blanco visita nuestra isla” yo se reconozco que es un hecho extraordinario para los EE.UU y el mundo pero si no somos racistas por que señalarlo?

  • Cachita, la mulata dijo:

    Las razas no existen, solo existe el hombre y… bueno, la mujer también.

  • sorprendida dijo:

    me parece interesantisimo ese articulo. Es una demostracion para los que piensan como Catalina, de que las divisiones no existen en esencia, han sido creadas por los seres humanos. Coincido que no porque no existan biologicamente, no se trabaje para eliminarlas socialmente que es lo planteado por James. Ademas quien dice que una raza esta mas apta a actividad fisica que otra….se imagina usted la resistencia que hay que tener para trabajar a la intermperie con temperaturas como menos 20grados centigrados, entonces quien resiste mas a la actividad fisica los que viven al sol o al frio…. creo que ante los resultados y analisis cientificos debemos ser mas abiertos analizar mas detenidamente nuestros ¨postulados¨para no ser simplistas…..

  • yam dijo:

    Por razones de ética no voy a mencionar el país donde estuve donde sus pobladores por regla general discriminaban a otros que no compartían su aparente genética y no tanto por el color de la piel como por los valores culturales, comportamientos y otros peligros sociales que contaminaban o distorsionaban la armonía de su sociedad. En estos días lo estamos apreciando en ciertos países europeos con el arribo de inmigrantes de forma masiva e incontrolada, que exacerbó los ánimos xenófobos de la población lo que a su vez fue provechoso para los partidos de derecha que han ganado más adeptos a sus doctrinas. En Cancún estuve platicando con varios afroamericanos en ocasión de un festival de Jazz y ellos coincidían que parte de la discriminación la ejercían ellos mismos al tratar de imitar gustos y tendencias que le son contraproducentes y conductas antisociales que los estigmatizaban. Por otro lado no comparto el sistema de cuotas que se implementa en nuestro país en muchas intendencias para cubrir empleos, estudios, cargos, etc: – “x” % de mujeres, “x” % de negros, etc porque yo exigiría “x” de feos ( como yo), “x” % de altos ( como yo), “x” % de mi raza ( que aún no sé cuál es porque no soy ni negro, ni mulato, ni blanco, ni asiático, ni mestizo ), etc. Siguiendo la filosofía de las cuotas … qué tal si la aplicamos al boxeo en, atletismo, etc en nuestro país.

  • marco dijo:

    Encuestas entre científicos especialistas muestran que unas veces la mayoría de ellos sostiene la existencia de las razas humanas como algo biológico y en otras encuestas sucede lo contrario. En una encuesta de 2001, a la pregunta, ¿está de acuerdo con la siguiente afirmación?: “Hay razas biológicas en la especie Homo sapiens”, el 69 % de los antropólogos físicos estadounidenses y el 80 % de los antropólogos sociales encuestados respondió negativamente, mientras que otra encuesta de 2001 entre antropólogos polacos solo el 25 % rechazaba el concepto de raza. En otra encuesta anterior(Lieberman et al. 1992), el 85 % de los biólogos y el 64 % de los psicólogos evolutivos encuestados respondían afirmativamente a la misma cuestión.

    Por lo tanto existen las razas hasta que se demuestre lo contrario.

  • ernesto dijo:

    Recordemos siempre a Martí que en una época en la que no se conocía la genética como ahora fue capaz de entender que “no ha odio re razas, porque no ha razas…”

  • lolo dijo:

    ¿Por que en nuestro pais donde todos tenemos iguales derechos, se discrimina a los de piel blanca a la hora de integrar los equipos Cuba?. Siendo los de piel blanca mas del 60% de la poblacion, segun el ultimo censo.

  • José dijo:

    De acuerdo, todos somos humanos e iguales, si vemos la historia humana, cualquier empleo con fines egoistas del criterio de raza y discriminación por tal motivo, siempre terminó en injusticia y tragedia. El talento humano no depende de colores o razas, ¿Alguien puede objetar el del negro cubano Brindis de Salas, o del sublime poeta amulatado Pushkin, por sólo poner un ejemplo? ¿Hay algo mas precioso y sensual que una mulata caribeña? Sin embargo en los medios se siguen repitiendo patrones de belleza discriminatorios, e incluso en los documentos oficiales de cualquier planilla burocratica te preguntan la “raza”. Articulos como estos deberian ser mas divulgados.

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    LAS RAZAS UNA CREACION HUMANA CON INTENCIONES DE DIVICIONES , NO EXISTEN LAS RAZAS COMO NO EXISTEN LAS FRONTERAS , TODO FUE FRUTO DE LAS DIVICIONES E INTERESES CREADOS POR CIERTAS GENTES O GRUPO DE GENTES PARA SUS CONVENIENCIAS ECONOMICAS ,PARA EL ANO 2020 SE TRATARA , OTRATARAN DE MANDAR GENTES A EL PLANETA MARTE PARA COLONISARLO COMO LO HICIMOS AQUI EN NUESTRO PLANETA MI PREGUNTA ESTA , QUE DIOS LLEVARAN A MARTE COMO DIVIDIRAN LAS TIERRAS Y QUE ARMAMENTOS VAN A LLEVAR ALLA ARIBA PARA SEGUIR LAS ESTUPIDESES DE AQUI

  • kellerman dijo:

    caballero no me digan q todos somos iguales..q eso no es cierto.
    solo basta con mirar y ya se ven las diferencias
    no le llamemos raza entonces ,les nombramos ejes
    los q estan en el eje de las x y el de las y
    es una propuesta digo yo

  • Ramon desde angola dijo:

    Excelente articulo digno de que llegue a todas las famílias cubanas de manera ilustrada y a todas las escuelas
    Felicitaciones doctor
    Ramon Rodriguez Diaz, en Angola
    Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias Químicas y miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside la Sociedad Cubana de Química y el Consejo Científico de la Universidad de La Habana.

Vea también