Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Quién viola los derechos humanos en Cuba?

| 9 |
Cuba no solo ha brillado por lo alcanzado en materia de derechos humanos dentro de sus fronteras. Foto: Cubahora.

Cuba no solo ha brillado por lo alcanzado en materia de derechos humanos dentro de sus fronteras. Foto: Cubahora.

Históricamente el tema de los derechos humanos ha sido utilizado por las distintas administraciones estadounidenses para atacar a la Revolución Cubana; aunque no solo Cuba ha sido blanco de esas embestidas, cualquier nación que se aparte de los requerimientos mínimos de lo que la clase dominante de Estados Unidos hace pasar eufemísticamente como “seguridad nacional”, puede calificar como transgresora de los derechos humanos.

Si desde 1829 Bolívar alertaba que Estados Unidos parecía destinado por la providencia a “plagar la América de miserias a nombre de la libertad”, hoy podríamos decir que, a nombre de los “derechos humanos”  
y la “democracia”, Estados Unidos ha condenado a numerosos países a la exclusión, la subversión, el intervencionismo, los golpes de Estado y los bloqueos genocidas, incluso más allá de nuestro hemisferio.

Ya desde la época de Carter el tema fue utilizado como punta de lanza contra Cuba, alcanzando niveles de virulencia durante la administración de Ronald Reagan. Ello fue así, al tiempo que poco importaron a estas administraciones la violación real de los derechos humanos por dictaduras sangrientas en diversos rincones del mundo mientras los gobiernos de esos países fueran fieles a los intereses de Estados Unidos, en especial en la “lucha contra el comunismo”. Así lo tuvo que reconocer recientemente —aunque de manera muy laxa— la ex secretaria de Estado Hillary Clinton: “La defensa de la democracia y los derechos humanos ha sido el corazón de nuestro liderazgo global durante más de medio siglo, aunque ocasionalmente hayamos transigido respecto a esos valores en beneficio de intereses estratégicos y de seguridad, e incluso apoyado a dictadores anticomunistas moralmente objetables durante la Guerra Fría, con diversos resultados”.[i]

Habría que señalar que esa situación no ha cambiado mucho en la actualidad, los dobles estándares en la manera en que Estados Unidos juzga a otras naciones por el tratamiento de los derechos humanos continúa teniendo las mismas lógicas de la Guerra Fría. Solo así es posible explicarse por qué Estados Unidos ataca a Cuba y Venezuela y sin embargo calla sobre la situación de los derechos humanos en países en los que con mucha frecuencia se asesina a periodistas, aparecen fosas comunes con cientos de cadáveres, se practica el crimen político o jamás se ha producido una elección a los distintos órganos de poder.

Ello lleva solo a una conclusión: la preocupación fundamental de Estados Unidos no son los derechos humanos, sino su hegemonía.

Lo cierto es que Cuba, a pesar de no constituir un sol perfecto y amén del bloqueo y las agresiones de la potencia más poderosa del orbe, ha sido uno de los países que más ha trabajado por satisfacer y defender los derechos humanos. Y no podía ser de otra manera, cuando la esencia fundamental de la revolución ha descansado siempre en el humanismo y cuando este país ha estado guiado por uno de los grandes humanistas del siglo XX y lo que va del XXI: Fidel Castro.

El derecho humano más protegido en Cuba, es el derecho a la vida.
Pocos países en el mundo logran una protección de sus ciudadanos como lo hace Cuba cuando se producen fenómenos naturales, como ciclones y huracanes. Pocos países en el mundo hacen lo que Cuba por acceder a un medicamento al precio que sea necesario por salvar la vida de un niño.
Pocos países en el mundo hacen lo que Cuba en la atención a los discapacitados.

Pese haber tenido que navegar a contracorriente de los poderes hegemónicos globales, Cuba ha logrado estándares de países del primer mundo en cuanto esperanza de vida, disminución de la mortalidad y desnutrición infantil. La democratización del acceso a la cultura es también una de las grandes conquistas de la Revolución. Como lo han reconocido numerosos organismos internacionales, Cuba es uno de los países que proporcionalmente más presupuesto del Estado dedica en las esferas de salud, educación, cultura, ciencia y deporte. El Papa Francisco durante su visita a la ciudad de Santiago de Cuba expresó el verdadero significado de esta conducta: “Un pueblo que cuida a sus abuelos y a sus chicos y jóvenes tiene el futuro asegurado”.

Pero Cuba no solo ha brillado por lo alcanzado en materia de derechos humanos dentro de sus fronteras, sino en la expansión solidaria de esos derechos humanos fundamentales a otros países que lo han necesitado. Los cientos de médicos cubanos que partieron a África a enfrentar la epidemia de Ebola son una bella expresión de esa solidaridad y de las reservas morales que tiene este país.

En cuanto a los derechos civiles y políticos, hay que decir que nunca en Cuba existió un gobierno que avanzara tanto en estos derechos como el que llegó al poder en enero de 1959. Para Cuba el desafío siempre ha estado, como dijo en una ocasión Cintio Vitier, en construir un parlamento en una trinchera, eso no puede perderse nunca de vista.

Jamás los modelos de comparación podrán estar para los cubanos en la llamada democracia representativa burguesa. Ese modelo ya existió en Cuba y fue un rotundo fracaso. A diferencia de esos sistemas hacia los que se pretende empujar a Cuba, la palanca fundamental que mueve el sistema político cubano nunca ha estado en el dinero y los lobbies de interés, ni termina una vez que concluyen las elecciones. Lo ocurrido con la discusión popular de los lineamientos de la política económica y social de la revolución aprobados en el más reciente Congreso del Partido Comunista de Cuba demuestra las fortalezas con las que cuenta nuestra democracia. Ya se habla de una revisión de nuestra ley electoral y de nuestra constitución y estoy seguro que nuestro sistema político continuará perfeccionándose en función de aumentar los niveles de participación del pueblo en el proceso de toma de decisiones y en la ejecución y control de esas decisiones.

Es cierto que en Cuba se violan sistemáticamente los derechos humanos, pero no precisamente por el Gobierno de la Isla, sino por el Gobierno de Estados Unidos que practica un genocidio contra el pueblo cubano desde 1962, cuando fue decretado el bloqueo económico, comercial y financiero con el propósito de crear hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno Revolucionario. Las cifras de los daños económicos son astronómicas, pero los daños humanos causados son incalculables e imposible de resarcir. ¿Acaso el gobierno de Estados Unidos no está violando el más elemental derecho humano a la vida cuando impide a través del bloqueo que Cuba compre los medicamentos que salvarían o aliviarían el sufrimiento de niños cubanos con distintos padecimientos? El presidente Obama se ha manifestado contra el bloqueo y ha pedido al Congreso de Estados Unidos que inicie una discusión que logre su eliminación, pero mientras el bloqueo exista, hasta el último minuto, el Gobierno de Estados Unidos estará violando los derechos humanos en Cuba.

No obstante, considero positivo que, por primera vez en la historia, Cuba y Estados Unidos estén discutiendo de igual a igual en la mesa de conversaciones sobre este tema. Aunque ciertamente en este aspecto veo que la mayor parte de los acuerdos están sobre todo en los desacuerdos.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lennon dijo:

    No le niego mucho de lo que usted dice,pero la respuesta de su pregunta esta en la misma declaración internacional de los derechos humanos,

    Es cierto que en muchos países se violan esos derechos, en unos se violan más que en otros

    No importa lo que digan otros países, lo importante para Cuba debe ser lograr ser el mejor de todos y respetar cada uno de esos derechos, ,,,somos sólo 11 millones, seria maravilloso poder lograr algo así

    • Andrés dijo:

      Lennon, es cierto que nuestro objetivo debe ser avanzar lo más posible en el bienestar de nuestra propia gente. Pero lo que dicen otros países si importa. No vivimos en una urna de cristal, sino en concierto con otras naciones, algunas de las cuales son muy poderosas y han tratado de imporner su agenda nacional a otros pueblos. No solamente eso, sino que la agenda se impone de forma muy diferenciada. En otras palabras, cuando el hijo del rico se porta mal actúo de forma condecendiente, y cuando el hijo del pobre hace lo mismo le caigo a matotazos. Porqué hay que aceptar eso?

      Cuando hay un problema en Cuba lo magnifican hasta el absurdo, y esto no se hace con otras naciones. Al mismo tiempo se ocultan deliberadamente nuestros logros. Esto no es justo y nos obliga a tener que pagar el doble que los demas, por hacer lo mismo. Eso hay que denunciarlo brother!. Si vamos a hablar de derechos humanos entonces debemos aceptar que todos en esta materia estamos en progreso, por lo tanto, convertirlo en un medio de presión política lo ilegitimaría. No podemos aplicar las leyes internacionales de forma diferenciada pues esto es ilegal. De ese modo estamos afectando deliberadamente a unas naciones más que a otras, sin motivo. Cuba tiene todo el derecho del mundo a rechazar en términos enérgicos semejante doble estándar. Nadie acepta eso.

      No puedes deslindar a Cuba como si estuvieramos en una urna de cristal. Ni siquiera los más fuertes pueden hacer eso. Hay que aceptar que no estamos sólos.

  • Raisa dijo:

    BELLO, VERAZ Y REAL ESTE ARTICULO!!!! El ùnico Violador de Derechos Humanos en todo el Mundo es el Gobierno de los EEUU de Amèrica, de eso estamos todos seguros, solo hay que ver las Guerras que han desatado para apropiarse de los riquezas de los paìses que a travès de Mentiras y Embustes, incluyendo la presiòn mediàtica a travès de sus Organos de Informaciòn que solo desinforman para hacer creer que hacen una cosa justa y Matan miles de ciudadanos en el Mundo, in interesarles sean mujeres, niños o ancianos, son solamente unos MONSTRUOS

  • Juno dijo:

    En Cuba alguna vez se ha hecho publica la carta de los derechos humanos de la ONU?

    • lcb dijo:

      Está en cualquier biblioteca a la que cualquier persona pueda tener acceso por citar la forma más masiva de acceso a ese documento. Ahora yo le pregunto: si se pusiera en todo el mundo en cada poste, arbol, pared, etc cuantas personas podrán leerla, porque la primera condición es saber leer. Sabe usted cuantas personas en el mundo saben leer?. Por descontado que ninguno analfabeto tiene una situación económica olgada.

      Usted cree que un analfabeto que pasa diariamente por mil necesidades básicas pediría a alguien que le lea ese documento. Sencillamente no lo hará, sus problemas son otros, que por cierto, son los que los cubanos tratamos de resolver con nuestros propios esfuerzos bajo nestras condiciones, algunas de ellas impuestas.

      Sería muy reconfortante que personas como usted dedicaran sus esfuerzos e inteligencia para lograr un mundo mejor para todos aunque desconozcan sus derechos humanos.

  • Del Yayabo dijo:

    Hay quien dice que en Cuba no hay derechos humanos. Aquí está un ejemplo de un cubano común.
    – Derecho a la igualdad: la Constitución de mi Cuba reconoce el derecho a la igualdad de derechos, de oportunidades, de acceso y de resultados y su Estado implementa las políticas para lograrlo, no me siento discriminado ni por sexo, ni por color de mi piel, ni por mi ideología política. Por tanto me siento igual que los demás a pesar de las diferencias sociales en la redistribución de las riquezas.
    – Derecho a la libertad (Libertades públicas) – – Me muevo con entera libertad por mi Cuba bella, mi hijo y nietas juegan libremente en calles y parques, nadie me somete por tener familiares en los EE.UU (dicho sea de paso que los quiero y respeto)
    – Derecho al honor, a la vida privada y la información: no me siento vejado en mi dignidad humana, tengo una familia hermosa: esposa, dos hijos, dos nietas y el yerno sin rendirle cuenta a nadie de mi intimidad. Y NUNCA HE PAGADO UN SOLO CENTAVO; NI MI FAMILIA para que me lo garanticen.
    – Derechos políticos estoy afiliado a las organizaciones y asociaciones que entiendo representan mis intereses: al PCC, a la CTC, SNTCIE, CDR, MTT, UNHIC, ANEC, etc.
    – Derechos frente a las Administraciones tengo un Sindicato que me ha demostrado que sus Órganos de Justicia Laboral de Base no se pliegan a ningún jefe en la imposición de sanciones, es más que, en no pocas ocasiones han declarado a lugar las reclamaciones de trabajadores.
    – Asilo, nacionalidad, migraciones y extranjería Asumo con infinito orgullo la nacionalidad Cubana, no tengo limitaciones ni me persiguen por mis relaciones con la emigración cubana y mi única limitación es económica para viajar, ahora mismo al lugar que tanto deseo: Ukrania. Esta es la misma limitación que tienen millones de seres en el mundo.
    – Seguridad social En no pocas ocasiones he sido beneficiado con la Seguridad social, al igual que mi familia, más de 10 Certificados médicos en 28 años de trabajo.
    – Salud Desde agosto de 1987 he sido operado en 4 ocasiones, se me han realizado más de 300 donaciones de sangre, he sido atendido por cuatro sangreamientos digestivos, 6 oclusiones intestinales, tumor hepático en el Hermanos Almejeiras, 10 días en el profilactorio de Topes de Collantes, etc, etc, etc. Y NUNCA HE PAGADO UN SOLO CENTAVO; NI MI FAMILIA.
    – Educación a diferencia de mis padres antes de 1959, recibí educación e instrucción, me hice profesional en la URSS, soy Master en Dirección, Profesor Auxiliar, etc, etc. Y mis hijos y nietas reciben los mismos beneficios. Y NUNCA HE PAGADO UN SOLO CENTAVO; NI MI FAMILIA.
    – Nivel de vida adecuado y medios de subsistencia (vivienda, alimentación, agua) afortunadamente soy beneficiado de un Programa Estatal de la Vivienda que contempló el acceso a los materiales y la construí con mis propias manos, de lo que me siento orgulloso.
    – Derechos en relación al EMPLEO (Derechos laborales) tengo un salario digno, en correspondencia con la complejidad de mi cargo, un contrato laboral que ampara mis derechos y obligaciones, etc.
    ¿Qué me falta?
    – Contribuir personalmente, como mi padre y hermano, a que otros pueblos tengan mis derechos.
    – Hacer más para que mi Patria prospere libremente.
    – Seguir luchando contra las ideas que representan la barbarie y la injusticia (el imperialismo mundial)
    – Seguir actuando como lo que soy: un hombre que lucha por acercarme el ideal de un comunista.
    Todo esto no significa que seamos una sociedad perfecta, significa mi compromiso por hacerla mejor desde dentro y con independencia.

  • Ioan dijo:

    Del Yayabo, posiblemente se refieren a que no tenemos la libertad de comprar un arma en la tienda de la esquina para matar a tres o cuatro compañeros de trabajo que se burlen de nosotros, o quizás al vecino por que su perro entró en nuestro jardín. (No tengo una Asociación Nacional del Rifle que defienda mis derechos humanos).

    Tampoco tenemos la libertad de utilizar tecnología de punta, que contenga componentes hechos en los Estados Unidos de América, o la libertad de descargar software de sitios que predican la libertad de descargas en internet, como SourceForge u ORACLE, por que te sale una página con el siguiente texto:
    SourceForge:
    Download Forbidden
    We cannot send this file to your location. Please visit our our T7 page
    Oracle:
    Thank you for accessing http://www.oracle.com
    In compliance with U.S. and applicable Export laws we are unable to process your request. Please contact RPLS-Ops_ww@oracle.com if you believe you are receiving this notice in error.

    Estoy algo confundido en realidad no estoy muy claro de ¿Quién viola los derechos humanos en Cuba?

  • Arnold August dijo:

    Estimado Elier muy bien. Gracias.
    Tu punto es muy importante:

    “En cuanto a los derechos civiles y políticos, hay que decir que nunca en Cuba existió un gobierno que avanzara tanto en estos derechos como el que llegó al poder en enero de 1959. Para Cuba el desafío siempre ha estado, como dijo en una ocasión Cintio Vitier, en construir un parlamento en una trinchera, eso no puede perderse nunca de vista.”

    Muchos escritores y académicos, especialmente fuera de Cuba, no reconocen este punto que se incluye en su artículo. Estos “cubanólogos”, pertenecientes a casi todas las tendencias políticas, a menudo dicen implícita o explícitamente lo siguiente: “Pues … es cierto, que en Cuba no hay derechos civiles y políticos como en los EE.UU.. Sin embargo, tienen derechos económicos, sociales, educativos, sanitarios, culturales.”

    No estoy de acuerdo con esto en absoluto, es por eso que yo estaba feliz de leer su artículo incisiva. Proclamar como lo hacen estos cubanólogos, es abrir la puerta a los programas estadounidenses de promoción de la democracia en Cuba en la falsa base de que hay violaciones de los derechos humanos en el frente político. Sabemos su canción: “En Cuba no hay libertad de expresión, de prensa y de reunión.” En unas palabras, en Cuba no hay ni democracia ni “elecciones libres y justas” como existen en EE.UU..

  • jairo dijo:

    Con cuba no se juega. Cuba sabe y conoce su destino. La libertad y la independencia no se negocia! Hasta la vic oria suempre!

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Académico cubano. Doctor en Ciencias Históricas. Coautor del libro “De la confrontación a los intentos de normalización. La política de los Estados Unidos hacia Cuba”. En Twitter: @islainsumisa

Vea también