Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Será capaz Mauricio Macri de provocar la anhelada unidad de la izquierda popular argentina?

| 7 |
Foto: Archivo.

Foto: Archivo.

Ganó Mauricio Macri, por poco pero ganó, y eso es lo que cuenta en estas contiendas tramposas del balotaje.

Los porcentajes obtenidos por ambos candidatos alcanzan para tentar a imaginarse un país dividido en dos. Sin embargo, la enorme fragilidad en el nivel de politización de quienes votaron al nuevo gurú de la derecha argentina o de quienes se inclinaron por Daniel Scioli, (quien decía representar “otro proyecto” y cuya figura era rechazada por lo bajo por gran parte de los que le pusieron el voto), sirve para corroborar que no se trata, en la gran mayoría de los casos, de sufragios“sólidos” o “ideológicos”. Hoy están de un lado los que mañana rechazarán sin ningún tipo de excusas. Construyen así la imagen más acabada de lo que son estas “democracias representativas”, caducas por donde se las mire, pero que aún sirven de herramienta al sistema para seguir dominando. Desde esa fórmula exitosa continúan produciendo espejismos frente a poblaciones carentes de todo tipo de defensas ante al arrollador empuje de eslóganes y promesas incumplibles que se les ofrecen a diario. Si parece exagerado, obsérvese el mapa latinoamericano actual, donde los Aecio Neves, las Keiko Fujimori, los Peña Nieto, los Cartes o los Capriles, ya gobiernan o pretenden hacerlo usando similares recetas a las que ahora puso en práctica Mauricio Macri. Ni qué hablar de los “progresistas” que se les parecen cada vez más. Sólo basta mirar a Chile y Uruguay para confirmar lo dicho.

Los apoyos recibidos en esta instancia por el macrismo aparecen como expresiones coyunturales que tienen dos variantes bien definidas.La primera y más peligrosa, es la de aquellos nostálgicos de las políticas económicas privatistas y neo liberales de los 90, e incluso adherentes a consignas muy parecidas a las que se oyeran en recientes manifestaciones de la derecha brasileña, en lo que hace a reivindicar a los militares de la pasada dictadura. Son generalmente votantes de clase media y media alta, eternos “admiradores” de las burguesías pro-norteamericana y amiga de las trasnacionales europeas, gente que posee un nivel de revanchismo, resentimiento y xenofobia muy parecido al que expresan los gusanos cubanos de Miami o los escuálidos venezolanos. Sólo basta con leer los improperios soeces que esos “ciudadanos” escriben en los foros de las redes sociales.

El otro caudal de adhesiones al presidente electo proviene del rechazo -también conservador- al kirchnerismo, que: a) no obstante representar a un modelo de mayor inclusión para los sectores populares, no apostó en la distribución plena de la riqueza; y b) si bien está indudablemente ligado en política exterior a gobiernos de matriz progresista, a la vez se definió como un obstinado defensor del modelo capitalista y sus multinacionales, y por lo mismo, no partidario de los necesarios avances hacia el socialismo que exige la coyuntura internacional en que el imperialismo avanza a la vez en varios continentes.

Precisamente la tibieza, falta de voluntad política y cortedad de miras a nivel ideológico, expuestas durante este período K que ahora finaliza, así como la soberbia y el tajante rechazo a admitir críticas producidas desde el mismo campo popular, más la ausencia de democracia interna que llevó a que cada candidato se eligiera a dedo y por ende muchos de los designados fueron masivamente rechazados en el cuarto oscuro, son algunos de los elementos donde hay que buscar algunas -no todas, por supuesto- de las causas de este triunfo de la derecha macrista.

Pero más allá de razones internas y externas, lo cierto es que de nada sirve ahora llorar sobre la leche derramada. La nueva era de una derecha ligada muy íntimamente al avance imperial sobre el continente ya está presente entre nosotros y con ello se acelerarán ataques a diversos avances conquistados, con lucha, por los sectores populares. Todos ellos son importantes, como ser los que incidirán directamente en el bolsillo de los trabajadores y trabajadoras de este país, acostumbrados a discutir sus salarios en paritarias, sobre las que el nuevo gobierno tratará de embestir de la mano de las patronales ligadas a los grupos privados, la mayoría de ellos de raíz multinacional. En ese mismo andarivel, la devaluación ya anunciada e hipócritamente negada en la campaña electoral, será un factor decisivo para que la canasta familiar toque las nubes. También serán atacados por esta nueva vuelta de tuerca de la avanzada neoliberal, los trabajadores estatales, notoriamente maltratados durante el gobierno kirchnerista, y seguramente puestos en la lista de la estrategia de achicar el Estado que figura en los programas del macrismo.

Otro factor sobre el que ya, sin siquiera asumir el mandato, el presidente electo ha apuntado sus cañones, es sobre la política de derechos humanos del actual gobierno, que podrá tener fallas y carencias (sobre todo en lo que hace a los derechos humanos del presente, vinculados al accionar impune de las policías y otros agentes de seguridad contra los más pobres) pero que indudablemente tuvo aciertos y fortaleza suficiente para llevar a la cárcel a algunos de los genocidas de la última dictadura militar. El macrismo y sus adláteres han ido forjando una promesa de terminar con los juicios a los militares y civiles del golpe del 76 y, con la excusa de la “reconciliación”, devolverles la libertad. Frente a esta instancia involucionista (acicateada por los medios corporativos, como es el caso del matutino La Nación, en su editorial del lunes 23-11-2015), es necesario que las diversas organizaciones del campo popular, más allá de si votaron contra Macri o en blanco, cierren filas junto a las organizaciones de derechos humanos para construir un muro que derrota a la impunidad que se anuncia.

Pero hay un rubro que define claramente por dónde quiere proyectarse el gobierno que asumirá su cargo el 10 de diciembre próximo, y es el de la política exterior. Una y otra vez, Macri ha amenazado a la Revolución Bolivariana con sus dichos y sus advertencias de accionar inmediato. Con mentalidad de amanuense del gendarme mundial con sede en Washington, repite una y otra vez que quiere lograr la expulsión de Venezuela del Mercosur, que perseguirá “hasta las últimas instancias” a la “dictadura encabezada por Maduro” y que presionará internacionalmente para lograr la libertad del golpista Leopoldo López y del alcalde derechista Antonio Ledezma. (Macri junto a las esposas de ambos lo denominan “presos políticos”).

La intención en este caso es de tal peligrosidad que merece suma atención para contrarrestarla. Macri, amigo carnal de los Estados Unidos y de Israel, del paramilitar Alvaro Uribe, del fascista español Jose Maria Aznarequiere extirpar la influencia que Venezuela irradia sobre los movimientos populares en Latinoamérica, y usará toda la fuerza de su nuevo cargo para lograrlo. Con esa misma tesitura, y en este caso para congraciarse con el lobby sionista mundial, ya ha prometido derogar el Memoradum de entendimiento con Irán.

Frente a cada una de estas amenazas, como también para ejercer la autodefensa ante cualquier otro intento de recortar libertades, desatar campañas xenófobas, generar climas para que avancen políticas sectarias y macartistas, o para que el país no se convierta en un espejo de lo que plantea el funcionario norteamericano John Kerry cuando habla de “militarizar la política y las sociedades para enfrentar a los enemigos de Occidente”, hace falta que el amplísimo arco del campo popular termine con su fragmentación. Que la gravedad de lo que implica la institucionalización de la derecha más reaccionaria genere una respuesta unificada. Que se abandonen las mezquindades y las pequeñas islas para ir gestando poco a poco lo que no viene siendo posible realizar desde la “restauración democrática” en 1983.

No es un tiempo de gestos mediocres, para eso ya están los de los gobernantes que soportan nuestros pueblos. Es hora de que, reivindicando las enseñanzas de Evita, del Che, de Hugo Chávez y tantos otros patriotas latinoamericanos y caribeños, se consolide la unidad popular que hace falta para que esa mitad del país que no votó a Macri se convierta en el semillero de una profunda resistencia que frene a los que vienen por todo y contra todos, aunque intenten disimular su voracidad con globitos y gestos circenses.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ruperto dijo:

    “Los porcentajes obtenidos por ambos candidatos alcanzan para tentar a imaginarse un país dividido en dos. Sin embargo, la enorme fragilidad en el nivel de politización de quienes votaron al nuevo gurú de la derecha argentina o de quienes se inclinaron por Daniel Scioli, sirve para corroborar que no se trata, en la gran mayoría de los casos, de sufragios“sólidos” o “ideológicos”. IGUALITO, IGUALITO SUCEDIÓ EN VENEZUELA CUANDO MADURO GANÓ POR UN ESTRECHISIMO MARGEN… solo digo: cuidado el 6 de diciembre…

  • York-Barón dijo:

    Los argentinos por una cosa o la otra o por multiples han puesto sobre la cuerda floja todo el proceso de integración latinoamericana y apostaron por el retroceso en la historia, el articulo esta muy bien equilibrado en su análisis y nuevamente la falta de unidad nos hace una mala jugada, si Argentina con los K, Venezuela con Hugo Chavez, y otros lideres de la América Latina hace 12 anos dieron una lección al mundo al enterrar al ALCA, hoy se a incubado una grieta muy peligrosa,

  • REFLEXIVO dijo:

    ¿Saben los argentinos lo que les viene encima? Es increible que los pueblos voten contra sí mismos. Sucedió en Paraguay, en México, en España y ahora Argentina. Si los movimientos progresistas no cambian sus estilos tácticos, el futuro es ¿impredecible? Nos quejamos de que a través de los medios de prensa la derecha gana. ¿No hay inteligencia suficiente y argumentos para hacer política entre los trabajadores y convencerlos de lo positivo y negativo, de las realidades, de las mentiras de la derecha?

  • Heriberto dijo:

    En estas ´´´Elecciones¨¨¨democraticas, ganaron la GRAN PRENSA MEDIATICA e ideologicamente ENEMIGA del PUEBLO.
    Claro el cargo de PRESIDENTE lo LOGRO LA MANO DERECHA, el señor MACRI.
    El GRAN PERDEDOR, los POBRES POBRES.
    Se perdio una BATALLA, pero no la GUERRA.

    • Sergio dijo:

      No es tiempo de CONSIGNAS y PANFLETOS, son tiempos de ACCION, y el autor están dando algunas de las causas por las cuales ganó MACRI en ARGENTINA.

      Para ganar la GUERRA es necesario no cometer los errores que está comentiendo esta nueva izquierda latinoamericana, que se repiten de un país a otro, y es el factor principal por el cual se ha dado este vuelco. En Brasil el PT no ganará en las próximas elecciones en el 2018, y en Venezuela está por ver.

      Hay que reflexionar mucho, muchisimo, culpar a los DEMAS de sus errores propios es una TACTICA que ya no funciona, ya nadie cree en ella. Por lo tanto, a mirarse por dentro, primero, y a TRABAJAR, y duro.

      Saludos,

  • cqwe dijo:

    que ofrece la izquierda y que halla funcionado?…los paises de izquierda hoy dia son un desastre, esa es la realidad, prefiero votar por alguien que no se si me va a robar, qeu por uno que lo hace…el cambio siempre es bueno senores

  • Juan P. dijo:

    Lo que temiamos ocurrio. La falta de unidad entre las fuerzas populares, progresistas o de izquierda como queramos llamarle provoco la victoria de Macri, hay quien dice que Macri le debe la victoria a Massa y yo creo que es real. En verdad Scioli no era el mejor candidato pero era el menos malo. Muchas veces en la historia los pueblos de America han tenido que elegir al menos malo. Yo no se como sera Macri para Argentina pero de lo que estoy seguro es que sera funesto para la unidad latinoamericana sera un peon mas en el arsenal del imperialismo en contra de los pueblos de America, los argentinos y los latinoamericanos debemos estar claros en esto.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Aznarez

Carlos Aznarez

Periodista argentino. Director de Resumen Latinoamericano.

Vea también