Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Cine francés en La Habana: encuentros y desencuentros

| 35

Cine francésEl viernes 1ro de mayo comenzó en La Habana el 18 Festival de cine francés con la proyección del filme franco-mauritano Timbuktú. Este evento, el mayor de su tipo fuera de Francia, trajo más de veinte títulos de ficción, entre los que destacan Dios mío, ¿qué te hemos hecho?, el más taquillero en la cinematografía francesa de los últimos cinco años, y Amar, comer y beber, la última película de Alain Resnais. Además, la delegación de artistas está encabezada por el franco-griego Costa Gavras, director de El capital y ganador de Premios Oscar en 1969 y 1982; los productores Silvie Pialat y René Bonell, y los creadores del Festival, Christophe Barratier y Nouredine Essadi.

Pero sin duda una de las principales atracciones –si no la mayor– esperadas era Regreso a Ítaca, dirigida por Laurent Cantet e inspirada en La novela de mi vida (2002), del Premio Nacional de Literatura Leonardo Padura. El filme no se incluyó en el programa del 36 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en diciembre pasado.

La película recrea el rencuentro de cinco amigos en una azotea de Centro Habana, interpretados por los consagrados Isabel Santos, Jorge Perugorría, Fernando Hechavarría, Néstor Jiménez y el menos conocido Pedro Julio Díaz Ferrán. Se teje la historia con el relato de cada personaje sobre su propia vida y la del resto del grupo, con reproches a veces ruines, con descarnado cinismo o profunda melancolía. También con risa y añoranza.

Aun desde la esperanza de que se esfumara el aburrimiento inicial con un mínimo giro de noticia, de frescura, de inteligencia, desde entonces no pude más que adivinar y acertar, prever, oír ‘una vez más’ frases repetidas, predecibles, con cuatro ‘palabras sucias’ cada tres dichas, a la fuerza, enunciados-comodín. Una película todo directa, muerte de la metáfora y la sutileza, todo lugar común, pretendido mapa sociológico hecho con pinzas al amparo de los dramas cubanos harto cinematografiados. Migración, frustración, miedo, fracaso, nostalgia, economía, familia… No está mal que sean los mismos, pero sí que revuelvan el discurso. Su forma la traiciona.

Hay conflictos traídos a cuenta a rastras porque tenían que estar presentes como si de pase de lista se tratara. El artista sin inspiración, la doctora que vive de los regalos de sus pacientes, el ingeniero que es mecánico, el dirigente corrupto, el muchacho pragmático de la nueva generación, la vieja madre, raíz común, patria que une… Personajes forzadamente tipo, caricaturescos, muestra de la última miseria, pero que no sensibilizan en tanto apelan a resortes visibles, expresos. Todas las costuras del filme están expuestas, las manos del titiritero que no dejan creerse al títere.

El crítico de cine y profesor Gustavo Arcos estima que se trata de una película “narrativamente retórica, con personajes que lloriquean sus miserias y frustraciones de principio a fin, que reproduce una y otra vez los mismos parlamentos e ideas que llevamos 50 años escuchando”.

‘Memorias del subdesarrollo’, de Tomás Gutiérrez Alea, es hoy muchas veces más película de futuro. Y esto no alarma porque sea poca cosa –que no es, al contrario– sino porque se hizo en 1968 y sigue hablando tantísimo mejor de nosotros y nuestra circunstancia. Si hace 40 años se dijo aquello como se dijo, ahora el cuento tendría que tener otro nivel, otra complejidad. Debería ser mejor cuento, que no más feliz. Pero ahí tuvimos los aplausos enardecidos desde las butacas en el cine. Y el premio el Abrazo del Festival de Biarritz y el reconocimiento a mejor cinta independiente en la Jornada de los Autores de la edición número 71 del Festival de Cine de Venecia.

Ítaca

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Galvan dijo:

    vi la pelicula, coincido 100% con la crítica.

    • 6to lugar dijo:

      Soy un aficionado normal del Cine y la pelicula ni la pude terminar de ver, para mi un clasico CLAVO.

      • Ghost dijo:

        No creo que quepa mejor frase para este comentario que “las cosas no son blanco y negro” ,aunque encontrar los tonos correctos de grises requiere aptitud y actitud,admas de financiamiento,evidentemente que lo que le interesa a los productores europeos es mostrar a nuestra sociedad como el hastio y apatia irresolutible de nuestra gente, lo que les da la esperanza de cercano final de nuestra sociedad tal y como es hoy.Pero de quien es responsabilidad de que aquellos se aprovechen para echar adelante esos proyectos que dificilmente respondan a nuestros mas sinceros intereses, nuestra sociedad es un ajiaco perfecto de razas y opiniones,como toda sociedad, es producto como grupo de seres humanos d sus experiencias personales y grupales, aunque debe haber personas en Cuba que como ferran crea que aun es posible salvar este proyecto sin realizar profundos cambios en nuestro actuar,tambien hay quienes no olvidan,ni perdonan las decisiones en muchas ocasiones forzadas debieron tomar,las privaciones que sufrieron,y la verdad que a la gente le molestan mas las privaciones espirituales que las materiales, pero tal y como no podemos olviar nunca porque se asalto el Moncada y porque se pelio en Giron, tampoco podemos borrar la UMAP, el MAriel y los muchachos pelados por la policia en plena calle pq “el pelo largo no va con la imagen del hombre nuevo” esa es tambien nuestra historia y tampoco se puede regresar ahi.alguien yacoento arriba que hay que encontrar el equilibrio,nadie dice que sera facil ,pero hay que lograrlo>

  • Makutoff dijo:

    Mónica como siempre, profunda, civilizada e inteligente. Eso es lo que nos trae aparejado el construir un premio nacional de literatura a la ligera, a lo que se suma el oportunismo e hipercriticismo de nuestros tiempos, donde para quedar bien con los que manejan valores (entiendase $$$) escribimos y filmamos las miserias humanas bajo el falso título de realidad cubana; menospreciando las diferentes aristas verdaderamente inductivas al pensamiento formativo y ético de nuestro pueblo.

  • Pedro dijo:

    En el cine, como en la cocina, hay para todos los gustos, pero no creo que quienes conocemos y admiramos el buen cine francés estuviésemos esperando una “principal atracción” y mucho menos “la mayor”, con respecto al filme Regreso a Itaca, que como se colige del comentario de Mónica, que comparto, no es Regreso y mucho menos Itaca. El acto creativo es complejo, metafórico y a veces hiperbólico para llamar la atención desde las singularidades sobre conductas humanas más o menos aceptables o reprobables. Esto es válido hasta que se convierte en un tedioso, cómodo y bien remunerado lugar común. De ahí este hastío que nos llena con la poca imaginación de algunos creadores para circunscribir con aires mesiánicos sus obras a -cito- “El artista sin inspiración, la doctora que vive de los regalos de sus pacientes, el ingeniero que es mecánico, el dirigente corrupto, el muchacho pragmático de la nueva generación, la vieja madre”, como si en esas conductas se reflejara la Nación y su destino. Reducir la parábola de lo que somos a esas caricaturas revela un reducido entorno de percepción de nuestra realidad y me recuerda mucho aquella frase de José Martí: “cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea”. Pero, acaso la Nación no ha sobrevivido y triunfado también por “El artista con inspiración, la doctora que vive entregada a sus pacientes, el ingeniero que es mecánico y le resuelve solidariamente los problemas a sus vecinos y compañeros de trabajo sin más retribución que un “gracias”, un café o un trago de ron, el dirigente limpio y sacrificado que se infarta solucionando los problemas, el muchacho pragmático de la nueva generación, que a la vez se proyecta entusiasta y comprometido y no falta a la Plaza, o la vieja madre que sigue siendo columna, templo, seno y escuela exigente para todos sus hijos. Créanme; si no fuera por esos otros cubanos mayoritarios que pueblan esta isla, que son silenciados, a los que hoy no se les dedican novelas ni teleseries, ni guiones, ni buen cine, este país habría tenido otro destino y los artistas vivirían de hacer otro arte, que no fuera esclavo del mercado, las modas y el mal gusto. Constantemente nos rendimos de placer ante filmes foráneos sobre corredores, peloteros, empresarios y políticos estadounidenses, sobre grandes escritores, músicos y bailarines europeos, sobre estadistas asiáticos, masacres, thrillers de terrorismo y hasta catástrofes naturales, y adoramos cómo convierten las más sencillas historias humanas en momentos inspiradores y hasta movilizadores de sus pueblos. ¿Qué creador nuestro nos contará un día a los cubanos la gran novela o la gran película de la vida de Conrado Marrero, o de Enrique Figuerola; cuándo recuperaremos la vida dedicada de Félix Varela, la historia mafiosa del robo del Banco Nacional de Cuba, o las complejas zagas vitales de Bola de Nieve y Lecuona, quién nos contará como Alicia llenó de sangre las puntas de sus zapatillas de ballet para forjar la reciedumbre sin la cual jamás se habría construido una escuela de clase mundial, o nos narrará el drama de Félix, el médico cubano que se contagió con ébola en África? De antihéroes agobiados, tristes, corruptos, obscenos y traicioneros estamos hartos, asqueados y hasta empachados. Dennos los artistas un poco de aire fresco. Puede que no se los financien en Europa, pero si proponen un crowfunding en el patio, no les faltarán recursos. Y sí, quizás nunca merezcan un premio Pullitzer, un Ortega y Gazet, un Carlos Fuentes, un Príncipe de Asturias o un Nobel, ni pisen con sus obras las alfombras rojas de Cannes, Venecia, Berlín, Madrid o Los Ángeles, pero siempre este pueblo, su consumidor y admirador principal, los aplaudirá sin histerias ni oportunismos, y los jóvenes del año 2055 hablarán de ustedes como Mónica habló de Memorias del Subdesarrollo, a cuyo autor evidentemente jamás conoció.

    • elGris dijo:

      101% de acuerdo con Ud. Pedro.
      Sabias palabras y con mucha claridad.
      Lo saludo!!!

    • iCarly dijo:

      En todas las conversaciones sobre el tema que tengo con mi circulo de amistades, planteo casi lo mismo que acabas de escribir. Excelente comentario. Yo deje uno mio relacionado con el cine igual en el escrito de hoy sobre la mesa redonda sobre la homofobia que transmitiran hoy. Dime que crees?

    • bijirita dijo:

      Plenamente de acuerdo con Pedro. Esas son las películas cubanas que quiero ver, las demás me aburren, no me interesan ni aportan nada. Y además me ofende la ridiculización constante de los símbolos.
      Nos merecemos que quede para la historia toda esta etapa de enfrentamiento a las consecuencias del bloqueo que vivimos todos los días, pero parece que esa realidad no es de interés de la mayoría de los directores, guionistas o artistas, que solo se concentran en su propia perspectiva que veo repetida, empobrecida y aburguesada y no nos ven. Tampoco abundan las críticas como la de la periodista ni como la de Pedro.

      Recuerdo un teleteatro donde la protagonista se quejaba de que se metió a prostituta entre otras cosas porque se ponía un solo par de zapatos desde que se levantaba hasta que se acostaba. Mientras, otras muchachas con el mismo par de zapatos, sumado al “desamparo textil”, cogiendo botella en lo que fuera, malcomiendo, nos dedicábamos a formar valores en las escuelas. ¿Acaso el signo positivo de esas pequeñas reacciones tan cotidianas ante los problemas no sirve para hacer filmes? Estamos plenos de vivencias que nos humanizan constantemente, que nos permiten enfrentar lo que venga y que nadie se encarga de llevar al cine. Es un grave error no dejar ese tipo de constancia para las futuras generaciones.

      Parece que es más fácil responder a clichés que satisfacen a los ajenos a nuestro proceso que sentarse a escribir sobre la gente que se sobrepone a las dificultades, que no lamenta el camino que dejó a un lado y prefiere seguir el que escogió.

    • Adolfo dijo:

      Con Dios y con el Diablo:

      Muy buen artículo y acertado comentario de Pedro solo algunas consideraciones.
      Fueron muchos años y voy a parafrasear de “realismo positivo” en la imagen que recibimos a través de la cultura y específicamente del cine y la literatura. Censuramos muchas cosas que siempre han formado parte de nuestra cotidianidad, hoy tal vez un poco más “visibles” y eso nos choca. El problema está en el equilibrio que debería existir en nuestra producción cultural y en el papel (muchas veces no jugado) por nuestras instituciones culturales a la hora de apoyar, promover y lograr el balance entre lo “bueno y lo malo” que tenemos como sociedad.
      Tengo la sensación de que los que toman decisiones no tienen una visión clara ni estratégica de la importancia que tiene la influencia de la cultura y particulamente del Cine en la formación y consolidación de la identidad de una nación. Y no es volver a los tiempos de la Santa Inquisición. Después de un filme como Conducta tan real y verídico ¿porqué no promover y fianciar uno como El brigadista?
      La realidad no se puede negar y mucho muenos ocultar, pero esta “Perestroika cultural” tan de moda en los últimos tiempos, no debe ser lo que prime en nuestra sociedad.
      El Estado no puede seguir “chupándose el dedo” y pecando de ingenuo dejando al libre albedrío cuestiones tan estratégicas.

    • juanc dijo:

      Pedro usted vio el programa San Nicolas del Peladero me imagino que si hay una frase en la canción de inicio del programa que decía QUE TIEMPOS AQUELLOS QUE YA PASARON PERO QUE CONVIENE RECORDAR PARA QUE EL PASADO SEA PASADO Y NO PUEDA YA REGRESAR.

    • OTONIEL MORALES dijo:

      estoy de acuerdo contigoooo,muy certeras palabras

  • realidad dijo:

    Pues yo también vi la película y me pareció 100% real, no veo nada más que a los artistas de nuestro país, buenisimos por demás, protagonizando al cubano del día a día. Señores seamos realistas, eso le sucede a gran parte de nuestra Cuba. Es verdad es trsite, doloroso, miseriento, pero no quita que sea real ok.
    El médico en este país que no viva de los regalos de sus pacientes, por poner un ejemplo, sin salir a ningún país a cumplir misión y que tenga que mantener a una familia, señores!!! no hay que ser adivino ni matemático para darse cuenta que las cuentas no dan sino en cifras negativas, y eso a pesar del gran aumento salarial que han tenido nuestros valeroros médico y el grandisimo esfuerzo de nuestro gobierno por ayudar a los profesionales.
    Así, que en mi opinión particular, sí creo que esa es la Cuba de ahora, es más creo que la película es una fotografía, aunque sin ser absolutista claro, ahí estan esas personas que como el personaje encarnado por nuestro Pedro Julio, sigue creyendo y se obliga a creer a pesar de los pesares,creo que esa parte la hay más en cada cubano de hoy… le faltó analizar sobre eso a nuestra inteligente, culta y perpicaz periodista.
    Me gustarí mucho poder tener algún tipo de conversación con la peridodista Mónica y debatir sobre estas cuestiones en persona, creo que sería muy enriquecedor.
    Gracias, espero me publiquen

  • iCarly dijo:

    Todo sera en la azotea y el conflicto de sus personajes o tambien se hara mencion a la novela de Jose Maria Heredia que vino a buscar el protagonista. Esa trama del libro esta tan bonita como la otra.

  • san dijo:

    Pedro sencillamente concluyente, nada que aportar.

  • Maitel dijo:

    gracias Pedro, me alivia saber que todavía existen personas que piensan como usted, es la razón por la que leo los comentarios y me levanto!

  • yoa dijo:

    Quisiera q me recomendaran una buena pelicula

  • P350 dijo:

    Monica, a veces te admiro y a veces , tengo que discrepar, vas con Silvio por los barrios y ves las realidades, que describe la pelicula, un barrio tras otro,Silvio a decidido ofrecer su arte a ellos,es su forma de aliviar sus miserias,el que tù, Silvio y yo no claudiquemos y sigamos en el mismo puerto, no quiere decir que esas realidades no existan y si no se siguen reflejando, con màs o menos vuelo artìstico, hasta el cansancio,seguiremos reflejando una Cuba, casi perfecta, de eterna solidaridad en la que aparentemente todo o casi todo tiene soluciòn al doblar de la esquina, mientras un millon de burocràtas, nos sigue dilatando la llegada de un desarrollo posible, porque sin duda talento nos sobra,la peli, digamòslo asì, refleja, màs menos lo que escribiò Padura, que queramòslo o no, esta reflejando nuestra realidad, tal vez desde, cuando, ni se vislumbraba el derrumbe de la uniòn sovietica, al menos ese es mi criterio, aunque como es lògico, lo expreso por derecho y no pretendo imponerselo a nadie.

    • Mónica Rivero dijo:

      ¿A usted le parece que una película como ‘Memorias del subdesarrollo’ es complaciente? Porque no lo es. Por otro lado, no creo que ‘Regreso a Ítaca’ describa las realidades de los barrios a donde va Silvio. Tampoco el enfoque de esta Gira es el de ‘aliviar miserias’ sino el de encontrar riqueza, apelar a ella. Además, ‘Regreso a Ítaca’ es plañidera y en los barrios la gente no lloriquea tanto, en todo caso llora penas más ciertas, y no es una queja inverosímil, que es lo que le cuestiono a este filme, donde hay una autorreferencialidad empalagosa: todos los personajes son perfectamente conscientes de su drama, de su trauma, ¡y de sus pretextos! Todos saben qué excusas han usado, todos tienen el metarrelato de sí mismos… Es demasiado conducido todo el discurso, habla un guionista, no hablan personajes, no hay historias humanas, hay tratado ‘sociológico’. Maqueta sin acabado.

      La censura hace que ahora, en efecto, cualquier rechazo al filme, con el precedente de su exclusión del festival de diciembre, pase como políticamente correcto. Yo simplemente me cuestiono esta obra estéticamente –por tanto ética–.

      Por último, la alternativa a este relato no es el de una Cuba “casi perfecta, de eterna solidaridad en la que aparentemente todo o casi todo tiene solución al doblar de la esquina, mientras un millón de burócratas nos sigue dilatando la llegada de un desarrollo posible”. Las alternativas –porque no es una– son una denuncia inteligente, un cuento bien hecho, en forma y fondo (con perdón de la separación forzosa).

  • PACHULI dijo:

    Donde está la opinion de los grandes cineastas cubanos y de los participantes de esa pelicula, algunos llenos de gloria. es que no leen cubadebate o se han quedado mudos.

  • ...uno cualquiera... dijo:

    Yo esribo aqui no para hablar de las peliculas ni mucho menos sino para elogiar la belleza de de la periodista Mónica Rivero que verdaderamente es impresionante.
    Graciaspor existir.

  • ...uno cualquiera... dijo:

    Cuanto daria por conocerla.

  • juanc dijo:

    Magnifica película Regreso a Itaca tengo muchas amistades y todas coincidimos que es un gran filme dice muchas verdades que sacan ronchas pero verdades al fin.

  • sachiel dijo:

    “personajes que lloriquean sus miserias y frustraciones de principio a fin, que reproduce una y otra vez los mismos parlamentos e ideas que llevamos 50 años escuchando…” Esa es la ideologia de Padura y sus frijoles, y de unos cuantos que no acaban de ver o reconocer que Cuba no es sólo eso.

    Alguien decia que “gran parte de lo que sucede en Cuba”. Me rio de tales afirmaciones “estadisticas”, y reconozco y admiro las verdades dichas aqui por Pedro, bijirita y Adolfo. Es más fácil destacar manchas que reconocer virtudes, una sola actitud negativa pesa más que diez positivas, y por supuesto, se le dá más destaque sensacionalista. ¿Con qué fines?

    Saquen ustedes sus propias conclusiones.

    • bego dijo:

      Entonces, SAchiel:…
      Lo que aborda el filme no es para nada lo que sucede en Cuba, hoy??? No, es puro invento… me parece que no si está eso ahí ellos no lo sacaron de lo que sucede en Suiza, digo creo yo…

      Por cierto sí es un tema ya gastado y requetetocado, pero lo único nuevo creo que es: “El miedo”

  • Roberto Molina dijo:

    Los rusos tienen un viejo refrán que dice más o menos así: ¨Quien paga la orquesta decide la música que se baila¨. Me parece que es buen simil para lo que pasa en los últimos 10-15 años con la llamada cinematografía cubana o cinematografía con temática cubana. Como no hay financiamiento para la realización, los coproductores de España, Francia y otros países ponen la plata, o sea, pagan la orquesta…. Y de ahí sale lo que estamos viendo en la pantalla grande hace muchos años. Todo es lo mismo, todo se repite y se revuelcan actores, guionistas y realizadores en el mismo lodazal, para no usar los palabrones que abundan- innecesariamente, a mi modo de ver- en Regreso…..sobre todo en boca de gente que se dice culta, preparada, como son los personajes interpretados… Parece que no pasa otra cosa en Cuba, como dice Pedro en su comentario….Pero no pequemos de ingenuos. Quienes hacen este cine están muy conscientes de la música que quieren que se baile, de la imagen de cataclismo en Cuba que quieren llevar a sus espectadores en otras latitudes y a muchos aquí que sin sudar la camisa se ven como retratados en esas escenas, a sabiendas de ser quienes mejor viven y más se quejan….Son los que llenan los llamados ´shows humorísticos¨de mal gusto de la noche habanera para escuchar y ver allí lo mismo que escuchan y ven en estas películas. Todo les parece mal, pero medran con esa situación y no quieren percibir lo tolerante que ha sido y es- espero que llegue a un límite- la abrumadora mayoría de la población frente esas actitudes, comportamientos e imagen que venden a los turistas en las calles cuando los abordan para obtener una invitación a cenar y, de paso, venderles un poco de ron y habanos falsificados….No nos llamemos a engaño…. Es verdad que ya este tipo de película sobre Cuba cansa, aburre… Pero hay que seguir viéndolas y salirles al paso, con la disposición y entereza del Quijote contra los molinos de viento, como hizo la autora de este artículo…..

  • DAVID dijo:

    Gracias Mónica y Pedro y todos los que como nosotros piensan, es verdaderamente salvador este artículo y el que se genera más abajo en los comentarios, encontrar tantas opiniones que construyen casi a la perfección lo que sentí al ver la película me hacen sentir a salvo o por lo menos acompañado.

  • felo dijo:

    Al margen del tema socio-politico, con el que coincido totalmente con Monica. Lo que sucede es que cualquier historia que se narre en un audiovisual debe tener, al menos, un buen diseño dramaturgico. Considero a los actores que tuvieron que interpretar personajes muy mal diseñados con textos forzados, sin sentimientos. No lo digo yo, lo dice la propia pelicula. Gracias.

  • juanc dijo:

    A ver si entiendo lo que me quieren decir algunos foristas de cubadebate, Laurent Cantet uno de los grandes directores europeos creador de LA CLASE obra magistral ganadora de la Palma de Oro en Cannes y director de la película, Leonardo Padura premio nacional de Literatura que conste nadie se lo regaló, actores de la película grandes glorias de la actuación en Cuba gústele a quien le guste y pésele a quien le pese, la pelicula Regreso a Itaca ganadora de premios en el festival de Venecia y Biarriz en Francia seguro debe haber sido premiada no por la calidad del filme sino por lo que expresa porque los señores del jurado deben estar influenciados por ideas de derecha, que manera más sutil de manipular la información.

    • sachiel dijo:

      juanc, no hay peor ciego… ¿Y ya eso le dá crédito a dicho bodrio? ?¿Cuantos actores de renombre, escritores célebres y directores de cine no han pifiado antes con supuestos “exitos de taquilla” por todo el mundo?

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    El comentario de Pedro me dio satisfacción por el buen uso del idioma y la forma de eslabonar las ideas. No es fácil leer las chapucerías que muchos escriben en estos comentarios.

    Cuba está inmersa en una cantidad de problemas tan grande y compleja, que muchos –la mayoría– no alcanzamos a dilucidar nuestra realidad. Por eso las posturas extremas en estos comentarios: unos –artos de tanta desidia y/o criticones de oficio– se refieren solo a lo “malo” y otros –ingenuos y optimistas–, solo se refieren a las insoslayables virtudes de nuestra sociedad –yo trato de estar entre los dos extremos.

    Alguien pedía algo mejor de los artistas, como si fueran ellos la clave del asunto. No creo que los artistas sean los únicos responsables de lo que expresan sus obras. Está la vanguardia de la sociedad (el Partido) y el resto de las instituciones, así como la necesidad de expresión de las masas, los que tenemos que determinar cómo se hace el cine cubano en lo particular o el arte más popular, en lo general. Cuantas manifestaciones de la UNEAC en contra de lo vulgar y denigrante hemos escuchado y todo, hasta el momento, sigue igual.

    Aún tenemos líderes históricos que continúan luchando por esta Revolución, pero creo que ellos no son suficientes para ganar la batalla cultural, nos falta un nuevo liderazgo que quizás exista; pero siento que no ha emergido aún.

    Saludos;-)

  • P350 dijo:

    Monica, hecha su replica a mi comentario y a pesar, que los puntos de vista entre humanos, son variados, continuamos en el mismo puerto,si lo que cuestiona es la estètica, ya , se la definì, como una simple peli,pero, mientras los problemas persistan, ud y Silvio, no desistiràn de visitar barrios y regalarles sus conciertos,que sì, sigo pensando son un balsamo a sus carencias acumuladas;otros,las reflejaràn de maneras menos eficientes,o hasta tal vez menos estèticas,pero mientras exista el telòn de fondo, se realizaràn obras de mayor o menor vuelo artìstico, que lo reflejen.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Vea también