Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuba y la Letra del año

En este artículo: CIA, Cuba, Estados Unidos, Miami
| 7
Habaneros en la tradicional Marcha de las Antorchas, en vísperas del 28 de enero, aniversario del natalicio del José Martí. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Habaneros en la tradicional Marcha de las Antorchas, en vísperas del 28 de enero, aniversario del natalicio del José Martí. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Entre los vaticinios y recomendaciones de la Asociación Cultura Yoruba (Letra del año 2014), el consejo mayor de sacerdotes cubanos Ifá dijo: Debemos ser muy organizados en todos los aspectos de la vida, para garantizar una mejor forma de vida.

Profecía cumplida: el 17 de diciembre pasado, en un mundo intoxicado de noticias que son flor de un día, Washington y La Habana anunciaron, simultáneamente, la reanudación de relaciones bilaterales, rotas el 3 de enero de 1961 por el gobierno de Dwight D. Eisenhower.

Gran victoria de la revolución cubana. Gran derrota de la industria anticastrista de Miami.

Rebobinemos aquel año en el que América Latina dejó de ser un pie de página, y cuando en vísperas de los renovados planes de invasión a la isla –diseñados por el agente Richard M. Bissell y aprobados por el todopoderoso director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Allen Dulles–, Fidel pronosticó que el sucesor de Eisenhower, John F. Kennedy, vería primero una revolución victoriosa en Estados Unidos, que una contrarrevolución victoriosa en Cuba.

Tres meses después, con respaldo político de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el apoyo aéreo y naval camuflado del Pentágono, la CIA lanzó la invasión militar, integrada por más de mil 500 mercenarios, que en 72 horas mordieron el polvo de la derrota en Playa Girón.

Fidel proclamó entonces el carácter socialista de la revolución. Y, a partir de ahí, 10 presidentes y 17 administraciones del imperio se estrellaron contra un pueblo situado a 90 millas de distancia y armado de una conciencia nacional, patriótica, antimperialista y martiana, en un territorio con una población 84 veces menor y 350 veces inferior a la de Estados Unidos.

Con el bloqueo y los sabotajes permanentes, la revolución tuvo que aplicar, obligadamente, el socialismo de guerra y, por consiguiente, inmerso en una praxis distinta a la pregonada por los malhumorados teóricos del marxismo vulgar.

La revolución fue impulsada por tres generaciones de militantes heroicos, internacionalistas, solidarios y generosos que, en sendas etapas, superando sufrimientos y carencias sin cuento, caminaron sobre un sendero de brasas:

a) La que en 1959 pegó el golpe de timón y, en pocos años, pasó de la revolución en la revolución de un francés advenedizo al cuento de si Galileo inventó o no la mecánica clásica, porque era la que correspondía ideológicamente al capitalismo mercantil;

b) La que en el decenio de 1980, mientras Pablo Milanés cantaba “No vivo en una sociedad perfecta…”, se puso a revisar ciertas premisas ideológicas, causando la desesperación de una porfiada señora chilena que, con cuadros y flechitas confundía althusserianamente las cosas diciendo que la estructura de una formación económica social era una articulación de partes y no una totalidad.

c) La que hoy, con el apoyo de América Latina y un Papa peronista, se apresta a luchar contra las nuevas formas del imperialismo depredador, que en los cuatro puntos de la tierra concentra y a un tiempo disemina el gran capital.

Ahora, y según el politólogo Rafael Hernández (director de Temas, importante revista de ciencias sociales), el mayor desafío para el gobierno cubano es encontrarse en una situación estratégica y táctica inédita. No se trata de otra ronda de cartas, sino de un juego nuevo.

Agrega: “El gobierno de Estados Unidos no ha renunciado a formular su interés nacional en nombre de la democracia y la libertad, como tampoco los cubanos han relegado los suyos sobre independencia, desarrollo equitativo y democracia popular…

“Confundir los réditos de la pipa de la paz con los de un acto de contrición ideológica no ayuda a apreciar la trascendencia histórica y el valor político de este cambio. Como botón de muestra, veáse la avalancha de neocubanología que ha acompañado la noticia (…) anunciando el fin (ahora sí) del socialismo cubano.”

En la VII Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo en Panamá del 10 al 11 de abril, coincidirán por primera vez un presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el máximo dirigente cubano, Raúl Castro.

Para el canciller uruguayo, Luis Almagro, la cumbre de las Américas en Panamá puede ser el inicio de ese nuevo proceso de consolidación de confianza mutua, donde todos los países sientan que pueden ganar un poco, porque su agenda nacional de progreso se verá reforzada por la cooperación. Será histórica, porque esta vez no habrá exclusiones. Las recientes buenas noticias en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y la confirmación de la asistencia cubana a la cumbre así lo auguran.

De mi propia letra para 2015, cierro con la opinión requerida por un amigo cubano que, a quemarropa, preguntó de qué debía cuidarse la revolución en el futuro mediato. Respondí: En primer lugar, de ciertos profesores del proletariado, a los que Cuba continúa dando cuerda. Y luego, de ustedes mismos.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lourdes dijo:

    No soy politóloga,soy una medico cubana muy identificada con nuestro proceso revolucionario y orgullosa de lo que con esfuerzo, sudor sangre y lágrimas hemos logrado las generaciones de cubanos de ayer y de hoy, considero que las nuevas condiciones histórico concretas son todo un reto para nuestra sociedad en todos los aspectos, económico, cultural y sobre todo político, el enemigo, los vecinos, o simplemente, la otra mitad de este juego de ajedrez que es la relación CUBA-USA , ha cambiado de estrategia, ha realizado un movimiento diferente a la espera de resultados diferentes en su afán por ganar el juego, no oculta sus intenciones, hecho muy respetable, NOS TOCA, a CUBA y a los cubanos, mantener la ventaja histórica y aprovechar el cambio a nuestro favor, la tarea en mi modesta opinion, sera mas difícil que nunca antes, preparación ideológica e inteligencia nos sobra,ahora apretarnos el cinturón y echar palante, que los cubanos no tenemos miedo y se hará en cada momento lo que debamos hacer para mantener nuestras conquistas y superarnos económicamente, siempre con la vergüenza y el amor de todos los patriotas y revolucionarios cubanos NO TENGO DUDA ALGUNA gracias

  • Dianelys dijo:

    Cuba es una fortaleza

  • Gabo=D☭ dijo:

    Bien…Tengo una fugaz idea de quienes pueden ser esos “profesores”, aqui referidos…
    Bueno, eso es lo que se viene. Luchar compañeros, con inteligencia
    y como diría Miguel Henríquez:
    Con todas las fuerzas de la historia.

  • carlos dijo:

    muy bueno muy claro coincido completamete , cuidate Espana de tu propia Espana…..
    sald

  • JNMM56 dijo:

    Indudablemente que el escenario que se presenta para nosotros los cubanos en este 2015 es muy diferente al escenario histórico en el que se han desarrollado las relaciones entre Cuba y EEUU. Hasta hoy hemos estado preparados para la guerra que nunca llegó gracias a Dios y nunca o muy pocas veces pensamos que fuera posible el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos paises. Hoy la batalla que se nos avecina no es contra un enemigo, es contra un adversario que sabe bien cuales son sus objetivos y que concientemente ha rectificado su política de agresiones y ha abierto el juego de la diplomacia. Hoy más que nunca tenemos que estar preparados en el terreno idelógico y sobre todo tenemos que ser capaces de hacer crecer nuestra economía y demostrar que un socialismo próspero y sostenible es posible en nuestra patria. LLegó la hora de la verdad, la hora de defender nuestra patria con inteligencia y eficiencia económica, no nos podemos dejar llevar por cantos de sirena y tampoco podemos atrincherarnos en los viejos dogmas con los que nos hemos equivocado muchas veces. Estamos en el siglo XXI y como se dice en la teoría de la Dialectica Marxista, nada es estático, todo está en constante cambio y por esa razón nuestra táctica y nuestra estrategia tiene que cambiar, no podemos seguir cometiendo los mismos errores si queremos triunfar en este nuvo reto que nos ha puesto delante la historia. Seguro estoiy que triunfaremos, adelante, sin miedo, sin prisa pero sin pausa y recordar siempre los sacrificios que nuestro pueblo ha tenido que sufrir para conservar la independencia, la soberanía y nuestros principios patrios.

  • Elena Baro Torres dijo:

    Que Dios bendiga la hermosa senda por donde caminara , que nunca sufra, que nunca llores, que siempre tenga felicidad : Para Gema

  • la irrenunciable dijo:

    No tengo claro lo de los” profesores….”, es un termino , no muy entendible para mí, pero de todas formas gracias por el consejo, de lo que si puede estar seguro señor, es de que Cuba, ha pasado por todos los límites desde que triunfó la revolución, y siempre hemos salido adelante, con profesías terrenales, otras no muy, el camino es complejo,
    pero lo sortearemos, no me cabe duda, saldremos adelante es nuestra única opción de salvación, para ello el metodo: trabajar, y luchar bajo los principios de nuestros próceres, especialmente: Fidel y Martí.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Steinsleger

José Steinsleger

Periodista argentino residente en México. Es columnista de La Jornada.

Vea también