Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Sembrando Diseño

| 4
Sede del Instituto Superior de Diseño (ISDI) en la capital cubana. Foto: Archivo

Sede del Instituto Superior de Diseño (ISDI) en la capital cubana. Foto: Archivo

El famoso diseñador Charles Eames, al responder la pregunta sobre dónde estaban los límites del Diseño, solía responder con otra pregunta: “¿Cuáles son los límites de su problema? No hay límites definidos para los problemas que plantea el complejo mundo de nuestros días, de la misma manera que no ha de haber fronteras en las atribuciones y en las funciones de quien deba resolverlos.”

Hace ya algunos años, junto al diseñador Marcial Dácal y en un intento de describir las convergencias entre los Diseños, escribí: “el Diseño es una actividad única e integradora que no debe medirse por las cosas que abarca, puesto que son infinitas, ni por las soluciones que da y el modo en que lo hace, porque son tan diferentes como cada necesidad, el sentido del Diseño está en la definición y solución de problemas de manera coherente con el comportamiento humano, en su interrelación con la sociedad y el mundo material que lo rodea.

Considerábamos desde entonces al Diseño como una actividad con múltiples visiones y alcances, pero con una esencia única e integradora, ligada al mejoramiento integral de la condición humana y la calidad de vida, en armonía con la naturaleza. El diseño es una actividad profesional que tiene como objetivo proyectar soluciones, que cumplan eficientemente su finalidad útil y que puedan ser producidas, garantizando la circulación y el consumo.

La Cuba revolucionaria necesitaba que ante cada dificultad, emergiera una oportunidad de solución, un entorno mejor diseñado debería acompañar un proyecto renovador como el nuestro. Esa misión transformadora demandaba diseñadores formados para nuestra realidad, con un elevado compromiso social, sensibilidad con las personas, responsabilidad, integralidad, vocación de cooperación y postura sustentable. Para formar esa nueva clase de profesionales se necesitaba una nueva universidad.

Hubo que esperar dos décadas, signadas por esfuerzos individuales e institucionales para que se iniciaran los estudios superiores de diseño en Cuba. Fue en 1984, con la fundación del Instituto Superior de Diseño, que veía la luz la posibilidad de satisfacer, con diseño, las necesidades que emergieron a partir de 1959 con la propia revolución.

En su discurso del XXV aniversario José Cuendias, nuestro rector de siempre, al referirse al momento fundacional, expresó:al firmarse el 28 de mayo de 1984 el acuerdo No. 1707 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros se oficializaba la creación del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI), adscrito a la Oficina Nacional de Diseño Industrial (ONDI). Había llegado el momento más oportuno para crear un Centro de Educación Superior que formaría a los diseñadores requeridos para el desarrollo del país. Un paso, sin duda trascendental, no por el acto de creación propiamente dicho sino por su significado. Nacía así un fruto deseado, requerido y avizorado por sus promotores y apoyado por la dirección de la Revolución desde sus inicios”

Ese mismo año abría el ISDI sus puertas al primer curso académico el primer lunes de Octubre, razón por la cual celebramos hoy nuestro cumpleaños. Desde entonces, cada año, una nueva cosecha de jóvenes que hoy supera los 1800, convertidos en hombres y mujeres, atraviesan las grandes puertas de Belazcoaín dispuestos a crear lo útil.

El ISDi, la universidad cubana de Diseño, es casi única en el mundo. Hoy se cuentan por miles los Centros de nivel superior que forman diseñadores en todo el orbe, pero la nuestra distingue por su enfoque social, el vínculo con la realidad y la pertinencia de los diseñadores que forma.

Las carreras que aquí estudiamos son caras para el país y gratuitas para los estudiantes; representan un gran esfuerzo económico y, aunque los resultados compensan con creces toda la inversión realizada, no siempre contamos con los recursos que se necesitan para aportar más y toca al imaginario de docentes y trabajadores crear, para seguir avanzando.

El Diseño es una profesión aun incomprendida en su real magnitud y poco demandada en el contexto socio-económico y productivo actual, es responsabilidad compartida de este claustro fertilizar las tierras donde sembramos diseño, en ello va el éxito de nuestras cosechas y la calidad de sus frutos.

En el contexto internacional la profesión de diseño clasifica entre las mas demandadas y por su importancia estratégica en el desarrollo se encuentra entre las mejor pagadas, estas realidades enfocan su formación cada vez más al éxito individual, relegando en un segundo plano la esencia social y colectiva del verdadero impacto de su actuación.

En cambio, en nuestros graduados, en los diseñadores que formamos, intentamos integrar tres elementos: lo cognitivo, lo afectivo y lo conductual. El conocimiento es un elemento esencial para proyectarse adecuadamente, pero si no hay una reflexión sobre ese conocimiento que se posee, con una argumentación razonada del objetivo de las acciones y el actuar, el diseñador no podrá identifi­carse plenamente con su realidad ni influir de manera consiente y activa sobre su futuro.

Sembrando futuro

La humanidad experimenta uno de los momentos de desarrollo más acelerados y contradictorios desde sus orígenes. Cuba no está al margen de estos procesos y un modelo de sociedad como el predominante en nuestro país, diferente en lo económico y superior en lo social, necesita también de transformaciones. Hoy, en medio del reordenamiento socioeconómico, el perfeccionamiento de la actividad empresarial en el que está inmersa la industria cubana y junto a la batalla ideológica para elevar el desarrollo integral de la población, el ISDi deberá incrementar su protagonismo e incluso, convertirse en una universidad más activa, estratégica y comprometida con el cambio revolucionario.

Queremos ser una universidad que se parezca a su tiempo, con pupila insomne, mente abierta y mucho corazón para diseñar el futuro y transformarlo en un espacio de calidad y bienestar para todos. Ya cumplimos 30 octubres, un tiempo de desvelo compartido entre todos por conservar y desarrollar esta academia que crea y cree que el futuro será mejor si es diseñado. En nuestras manos e ingenio están las semillas para nuevas siembras, en la voluntad, la entrega, la profesionalidad y el amor está el abono.

Sembrando Amor

Estamos convencidos de que con creatividad, flexibilidad y amor continuaremos transformando el ISDi en un lugar donde diseñemos felices el futuro aportando a la patria. Una nueva etapa de esta manzana de Centro Habana comienza hoy, para los que disfrutamos del privilegio de asistir a la metamorfosis del ISDi, los cambios que se avecinan necesitarán de mucha sabiduría, unión y entrega, para seguir avanzando. Muchas cosas tendrán que cambiar, la mayoría mejorar, falta mucho por formar y por suerte, así tendremos trabajo, lo mejor está por hacery para entonces hará falta mucho diseño.

El ISDi no siempre ha navegado con el viento a su favor, pero para su gente cada intento frustrado es un desafío creativo para acompañar el proyecto de diseño más grande y transformador que se haya conocido: la Revolución Cubana. A ella va nuestro agradecimiento, a ella y a los que la diseñaron. Nuestra gratitud para los que la construyen y los que la sostienen. A todos los que hoy no están físicamente con nosotros, pero sabemos que su espíritu vibra de emoción en nuestros pechos. Al ISDi, gracias por enseñarnos aver para crear, y a ustedes a los que creen en nosotros, en la familia del diseño, le ratificamos nuestro compromiso con un presente mejor y un mañana de diseño para todos, esta universidad seguirá haciendo revolución y pensado en grande. Mantendremos nuestras pretensiones de sembrar amor y futuro, continuaremos sembrando diseño y esperando con desvelo el aporte que cada cosecha entrega al diseño cubano, a la patria, a todos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramsay dijo:

    Uno de los peores errores que se han cometido respecto al diseño y el ISDI es eliminar la prueba de aptitud. Me pregunto quién impulsó semejante idea. Ahora imagino que el nivel de promoción descienda. El diseño es una aptitud, no una actitud.

    Solo falta que la eliminen de Periodismo y Arquitectura, para estar completos.

  • Ramsay dijo:

    Por otro lado, los diseñadores que se graduan del ISDi y son del interior del país, no les queda más remedio que intentar establecerse en La Habana. Ya que en el interior, los niveles de poder encontrar buenas ofertas de trabajo, son prácticamente inexistentes.

  • gus dijo:

    hay buenos diseños y mas si se trata de particulares o cuenta propia o se han fijado en el tiempo que han durado las bolas no las pelotonas esas de cubavision que de seguro las diseño alguien que ya no tiene ideas ni sentido propio
    esos son trabajos que se deben revisar y parece que por respeto a quien lo hizo lo autorizan como casi todo en nuestro pais ese mapa de cuba hecho con una regla y esa cantidad de pelotas que no se si son las provincias o que no dan impresion de nada
    la que le ponen en la esquina superior de la pantalla esta aceptable
    pero la identificacion del canal ?

    en multivision pusieron 3 bolitas con diferentes colores y dan una imagen agradable

    que se pongan para eso y entonces se podra hablar de diseño

  • Erne dijo:

    Acepto y comparto opiniones que puedan expresarse tanto aqui como en cualquier web, los diseñadores hoy en dia somos bastante menospreciados principalmente por la falta de cultura general que existe en el pais, ademas de la falta de conciencia en general, nosotros somos diseñadores que despues de 5 años de estudios tenemos la capacidad de enfrentarnos a cualquier problematica actual que se nos presente. Es cierto que en la habana es donde existe la mayor cantidad de trabajos para hacer , pero en provincia se estan abriendo muchas oportunidades , solo hay que saber apreciarlas…

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Sergio Peña Martínez

Sergio Peña Martínez

Es el Rector del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI), de La Habana.

Vea también