Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Chirrín-chirrán

| 9
Mercedes, entonces directora de RHC, Cary Carro, de Bohemia y en el fondo para no variar Iraida. Todas estaban en la EXPO de Sevilla cuando estuvo el jefe en el 92.

Mercedes, entonces directora de RHC, Cary Carro, de Bohemia y en el fondo para no variar Iraida. Todas estaban en la EXPO de Sevilla cuando estuvo el jefe en el 92.

Yo bailé con Juan Formell pasado el 69. Guajira al fin y al cabo, su música me llegó más tarde. Pero a diferencia de los amigos habaneros del pre que entonces se afincaban a Los Beatles y a la pasión furibunda por versos apenas traducidos y más que todo imaginados, me aferré a aquellas letras entendibles y jacarandosas que hacían bailar y reír con sabrosura en las inspiradoras e infinitas ruedas de casino de los años 70.

Recuerdo exactamente el momento en que lo vi y escuché. Fue en una escuela al campo en los remotos parajes de San Juan y Martínez. Desde el televisor en blanco y negro puesto en el pequeño salón que antecedía al comedor, estaba atenta al programa Buenas Tardes. Y fue un corrientazo. ¿Quiénes eran aquellos mulatos desalmidonados? ¿Quiénes aquellos flacos desbaratados que movían el esqueleto con espectacular “sandungueo”?

La vida me dio el gusto de bailarlo “en vivo y en directo” en más de una ocasión. En todas, el mismo sabor de la alegría e idéntica respuesta a una música provocadora y pegajosa. En 1992 estuvo en Sevilla, España, en el pabellón de Cuba en la Exposición Universal. Aquello fue apoteósico. Los españoles lo bailaron en una suerte de jota y castañuela que “partía el alma”, mientras nosotros sudábamos a mares y evocábamos la Isla del eterno retorno. Esa noche fue la única vez que conversé con Formell para llevármelo definitivamente en su presencia de cubano ciento por ciento.

Formell y Los Van Van pueden ser la ruta bailable de cualquier familia cubana. Abuelos, padres e hijos tienen su particular historia que contar con cada una de sus canciones, escritas cual crónica social que retrata a un país visceralmente musical. Cada quien puede detallar una anécdota, incluso inventarla, y ser perfectamente verosímil porque Formell y sus Van Van han sido síntesis de historias particulares que van tejiendo también una parte de la memoria de todos.

Y ahora nos hace el triste chiste de irse tras llegarle una visa sin vuelta. Y que no me digan que ahí está su música para siempre, que los que siguen lo perpetuarán, que estará con nosotros acompañándonos hasta la eternidad. Que no creo en eso. Van Van sin Formell ya será otro Van Van. Otro Van Van que gustará a mi nieto y bisnietos, pero no tanto a mí que lo bailé a los 15, los 20, 30, 40, 50 y ahora cercana a los 60, no hay fin de año que falte en la sala de la casa, aunque ya la rueda de casino sea una utopía veterana.

Nada, que Formell nos traicionó. Que se fue tan rápido que ni nos dimos cuenta que podría ser vencible por los desmanes del tiempo y las embestidas de la suerte. No supimos interpretar en clave patética su chirrín-chirrán.

(Tomado del blog de la autora Islalsur)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Daima Cardoso Valdés dijo:

    Hermosa crónica, Formell se merece trabajos así y más, porque nos entregó no solo su música excelente, sino también su cubanía, su fidelidad, su entereza y su corazón. Muchos bailamos o zapateamos con Formell. Otras lo amamos en silencio, cuando de niñas, sentía ese ritmo que me agitaba el pecho y obligaba a estirar los pies. Su pérdida deja un vacío tremendo, pero Formell nos enseñó a ser un VAN VAN en el mejor sentido. Gracias Iraida.

  • Wuillian dijo:

    Pero amiga periodista ¿Quien fue el que le dijo que Formell murió?

  • Liandrys dijo:

    Cuba perdió un grande de todos los tiempos su recuerdo quedará en la memoria de 11 millones de cubanos

  • Roberto Barroso Caballero dijo:

    Vamos cineastas ahi hay un mayusculo motivo para hacer una excelente pelicula sobre la vida y obra de Juan Formell exaltando al salon de la fama a nuestra cultura, y en este caso el salon de la fama de la musica de Formell son los 11 millones de cubanos.Felicidades Ian Padron por los excelentes vdeoclic a los VAN VAN de Cuba.

    Roberto Cecilio Barroso Caballero 14-11-1954

  • Ismario dijo:

    Realmente su pérdida fue muy sentida e inesperada. Excelente cronica!!!!!

  • Francis dijo:

    Creo que la ex directora de Radio Habana Cuba no se llama Mercedes, sino Milagros. Verificar, porque ya casi a los 60 la memoria patina.

  • Jaurón dijo:

    “…los desmanes del tiempo y las embestidas de la suerte. No supimos interpretar en clave patética su chirrín-chirrán”….Ayyyyyyyyyy, qué malo está esto, Iraida. De lo peor que he leído sobre Formell.

  • maria elena calderin dijo:

    Bailé con Formell y disfruté a los Beatles.
    Ah, la exdirectora de mi emisora Radio Habana Cuba se llama Milagro (sin s) Hernández Cuba, la única mujer en los 53 años de esta emisora de onda corta (que ahora tambien se escuha en los 102.5 de la FM) que ha ocupado ese puesto.
    Todo lo que e escriba de Formell es válido.

  • RSRT. dijo:

    Los que estudiamos en Ciudad Habana en la decada de los 70, jamas los podremos olvidar. Había una canción que decia ……”La Habana de un bello color, es domingo y ya casi sin sol”…… Cuando casi toda la juventud, despues de pasar su feliz fin de semana, esperaba al atardecer de los domingos el deseado regreso a la escuela para reiniciar nuestros deberes. ¿Quien olvida eso? !Que nostalgia! , !Que epoca! Los Van Van y Formel con su obra nos hacen recordar, enfrentar y vivir con agrado todos los momentos de nuestras vidas.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iraida Calzadilla Rodríguez

Iraida Calzadilla Rodríguez

Doctora en Ciencias de la Comunicación y profesora de Periodismo en la Universidad de La Habana.

Vea también