Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

La otra Park Avenue

| 25

Park Avenue

Que dos edificios de cinco pisos caigan desplomados de un golpe y se hagan pedazos en la Avenida Park de Manhattan es, a primera vista, una noticia increíble, inalcanzable para la más febril imaginación. Porque ante la mirada del visitante, Park Avenue, imagen siempre presente en los catálogos para turistas, más que una calle, es una joya.

En su curso al norte de la Gran Estación Central, Park es una doble vía cuyo eje separador, a lo largo de varios kilómetros es un jardín cuidado con especial esmero que acoge a ambos lados los edificios de vivienda más elegantes y exclusivos de la ciudad. Allí está el hotel Waldorf Astoria pero en toda la Avenida escasean las edificaciones que no estén destinadas sólo a apartamentos de lujo dotados de empleomanía suficiente para garantizar a toda hora protección, mantenimiento y comodidad.

Apenas hay tráfico comercial. Para eso y otras actividades necesarias a quienes allí habitan se usan puertas de servicio en las calles laterales que cruzan la Avenida, la cual preserva así el silencio y la pulcritud orgullosa de sus fachadas. Es la parte más limpia y tranquila de una Ciudad en la que más allá abundan el ruido y un ajetreo incesante.
Pero Park Avenue se extiende hasta casi el final de la isla que es centro de la ciudad de New York. Su nombre sigue siendo el mismo pero en la medida que se avanza hacia el norte todo cambia. Poco a poco surge otra Park Avenue. Los edificios ya no muestran porteros uniformados, el prolongado jardín se va haciendo cada vez más mustio, hasta desaparecer desplazado por el ruidoso tren urbano.

Las viviendas ahora son incomparablemente más humildes y las colman gente diferente, con otra cultura, otra lengua. Park Avenue desemboca, nada más y nada menos, que en el corazón del Harlem hispano, lo que los puertorriqueños llaman, simplemente, El Barrio.

En el centro del Barrio esta la Marqueta, el mercado popular más concurrido y bullicioso de la Ciudad, ubicado exactamente en la mismísima Park Avenue, donde los boricuas y otros latinos compran lo que les permite preservar allá, en la gran urbe, el sabor de la aldea perdida.

A una cuadra de la Marqueta ocurrió la terrible explosión del 12 de marzo que, en segundos, redujo a escombros dos edificios de esa otra Park Avenue. El estruendo se sintió en casi toda la ciudad. Inicialmente, como suele suceder con harta frecuencia, algunos temieron la ocurrencia de un acto terrorista y hacia el lugar corrieron policías y bomberos. Pronto se comprobó que no había motivo de alarma para los encargados de velar por la seguridad nacional. De hecho, tampoco había motivo para la sorpresa.

En realidad, la tragedia había sido anunciada hace ya bastante tiempo. Los vecinos se habían quejado una y otra vez. Ante sus reclamos, en 2008 el Departamento de Edificios de la Ciudad realizó una inspección y encontró en ambos edificios grietas verticales peligrosas. Pero nada se hizo y se repitieron las protestas de los inquilinos (los cuales, por cierto, continuaron pagando puntualmente sus alquileres, pues en caso contrario habrían ido a engrosar las huestes de los “sin techo”).

El 14 de junio de 2013 la Autoridad de Viviendas certificó el avance de las grietas en las paredes y en los techos y comprobó 13 violaciones en el mantenimiento de los dos edificios incluyendo la red suministradora de gas doméstico. El olor a gas que era entonces perceptible inundaba ya el área en los días previos al pasado miércoles y aun se mantiene.

Hasta ahora han podido identificarse 8 muertos y más de 70 heridos y es posible que haya otros aun bajo los escombros. Todos son inmigrantes.

El recién inaugurado Alcalde, Bill de Blasio, ha comprometido el apoyo a todas las víctimas independientemente de su status migratorio. Tanto él como la nueva Presidenta del Consejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, han llamado a la búsqueda de recursos para reparar la infraestructura más que centenaria de una zona olvidada demasiado tiempo. El Barrio debe ser escuchado.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gilberto dijo:

    no se que decir

  • Juan dijo:

    Pudiera hacer comentarios similares cada vez que se cae un edificio en Cuba

  • Aroldo dijo:

    Hubiera sido bueno que acompañara el artículo con más fotos de la catástrofe.

  • Raúl Carbonell dijo:

    Murió una compatriota boricua,que fue policía en Puerto Rico.Es una lástima como los Estados Unidos no basta con tenernos colonizado por más de cien años,sino también han engañado a todos los puertorriqueños haciéndoles creer en el sueño americano,sueño que se convierte en pesadilla,porque así es la esclavitud,una pesadilla.

  • Max dijo:

    Yo tampoco sé que decir… me he quedado anonadado

  • clara dijo:

    Juan,escueto tu comentario ,….pero dice mucho…

  • ODQ dijo:

    Coincido con ud,EL BARRIO o mejor dicho EL PUEBLO TIENE QUE SER ESCUCHADO.

  • Mimismo dijo:

    Y que hace viajando? Va a congestionar el espacio aéreo.

    • gilberto dijo:

      no, hay unos atajos sin mucho trafico

    • Alexis Polémico dijo:

      Mr. Alarcón nos puede hablar como nadie de su ciudad, New York, en la que vivió muchos años (aunque se alegue que por motivos de trabajo) y llegó a conocer mejor que muchos de nosotros a La Habana.
      Años después regresó y disertó en la UCI sobre por qué los cubanos no podían ni tenían que preocuparse tanto por VIAJAR.

  • La Rosa dijo:

    De verdad parece increible, por demas, hermosa fotografia escogida.

  • zamora dijo:

    no se que me aporta esta noticia

  • ernestin dijo:

    Y al final por que lo quitaron del puesto ?

  • armando dijo:

    Saludos:

    Un articulo que prestigia al sitio CUBADEBATE.

    Un articulo escrito por una persona que desde joven trabaja para la Revolucion,que ha cumplido las tareas a èl asignadase en diferentes frentes y :

    “” NO HA TRAICIONADO A FIDEL “”

    “” NI AL PUEBLO REVOLUCIONARIO EN CUBA, Y NO ES RESPONSABLE DE LAS TRAICIONES DE OTRAS PERSONAS””.

    • Marta de Argentina dijo:

      Absolutamente de acuerdo con su comentario, Armando. Y no creo que el tema nos sea ajeno para nada como escribió algún comentarista. Es muy necesario hablar de lo que hace el enemigo, casi tanto como lo que hacen los países amigos. O más.

    • gilberto dijo:

      yo estoy de acuerdo,
      pero uno de los cimientos de muchos de los problemas que tenemos por las ramas, es no hablar o comentar o debater, lo que sea que se tenga que decir, con cuualquier cubano, con responsabilidades en la base, intermedias, altas y la maxima

      cuando podamos decir: no estoy de acuerdo con lo que plantea el Primer Secretario del Partido, o El Presidente de los Consejos de Estado y Ministros, y podamos debater abiertamente por que a cualquier nivel, estaremos corrigiendo los cimientos asegurandonos de que no nazcan ramas torcidas

      por lo pronto seguimos podando ojitas y tallitos

  • Van Helsing dijo:

    Armando y ¿a que viene tu comentario? por mi madre que no te entiendo, ¿que tiene que ver la oreja para comer espaguetis? no te dejes provocar por ernestin, los cubanos cará.

  • guilleTEN dijo:

    conozca Cuba primero y al extranjero después, linda canción, también verídica

  • ElMontero dijo:

    Es bueno y no hallo mal que una persona publica, como el señor Alarcón, se preocupe y se ocupe de un accidente por explosión de gas en lugares tan ajenos a nosotros, como el tratado en el artículo, sin embargo, el día 17 de diciembre del 2013, a las 9.30 de la noche, por una irresponsabilidad en ocasión de trasegar con gas, hubo una explosión en el edificio cito en calle Dolores entre Calzada de Guines y A, allí estuvieron desde las brigadas de rescate y salvamento, muy eficientes por cierto, hasta dirigentes del Partido y el gobierno, y no se mencionó ni para alertar a los ciudadanos de cosas que no se deben hacer, ni que cuatro familias se quedaron sin techo, debiéramos ser más cuidadosos al tratar temas externos, cuando nos queda mucho por ver aquí cerca.

  • Hendris Manuel dijo:

    Que falta hace que cambien el turno de los censores de Cubadebate, el que está hoy es un cavernícola… y así nos ponemos a hablar de “cambios de mentalidad” y encima preparando otro Congreso de la UNEAC, como si el pasado hubiese servido para algo que no sea generar gastos indebidos… de todos modos los comentarios publicados, en su mayoría hablan por mí.

    • gilberto dijo:

      yo me sospechaba que tenian varios turnos !
      las curiosidades que se publican Deben ocurrir durante el cambio de turno

      jajajajaja

      gracias Cubadebate, any way, el unico sitio donde se llevan bastante lejos los debates, no hay otro sitio asi

      • Hendris Manuel dijo:

        Dices eso porque nunca has entrado a Acuse de Recibo en Juventud Rebelde…

  • léeme dijo:

    Por qué cada vez nos centramos más en criticar o publicar lo que ocurre fuera con tantas cosas de las que tenemos que hablar de nosotros mismos, cuanto queda por rectificar aquí dentro, cuántos edificaciones se han derrumbado en los últimos tiempos en La Habana? cuántas no son las viviendas que a lo largo y ancho de nuestro país corren el riesgo de derrumbarse? y hablamos de los americanos y los boricuas que no son escuchados, y nosotros? Por favor, “periodista”.

  • alerjeij dijo:

    La Paja en el Ojo Ajeno!!!

  • MESSI dijo:

    GRACIAS ALARCON , TODO EL RESPETO DE LOS TANTOS Y TANTOS CUBANOS QUE TE ADMIRAMOS..UN ABRAZO CAMAGUEYANO… Y NO DEJES DE ESCRIBIR….

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también