Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

En la casa, ¿quién corta el bacalao?

En este artículo: Censo, Cuba, Hombres, Mujer, Sociedad
| 12

Por O. Fonticoba Gener, Arianna Ceballo González, Lorena Sánchez García y Julio Martínez Molina

Cuando aquella mañana Elmer despertó en Sueño Tropical (película cubana de 1985), no era tan “hombre” como recordaba. En los ómnibus, las mujeres le cedían el asiento; en la calle le decían piropos y hasta lo acosaban; y en la casa realizaba las labores domésticas. Era su esposa quien llevaba la economía del hogar y decía “la última palabra”.

caricatura mujeres

Tal vez muchos espectadores se preguntaron entonces cómo fue posible concebir una trama como aquella, donde el “machismo” tradicional era sustituido por un orden matriarcal. Y aunque el filme no llegó a convertirse en uno de los clásicos del séptimo arte cubano, la interrogante de cómo sería una sociedad donde las mujeres fueran vistas sin prejuicios por conducirse de igual forma que los hombres, sí ha trascendido hasta nuestros días.

Sin embargo, vista en retrospectiva, lo más interesante de Sueño Tropical no resulta su tema; sino que fue precisamente en la década que se realizó (años ochenta) cuando comenzó a marcarse en Cuba un mayor ascenso de las jefaturas femeninas en los hogares.

De acuerdo con los resultados preliminares del último Censo de Población y Vi-viendas, el 44,9 % de los jefes de hogar en el país son mujeres; cifra superior a la del 2002, cuando se registró el 40,6%; y a la de 1981, cuando eran poco más del 28 %.

caricatura mujeres 2

Respuestas como “la jefatura de hogar es compartida, no de una sola persona”; o “¿Jefa de hogar?, ¿una mujer?”, son solo una muestra de este complejo fenómeno que Granma investigó.

¿LAS MUJERES O LOS HOMBRES?

“El jefe de mi casa soy yo”, respondió el agente de protección y vigilancia, José Miranda, a la interrogante ¿qué cree usted que es un jefe de hogar? Y continuó: “El día en que mi mujer me gobierne, me voy de la casa. No es que sea machista, es que es así, eso es tradición de años. ¿Tus padres y tus abuelos no eran iguales?”.

Por el contrario, Alberto González, trabajador por cuenta propia, opinó: “Jefe de hogar es un título arcaico. En mi familia todos trabajamos y formamos un colectivo donde aportamos ideas y decidimos sobre los asuntos del hogar. Pienso que jefe de familia es una nomenclatura para el dueño de la casa”.

Censo mujeres hombres

Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas e Información, Censo de Población y Viviendas 2012.

Para la diseñadora Angélica Cuniq, ser jefa de hogar implica “cumplir tus necesidades y las de la gente que depende de ti; y eso es válido para la casa y el trabajo. Soy soltera y vivo con mi mamá y mi hija, que gana más que yo. Para mí es más fácil hacer las cosas sola que depender de alguien. Por eso hace años me divorcié y dije ‘no más’”.

¿Propietario de la vivienda? ¿Cabeza de fa-milia? ¿Principal aportador económico? ¿Al frente de las decisiones? El término jefe de hogar ha sido uno de los más discutidos por diversas áreas de las ciencias sociales, y sobre el cual se cierne una amplia gama de criterios.

De acuerdo con la socióloga Rosa Campoalegre, jefa del grupo de Estudios de Familia del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociales (CIPS), el concepto no debe ser visto solamente desde la perspectiva económica, sino que se refiere, además, a aquella persona reconocida por los habitantes del hogar y con un peso importante en su funcionamiento, la toma de decisiones y estrategias para enfrentar la vida cotidiana desde la perspectiva familiar.

En algunos hogares cubanos, tanto los hombres como las mujeres comparten las responsabilidades.

En algunos hogares cubanos, tanto los hombres como las mujeres comparten las responsabilidades.

El término está en constante polémica y construcción, afirmó: la familia es un espacio de poder y se puede entender la jefatura matizada por la intensidad y particularidades de las relaciones que se generan. No hablamos de jefatura de hogar, sino de jefaturas de hogares.

Criterio similar sostiene la doctora Patricia Arés, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, para quien no existe la jerarquía familiar única, sino “distintos tipos de liderazgos y formas en que se ostenta el poder, el cual no se le atribuye a una sola persona necesariamente”.

En el caso de los Censos de Población y Vivienda realizados en el país, este indicador se construyó teniendo en cuenta los establecidos internacionalmente, en aras de realizar estudios comparativos entre las regiones.

“Consideramos jefe de hogar a la persona cuyos miembros reconocen como la que mayor peso tiene en las decisiones, o la que generalmente se consulta a la hora de tomarlas. No está necesariamente asociada a la figura que mayores aportes económicos realiza ni al que aparece como jefe de núcleo”, explicó la doctora María del Carmen Franco Suárez, investigadora de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Según la especialista, los enumeradores recibieron una preparación previa al Censo donde se les explicó el sentido del indicador y se insistió en que transmitieran esa información a los encuestados, lo cual no significa que se haya aplicado de esa forma en todos los niveles.

LA FAMILIA, EL HOGAR Y EL “PODER”

En Cuba el empoderamiento femenino ha ido en ascenso desde los primeros años de la Revolución. Tanto dentro como fuera de los hogares, la mujer fue ganando mayor protagonismo y reconocimiento.

De hecho, los datos del Censo del 2012 reflejaron que el 44,7 % de las jefas de hogar estaban casadas o unidas, y que fueron sus parejas quienes las reconocieron como ta-les. Precisamente, ese elemento distingue la jefatura femenina en Cuba del resto de Amé-rica Latina y, en menor medida, del Caribe, acotó la doctora María del Carmen Franco.

Que en una sociedad de tradición patriarcal como la cubana se reconozca la jefatura de la mujer, no necesariamente asociada al único control de las tareas domésticas es, sin duda, un logro.

“A estas alturas de la Revolución, que ha defendido tanto a las mujeres, no entiendo cómo algunas aceptan comportamientos machistas. Yo no tengo por qué aguantarle nada a un hombre, si tengo trabajo”, refirió la cuentapropista María Ester Galañena.

Por su parte, la capitana Iatny de la Roz opinó que “el incremento de la jefatura de hogar femenina se evidencia cada día más. En la actualidad son las mujeres las que tienen la mano dura en la casa”.

El modelo patriarcal está en crisis, no la familia cubana, aseguró la doctora Rosa Campoalegre, quien explicó que en el as-censo de las mujeres como jefas de hogar han incidido múltiples causas de naturaleza económica, socioculturales, demográficas y estructurales.

“La obra social de la Revolución que ha permitido a la mujer desempeñar más roles de liderazgo, el trazado de políticas sociales más inclusivas, la asunción del matrimonio desde otras perspectivas, la monoparentalidad, y los niveles de independencia económica y cultural que la mujer ha alcanzado, son algunos de esos factores”, acotó.

La psicóloga Patricia Arés, por su parte, considera que la familia cubana se mueve a la matricentralidad (la madre como centro). “Este fenómeno —comentó— se relaciona con las decisiones sobre los hijos; el control de la información que se maneja en el hogar, porque la información también es poder”.

“Muchas veces la madre sabe más de los hijos que el propio padre. Algunas investigaciones concluyen, incluso, en que estas les hablan más a los hijos varones de sexualidad, métodos anticonceptivos y relaciones de pareja, que el propio padre”.

El envejecimiento poblacional también ha tenido un peso relevante en el aumento de las jefas de hogar en el país. Las nuevas familias se están formando en hogares ya constituidos, lo cual propicia que aun siendo los más jóvenes portadores de ingresos, la jefatura recaiga sobre los adultos mayores, aclaró la investigadora del Grupo de Es-tudios de Familia del CIPS, Laritza Solares.

Añadió que el aumento de la esperanza de vida (78 años como promedio) ha incidido en la prevalencia de jefes de hogar de la tercera edad. Ese indicador, al ser más alto en mujeres (80) que en hombres (76), ha condicionado que muchas veces la jefatura sea heredada, producto de la viudez.

¿EMPODERAMIENTO O SOBRECARGA?

Datos publicados por la ONEI indican que en el 2012 el 46 % de los dirigentes cubanos y el 48,9 % de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, eran mujeres.

Las cifras resultan una clara expresión de que el empoderamiento femenino ha superado el espacio del hogar; sin embargo, luego de la jornada de ocho horas las tareas continúan y, de acuerdo con el estereotipo tradicional, la mujer debe ser tan eficiente en el trabajo como en la casa.

Ariadna Mantilla González, viuda de 28 años que se desempeña como secretaria de la dirección del periódico Cinco de Septiembre (Cienfuegos), es una de ellas.

“Todo para mí supone un esfuerzo doble: desde la crianza de la niña en solitario hasta el trabajo de construcción que actualmente realizo para terminar mi casa; pero cuento con la ayuda de mi familia y la disposición para sobreponerme y conseguir mi objetivo. La mujer siempre saca hasta de donde no hay, y logra su meta”, dijo.

Otro ejemplo es Chavela Cantillo Suárez, una de las 3 mil 414 trabajadoras del sector no estatal en la Perla del Sur. Jefa de hogar desde los 16 años, esta mujer considera que no se trata de la permanencia o no de un hombre en casa, sino de la convicción personal para labrarse un destino, por duras que sean las circunstancias.

“La jefatura de hogar, ¿es verdaderamente un empoderamiento o una sobrecarga de segundo orden?”, inquirió la doctora Patricia Arés en entrevista con este equipo de reporteros.

“Debemos preguntarnos si se trata de un poder que el hombre no quiere luchar. En muchas familias abunda el ‘síndrome de la súper mujer’, una que se siente po-derosa, necesaria, pero que a lo mejor desea compartir ese ‘poder’ dentro del hogar porque limita su desarrollo en otros ámbitos.

“En Cuba, el empoderamiento a nivel social sigue siendo masculino. Hay más ministras, parlamentarias; pero debería analizarse cómo han sido sus vidas, cómo han llegado hasta ahí, si están solas.

“Sí hay un debilitamiento del patrón de poder masculino en la familia. Aunque no podemos decir que ha dejado el camino abierto al matriarcado”, enfatizó Arés.

A juicio de José Miranda, agente de protección y vigilancia, “la mujer debe trabajar para que me ayude a mí también, porque yo solo no puedo. Además si no trabajan la mente se atrofia, y necesitan desarrollarse cultural, física y mentalmente”.

No obstante los comportamientos ma-chistas que todavía se manifiestan en la sociedad, la práctica indica que los hombres sí están asumiendo nuevos roles al interior del hogar, reconfigurándose las formas en que se construyen las masculinidades.

Actualmente coexisten varias tendencias, desde una masculinidad hegemónica hasta otra más participativa, dirigida hacia la equidad de las relaciones familiares donde el poder se desdibuja de la figura masculina, explicó el sociólogo del CIPS Rainier Hernández.

“Para los hombres trabajadores es sumamente difícil conciliar la vida laboral y familiar, por la cultura de trabajo patriarcal que predomina; lo cual no significa que la mujer deja de responder a esa lógica.

“Mientras se continúe la lógica organizacional y laboral permeada por el modelo de dominación patriarcal será difícil lograr este replanteamiento de las masculinidades”, agregó.

NI JEFE NI JEFA: FAMILIA

Mientras que muchos países aún debaten cómo eliminar las desigualdades entre los géneros y dotar a las mujeres de una mayor autonomía, en Cuba las discusiones sobre el tema llevan ventaja, enfocándose en el mantenimiento de esas conquistas y en el perfeccionamiento de políticas públicas que den mayor espacio y oportunidades a la equidad entre hombres y mujeres.

Lo esencial no es conocer quién es el jefe de hogar, el que aporta más recursos o el propietario de la vivienda; sino construir una familia de bien, formada por ciudadanos conscientes y responsables.

Se impone, ante todo, educar en la igualdad, en los derechos. Esa es la única alternativa posible para el desarrollo.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Trueno dijo:

    Mu interesante pienso que el Hombre debe ayudar a la esposa en los queaceres del hogar, además por mi parte le ayudo a mi esposa a todo incluyendo la cocina que es muy importante.

  • 1-27 dijo:

    Bueno para empezar, no deberían haberle puesto a la noticia ese titular, pues bacalao en Cuba son muyyyyyyyyyyy pocossssss los que lo pican porque …. no hay jajajajajajaja

  • Berto dijo:

    Realmente, más que dar una opinión, daré una preocupación. Ultimamente están apareciendo estadísticas resaltando la superioridad de la mujer para todas las actividades y en todos los aspectos de la vida, creo que esto lejos de acabar con la “discriminación” si es que la hay realmente, nos están recordando a cada momento nuestras diferencias, ahora sale el tema de quién dirige el hogar, como si eso fuera un indicador de algo, cotidianamente aparecen en la TV, el Cine y otros medios, espacios donde se resalta de sobremanera el papel de la mujer y denigran también sobremanera al hombre, hay un espacio en un programa humorístico donde un grupo de mujeres se dedican a hacer chistes bastante agresivos y denigrantes sobre los hombres. Yo nunca vi, y tengo 48 años, en ningún programa los hombres hacer chistes, ni otras conductas que agredieran a la mujer. No soy machista, pero creo que estas posturas de siempre estar comparando en un tono donde siempre el hombre está en desventajas, nada tienen que ver con la verdadera igualdad de oportunidades. En nuestra historia pasada y en el presente han habido grandes hombres y grandes mujeres, juntos hemos construido nuestro país, también han existido en el pasado y en el presente, hombres y mujeres que traicionan nuestros ideales y nuestra Revolución. Las personas individualmente son inteligentes y brutas, capaces e incapaces, buenas y malas, voluntariosas o vagas, etc, y eso lo lleva cada sexo en la misma medida, por tanto, creo que esta exaltación desmedida sobre la superioridad femenina no le hace bién a nadie, mucho menos a nuestras mujeres. saludos

  • Erik Fundora Salina Clubista # 434 dijo:

    Muy buen articulo relacionado con el humor y la realidad, ya el mundo a dado un gran giro de 360 grados y es como debiese ser, en realidad y por lo general las mujeres piensan mas con la mente fresca que los hombres, nosotros aun somos muy machistas y creemos ser los papi chuli de la película cuando en realidad somos unos llorones,

    Creo que la mujer nació para darnos lecciones en todos los sentidos puesto que nosotros los hombres somos por naturaleza muy brutos, tengo 41 años de edad tengo un hijo de 25 una de 14 otro barón de 13 y otro barón mas chico de 10 años y les cuento que desde siempre le e dado el mando total a la mujer puesto que ellas tienen un toque mas intelectual que nosotros,

    Esto no quiere decir que yo sea “Un Mami Boy” todo lo contrario también tengo mis reglas y pongo y dispongo al igual que la mujer pero también me sumo a todos los trabajos que ella realiza pues nací macho, barón, masculino y no me molesta nada, yo friego, limpio, cocino al igual que mi esposa, creo que los trabajos rudos o peligrosos en el hogar los deben de hacer los hombres y no por ser superiores todo lo contrario, es para proteger a la guía familiar, una madre es la estrella que ilumina un hogar y por lo tanto debe de brillar, también e tenido discusiones fuertes con mujeres fuertes y no por machista, el respeto es lo principal y quien incumpla estaría actuando mal, las faltas de respeto no las soporto aunque como todos las e enfrentado en ocasiones pero ni modo debemos adaptarnos al sistema de la mujer puesto que ellas para mi si son superiores, 9 meses dentro de un vientre debe ser mas que suficiente para ser mas inteligentes, debemos dar el lugar a cada quien y las mujeres están en el lugar mas alto, bueno por lo menos yo pienso de ese modo, abrazos para todos y mis respeto para todas esas Vilmas, Celias, Marianas y demás mujeres que son mas que valientes son madres y esposas y guías del universo, abrazos para todas en cubadebate y en toda Cuba bella y revolucionaria.

    Erik Fundora Salina Clubista # 434 desde Cincinnati Ohio Imperio Cruel

  • Marybel Perez Pino dijo:

    El tema es muy interesante, en Cuba todavía existe mucho machismo fundamentalmente en la zona oriental del país, los hombres no lo ven como un deber, sino como simple ayuda a la mujer y a la casa, y el que lo hace es a escondidas que nadie lo vea, sino lo tildan de gobernado por su esposa.
    Yo no pienso lo mismo, desde el año 60 que se fundo la Federación de Mujeres Cubanas, con su Presidenta Vilma Espin por lo menos a mi me dio la libertad, el hombre tiene el deber no de ayudar como lo bautisamos nosottras mismas, mientras la mujer lava el puede bien ir haciendo el almuerzo, o fregando, o cuidando a los niños !verdad!.
    En un Congreso de la FMC, Raúl expteso que las mujeres eran más inteligente que los hombres, y fue cuando le propsieron que por qué no había más mujeres generales, las vemos como chofer de alzadora en la caña, camionera, en la construcción, en las cooperativas, agricultura, en las diferentes direcciones del país, y hemos demostrado ser más capaces, más responsables, y aún más exigentes que muchos de los hombtes, no nos tiembla la mano a la hora de decidir a la hora de cumplir misiones etc, peero quie quede bien claro todo depende de la mujer y el lugar que se de en el hogar yu con su pareja. La TV debe seer más propaganda, como por ejemplo la novela Tierra de Fuego como Isabel, fuerte dirogiendo una cooperativa.

  • lisa dijo:

    Qué cheo el término Jefe de hogar!!! Me parece que en una familia funcional las decisiones deben ser concensuadas.

  • Taboada dijo:

    Creo sinceramente en el papel tal importante que desempeña la mujer en nuestra sociedad y el lugar que ocupan en muchas entidades para ponerle un ejemplo: en el sector tabacalero, mayoritariamente era de hombres en la especialidad de torcido, hoy por hoy en la fábrica donde yo trabajo el 49% de los trabajadores son mujeres y casi en su totalidad los cargos directivos so de ellas.

  • lguevara46 dijo:

    Interesante el tema y poquísimas opiniones, porque es díficil opinar cuando sin embargo en un país en el cual las mujeres buscan su espacio, se les invisibiliza en el lenguaje sexista. No decimos Ministras porque hay por ahí alguien diciendo que el término es Ministro y el cargo es Ministro, por eso en Cuba hay 5-6 ministras, pero cuando se habla en las leyes se dice: Que el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, o el Ministro de Finanzas y Precios, o el Ministro de Justicia, o el Contralor General de la República hagan esto o lo otro y se imaginan, son 4 mujeres empoderadas. No es ni el los y las o el unos o unas, es acabar con los conceptos que en la propia ley aparecen “ATENCIÓN AL HOMBRE”, cuando debería decir, atención a trabajadores y trabajadoras, o atención a la persona que trabaja.Imaginen que el proyecto de Código de Trabajo ya dice que por no ser discriminatorio el lenguaje, cuando se diga trabajador, se debe entender trabajador y trabajadora. Y ahora qué me dicen?

  • AFRODITA dijo:

    definitivamente ya a 54 años de la revolucion y gracias a ella la mujer ocupa lugares muy importantes en nuestra sociedad, no estan marginadas y nuestra presencia es tan importante como la del hombre, que mas da si en nuestro lenguaje una palabra sea el significado para hombre y mujer, lo importante es que hay que contar con nosotras, VIVAN LAS MUJERES!!!!!!

  • Ricar dijo:

    No me catalogo como machista, pero espero que mi mujer no vea ninguno de estos comentarios.

  • Katniss dijo:

    Soy mujer y estoy totalmente de acuerdo con Berto. Para sentirme realizada no necesito sentir que supero a un hombre en ningun aspecto. De hecho creo que la esencia de la igualdad esta en obviar a que genero pertenecemos y dedicarnos a ser lo mejor que podamos para nosotros mismos y la sociedad. Me molesta que se enarbolen estas estadisticas en tono triunfante cuando una mujer cubana que se divorcia solo le puede exigir al padre de su hijo una pension no mayor al 30 % de su salario – unos 6 dolares al mes-; o cuando somos victimas constantes de manifestaciones de acoso sexual en los espacios publicos y en el entorno laboral.

  • GAVIOTA dijo:

    interesantisimo el tema, con diferentes formas de interpretarlo o vivirlo depende de cada historia individual, creo que principalmente lo que sucede hoy en el hogar de la familia cubana, es que la mujer ha tenido que asumir el rol principal de la casa , ya se mantenerla economicamente, la educacion de los hijos, el cuido de los mas viejos porque es la que tiene mas sentido de responsabilidad y pertenencia, a la vez que existen tantas casas difuncionales , donde la mujer ha tenido que asumir doble papel, de mama, de papa, de hombre-mujer, en fin esta visto y comprobado que nosotras somos unicas y mas capaces de hacer 1000 cosas al mismo tiempo, a parte que nos gusta estar acompanadas de la figura masculina, pero no mal acompanadas por cierto, nadie quiere un hombre sentado en un sillon en short mirando para el techo o viendo la pelota, o el papa de fin de semana o el ausente permenente, en fin nosotras somos las mejoresssssss y somos la que cortamos el bacalao aunque no exista.
    como dice ERICK nosotras estamos aqui para darle lecciones diarias a todos, saludos

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también