Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Historiadora estadounidense apela a Obama por los Cinco

| 1
Jane Franklin

Jane Franklin

La historidora estadounidense Jane Franklin ha escrito dos libros sobre Cuba: “Relaciones Exteriores 1959-1982” (Centro de Estudios Cubanos, Nueva York, 1984); y “Cuba y los Estados Unidos: una Historia Cronológica” (segunda edición de Ocean Press, Melbourne, Australia, 1997). Es co-autora de “Vietnam y América: Una Historia Documentada” (Grove Press: Nueva York, 1985, edición  ampliada 1995).

Su cronología de la historia de Panamá está en “La Invasión de EE.UU. en Panamá” (Prensa South End: Boston, 1991). Ha publicado numerosos artículos, poemas y críticas de cine y ha disertado extensamente sobre Cuba, Vietnam, Nicaragua, El Salvador y Panamá.  Es una frecuente oradora y comentarista de radio sobre relaciones Cuba-Estados Unidos.  Algunos de sus trabajos pueden encontrarse en http://www.janefranklin.info

 

5 de Agosto, 2013

 

Presidente Barack Obama

1600 Pennsylvania Avenue, NW

Washington, DC 20500

USA

 

Estimado Presidente Obama,

 

Usted nació en 1961, por lo que no tenia la edad suficiente como para ser testigo del espíritu del Movimiento por los Derechos Civiles, el Movimiento del Poder Negro, y el Movimiento contra la Guerra, fluyendo todos juntos en una hermosa ola de cambio. Usted solo tenía seis años de edad (casi siete) cuando sucedieron los terribles asesinatos del Reverendo Martin Luther King y el Senador Robert Kennedy, que cambiaron la política de una crucial elección presidencial y pusieron un alto a la posibilidad de un cambio real.

Si usted hubiera sido una década mayor, creo que usted, como afroamericano, podría estar ahora en condiciones de comprender mejor la revolución cubana y por qué su destrucción ha sido un objetivo persistente de la política exterior de Estados Unidos desde 1959, cuando los revolucionarios cubanos ganaron su batalla por la independencia y soberanía.

El Estado de Sitio comenzó bajo el Presidente Eisenhower con el embargo comercial explícitamente diseñado para matar de hambre al pueblo cubano y ha continuado hasta el día de hoy.  Cuando la invasión fracasó en derrocar al gobierno cubano en 1961, el año de su nacimiento, Presidente Obama, la CIA y el FBI entrenaron miles de agentes cubanos para la guerra encubierta contra Cuba-más ataques armados-incluyendo una segunda invasión programada para octubre de 1962 (Operación Mangosta), de  infiltración, propaganda, incendios y asesinatos. Una red de terroristas continúa prosperando en Florida y Nueva Jersey.

Me pregunto si usted conoce sobre la Operación Mangosta. La misma condujo directamente a la Crisis de los Misiles.  Yo estaba embarazada de mi tercer hijo cuando eso sucedió, y no puede imaginarse usted cómo me sentía al ser madre de dos hijas y un hijo por nacer, cuando todo el mundo estaba amenazado de exterminio.  Mi hija de cinco años de edad me despertó una mañana para  preguntarme, “Mami, el mundo se va a terminar?” Usted puede leer todo acerca de ese plan de invasión en mi libro, Cuba y Estados Unidos: Una historia Cronológica, en caso de que necesite refrescar su memoria.

Con el fin de combatir el terrorismo, Cuba ha tenido que gastar valiosos recursos para el desarrollo de un Departamento de Seguridad del Estado increíblemente eficaz, y asignar agentes como los Cinco cubanos para investigar a los grupos terroristas.  Pero agentes de inteligencia cubanos no pudieron detener a los terroristas que hicieron explotar un avión de pasajeros de Cubana en 1976, la primera vez en el Hemisferio Occidental que un avión de pasajeros fue utilizado como un arma terrorista.  No sucedió hasta el 9/11.

La CIA y el FBI sabían en aquel momento que Luis Posada y el ya fallecido Orlando Bosch planearon el atentado.  Sin embargo, estoy segura de que usted debe ser consciente de que Bosch caminó libre en Miami hasta su muerte y, por supuesto, usted sabe que Posada sigue viviendo como un héroe en Miami a pesar de la solicitud de Venezuela para su extradición para juicio por cargos de asesinato después de matar a 73 personas a bordo de ese avión.  Como señaló recientemente el Presidente venezolano Maduro, es hipócrita demandar que nadie le dé asilo a Edward Snowden mientras que, al mismo tiempo, el gobierno de EEUU se niegue a responder a la solicitud de Venezuela para la extradición de Luis Posada Carriles .

Apenas dos meses antes del arresto de los Cinco cubanos en 1998, Posada dijo a los periodistas del New York Times: “la CIA nos enseñó todo – todo… nos enseñaron sobre explosivos, cómo matar, como poner bombas, nos entrenaron en actos de sabotaje.”  Él se enorgullece de sus largos años de apoyo de la CIA, el FBI y la Fundación Nacional Cubano Americana.  Él se jactó de planear y organizar la campaña de atentados que azotaron a restaurantes y hoteles en la Habana en 1997 y 1998, matando a un empresario italiano e hiriendo a otras personas.

Cuba denunció que los responsables de los atentados de La Habana tenían su base en Estados Unidos.  El Departamento de Estado de Estados Unidos respondió que investigaría si Cuba presentaba “información sustancial” para apoyar su argumento.  Eso fue en septiembre de 1997.

Nueve meses más tarde, en junio de 1998, Cuba entregó al FBI la “información” reunida por agentes cubanos.  Luego en julio, un mes más tarde, llegaron las confesiones del  mismo Posada en la portada del The New York Times durante dos días!  Sin embargo, con toda la información.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también