Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Por el ojo de una aguja

| 6
Después de concluir su labor como corresponsal de Cuba en Bolivia, el reportero Yordanis Rodríguez. Foto: Javier Mola

Después de concluir su labor como corresponsal de Cuba en Bolivia, el reportero Yordanis Rodríguez. Foto: Javier Mola

Majestuosa y difícil geografía, condiciones sociales diferentes a las de la Isla y competencias entre los diferentes medios de prensa extranjeros, fueron algunas de sus experiencias.

Después de concluir su labor como corresponsal de Cuba en Bolivia, el reportero Yordanis Rodríguez conversó con nosotros.

Por Liudmila Peña Herrera

Acaba de regresar de Bolivia. Anda de aquí para allá, concretando planes y poniéndose al día en los asuntos de la provincia de Holguín. Ya ha compartido sus experiencias con unos cuantos, sobre todo con los que le llaman aparte para que nadie moleste cuando cuenta. Entre ellos, nosotros, que preferimos alejarnos de los estudios y las cámaras para sentarnos a conversar en un banco de la ciudad.ll

No es muy alto este muchacho de 29 años. Algunos confiesan que lo que más le admiran es su capacidad de “colarse por el ojo de una aguja” para conseguir la información que precise. Muchos quieren saber si por fin Yordanis Rodríguez Laurencio se casó en el aeropuerto, como habían sugerido en la calle, o si en este año le nace el hijo, pero nosotros preferimos que nos cuente de esa experiencia que no todos los reporteros viven durante su carrera profesional.

¿Cuán difícil es ser corresponsal de Cuba en un país extranjero como Bolivia?

Es la gran competencia entre los medios. Llegas a una cobertura y tienes que “luchar” la ubicación. Es difícil “colarse” porque no es como en Cuba, donde no luchamos entre nosotros. Allí todo el mundo quiere una exclusiva con el presidente o el vicepresidente.

Tuvimos la oportunidad de formar parte del grupo de apoyo de la prensa cubana al presidente Evo Morales. Una equivocación allá tenía una gran repercusión, pues era la cara de Cuba en aquel país. Talvez una aquí en Holguín era perdonada, pero allá no.

¿Y cómo llegaste a ser parte de ese grupo de apoyo al presidente?

Hicimos un trabajo sobre una joven médico de familia para el Comandante, por encargo de la embajada de Cuba. El embajador le entregó ese trabajo al presidente Evo Morales y a partir de ahí comenzamos a trabajar con ellos. Teníamos acceso a las coberturas que se hacían en Palacio, a visitas oficiales, como la del presidente de Irán. En esos días, la ministra de comunicaciones nos invitó a participar en ese grupo de apoyo.

¿Cómo fue para ti, que nunca habías tenido acceso a un presidente, entrevistar a Evo Morales? ¿Cuáles fueron tus sentimientos, tus miedos, tus recelos?

El primer contacto ocurrió durante la cobertura de la llegada del presidente de Irán. Allí aproveché para pedirle una exclusiva con él. A la semana, a las nueve de la mañana, nos avisaron que a las seis de la tarde nos iba a recibir el presidente en su casa.

Pero tú no te habías preparado para ese momento…

Yo no me había preparado. Incluso, no tenía ni chaqueta. Tuve que salir a buscarla, porque allá la imagen vale mucho. A esa hora tuve que ponerme a montar tres buenas preguntas. Evo es una gente muy sencilla. Tiene la virtud de gobernar y de hacerlo bien. Llegó a su casa, nos invitó a una merienda, una tucumana, que es un plato típico de Bolivia. Conversamos sobre Fidel, Chávez, sobre la unidad latinoamericana.

¿Cómo te sentías tú?

Imagínate, chiquitico con Evo Morales al lado. Jamás pensé entrevistar a un presidente. No me sentía preparado para irme a Bolivia, una misión muy difícil. Yo no estudié Periodismo, así que la gran escuela fue aquí en las montañas.

¿Y por qué no estudiaste Periodismo si tanto te gustaba desde pequeño?

Desaprobé la prueba de aptitud de Periodismo. El jurado entendió que no tenía las aptitudes para ser periodista, por cultura general, por conocimientos de Geografía… De pequeño había estado vinculado al noticiero juvenil, a Ponte al Día. Pero estudié Historia del Arte. Ya después empecé a trabajar en Telecristal.

¿Cómo valora el periodismo que hacemos hoy en la provincia, un joven que no es graduado de la carrera y que, además, acaba de tener contacto con el periodismo que se hace fuera de Cuba?

Todavía nos queda mucho por hacer y por lograr. Mayor valentía en todos los reportajes que hacemos. Ya lo ha dicho Raúl Castro, tenemos que cambiar la perspectiva de lo que hacíamos y tratar de ser más directos, reflejar lo que la población quiere que reflejemos y discutir los problemas que tenemos.

¿Cuán difícil es publicar un trabajo en las emisiones de los noticiarios cubanos?

Había que luchar constantemente para que nos publicaran a las ocho. Al final ya estaba un poco cansado. Hasta los temas eran más difíciles. Extrañaba y estaba loco por regresar. A veces debía desarmar las informaciones porque no cabían en el noticiero.

¿Cómo es tener contacto con ese tipo de personas, de culturas?

Me llamó mucho la atención las indígenas con sus senos afuera, el parasitismo de los niños, y tener que tomarnos una chicha, que es una yuca pilada y colada con las manos. Ese viaje hasta la selva es uno de los más difíciles. Tuvimos que atravesar el Camino de la Muerte. Llegamos de noche. Lo mejor que me sucedió en Bolivia, incluso más que entrevistar a Evo Morales, fue dormir en la selva y contar esa historia.

Ya que has confesado lo mejor que te ocurrió en Bolivia. ¿Puedes contar entonces lo peor que te sucedió allá?

Lo peor fue enfermarme. Estar casi tres días en terapia con suero, hablando con mi familia como si todo estuviera bien. Bajé a la Quebrada del Yuro dos días antes de que se desarrollara el acto por el 45 aniversario de la muerte del Che. Reporté en vivo para De Primera Mano y cuando subí tenía 38 de fiebre. Llegamos a la casa de Valle Grande y rápidamente me trasladaron para el hospital, con mucho dolor en las articulaciones. Tenía dengue. Pero a los tres días me recuperé. Entonces, a través del móvil, llamaba al camarógrafo, él conectaba el altavoz y así pudimos reportar para Cuba.

¿Cuáles son esos lugares de la geografía que más te impresionaron?

Estuve en el lugar más alto de Bolivia. Recorrí los nueve departamentos del país, desde el más bajo, como la ciudad de Cochabamba, hasta el más alto, como la ciudad de Potosí. Allí vivimos la llegada del Pachacuti, de la nueva era, con todos esos indígenas que pedían salud para Chávez y unidad para el mundo.

Muchos dicen que tu estilo periodístico imita al de Julio Acanda. ¿Es algo que te has propuesto lograr?

No creo que sea así. Pero si fuera, para mí sería un orgullo, porque Julio Acanda es uno de los mejores periodistas que tiene este país.

¿Cuánto influyó el camarógrafo Eddy de la Pera, quien estuvo en dos oportunidades antes que tú en Bolivia, en los trabajos que publicaste?

No tenía una comunicación directa con él. Pero conversamos mucho sobre el país antes de irme. Pasé dos meses estudiando el país, los diferentes partidos que hay allí, los ministros…

¿Cómo fue llegar a Cuba?

Fue lindísimo. El trabajo que tengo por editar es una crónica de viaje de Bolivia a Cuba, hasta que llegamos a Holguín. La gente piensa en que aquí son muchas las necesidades materiales, pero cuando uno tiene la posibilidad de visitar esos países, es muy triste ver abortar a una mujer en la calle, gente muriendo en los hospitales… Ese es mi mensaje a todas las personas que piensan que lo bonito está allá.

(Tomado de Poesía de Isla)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Felicito a la periodista Liudmila Peña Herrera, no tan solo por su excelente calidad aportada en este interesante trabajo sobre el talentoso joven holguinero Yordanis Rodriguez Laurencio, donde ha dejado un legado profundamente lleno de gran enseñanza para la juventud de la Patria Chica de Fidel y Raúl, de la Isla, y porque no del mundo, sino sobre todo, por su grado de sensibilidad revolucionaria y de visión histórica, al sintetizar elementos connotados del actuar de un joven holguinero ante una compleja, peligro y muy responsable misión que le confío el Partido y el Gobierno mediante el ICRT y la UPEC.
    Modestamente soy un holguinero que he estado envuelto en diversos proyectos, más profundamente el de las Peñas Deportivas y de Familias holguineras; que investigo, escribo, y me desempeño como jurista al frente de una Consultoría, que me ha permitido y me permite estar vinculado con la holguineridad y muy especialmente con mi querido pueblo, en especial y muy importante con el relevo de la Revolución nuestros valiosos jóvenes.
    En ese peregrinar y recorrer por mi querido Holguín, y por ser un apasionado amante a los medios, he podido desde que era un niñito monitorear el acontecer del joven de marra, que me ha permitido sin equivocación alguna hacerme de él la mejor de las opiniones. No tan solo antes y después de concluir su labor como corresponsal de Cuba en Bolivia, sino durante su trayectoria donde he hecho convicción que el reportero y comunicador social Yordanis Rodríguez Laurencio, es de los cubanos imprescindibles que nos llena de mucho orgullo a la familia holguinera y y ha todos los cubanos como ejemplo a imitar, al igual que lo hace en Haití nuestro Abdiel Bermúdez. Esta es una opinión que la comparten mis hijos, mis nietos y mi esposa, que siempre con mucho agrado hemos disfrutado de sus reportajes por la TV que admiramos y ponderamos profundamente.
    Sin quitarse aún el polvo del camino, aunque no lo pude saludar, lo vi con sus instrumentos de trabajo, el 1ro de mayo en la Plaza Calixto García en busca de la actualidad noticiosa en medio de aquel mar de compatriotas que estamos cumpliendo con la patria, con Fidel y Raúl, allí, lo que evidentemente demuestra que estamos en presencia de un joven de extra clase. Felicidades de todo corazón para los dos.

  • jose pedro dijo:

    Yo los reportajes realizados por este joven corresponsal los califico de EXCELENTES por el lenguaje audio visual, la narrativa y el compromiso con la realidad que lo circundó en Bolivia para nuestros televidentes cubanos, destino final de sus reportajes.
    Es para él y el telecentro holguinero un reto, pues demostró su saber hacer y al menos yo espero reportajes de la misma calidad de nuestra realidad actual cubana que requiere de reporteros con los pies en la tierra como él al margen de ondas y slogans enlatados.
    Felcidades

  • EusebioM dijo:

    Este trabajo lo llevo a mi casa, para compartirlo con mi familia, muchas veces al escuchar y ver los trabajos de Rodríguez Laurencio en los noticieros de la televisión, les hablaba del talento que como periodista aprecio en este muchacho. Gracias a Liudmila Peña Herrera por el artículo, en él conozco, que a este joven lo caracteriza además, su humanismo, su valentía, el compromiso y la comprensión revolucionaria, con Cuba y con la patria grande de todos América Latina. Este artículo debiera salir en Granma o Juventud Rebelde. Felicidades

  • Miguel dijo:

    Y eso que no estudió periodismo. Que bochorno deben sentir los que le negaron la carrera por ¨carecer de aptitudes¨. El valor de este joven está en vencer las barreras y destruir a los burócratas. El talento puede más que los mediocres. Felicidades muchacho, ya tienes historia y eres historia dentro del periodismo revolucionario. Cuando termines tu crónica pide que la divulguen en Cubadebate. Sugiero además que a través de este sitio puedas escribir otras importantes experiencias vividas en Bolivia.

  • ricardo gual dijo:

    He tenido el honor de ver crecer a este joven periodista. Hizo una licenciatura, post grados de periodismo, diplomados, demostró que tenía talento como lo tuvo Julio Acanda cuando tuve la posibilidad de enseñarle la tecnica televisiva en Holguin. Recuerdo que escrbí… Sobra talento que no falten las oportunidades. Yordanis como Acanda han sido mis alumnos más aplicados, han superado a su profesor de lo cual me siento orgulloso.

  • yamile dijo:

    si el es muy valiente al enfrentarse a esta situcion mi amigo yordanis tiene muchas cualidades que lo llevan siempre a realizar trabajos tan buenos como el que realizo en Bolivia lo admiro por su valentía y patriotismo que lo caracteriza como buen cubano por aca una amiga de holguin .

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también