Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Ariagna Fajardo: “Contando historias en la Sierra”

| 1

Entrevista a Ariagna Fajardo Nuviola, Presidenta del Jurado del Concurso para Jóvenes Realizadores de la Muestra Joven ICAIC a desarrollarse del 2 al 7 de abril de 2013 en La Habana.

Por Giormis Gómez Guillén

muestra_joven_icaic - CopyAriagna, a propósito de la Muestra Joven ICAIC, este año compiten 28 documentales, lo cual considero manifiesta el buen estado de salud que goza el género en nuestro país. ¿Qué considera usted?

En efecto, creo que en Cuba se produce bastante documental en la actualidad.

Sobre todo se produce documental de forma independiente, por egresados del Instituto Superior de Arte, o de la Universidad de La Habana, de la carrera de Periodismo fundamentalmente.

Cuando vemos en la Muestra todos los materiales que se han producido por esos jóvenes, vemos audiovisuales muy logrados, otros no tanto, pero creo que lo más interesante es la variedad de temáticas, de maneras de acercarse a la realidad, de la forma de contar las historias, que reflejan, en definitiva, la Cuba de hoy, una Cuba bien diversa, con muchos conflictos pero sobre todo diversa.

Es una lástima que no exista un canal de distribución que facilite la visualización de esos documentales dentro de la parrilla de programación de la televisión nacional porque en estos materiales se aprecia una Cuba variopinta, no la Cuba de La Habana, que vemos a diario en la televisión Nacional, sino la Cuba de Santiago, la Cuba de Ciego de Ávila, el país donde las personas viven de una manera complicada, sin perder la capacidad de soñar.

Me dice que algunos de estos jóvenes realizadores son egresados de Periodismo. ¿Por qué cree hayan escogido el documental como medio de expresión y no un género periodístico como el reportaje?

Creo que se relaciona con el modo de asumir la realidad y la necesidad de contar una historia de un modo diferente.

Cuando vas a hacer un documental, no llegas y entrevistas y dejas que todo el mundo te cuente. Por lo general, cuando vas a hacer un documental intentas sentir ese hecho, y desde tu experiencia sensorial o de cualquier otro tipo comienzas a armar tu historia sobre el hecho, sin llegar a ser ficción.

En el reportaje, la historia es contada por la gente y existe cierta fidelidad a esas percepciones, pero en el documental el realizador intenta sentir esa historia y ser parte de ella.

Ambos medios de expresión parten de la necesidad de narrar un hecho, de contar una historia, de indagar en la vida de los seres humanos, y aunque utilizan herramientas similares como la investigación, el reportaje va más al contar una historia, mientras que en el documental el realizador intenta entender a profundidad el cómo funciona esa historia que está documentando.

En su caso específico como realizadora, ¿por qué el documental?

Por lo general yo llego a un documental no porque quiera informar, contar sobre algo, sino porque ese algo desde un primer momento me atrajo, me resultó interesante.

Por ejemplo, tengo un documental que surgió a partir de que pasé por un lugar en un carro y vi una imagen que me gustó, después llegué y entré en la vida de esa gente y quise hacer ese documental.

Claro está que una vez que estás realizando el documental quieres informar sobre algo, más que informar hacer sentir en tus públicos lo que pudiste sentir mientras investigabas sobre ese hecho, porque te interesa que la gente perciba de un determinado modo esa realidad.

También tiene que ver con la posición que asume uno respecto a su realidad, a la sociedad donde se desarrolla. Las necesidades que uno identifica allí. Sucede por ejemplo con mi documental ¿A dónde vamos?, significativo por el hecho de que me permitió compartir mi visión sobre un problema comunitario.

Papalote es un tema siempre pendiente para mí y es la cuestión del tiempo, ese tiempo que pasa y tú no aprovechas, ese tiempo en que otras personas pueden disponer de tu tiempo. Hay quien permanece 5 horas en una parada esperando un transporte y son 5 horas en que no pasa nada, mi punto de vista se centró en ese ser humano que no intenta cambiar esa realidad.

El círculo es la historia de mi familia, que tampoco es la historia de mi familia, sino que es cómo desde donde yo vivo y creo que en buena parte de Cuba, asumimos la vida, eso de que los padres te traen al mundo, te cuidan, después tú cuidas de ellos, y es una etapa de entrega total, tu no llegas a ser libre completamente nunca, porque tienes que estar dando a los otros todo el tiempo. Ese valor lo tenemos asumido en mi familia, en mi localidad, y posiblemente en el mundo pero hay momentos específicos de la vida en que hasta eso llegamos a cuestionarlo.

Por lo general, cuando llego a un documental es porque he tenido una identificación profunda con ese tema del que voy a hablar o porque me interesa mucho la gente o porque me motiva cómo está viviendo.

¡Contar lo interesante que pueda tener la vida del hombre que hace ladrillos, porque todos somos interesantes en alguna manera!

No he hecho muchos reportajes, pero en el reportaje no sé cuánto tiempo real tienes para dedicar ese tiempo no solo a vivir el hecho sino a sentirlo. Incluso aunque tengas el tiempo y la investigación, tampoco es seguro que sea del interés de tus distribuidores o de quienes lo pondrán en un canal de televisión donde su objetivo específico es informar y son otros los códigos y las formas de contar la historia.

¿Cómo logra la Televisión Serrana trascender su comunidad, hacer sentir a los miembros de esa comunidad que tienen un espacio donde no solo son los protagonistas de la historia sino que son los realizadores de su propia historia?

Lo primero es que en la Televisión Serrana la mayoría de los que trabajamos somos de allí, del campo. Tenemos nuestra casa en esa realidad. No tenemos que salir a buscar un tema, un conflicto, para contarlo, sino que son nuestros problemas, nuestros conflictos de todos los días los que estamos contando.

La Televisión Serrana trabaja con un carácter comunitario. Intentamos contar la vida de la gente de allí desde todos los aspectos, no solo desde cómo viven, desde lo que puede ser una tradición, sino también desde los conflictos que son parte de su cotidianidad. Intentamos que la gente sienta que es su televisión no porque nosotros lo decimos sino porque intentamos contar los detalles más precisos de su vida, en todos los sentidos.

La vida de los niños, la de las mujeres, la de las mujeres que están en la casa pero también de las que trabajan en el campo o las mujeres que asumen otro tipo de valores. Los hombres con sus conflictos en las cooperativas o con sus fiestas, sus alegrías, sus tabúes, de todo un poco.

Normalmente nosotros no transmitimos, o sea, los documentales los mostramos en cada comunidad. Siempre tratamos de exhibir el material por primera vez donde se filmó. Es la oportunidad para uno como realizador de dialogar con la gente, de hablar con el público, con los personajes y que ellos mismos te comenten si les gustó, si no les gustó.

La experiencia ha sido diversa. Por ejemplo, en San Pablo de Yao que es donde radica la televisora la gente está más acostumbrada. Cuando vamos hacia lugares más alejados, la primera vez que alguien se ve en la televisión lo único que le interesa es que se está viendo.

En algunos casos la gente te dice me pareció bien, me pareció interesante, incluso cuando hemos hecho documentales polémicos, la gente nos ha dicho: “¿ustedes no creen que se estén pasando?”, o “¿no creen que está muy fuerte?” .Hay quien te silba y te hace una bulla y hay quien no dice nada.

Para nosotros el futuro inmediato está allí, contando historias en la Sierra, intentando desde allá formar parte del discurso del país, continuar diciendo lo que pensamos a través de la imagen.

 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Rivero dijo:

    He tenido el privilegio de apreciar algunas obras de la produccion de la TV Serrana efectivamente es muy “vario pinta” de originalida en la sencillez creativa de sus realizadores, de una capacida tecnica competente, sobre todo un corazon enorme en las ideas y con temas paradojicamente universales que bien han llamado el interes de publico fuera de Cuba que ademas no conoce mucho o que tienen en algunos casos cliche prejuiciado sobre la actualidad de esta nacion.

    Es una joya de alto valor esta produccion cinematografica la que tiene Cuba en esta region del pais.
    Ahora pienso que hay que empezar a conocer este noble pueblo cubano comenzando por la region Serrana y otras regiones de igual singularidad

    Un saludo cordial

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también