Inicio » Opinión, Cultura  »

Jazz band estudiantil: ¡Wat yu sei!

En este artículo: Cuba, Cultura, Música
29 enero 2012 | 4
Jazz band de estudiantes de música en el parque del Quijote, en 23 y 12

Jazz band de estudiantes de música en el parque del Quijote, en 23 y 12

Ese era el grito de combate de la explosiva tropa que tuve la suerte de toparme. Yo, que creía haber perdido la tarde, que me quedé con las ganas de ver a Silvio en el museo de Bellas Artes, de repente tropecé con aquel fogonazo de alegría en el centro del Vedado. Hermosa coincidencia; situados junto al flaco batallador de quimeras, en el parque de 23 y J, me encontré una turba de uniformes de secundaria armados con violines, clarinetes, saxos, trompetas, teclados, batería, bajo, congas, en fin, lo que se dice una auténtica jazz band a la vera del Quijote.

Comandados por un entusiasta y joven maestro, se batían sin complejos con lo mejor de la música popular cubana y el jazz, con la entrega y placer de un músico añejo, como si tuvieran décadas de oficio, como si no fueran una pandilla de muchachos que juegan al escondido, bailan trompo y llegan hechos “bolas de humo” a sus casas tras un día de travesuras.

La habitual marea de personas que recorre 23 a toda hora hacía parada obligada para disfrutar al menos por un par de minutos de aquellos portentos que se transformaban en Chucho e Irakere brindando bacalao con pan, en el alma negra vibrante de Jericho a ritmo de Dixieland, en los Van Van incitando a darle con el corazón, en Celia Cruz recordándonos como nadie que las penas se van cantando.

Eran una verdadera fiesta, un inefable placer para los sentidos y el corazón, la dulce comprobación de que seguimos siendo uno de los pueblos más musicales de esta tierra. También eran la confirmación de que uno de los grandes aciertos de esta utopía ha sido el sistema de enseñanza artística, el impulso y encauce de unos dones naturales que nos permiten que nazcan una y otra vez los Chucho Valdés, Rodney Barreto y Paquito D’ Rivera de mañana, ahora llamados Ahmed, “El Buti”, José Carlos.

“¡Wat yu sei!”, dijo una vez más la alegre tropa antes de terminar y que se disolviera la muchedumbre agradecida que los escuchaba. Yo, que siempre camino por las calles sumergido en mi música, deseché los audífonos esta vez, para deleitarme con los ecos de la mejor descarga de jazz de mi vida, aún resonante en mi cabeza.

Estudiantes del conservatorio Manuel Saumell en el parque Quijote de 23y J, en La Habana. Foto: Daylin Céspedes

Estudiantes del conservatorio Manuel Saumell en el parque Quijote de 23y J, en La Habana. Foto: Daylin Céspedes

Estudiantes del conservatorio Manuel Saumell en el parque Quijote de 23y J, en La Habana. Foto: Daylin Céspedes

Estudiantes del conservatorio Manuel Saumell en el parque Quijote de 23y J, en La Habana. Foto: Daylin Céspedes

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • joan dijo:

    verda que se les fue la catalina.Que buemo que cosas como esas pasen, porque estos jovenes y otros tienen muchas ganaas de hacer y demostrar.Soy matancero y soy testigo de las descargas de energia de los jovenes instructores de arte en el estadio victoria de giron cuando nadie iba a darle animo al sotanero equipo local.Parafraseando la expopular´´cancion´´ de reggaeton´:ellos le ponen bomba , corazon y manana. Bien por ustedes muchachos y profe

  • Odalys Padilla dijo:

    Que alegría me da al leer este artículo, hoy escribo como madre de una de las estudiantes de la escuela elemental de música Manuel Saumel, que es integrante de esta Jazz-Band, que ya cosecha triunfos. En el pasado Festival de JoJazz del 2011, en el teatro Mella levantó la público de sus asientos, y esa increíble actuación le abrió las puertas del Jazz Plaza, donde tuvieron otra magnífica actuación en el teatro Astral, con el grupo Mezcla.
    Son cerca de 36 estudiantes, guiados por el profesor Denis Carbó, maestro de saxofón, un joven que ama y quiere a sus alumnos como si fuera el verdadero padre de esos muchachos que disfrutan lo que hacen, y que con sus largas horas de ensayo, sabe impregnar en cada uno de ellos el amor a la música, la disciplina y el rigor que lleva ser un verdadero artista.
    En un momento determinado los llamé la banda El Castillito, y no me dejarán mentir todos los padres que acuden a cada una de estas presentaciones, con el corazón lleno de alegría. Ese día yo también pasé por el parque y no quise volver a escribir sobre la Jazz Band, estaba agotada de una larga jornada productiva, pero es cierto, desde lejos me acerque a escucharlos y al observar al público que se detenía a verlos, bailar y aplaudir, me sentí doblemente orgullosa, mi hija estaba allí, junto a sus amigos, es cierto estos niños adolescentes, no pierden el tiempo, tienen doble tarea como estudiantes, su programa de estudio de secundaria básica y las clases de música.
    Gracias colega, gracias por compartir con otros este regalo de la Revolución, estos son los futuros músicos cubanos, que salen un día como el 28 de enero a compartir su arte, su cultura con el pueblo y también con muchos visitantes, que se sumaron a este agasajo al Maestro, a nuestro Apóstol, José Martí, quien predijo que son los niños los que saben querer
    Este es un modelo de vida y esperanza para los chicos de Nuestra América, desde Cuba.
    .

  • ABC dijo:

    Rafael: tu crónica llegó a través de una profesora, a todos los niños de la escuela Saumell, a los que forman parte de la banda actualmente y a los que aspiran mantener, en el futuro, los logros que con tanto esfuerzo el profesor Denis y el resto del colectivo de la escuela ya están cosechando.
    La banda realmente es formidable, hay que ver con qué maestría y sobre todo con cuanta alegría tocan esos muchachos.
    Tu crónica la hemos agradecido todos, los niños, los profesores, los padres y seguramente aquellos que en el Pabellón Cuba, en la Tropical, en el Mella o el Astral o de paso por el parque Quijote, hemos tenido la fortuna de disfrutar de estos jóvenes músicos.

  • Anabel Antúnez dijo:

    Me gusta mucho lo que hacen y los apoyo en todo lo que pueda ahí en la escuela. a Denis decirle que siga haciendo ese trabajo tan espectacular que hace, y a los muchachos que sigan estudiando mucho para que de esta experiencia salgan muy buenos músicos. Sin más, la profe de guitarra que más los sigue, Anabel.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael González Escalona

La Habana, 1989. Graduado de Periodismo (2013) en la Universidad de La Habana y colaborador de Cubadebate. Twitter: @rafauniversidad

Vea también