Inicio » Opinión  »

Discurso de Raúl Castro: “El rumbo ya ha sido trazado” (+ Audio y Video)

29 enero 2012 | 44
Raúl en la Clausura de la Primera Conferencia Nacional. Foto: Ismael Francisco

Raúl en la Clausura de la Primera Conferencia Nacional. Foto: Ismael Francisco

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura de la Primera Conferencia Nacional del Partido, en el Palacio de Convenciones, el 29 de enero de 2012, “Año 54 de la Revolución”. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

La Primera Conferencia Nacional del Partido que hoy concluye sus sesiones ha estado dedicada, en correspondencia con la convocatoria librada por el 6to Congreso, a evaluar con objetividad y sentido crítico el trabajo del Partido, así como determinar con voluntad renovadora las transformaciones necesarias para situarlo a la altura que demandan las actuales circunstancias.

No olvidemos que solo el Partido, como institución que agrupa a la vanguardia revolucionaria y garantía segura de la unidad de los cubanos en todos los tiempos, solo el Partido, repito, puede ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en el único Comandante en Jefe de la Revolución Cubana , el compañero Fidel Castro Ruz (Aplausos).

No me detendré a exponer los datos de los participantes en el proceso de discusión del proyecto de Documento Base ni las numerosas modificaciones que resultaron del mismo, considerando el informe presentado por el Segundo Secretario del Comité Central, compañero José Ramón Machado Ventura, en la inauguración de este evento, que como todos conocen no comenzó ayer, sino casi inmediatamente después de la clausura del Congreso del Partido.

Tras la elaboración del primer borrador del Documento y su posterior análisis en múltiples reuniones del Buró Político y del Secretariado antes de la discusión en las organizaciones de base del Partido y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), durante los meses de octubre y noviembre del pasado año, sus resultados fueron analizados por el Tercer Pleno del Comité Central, celebrado el 21 de diciembre de 2011.

También en las primeras semanas de este mes, a nivel de provincia, se realizó el estudio y discusión por parte de los delegados a la Conferencia y otros cuadros. En total se elaboraron nueve versiones del Documento.

A diferencia del proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución , cuyo debate incluyó, en uno u otro modo, a toda la población, el Documento Base de la Conferencia , dado su alcance menos abarcador y su enfoque más dirigido al funcionamiento interno del Partido fue analizado por toda la militancia, si bien nuestro pueblo conoció íntegramente su contenido a través de los medios de prensa.

Por otra parte, en el proceso preparatorio de la Conferencia fue debatido el papel de los militantes en interés del perfeccionamiento de las relaciones del Partido con la UJC , la Central de Trabajadores de Cuba y demás organizaciones de masas, de manera que las mismas incrementen, en las actuales condiciones, su protagonismo e influencia en la sociedad.

Como era de esperar, desde la publicación del Documento no han faltado las críticas y exhortaciones de quienes, confundiendo sus más íntimas aspiraciones con la realidad, se ilusionaron con que la Conferencia consagraría el inicio del desmontaje del sistema político y social conquistado por la Revolución , a lo largo de más de medio siglo, con el apoyo de la mayoría de los cubanos.

En este sentido, no fue nada casual que el primer objetivo del mismo exprese: “El Partido Comunista de Cuba, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, es fruto legítimo de la Revolución , al propio tiempo su vanguardia organizada y quien garantiza, junto al pueblo, su continuidad histórica”. Este concepto, al que jamás renunciaremos, se encuentra en plena correspondencia con el artículo cinco de la Constitución de la República , aprobada en referendo por el 97,7 por ciento de los electores, mediante el voto libre, directo y secreto.

Nuestros adversarios y hasta algunos que simpatizan con nosotros, abstrayéndose de la historia de permanente agresión, bloqueo económico, injerencia y el cerco mediático, expresado en las incesantes campañas de la prensa supuestamente libre, subordinada en su mayoría a los intereses imperiales predominantes, todo lo cual ha debido enfrentar la Revolución Cubana , nos exigen, como si se tratara de un país en condiciones normales y no una plaza sitiada, la reinstauración del modelo multipartidista que existió en Cuba bajo el dominio neocolonial de los Estados Unidos.

Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos, que ha hecho realidad los sueños de independencia y justicia social por los que han luchado tantas generaciones de patriotas, desde Hatuey hasta Céspedes, Martí y Fidel.

Con el fin de organizar la lucha por la independencia de Cuba y Puerto Rico concibió Martí la creación de un solo partido político, el Partido Revolucionario Cubano, según sus propias palabras: “Para fomentar la revolución de modo que puedan entrar en ella… todos los cubanos de buena voluntad:… Todos los que amen a Cuba, o la respeten”.

Cuando ya la victoria sobre España era inminente, después de treinta años de guerra, se produjo la intervención norteamericana y una de las primerasmedidas fue disolver ese partido, al igual que el glorioso Ejército Libertador, para dar paso a lo que vino después, el multipartidismo de la república burguesa y la creación de un nuevo ejército con su represiva guardia rural incluida, garantía del dominio absoluto de todas las riquezas de la nación, de las que se apropiaron en los cuatro años de la primera ocupación militar.

Ese fue el triste final de los dos pilares de la revolución independentista, el Partido y su Ejército Libertador, resurgidos exactamente al cabo de 60 años bajo la conducción de Fidel, inspirado en las enseñanzas de Martí.  No permitiremos jamás que esa historia se repita.

No es mi propósito, en esta intervención, hacer un recuento de la evolución histórica del término Democracia, desde su conceptualización en la antigua Grecia, como el “poder del pueblo”, aunque la mayoría esclava no contaba para nada. Tampoco pretendo filosofar sobre la vigencia y utilidad de la llamada democracia representativa, que en definitiva es harto conocido que ha devenido invariablemente en la concentración del poder político en la clase que detenta la hegemonía económica y financiera de cada nación, donde las mayorías tampoco cuentan y cuando se manifiestan, como sucede en estos precisos momentos en muchos países, son brutalmente reprimidas y silenciadas con la complicidad de la gran prensa a su servicio, también transnacionalizada.

El mejor argumento es el que nos ofrece la democracia norteamericana, la cual se pretende imponer como modelo a todo el mundo, en la que se alternan el poder los partidos Demócrata y Republicano defendiendo, sin mayores diferencias, los intereses del mismo gran capital, al cual ambos se subordinan.

Ahí están, por citar unos pocos ejemplos, la Base Naval de Guantánamo, territorio ocupado por Estados Unidos ilegalmente, contra la voluntad del pueblo cubano y que así ha permanecido por más de 100 años, con independencia del partido en el poder en ese país, que tanto proclama la defensa de los derechos humanos al tiempo que, a pesar de las promesas del actual presidente, mantiene allí, hace una década, una prisión, donde en un limbo legal en estos momentos más de 170 ciudadanos extranjeros son sometidos a torturas y vejaciones.

El segundo ejemplo, la invasión por Playa Girón, concebida y planificada por un presidente republicano, Eisenhower, y llevada a cabo por el presidente Kennedy, apenas tres meses después de tomar posesión, que era del Partido Demócrata; y por último, el bloqueo económico, que ha perdurado medio siglo, sin importar si es republicano o demócrata quien ocupa la Casa Blanca.

Sin el menor menosprecio a ningún otro país por tener sistemas pluripartidistas y en estricto apego al principio del respeto a la libre determinación y la no injerencia en los asuntos internos de otros estados, consagrado en la carta de las Naciones Unidas, en Cuba, partiendo de sus experiencias en la larga historia de luchas por la independencia y soberanía nacional, defendemos el sistema del partido único frente al juego de la demagogia y la mercantilización de la política.

Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido, lo que presupone fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización, como en sus vínculos con los trabajadores y la población, favoreciendo que las discrepancias sean asumidas con naturalidad y respeto, incluyendo a los medios de comunicación masiva, mencionados varias veces en los Objetivos aprobados en esta Conferencia, los que deberán involucrarse con responsabilidad y la más estricta veracidad en este empeño, no al estilo burgués, lleno de sensacionalismo y mentiras, sino con comprobada objetividad y sin el secretismo inútil.

A este fin es necesario incentivar una mayor profesionalidad entre los trabajadores de la prensa, tarea en la que estamos seguros  contaremos con el apoyo de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), los medios de comunicación y de los organismos e instituciones que deben tributarles información fidedigna y oportuna para, entre todos, con paciencia y unidad de criterio, perfeccionar y elevar continuamente la efectividad de los mensajes y la orientación a los compatriotas.

Al propio tiempo, la conformación de una sociedad más democrática contribuirá también a superar actitudes simuladoras y oportunistas surgidas, al amparo de la falsa unanimidad y el formalismo en el tratamiento de diferentes situaciones de la vida nacional.

Es preciso acostumbrarnos todos a decirnos las verdades de frente, mirándonos a los ojos, discrepar y discutir, discrepar incluso de lo que digan los jefes, cuando consideramos que nos asiste la razón, como es lógico, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, o sea, en las reuniones, no en los pasillos. Hay que estar dispuestos a buscarnos problemas defendiendo nuestras ideas y enfrentando con firmeza lo mal hecho.

Ya hemos dicho en otras ocasiones y así también se recogió en el Informe Central al 6to Congreso, que lo único que puede conducir a la derrota de la Revolución y el Socialismo en Cuba, sería nuestra incapacidad para erradicar los errores cometidos en los más de 50 años transcurridos desde el primero de enero de 1959 y los nuevos en que pudiéramos incurrir en el futuro.

No ha existido ni existirá una revolución sin errores, porque son obra de la actuación de hombres y pueblos que no son perfectos, enfrentados además, por primera vez, a nuevos y descomunales retos.  Por eso creo que no hay que avergonzarse de los errores, lo grave y bochornoso sería no contar con el valor de profundizar en ellos y analizarlos para extraerles las enseñanzas a cada uno y corregirlos a tiempo.

En este sentido, por su permanente vigencia, es oportuno recordar las palabras del compañero Fidel el 28 de septiembre de 1986 al clausurar el Tercer Congreso de los CDR, cuando señaló: “La lucha contra las tendencias negativas y la lucha contra los errores cometidos continuarán indefectiblemente, porque tenemos el deber sagrado de perfeccionar todo lo que hacemos, perfeccionar la Revolución, tenemos el deber sagrado de no estar satisfechos jamás, ni siquiera cuando creamos que estamos haciendo las cosas bien hechas, mucho menos vamos a estar satisfechos cuando sabemos que no están haciéndose todas las cosas lo bien hechas que tienen que hacerse”.

La generación que hizo la Revolución ha tenido el privilegio histórico, pocas veces visto, de poder conducir la rectificación de los errores cometidos por ella misma, muestra elocuente de que no tuvieron una repercusión estratégica, de lo contrario, no estaríamos hoy aquí. No pensamos, a pesar de que ya no somos tan jóvenes, desaprovechar esta última oportunidad.

Al referirme a este asunto, me siento en el deber de alertar, una vez más, que no caigamos en la ilusión de creer que las decisiones adoptadas en esta Conferencia Nacional y ni tan siquiera los acuerdos de alcance estratégico adoptados por el 6to Congreso, constituyen la solución mágica a todos nuestros problemas.

Para impedir que nuevamente caigan en saco roto las instrucciones del Partido, el Buró Político decidió, al igual que como se indicó en su momento con respecto a la marcha de la actualización del modelo económico y el cumplimiento de los planes anuales y el presupuesto, que los plenos del Comité Central analicen dos veces al año la aplicación de los Objetivos de trabajo del Partido aprobados por esta Conferencia.  Del mismo modo procederán los comités provinciales y municipales del Partido, en la forma y frecuencia que establezca el Comité Central.

La experiencia nos ha enseñado que aquello que no se controla con efectividad, no se cumple o se ejecuta superficialmente.

Se impone trabajar y perseverar con Orden, Disciplina y Exigencia por hacer realidad los Lineamientos de la Política Económica y Social, igual que los Objetivos aprobados en este evento, dejar atrás el lastre de la vieja mentalidad y forjar con intencionalidad transformadora y mucha sensibilidad política la visión hacia el presente y el futuro de la Patria , sin abandonar, ni por un instante, el legado martiano y la doctrina del marxismo leninismo que constituyen el principal fundamento ideológico de nuestro proceso revolucionario.

Para lograr el éxito en este empeño es imprescindible, como se expresa en el objetivo número 37, “fortalecer la unidad nacional en torno al Partido y la Revolución, estrechar el vínculo permanente con las masas y consolidar la convicción de preservar la nación cubana y las conquistas económico-sociales, sobre la base de que Patria, Revolución y Socialismo, están fusionados indisolublemente”.

Ahora bien, el meollo del asunto no está en haber formulado adecuadamente ese objetivo o cualquier otro, sino en determinar las vías y formas en que lo llevamos a la práctica, con la máxima firmeza, de manera que podamos evaluar con integralidad cuánto y cómo avanzamos, detectar a tiempo las tendencias negativas y ser capaces de movilizar a la militancia y al pueblo en la consecución del objetivo en cuestión.

Esto mismo es aplicable a los enunciados relacionados con la Política de Cuadros, área que como también expresa el Informe Central del 6to Congreso, sufrió los efectos de la improvisación y la falta de previsión y sistematicidad, trayendo como secuela que no contemos todavía con una reserva de sustitutos experimentados y maduros, con preparación suficiente para asumir las complejas funciones de dirección en el Partido, el Estado y el Gobierno, tarea que por razones obvias, como todos comprenderán, reviste una importancia estratégica para la Revolución y en la cual trabajamos sin precipitación, pero sin pausa, en el cumplimiento de los acuerdos del Congreso.

Aprovecho la ocasión para ratificar que en la medida en que avancemos en la definición de todos los ajustes que será necesario introducir a la Constitución de la República y al marco legislativo complementario, entre otros asuntos, implementaremos la decisión de limitar a un máximo de dos períodos consecutivos de cinco años, el desempeño de los cargos políticos y estatales principales.  Al respecto, considero que una vez definidas y acordadas las políticas por las instancias pertinentes podemos iniciar su aplicación paulatina sin esperar por la reforma constitucional, recurso al que no debemos estar acudiendo a cada rato, o sea, ir a modificar algo de la Constitución, aunque sea por el propio Parlamento, sin necesidad de referendo.  Igualmente deberán modificarse en ese sentido los Estatutos y otros documentos rectores del Partido.

Al hablar de estos temas, no puede dejar de mencionarse la importancia de asegurar que la autoridad moral del Partido, de sus militantes y en especial de los dirigentes, en todos los niveles, se fundamente en el ejemplo personal, a partir de demostradas cualidades éticas, políticas e ideológicas y el permanente contacto con las masas.

La Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, que tanta sangre costó a nuestro valeroso pueblo, dejaría de existir sin efectuarse un solo disparo por el enemigo, si su dirección llegara algún día a caer en manos de individuos corruptos y cobardes.

Estos conceptos, que no son nada nuevos, bien vale la pena tenerlos siempre presentes por el daño real y potencial que para el presente y futuro de la nación significa el fenómeno de la corrupción.

En las últimas semanas los diputados de la Asamblea Nacional y numerosos cuadros y funcionarios de todo el país, han recibido copiosa información acerca de algunos procesos investigativos, que en esta materia desarrollan los órganos especializados del Ministerio del Interior, en estrecha armonía con la Fiscalía y la Contraloría General de la República.  A su debido tiempo, luego del pronunciamiento de los tribunales correspondientes, toda nuestra población conocerá con amplitud estos hechos.

No hace mucho, al intervenir en la clausura de las sesiones del Parlamento el pasado mes de diciembre, me referí a la convicción de que la corrupción es, en la etapa actual, uno de los principales enemigos de la Revolución, mucho más perjudicial que el multimillonario programa subversivo e injerencista del gobierno de Estados Unidos y sus aliados dentro y fuera del país.  También dije que en lo adelante no permitiríamos que las acciones de enfrentamiento al delito fueran efímeras, como ciertamente nos ha sucedido en otras ocasiones.

Afortunadamente, sin el menor ánimo de restarle gravedad a este mal bastante generalizado en el planeta, considero que nuestro país puede ganarle la batalla a la corrupción, primero frenarla y luego liquidarla sin contemplaciones de ningún tipo. Ya advertimos que en el marco de la ley seremos implacables con el fenómeno de la corrupción.

Con frecuencia, varios de los implicados en los casos detectados ostentaban la militancia del Partido, demostrando fehacientemente su doble moral y el empleo de esa condición para agenciarse posiciones en las estructuras de dirección, violando de manera flagrante los deberes de un militante comunista, establecidos en los Estatutos.

Por ello, sin esperar a la revisión que se ejecuta en el marco de la actualización de los documentos rectores del Partido, el Tercer Pleno del Comité Central, celebrado en diciembre pasado, precisó que la sanción a aplicar a quienes participen en hechos de corrupción no puede ser otra que la expulsión de las filas del Partido, sin menoscabo de la responsabilidad administrativa o penal que corresponda, pues hasta ahora, como práctica, esta medida -la de expulsión- era excepcional y se reservaba a casos de traición a la Patria y delitos graves.

No nos cabe la menor duda de que la enorme mayoría de los ciudadanos y los cuadros de dirección son personas honestas, pero sabemos que eso no es suficiente, no basta con ser honrados y parecerlo, hay que pelear y enfrentarse, pasar de las palabras a la acción.

Es cierto que el Partido desde hace años venía librando el combate contra este flagelo; sin embargo, este andaba por un lado y el Gobierno por otro. Para asegurar el éxito es preciso que el Partido asuma definitivamente la conducción del proceso, lo cual no significa en lo más mínimo que suplantará las funciones que a cada institución le pertenecen.

El Partido, en primer lugar, exigirá a todos responsabilidades por el cumplimiento de sus obligaciones, sin intervenir en la administración, pero sí llamar la atención, alertar y luchar allí, desde el núcleo, el municipio, hurgar, pensar y volver a pensar en cómo movilizar al conjunto de las fuerzas en ese empeño. Cada vez que hagamos eso, vamos a comprobar que la correlación de fuerzas en todos los sentidos nos favorece en este empeño de derrotar la corrupción.  La importancia hay que dársela a la organización y constancia de esa lucha.

Además, esta no es función exclusiva de los militantes, es también un deber de cada ciudadano y ciudadana, militante o no, que se preocupe por su país.

Vale en este contexto retomar, por su actualidad, conceptos definidos desde 1973, hace casi 40 años, como parte del proceso preparatorio del Primer Congreso.

El Partido debe estar en capacidad de dirigir al Estado y al Gobierno, controlar su funcionamiento y el cumplimiento por ellos de las orientaciones trazadas, estimular, impulsar, coadyuvar al mejor trabajo de los órganos de gobierno, pero en ningún caso sustituirlos.  Los dirige mediante el control, y este término debe entenderse en la acepción de comprobar, examinar y revisar, nunca en el sentido de intervenir o mandar.

Aunque no está en el texto, está en el pensamiento de todos, de toda la masa de militantes, que en el Partido debe acabarse definitivamente el “mandonismo” su fuerza es moral, no jurídica, por eso hay que tener moral para dirigir el Partido y llevar a la masa de militantes ese espíritu, ¡es la fuerza moral!

El Partido dirige controlando que sus directivas, junto a las del Estado y el Gobierno, se ejecuten apropiadamente por quienes corresponda.

La organización partidista controla por intermedio de sus estructuras y de todos sus militantes, de arriba a abajo y viceversa, lo cual no niega el papel de control que el Gobierno realiza sobre la actividad administrativa a su cargo.

El control es simultáneo, pero no presupone interferencias. En una empresa de la producción o los servicios, este se ejerce por la administración de la entidad, por sus niveles superiores y por organismos estatales o gubernamentales, según competa, ya sea la Contraloría , la Fiscalía , los bancos, las oficinas de la administración tributaria, etcétera.

Las organizaciones del Partido en la base llevan a cabo el control mediante el accionar de sus militantes, ya sean simples trabajadores o dirigentes, apremiando con el ejemplo, del que emana su autoridad, que la administración se atenga estrictamente al cumplimiento de las normativas jurídicas vigentes, sin dejar de trasmitir a los organismos políticos superiores la información pertinente.  El Partido controla que los planes económicos y el presupuesto se elaboren de manera correcta y luego de aprobados por el Gobierno y el Parlamento se cumplan con rigurosidad.

Estos conceptos están bien claros hace bastante tiempo, desde el Primer Congreso, pero después nos olvidamos de aquellas resoluciones, de aquellos acuerdos, de aquel magnífico congreso y los engavetamos, y por eso casi medio siglo después tenemos que estarles quitando el polvo a los papeles de lo que hicimos hace 40 años, porque nos dedicamos a otras cosas, por una razón o por otra.  Por eso defendemos tanto la institucionalidad y que cada cual haga lo que le corresponda, sin interferir a los demás, más bien apoyándonos. Estos conceptos, además, han sido actualizados, por lo que se hace imprescindible desde la base, o sea, en el propio núcleo del Partido y el Comité de Base de la Juventud , educar a los militantes en esos principios y en cómo se hace esa tarea:  cada uno en el marco donde desenvuelve sus actividades; cómo se hace eso que hemos orientado en los diferentes congresos o Conferencia, como en este caso, o sea, educar a los militantes en los mismos para incorporarlos a su accionar diario.  No hay que hacerse filósofo, ¡no hay que hacerse filósofo!

Eso es lo que les debemos enseñar, sencillo y poco a poco irlos educando en las reuniones correspondientes, en cursillos o en lo que sea, que sepan cuál es su función, cuál es su papel; pero para desempeñar ese papel hay que tener moral en todos los sentidos.  Y les decía que ese es, en mi modesta opinión -y este fue un tema bastante discutido en algunas de las comisiones ayer-, el aspecto esencial del llamado trabajo político ideológico y no las consignas vacías y las frases prefabricadas.

Antes de concluir estas palabras considero necesario denunciar, una vez más, las brutales campañas anticubanas instigadas por el gobierno de Estados Unidos y algunos otros tradicionalmente comprometidos con la subversión contra nuestro país, con el concurso de la gran prensa occidental y la colaboración de sus asalariados dentro de la isla en el propósito de desacreditar a la Revolución, justificar la hostilidad y el bloqueo contra la población cubana y crear una quinta columna que facilite la aspiración de privarnos de la independencia y soberanía nacional.

Como expresa el editorial del periódico Granma del pasado lunes 23, los hechos hablan más que las palabras.  Las campañas anticubanas no harán mella en la Revolución ni en el pueblo, que continuará perfeccionando su socialismo.  Quedará nuevamente demostrado que la mentira, por muchas veces que se repita, no necesariamente se convierte en verdad, porque “un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”.

Compañeras y compañeros:

En menos de un año hemos efectuado dos eventos del Partido, esta Primera Conferencia Nacional y sobre todo el 6to Congreso, con acuerdos trascendentales para el presente y el futuro de la Revolución y el Socialismo en Cuba.  El rumbo ya ha sido trazado, avancemos pues con la misma decisión, la firmeza ideológica, el valor y la serenidad demostrada en más de 13 años de injusta prisión por nuestros Cinco Héroes, por cuya libertad nunca dejaremos de luchar y a quienes hacemos llegar el saludo fraternal de los comunistas y de todo el pueblo cubano.

Muchas gracias (Aplausos).

Audio del discurso en Radio Reloj

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    “….DESDE HATUEY HASTA CESPEDES, MARTI Y FIDEL.”

    CON ESA DIIVSA HEMOS CRECIDO Y EDUCADO.

    ES POR ELLO QUE NUNCA ACEPTAREMOS CHANTAJES, INTENTOS DE HUMILLACIONES Y MUCHÍSIMO MENOS TRAICIONAREMOS A ESOS HOMBRES QUE AÚN “VIVEN” (NO IMPORTA EL NÚMERO DE DÍGITOS POR MAREANTES, QUE PUEDAN CREER QUE SON) CON TODA SU DIGNIDAD Y FIRMEZA A LOS QUE OJALÁ NOS PODAMOS PARECER UNA MILLONÉSIMA PARTE CUANDO NOS LLEGUE EL SEGUNDO FINAL DE NUESTRA VIDA.

    TENEMOS MUCHO QUE OFRECE; PERO LO QUE PEDIMOS LO HACEMOS POR DERECHO Y CON DIGNIDAD.

    NO PUEDO PERDER LA ESPERANZA, HOY, DE QUE LA BADE DE GUANTÁNAMO SERÁ DEVUELTA Y LOS 5 HÉROES REGRESARÁN A LA PATRIA.

    EL BLOQUEO ES IMPORTANTEQUE SEA ELIMINADO; PERO OPINO QUE POR UN PROBLEMA DE VERGÜENZA DE ESTADOS UNIDOS PORQUE BLOQUEO, ELIMINACIÓN DEL CAMPO SOCIALISTA Y MUCHAS OTRAS COSAS MÁS DEBEMOS ESTAR DISPUESTOS A SUPERAR LAS DIFICULTADES QUE PUEDIERON Y PUEDAN CREAR TODAVÍA.

    “EL RUMBO YA HA SIDO TRAZADO”. OTROS LO TIENEN PERDIDO Y VAN A LA RERIBA ECONÓMICA Y MORAL

  • Irene Ayala dijo:

    Nuestro pueblo se mantendra firme, ante el sistema social que hemos escogido, y ante la lucha digna por el retorno de los 5 heroes y se haran los cabios que sean necesarios, sin variar nuestros principios.

  • Víctor Manuel dijo:

    Soberbio y contundente

  • AMARILYS dijo:

    Con nuestro Partido Comunista de Cuba, con Cuba, con Fidel y con Raúl: HASTA LA VICTORIA SIEMPRE. Nada ni nadie detendrá nuestra voluntad de construir el Socialismo en la Patria de Martí, y con él decimos: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento”

  • Guido Linares Joffre dijo:

    Magnifico discurso del comandante RAUL,COMO SIEMPRE pocas palabras pero claves. Es hora de HACER MAS Y DECIR MENOS. CADA UNO EN SU LUGAR HACER LO QUE NOS CORRESPONDE. ALGUNOS JEFES QUE NO SE ESTAN PORTANDO A LA ALTURA DE ESTOS TIEMPOS TENDRAN QUE DARLE PASO A OTROS MAS CAPACES.LA ÉTICA DE CUADRO QUE HAN FIRMADO POR FAVOR A CUMPLIRLA. A TODOS NOS CORRESPONDE ACTUAR Y SER MAS CONSECUENTES CON LA CONSAGRACION AL TRABAJO. SI QUEREMOS MATERIALIZAR TODO LO PLANTAEDO EN EL SEXTO CONGRESO DE NUESTRO GLORIOSO PARTIDO Y NO FALLAR COMETIENDO DE NUEVO LOS MISMOS ERRORES.
    ADELANTE SI PODEMOS DESARROLLAR NUESTRO SOCIALISMO ANUESTRO GUSTO SIN DUDAS SERÁ FORTALECIDO. EL BENEFICIO DE NUESTRO PUEBLO DE LAS CONQUISTAS GANADAS IRAN EN AUMENTO CADA DIA MAS SIN PRISA PERO SIN PAUSA.
    “!VIVA NUESTRA REVOLUCIÓN SOCILIESTSA”
    GLORIA ETERNA A LOS HEROES Y MARTIRES DE LA PATRIA
    VIVA FIDEL ETERNAMENTE,
    LIBERTAD PARA LOS CINCOS YA,
    SIEMPRE VENCEREMOS”.

  • antonio dijo:

    muy claro y commovedor el discurso de raul es necesario que todos hagamos un dia a dia el cumplimiento de todo lo planteado con orden,disciplina,exigencia esto diario teniendo la moral en alto y pasar de la palabra a la accion y con frases y sin accion
    soy cubano y vivo en la habana y leo el gramma diario y he estado al tanto de estos acontecimientos

    saludos

    tony

  • antonio dijo:

    en el comentario anterior tuve un error es sin frases y con mucha accion les pido disculpas soy militante del municipio de playa

    saludos

    tony

  • Leonardo Bravo Rdguez dijo:

    lo primero que hay que hacer para eliminar un problema es resolviendo sus causas, no sus consecuencias, la frase que resuelve a mi entender seria…nuestro país puede ganarle la batalla a la corrupción, eliminando las causas que la provocan y simultaneamente frenarla y luego liquidarla sin contemplaciones de ningún tipo…
    El resto del discurso(gran parte de el) como el mismo compañero Raul planteo, son palabras que ya se han dicho en el pasado.

  • Ramon Romero Milia dijo:

    Un discurso como nos tiene acostumbrado Raul, pero la corrupcion como bien el dijo es un flagelo muy peligroso , pero ademas junto a ella, esta la indolencia a lo mal hecho , y la negligencia ante las cosas , todavia a 53 años de Revolucion estamos con secretismo y nos da mucho trabajo publicar las cosas mal hechas , que mejor leccion para el pueblo y todo el que dirige una actividad que cada ves que explote una empresa u organismo por delito de diferentes causas , se publique en la prensa y en los medios informativos , el nombre y las fotos de quienes estaban implicado en este hecho , y asi el pueblo sacrificado y abnegado sabra en quienes confiaban y despues lo traicionaron,ante lo mal hecho no puede haber tregua y mientas escondemos las cosas malas que suceden entonce comienzan los chismes en la calle, porque al no tener la informacion verdadera por parte de nuestros medios pues cada cual la interpreta y maneja el chisme a su manera , y recuerdo que Raul en un discurso dijo

    ” El chisme y el brete son formas de hacer contrarrevolucion”

  • MARIA CLARA dijo:

    PARA LOS QUE PRETENDEN CAMBIAR EL RUMBO DE ESTA REVOLUCIÓN Y LOS CONFUNDIDOS, NUESTRO PRIMER SECRETARIO DEL CCPCC Y PRESIDENTE, DEJÓ BIEN CLARO QUE SEGUIREMOS CON UN PARTIDO ÚNICO DE LA REVOLUCIÓN, EL COMUNISTA DE CUBA, QUE TUVO COMO GÉNESIS EL PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO FUNDADO POR MARTÍ Y ES LA VOLUNTAD DE ESTE PUEBLO.

    PARA DAR CUMPLIMIENTO A SUS PALABRAS, ES PRECISO QUE TODOS ESTUDIEMOS ANALÍTICAMENTE EL DISCURSO, DONDE NOS CONVOCAN A QUE CADA UNO DESDE EL LUGAR QUE OCUPEMOS EL LA SOCIEDAD HAGAMOS LO QUE NOS CORRESPONDE Y A BUSCARNOS PROBLEMAS SI ES NECESARIO, EN DEFENSA DE ESTA OBRA.

  • habana dijo:

    me gustaria que publicaran la nacionalidad de los que comentan

  • Julio Juan Leandro dijo:

    Contundente y alentador discurso el de Raúl este domingo, en el cual instó a los periodistas cubanos a ser mejor en todos los
    sentidos.
    Con palabras bien claras para todo el mundo, nuestro Presidente
    afirmó: “Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos…”
    ¡¡¡VIVAN FIDEL Y RAÚL!!!
    ¡¡¡VIVAN LA REVOLUCIÓN CUBANA Y SU MODELO SOCIALISTA”.

  • Luciano dijo:

    Ojala Cubanos queridos ojala!! alguien llamado Fidel dijo “Revolucion es sentido del momento historico, es cambiar todo lo que debe ser cambiado” Hoy, estan ante un nuevo momento historico, cambiar TODO lo que debe ser cambiado me parece es fiel a esa frase.
    Saludos desde la patria del CHE

  • Daykel dijo:

    todo esta muy bien, concuerdo 100% con el presidente Raul Castro…ahora se vera la honradez de todos los que estan por debajo de el…..

  • Yera Lazar dijo:

    La calidad del discurso del compañero Raúl Castro,genera optimismo ante el desafio del camino trazado,potencialmente a sido muy bien elaborado y define el diseño a seguir,dentro de las experiencias pasadas y presente.
    Tomemos conciencia de las palabras del Jefe de la Revolución cubana.

  • Oreste dijo:

    La corrupción, al fin identificado como el principal peligro de derrota de la Revolución, no puede tener solución si se mantienen las mismas condiciones que permitieron su desarrollo. En este sentido la política de cuadros es la causa principal de su existencia, ¿quienes son los que nombran a los dirigentes?, los dirigentes del escalón superior, con muy poca, y a veces ninguna, participación ni del partido, el sindicato y los trabajadores del área de que se trate. De esa manera este dirigente a quien le debe el cargo y la subordinación es a su jefe inmediato, y como no tiene que rendir cuentas al comité del Partido ni al sindicato ni a los trabajadores, pues puede hacer lo que le venga en ganas, muchas veces corrompiendo a los empleados de confianza, por lo que generalmente, cuando son descubiertos en sus acciones delictivas, ellos también están involucrados en los delitos. La solución a la corrupción está en seleccionar a los dirigentes por todos los trabajadores y con la participación del Partido y el sindicato del área. Darle la participación que les corresponde a los trabajadores es la única vía de eliminar la corrupción en el país.

  • rolando dijo:

    Saludos,..las palabras a veces son realmente necesarias,pero,no les parece que de consignas y palabras ,el pueblo cubano es bien consiente?,…con todo respeto,yo pienso que debe imperar el dinamismo en cualquier idea que se tome,pero sobre todo accion,y un cambio,…y no hablo de cambios de sistemas ni mucho menos,porque el pueblo quiere a su revolución,..pero algun progreso en nuestra sociedad debe de ocurrir ya, por favor,y no le echemos siempre la culpa al bloqueo,porque de eso ya estamos hartos por Dios,..hablo por ejemplo como en china,que sin renunciar a su sistema,hoy por hoy,es una de las grandes potencias en el mundo,..,en la calle hay cuc,pero a los trabajadores no les pagan en esta moneda,entonces llenan las calles de productos en cuc,y productos en moneda nacional,pero carisimos,los cuales un trabajador normal,no puede adquirir,..aqui se ve una desigualdad bien marcada,…

  • Doris Almanarez dijo:

    Nuestro General Presidente, ha hecho un discurso como nos tiene acostumbrados, breve, pero con sustancia, siendo claro en cada aspecto para que no quede lugar a dudas ni malas interpretaciones. Estoy segura que los delegados han salido del evento con una idea bien clara de hacia donde nos dirigimos, no pueden tener ya ninguna duda.
    Nuestro Gobierno Revolucionario con Raul al frente enfrentara los retos y llevaremos al pais adelante como hasta ahora, para demostrarle al mundo que nuestro sistema es superior al capitalismo y que podemos brindarle al pueblo la satisfaccion de sus necesidades como hemos hecho hasta ahora.
    Nuestro sistema es la envidia del mundo y es la unica via para llevar a la humaniad a un palno superior, con mas riquezas y a la vez justicia y democracia.
    No debemos tener miedo de expresar las bondades de nuestro sistema y de la Revolucion.
    Que vivan Fidel Y Raul!!!
    Hasta la Victoria Siempre!!!
    Abajo la Corrupcion y la vagancia!!!
    Luchemos cada dia mas para que Cuba siga siendo un faro de bienestar y progreso, ejemplo para en Mundo.!!!!

  • Luís Guillermo dijo:

    Gracias Presidente por su posición y por este excelente discurso… espero que en o adelante nuestra prensa sea más llana y censure menos los comentarios de quienes somos la razón de existir de los periodistas que llenan nuestros medios

  • Ernesto dijo:

    Con el mayor respeto posible he leido el discurso del companero Raul todo lo dicho por el ha sido repetido mil veces en los 53 anos de Revolucion ,alguna que otra palabra o frase pero no muy diferente .Los actos de corrupcion , tambien llevan tiempo en los analisis pero en ves de disminuir han aumentado y ahora estan en todos los niveles del pais.Los cuadros no estan lo suficientemente preparados y el tiempo de relevo es poco la tarea es grande pero no imposible demosle pues el voto de confianza y deseandole el mayor exito por el bien de Cuba

  • Mostrando 20 de 44 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Raúl Castro Ruz

Raúl Castro Ruz

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba y Primer Sercretario del comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Vea también