Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Silvio Rodríguez: Por la luz de ese instante (+ Fotos y Video)

| 19

Del blog Segunda Cita

La primera segundaciter@ de todo el cono sur que conocí, fue a Catalina. Ella, sabiendo que yo era “el señor de las lluvias”, se escabullía por aquí y por allá, buscando mundos, supongo secos, pero quién sabe si mojados…

Después posé los ojos en su mamá, la querida amiga Paloma, que me pareció, como se suele decir en Cuba: “mujer y amiga”.

Cata y Paloma. Foto: Silvio Rodríguez

Cata y Paloma. Foto: Silvio Rodríguez

Otro dicho que se dice en la isla es: “a la tercera va la vencida”… pero esta vez no fue el caso, porque la tercera persona que conocí fue a Samanta, de quien dudo que haya conocido la derrota.

A Pablo lo hallé en el parqueo del hotel y nos hicimos una foto, pero hasta que no la publicó no caí en que… ¡era Pablo!

Unas pocas horas antes de tomar el avión,  entre ensayos y preparativos, me enteré del honor que me haría la Universidad Nacional de Córdoba. Así que las palabras de gratitud las terminé llegando a esa ciudad. En el hotel no hubo manera de imprimirlas y en los alrededores parecía que tampoco. Al fin hice una colita en una papelería y pude tener en mano los tres folios. Por eso llegué tarde al acto en que nos esperaba tanto pero tanto amor.

Teatro de la Universidad Nacional de Córdoba. Foto: Silvio Rodríguez

Teatro de la Universidad Nacional de Córdoba. Foto: Silvio Rodríguez

Concierto en Córdoba. Foto: Silvio Rodríguez

Concierto en Córdoba. Foto: Silvio Rodríguez

La tarde que llegué al hipódromo de Rosario, para la prueba de sonido, había varias personas en el portón de entrada: un señor corpulento, una linda familia y unos chicos con guitarra. Me di cuenta de que uno de ellos era Diego y saqué la cabeza para saludarlo. Con él estaba su amigo Pablo Poletto, integrante también de “Compañeros poetas”. A la salida de la prueba tuvimos un intercambio de disparos fotográficos y dejo testimonio.

Familia. Silvia Rodríguez

Familia. Silvio Rodríguez

Señor corpulento, Pablo Poletto y Diego al fondo. Foto: Silvio Rodríguez

Señor corpulento, Pablo Poletto y Diego al fondo. Foto: Silvio Rodríguez

Minutos después, en el lobby del hotel, caí en la emboscada afectuosa de Adriana, Patricia y Graciela. Me senté unos minutos en los que, gracias a los preámbulos segundaciter@s, sobraron explicaciones. Tres señoras sonrientes, en extremo gentiles, incluso filosóficas, que en la memoria se me grabaron como las Damas de Pergamino.

Rosario. Foto: Silvio Rodríguez

Rosario. Foto: Silvio Rodríguez

Después del concierto de Rosario, que duró tres horas, a la puerta del hotel me esperaban muchachos. Varios gritaron y uno sostuvo en alto una guitarra de colores. No respondí por agotamiento. Cuando partíamos temprano, la mañana siguiente, alguien dijo que había sido una madrugada de serenata. Sana envidia.

En el buquebus que abordamos para ir al Uruguay había Internet, no muy buena, pero pude entrar al blog y subir mensajes.  Misterio de los misterios, a la puerta del hotel nos esperaban el chileno Rodrigo Riquelme y algunas chicas. Entre ellas la nieta pelirroja del cholo César Vallejo, la que me regaló un libro de su abuelo, que casi es mi padre. Les prometí llamarles, pero en Montevideo tenía amigos que hacía mucho tiempo no veía, como ese ser María Gravina.

María. Foto: Silvio Rodríguez

María. Foto: Silvio Rodríguez

Stella, con su redonda cara sonriente, me saludó a la salida del ensayo, en Charrúa. Intenté bajar del carro para hacernos la foto, pero las piedrecitas del camino, las hojas en el aire y otras partículas se materializaron de pronto en multitud, por lo que apenas rocé el suelo.

Stella. Foto: Silvio Rodríguez

Stella. Foto: Silvio Rodríguez

Charrúa. Foto: Silvio Rodríguez

Charrúa. Foto: Silvio Rodríguez

Cada concierto se fue haciendo más largo. El de Montevideo había llegado a las 3 horas. Al día siguiente hicimos la travesía de regreso a Buenos Aires. Al ratito de llegar sonó un teléfono y era Tucú viajera, que estaba abajo con Violeta Gitana, Vivian Mariana y Christian. Fui hacia ellos y tuvimos una conversa animosa, pero debía descansar. Desde la noche siguiente nos miraba el estadio Ferrocarril Oeste.

Cuba y Los Cinco en el barrio de Caballito. Foto: Silvio Rodríguez

Cuba y Los Cinco en el barrio de Caballito. Foto: Silvio Rodríguez

Hacer este viaje después de 6 años fue especial. Sabía que nos estaban esperando. No alcancé a todos, pero ponerle pieles, miradas y voces a algunas incógnitas del éter fueron grandes regalos. Desde antes, la producción también mandaba datos, así que sabíamos que habría público. Pero los cuatro conciertos, en los que compartimos con algo más de 50 mil personas, burlaron lo numérico con la sustancia receptiva. En todos los caminos,  ciudades y escenarios nos dieron y dimos abrazos.

Estadio Ferrocarril Oeste. Foto: Silvio Rodríguez

Estadio Ferrocarril Oeste. Foto: Silvio Rodríguez

En los últimos minutos de la última función, que parecía interminable, no sé por qué miré hacia arriba y vi descender una lluvia de papeles brillantes. Afinando los ojos  alcancé a ver que los balcones de los edificios que rodean el estadio estaban repletos de personas que nos saludaban con los brazos en alto, como los que estaban en la cancha. Por un momento no supe si estaba en Caballito o en algún barrio de La Habana. Entonces recordé que allá, aquí, dondequiera somos lo mismo.

Por la luz de ese instante hubiera valido la pena empezar de nuevo.

Foto: Silvio Rodríguez

Foto: Silvio Rodríguez

Silvio canta “El Necio” en el Estadio Ferro, de Buenos Aires

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Rivero dijo:

    El Sr.Silvio Rodriguez es un autor musical que tiene ese don que comparte con los albañiles y los poetas la de trazar HORIZONTES por donde nacen luces de amaneceres.

    Gracias por su labor.

    Un saludo cordial

  • libreomuerto dijo:

    Ojala caballito fuera la habana, lo cambio por cualquier centimetro de cuba.

  • Alfonso Núñez Leguén dijo:

    Gracias, silvio.Es difícil sepas, ¡cuánto te lo agradezco!

  • Alfredo Ávila dijo:

    Gracias por ser cálido camino en tiempos de frío asfalto.

  • Bernardo dijo:

    ¡Un Fenómeno Silvio! un Artista con la cámara , la voz ,la palabra y la guitarra. Un sueño balsámico su influencia Americana.

  • José A. Cabrera Hernández dijo:

    Con la guitarra al brazo -es tu adarga, como la del Ché-. Reafirma cada día con el hacer la cubanía y los sentimientos más nobles del pueblo que nos vio nacer. Viva silvio !
    F E L I C I D A D E S

  • aramis cueto dijo:

    naci y he crecido oyendo tus canciones impresionante ese concierto en buenos aires un saludo desde venezuela de un cubano internacionalista

  • Javier dijo:

    Esta pagina d Cubadebate esta interesante.

  • Miriam Ramos Rojas dijo:

    CRECI ESCUCHANDO SU MUSICA Y TODOS LA TARAREAMOS, MUCHA SUERTE Y SALUD PARA ESTE GRANDE DE NUESTRA TROVA Y DE NUESTRA AMERICA

    MIRIAM

  • MABEL MENDIETA ROMAN dijo:

    ESPERO QUE UN DIA TENGA EL PRIVILEGIO DE OIRTE CANTAR EN VIVO Y DESEO QUE SEA MUY PRONTO AQUI EN MEXICO, VIVO CERCA DE JALAPA DONDE APENAS HACE UNOS MESES TE PRESENTANTES EN LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA Y EN ESA OCASION LAMENTABLEMENTE ME FUE IMPOSIBLE IR A VERTE, ERES UN GRAN POETA CON EL QUE PASO HORAS DELEITENDOME Y LLENANDOME DE TODA ESA SABIDURIA QUE TU TIENES SALUDOS.

  • josefina Camacho dijo:

    Es un placer ver este trabajo .Adelante bello juglar de la vida el amor y la paz. hasta siempre desde Uruguay.

  • Walter Sánchez Sedez dijo:

    Brillante tu pasaje por el Río de la Plata Silvio, gracias por traernos un pedacito de una nación que se basa en el honor y la solidaridad…

  • Héctor Ramírez dijo:

    EL DISCO DE MUJERES….ES EL DISCO DEL SIGLO PASADO.

  • Mauricio Otero dijo:

    Si la vida no es pena, vale La Trova, hermano.
    Sé que el duro tráfago desgasta pero no agota, pues no ceja el corazón de derramar el alba y los pájaros.
    Lejos -mas no demasiado- las estrellas suspiran el cielo.
    Un abrazo,

    Mauricio.-

  • Mauricio Otero dijo:

    Silvio: Acaso no conozco, mas, ya presiento una novela de pluma y aire.
    Escribo la que firmaré y das a leer la tuya.
    Mauricio Otero,
    en el conosur pacífico.-

  • 3mi dijo:

    Silvio si que eres poeta..hasta con el lentE. FELIZ CUMPLEAÑOS POETA SIN TIEMPO Y CON HISTORIA

  • Emilia Bassin dijo:

    Feliz Cumpleaños Maestro… Gracias por la noche hermosa que nos regaló en Bs. As., fue algo algo mágico e inolvidable!

  • nogaba dijo:

    feliz cumple silvio de esta venezolana que a lo mejor no te vea jamas pero con tus canciones siempre te temdre cerca de mi corazón.

  • Marie T. dijo:

    Silvio: ¡Que hermosura! Por esta y muchas cosas más, eres querido. Eres una persona que con tus obras te has entregado de alma y corazón a todo el mundo. Sé que algún día tendre la oportunidad de verte en vivo (cuando estuviste en Puerto Rico me encontraba muy mal de salud y no pude verte), tal vez conocerte e intercambiar alguna que otra palabra de frente. Puede ser que me ponga muy nerviosa al verte, pero solo mi mirada y mi sonrisa te diran lo agradecida y lo feliz que me siento, podria morir en ese instante por haber cumplido uno de mis deseos más anhelados, conocer al maestro,al incomparable, luchador incansable… Silvio Rodríguez.

    Abrazos,

    Marie

    P.D.: Feliz Cumpleaños atrasados!

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Vea también