Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Está por verse si Occupy Wall Street es sólo una protesta o genera un movimiento

| 7

occupy1En los últimos días, la cúpula ha sido obligada a comentar acerca del fenómeno que empieza a cercarla. “Pienso que expresan la frustración que siente el pueblo estadunidense”, respondió el presidente Barack Obama al ser interrogado sobre Ocupa Wall Street. “Culpan, con cierta justificación, al sector financiero por llevarnos a este desorden y están insatisfechos con la respuesta política aquí en Washington. En cierta medida, no los puedo culpar”, comentó Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal. La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Represenantes, Nancy Pelosi, dijo que Ocupa Wall Street es un movimiento “joven, espontáneo, enfocado y será efectivo”, y otros legisladores demócratas también han expresado desde su “simpatía” o “comprensión” hasta su apoyo explícito a las protestas.

Jeffrey Sachs, el famoso economista, antes promotor de políticas de austeridad y ahora reformista, apareció en el plantón de Wall Street para felicitar y expresar su acuerdo con algunos de los planteamientos de los manifestantes. Los economistas premio Nobel Paul Krugman y Joseph Stiglitz ya respaldado las protestas.

Para conservadores y defensores de los ricos, las protestas son alarmantes. Eric Cantor, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, advirtió: “yo… estoy cada vez más preocupado sobre la creciente chusma que ocupa Wall Street y otras ciudades del país”. El precandidato presidencial republicano Mitt Romney advirtió que “esto es peligroso, es guerra de clases”, mientras Herman Cain, otro precandidato republicano, afirmó: “no culpen a Wall Street, no culpen a los grandes bancos; si no tienes empleo y no eres rico, cúlpate a ti mismo”. El influyente representante federal Peter King acusó a los manifestantes de ser “anarquistas” y no tener otro propósito que ser “antiestadunidenses y anticapitalistas”, pero advirtió: “debemos tener cuidado en no permitir que esto adquiera legitimidad… no podemos permitir que eso ocurra”.

Pero, como dirían aquí: too late; ya ocurrió.

El New York Times, en su editorial principal de este domingo, dio la razón a los manifestantes: “están exactamente en lo cierto cuando dicen que el sector financiero, con reguladores y funcionarios electos coludidos, infló una burbuja de crédito, con la que también lucró, y que al estallar costó a millones de estadunidenses sus empleos, ingresos, ahorros y equidad”. Ante críticas de que Ocupa Wall Street no ha formulado un mensaje claro, el Times opinó: “en este momento, la protesta es el mensaje: la desigualdad de ingreso está triturando a la clase media, incrementando las filas de los pobres y amenazando con crear una subclase permanente de gente con voluntad, pero desempleada. En un nivel, los manifestantes, muchos de ellos jóvenes, están dando voz a una generación de oportunidad perdida”. El Times concluye que, porque los políticos no han abordado ni resuelto los problemas de desigualdad, estas expresiones públicas de protesta “son un fin legitimo e importante en sí mismas. También es la primera línea de defensa contra un retorno a las formas de Wall Street que hundieron al país en una crisis económica de la cual aún no logra salir”.

Esta ola de protestas, en 21 días, ha obligado a los medios a cubrir cada vez más este fenómeno. Un análisis del New York Times revela que el 17 de septiembre, al iniciarse la acción, sólo hubo 10 reportes en los medios tradicionales (televisión y medios impresos). Cuando la policía realizó una primera represión, una semana después, este número se elevó a 96 reportes, y siete días más tarde se incrementó a 115 notas/reportes en la segunda represión en el puente de Brooklyn, con el arresto de 700 manifestantes. El 2 de octubre llegó a 258; al día siguiente a 391, y a 482 el 6 de octubre, al registrar la marcha masiva de apoyo en Nueva York. El promedio ahora a lo largo de las tres semanas de la existencia de Ocupa Wall Street a nivel nacional es de 144 reportes diarios en los medios tradicionales de noticias.

Pero si bien Ocupa Wall Street ha provocado un debate entre las cúpulas, lo más notable es el diálogo que ha generado en las calles. En la Plaza Libertad de Nueva York hay foros casi a diario en los cuales se presentan figuras como Michael Moore, Naomi Klein, Slavoj Zizek y el extraordinario ambientalista Bill McKibben, quien recientemente impulsó una de las acciones de desobediencia civil más grandes de los tiempos modernos contra un proyecto de oleoducto transcontinental (de Canadá a Texas). También se llevan a cabo foros con la Alianza de Taxistas de Nueva York, representantes del Movimiento de Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas, y con la Red de Justicia para Prisioneros.

A la vez, llegan representantes de movimientos en otros países: un par de griegos, unos españoles del 15-M; Mohammed, un egipcio que afirmó que este movimiento ahora abarca “desde la primavera árabe a la caída de Wall Street”. Agregó: “muchas cosas nos mantienen separados: fronteras, inseguridades internas, ejércitos, policías y empresas. Ellos tienen sus leyes, pero nosotros tenemos nuestra revolución. Somos el 99 por ciento”.

Estos diálogos se realizan y repiten en las decenas, tal vez cientos, de espacios públicos que se van “ocupando” casi a diario a lo largo del país. Pero también se lleva a cabo en el universo cibernético. Según algunos informes, más de 200 cuentas de Facebook y Twitter han sido creadas en ciudades de todo el país para abordar tanto los temas nacionales como los locales relacionados con las protestas, así como para coordinar acciones y mítines.

Aún está por verse si esta expresión disidente se limita a ser una ola de protestas o logra volverse un movimiento. Pero por ahora, desde Wall Street, el sitio más antidemocrático del planeta, ha logrado hacer soplar una brisa democrática por este país. Empieza a brotar lo que siempre hay abajo: cooperación, colectividad, compartir alimentos e ideas, reconocer que nadie por sí solo puede existir. Renace aquí tal vez el elemento más precioso en el mundo: la solidaridad.

Si eso logra florecer, será un triunfo mucho mayor que sólo ser “reconocido” por la cúpula. Por ahora, están muy ocupadas las líneas de un nuevo diálogo en las calles, casas y plazas en este país.

(Tomado de La Jornada, de Mexico)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Frank Arteaga Salgado dijo:

    Este es un movimiento muy prometedor. Sigán fuertes defendiendo sus justos reclamos, no claudiquen. VIVA EL 99%!!!

  • Tony M. dijo:

    LOS INDIGNADOS COPAN EE.UU.
    por Amy Goodman
    “Los activistas comenzaron a armar carpas en las principales ciudades y ya planean marchas en bancos, oficinas corporativas y comisarías a lo largo y ancho de Estados Unidos. Dicen que la economía sólo beneficia a la elite adinerada.”

    Stephen Foley

    Lo que originalmente comenzó como una tibia promesa de “A ocupar Wall Street”, y una sentada en una plaza del distrito financiero de Manhattan ya se esparció en un movimiento de protesta de alcance nacional. Organizadas a través de redes sociales como Twitter, y vigorizadas por el arresto de 700 manifestantes en Nueva York el sábado, los activistas comenzaron a armar carpas en las principales ciudades y ya planean marchas en bancos, oficinas corporativas y comisarías a lo largo y ancho de Estados Unidos.

    El rango de las protestas de los activistas es tan amplio como la protesta en sí. La ausencia de demandas específicas ha suscitado burlas en algunos sectores, pero el movimiento se cohesiona alrededor de la idea de que las políticas y la economía del país sólo benefician a la elite adinerada. Mientras que “A ocupar Wall Street” fue seguida de “A ocupar Filadelfia”, “A ocupar Chicago”, y más de una docena de ciudades, el mantra unificador de las protestas fue uno. “Somos más del 99 por ciento de norteamericanos comunes fuera de las ganancias económicas de la era de pre-recesión, golpeados por el downturn e ignorados día a día en asuntos políticos que van desde educación hasta medio ambiente y guerra.”

    La estudiante de doctorado en Harvard, Marisa Engerstrom, formó parte de una marcha en la Casa de Gobierno de Boston junto a otras cien personas en donde se pidió el fin del corporativismo en el gobierno. “Nuestro hermoso sistema norteamericano de control y contrapoderes fue destruido por la influencia de bancos y finanzas que hicieron imposible que la gente alce su voz”, dijo la doctoranda. Más de 1000 personas acampan ahora en grandes ciudades y prometen quedarse todo el invierno.

    En el Zuccotti Park de Nueva York, a metros de la célebre estatua del toro que simboliza a Wall Street, la protesta ya lleva 19 días. Con donaciones de plata y pizza de los peatones que pasan por al lado, los indignados elaboraron un sistema de reglas para esa comunidad.

    La música suena en el campamento durante el día, y tienen su propio periódico, llamado The occupied Wall Street Journal. Ocasionalmente, alguna que otra celebridad se da una vuelta por el lugar y dice presente. Los manifestantes se valen de sus cámaras y laptops para difundir los detalles de las protestas por Internet. Las críticas contra el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, arreciaron luego de haber deslizado que no permitiría que los indignados acampen en la plaza Liberty. “Fue un imbécil por criticarnos diciendo que nuestro objetivo era ir por millonarios como él”, dijo Joan Pleune, una jubilada de 72 años que respalda la movilización callejera.

    Durante las dos primeras semanas, el liderazgo difuso de A ocupar Wall Street se quejó por la poca cobertura de los medios, aunque los editores dicen que le dieron un tratamiento acorde al tamaño de la protesta. Sin embargo, ahora los ánimos comenzaron a subir por lo que parece un verdadero desarrollo del movimiento. Cuando los manifestantes llenaron el Puente de Brooklyn de Nueva York el sábado, gracias a los 700 arrestos las protestas repercutieron a nivel nacional.

    En Seattle, había 30 carpas y 125 personas en la madrugada de ayer. El alcalde les dijo que no podían quedarse otra noche más. “Nos quería sacar, pero no nos movemos. Lo invitamos a que venga a la asamblea general de hoy, y esperamos hacerlo entender”, decía el comunicado de “A ocupar Seattle”. En Nueva Orleáns, los activistas planean marchar a la Reserva Federal. Se montó un campamento en Los Angeles por primera vez desde el sábado y desde allí comenzó a crecer. En San Francisco, 200 indignados rodearon el edificio del Bank of America en el distrito financiero de la ciudad, y el candidato a intendente John Avalos le habló a la multitud. “Este edificio es un símbolo de la increíble avaricia y riqueza que se acumuló en cada vez menos manos.”

    Fuente: Argenpress

  • vicente dijo:

    ahora a bombardearlos con aviones no tripulados para proteger a los civiles

  • Alicia dijo:

    Eric Cantor, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, advirtió: “yo… estoy cada vez más preocupado sobre la creciente chusma que ocupa Wall Street y otras ciudades del país”.
    Esta todo dicho!!!para el líder republicano los 14 millones de desempleados hambrientos que protestan son “chusma”, los ciudadanos de su pais que protestan son ‘chusma’.
    Lo lideres del partido democrata lo piensan pero no lo dicen porque tienen miedo de los millones!!! declaran de que ‘los comprenden’.

    En el fondo si no fuera porque les temen tampoco les importa, y es evidente de que no los comprenden, de lo contrario no seguirian gastando dinero en guerras y contratos con España para instalar una base de defensa con misiles antiaereos en vez de utilizar los billones en mejorar la infraestructura de su pais creando fuentes de trabajo!!!

    No hay diferencia entre un partido y otro y si los norteamericanos se politizaran un poco se darían cuenta de que ‘en su democracia’ no tienen a quien votar

    Para que su protesta genere un movimiento los ocupantes de Wall st., tienen que aprender de los Argentinos y gritar: “que se vayan todos”.

    Alicia

  • José Molina Vidal dijo:

    Esto, de momento, se va a quedar solo en una protesta, pués como escribió Marx. Hace falta un programa accequible pero sobre todo…”un lider”, capaz de aglutinar y enrumbar las aspiraciones de la mayoría, para que una protesta popular y masiva triunfe. Y a la vez dirigida por él.
    No obstante puede haber variantes, pero yo no soy un visionario ni mucho menos…pero si creo en la dialéctica, en el cambio y, pero sobre todo en la innovación de los pueblos, dado que las condiciones objetivas siguen vigentes y con mas crueldad hacia los pueblos. Gracias Molina

  • ptmorena dijo:

    recuerdan la revelion de los colgados de BRUNO TRAVEN?pues eso es lo que esta pasando planetariamente,que las mayorias de los pobladores de este planeta solo nos corresponde gozar de nuestro destino manifiesto que la delincuencia de cuello blanco,nos a destinado de vivir eternamente en la miseria y la ruina integral para nosotros y las generaciones venideras y pretenden los delincuentes adinerados de que nos conformemos y no protestemos y ue por lo tanto hay que criminalizar la protesta y el disentimiento.

  • Osvaldo dijo:

    ! ” Es un jamón ” enjuiciar desde lujosas residencias la desesperación de millones. Es muy triste además apreciar que el llanto de muchos es indiferencia de pocos. ! Enhorabuena ! para los que despiertan….

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también