Imprimir
Inicio » Opinión  »

Para mí es el padre de la patria

| 23
Fidel Castro en el Memorial José Martí. Foto: Silvio Rodríguez

Fidel Castro en el Memorial José Martí, 26 de julio de 2010. Foto: Silvio Rodríguez

No me considero la persona idónea para hacer una valoración sobre Fidel, pero en pocas palabras puedo decirte lo que pienso. Fidel es heredero directo de todos los grandes próceres latinoamericanos que han luchado por nuestra independencia y por la independencia de Latinoamérica y por hacer de toda Latinoamérica una sola patria. En Fidel están los guerreros araucanos, los aztecas, los incas, los negros esclavos que trajeron los colonizadores a construir sus riquezas, todos los explotados, todos los olvidados de la historia latinoamericana después de la conquista. Fidel es un resumen de todo eso y por ello es tan odiado, y por eso es tan calumniado, y por eso es tan temido también. Para mí es el padre de la patria y uno de los más grandes hijos ya no solo de Latinoamérica, sino del Tercer Mundo. Es un hombre además y por ser hombre, pues es hombre, con todas las cosas que podemos tener los hombres, pero por encima de todo es un gran maestro, a quien le debemos, pienso yo, un gran respeto, un gran cariño y una gran gratitud.

Silvio Rodríguz, en entrevista con Ivette Carnota. Tomado de La Jiribilla

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • maritza alfaro dieques dijo:

    Para mi personalmente Fidel Castro Ruz…es nuestro guia en la ideologia socialista revolucionaria..es como una luz en el ocaso,
    es grande de valores incalculables,es todo para un revolucionario de verdad…Fidel es Fidel y nadie ocupara su lugar .. lo amamos mucho y lo cuidaremos al precio que sea necesario…Muchas Felicidades comandante y hermano Fidel Castro…de Tania Guerrillera…

  • H. LO dijo:

    VIVA FIDEL POR SIEMPRE. (El hombre nos une en nuestra segunda independencia latinoamericana)
    Arriba los pobres del mundo que con Fidel sabremos luchar por liberarnos del yugo opresor yanki y construir un mundo mejor para todos.
    Viva Fidel y que viva que hoy es y sera la mas grande batalla que dara para sobrevivir al derrumbe del capitalismo mundial.

  • Victor Manuel dijo:

    De acuerdo con Silvio, aunque sucede lo de siempre si nombramos todas las cualidades damos la vuelta al mundo.

  • Taoro dijo:

    Tiene razon el poeta.
    Nuestro Comandante es el nuevo padre de la patria y el Supremo Hacedor de lo que es hoy Cuba.

  • Jorge Morejon dijo:

    Durante casi 20 años, desde 1959 a 1978, el gobierno cubano no se cansó de hablar de la miseria en que vivían los exiliados cubanos en los EEUU. Yo era muy joven en esos tiempos, pero recuerdo que hubo quien desde Cuba llegó a enviar en una carta un poco de azúcar dentro del sobre a un amigo o familiar exiliado, porque en los EEUU no había azúcar, pues había dejado de existir las relaciones comerciales entre ambos países. Hasta ese grado de torpeza intelectual llegó a sembrar en el cerebro de sus entusiasmados simpatizantes la propaganda revolucionaria. Lo recuerdo ahora también porque muchos hablan de las exageraciones de los periódicos de Miami.

    Pero continuemos con lo que veníamos recordando. En las pocas ocasiones que algún exiliado pudo enviar una foto a sus familiares, parado tal vez frente a su auto, el comentario burlón era que el auto no era de él, que simplemente se había parado allí para presumir con la foto. Nada, algo típico de la idiosincrasia burguesa y narcisista de muchos cubanos presuntuosos. Eso es lo que era.

    Pero llegó el año 1978 y el gobierno cubano permitió la visita a la Isla de esos exiliados. Llegaron cargados de maletas, de enormes gusanos llenos de regalos para toda la familia. Era Santa Claus en persona, nada menos que el Papá Noel que desde la erradicación de las Navidades no se veía. En un momento toda la propaganda castrista se vino abajo estridentemente y fue evidente que los de las penurias económicas y los engañados eran los que se habían quedado confiando en las promesas y en los sueños de sirena que el utópico Fidel Castro les prometía desde una tribuna incendiaria.

    Esas visitas que comenzaron en 1978 fueron el detonante para que, poco después, en enero de 1980, más de 10 mil cubanos se metieran en la Embajada del Perú en La Habana, hecho que provocaría a continuación el éxodo de 125 mil cubanos por el Mariel.

    Desde ese punto de vista el exilio sí ha sido redentor, denunciando el fraude de ese sistema y liberando a muchos de una propaganda infame y enajenante que todavía no se ha detenido.

    Los éxitos alcanzados por los exiliados cubanos son innegables y se ve más si la comparamos con los que se quedaron con todo y con los que emigraron sin nada. Es la indiscutible revelación que nos demuestra que tan útil pueden ser una persona de la misma nacionalidad cuando vive en una sociedad con oportunidades y libertades.

    Moralmente, si somos redentores. Y sólo las remesas son un ejemplo de ello.

    Redentor es el que redime. Y redimir significa:

    1. Liberar a alguien de una mala situación.
    2. Para los cristianos, cuando Jesucristo salva a los hombres de la muerte.
    3. Rescatar al que está cautivo.

    Muchísimas gracias por dejarme participar en este interesante tema cubano.

  • erik fundora dijo:

    PARA MI FIDEL ES UN HOMBRE DE GRAN VALOR,VALOR HISTORICO POR SUS GRANDES LOGROS.POR SU VALOR DE ENFRENTAR EL MUNDO CRUEL,POR SER UN GRAN SO~ADOR POR AMAR AL PLANETA,POR DAR TODO SIN ESPERAR NADA,POR SU GRAN CORAZON, FIDEL ES PARA MI-EL HOMBRE PAZ-………………….. EL 13 DE AGOSTO…..ESTE PEQUEÑO VERSO LO DEDICO CON TODO AMOR Y CARIÑO A UN GRAN HOMBRE,POR SU CUMPLEAÑOS 85.AL HOMBRE PAZ, AL GRAN COMANDANTE Y AMIGO FIDEL CASTRO RUZ,FELICIDADES COMANDANTE POR SU CUMPLEAÑO………………………………………………RAÍCES DE UN ÁRBOL SABIO……CRECIERON POR DONDE QUIERA….LAS HOJAS DE UN CALENDARIO….HOY HONRRN A MI BANDERA…………………….BANDERA DE PATRIA O MUERTE…..NACIMOS PARA VENCER….CUBANOS,QUE BUENA SUERTE….FELICIDADES FIDEL……………………………..HOY COMANDANTE Y AMIGO………..TE MANDO DE CORAZÓN…..UN VERSO CORTO Y SENCILLO……MI APOYO FIRMEZA UNA FLOR………………………LA FLOR PURA Y SINCERA……RECOGE TODA EMOCIÓN……EL HASTA DE MI BANDERA…….LA GLORIA DE MI NACIÓN…….ERIK FUNDORA SALINA 8/10/2011 IMPERIO CRUEL EE.UU

  • Vanguardia Nacional dijo:

    Ahi esta la obra de medio siglo del padre de la patria, un pueblo totalmente feliz y un socialismo indestructible….

  • nelson dávila dijo:

    desde Guayaquil, Ecuador, un abrazo inmenso para un hombre inmenso: FIDEL

  • Fernando dijo:

    En El Salvador conocemos mucho de ese gran heroe, las hemos leido mucho y conocido sobre su vida, creo que es y sera el estandarte de nuestros futuros hijos.

    Ese es Fidel… que apesar de ser un cubano pareciera que es FIDEL de todo el mundo, se de fidel desde que era un niño de 6 a 7 años hoy que soy un viejo de 45 años veo en fidel un gran hombre de gran historia, de enfrentarse con coraje con ese gran imperio que no menciono porque ya sabemos quien es…
    ¡¡¡¡¡VIVE FIDEL ¡¡¡¡¡¡
    dios los bendiga.

  • andres castillo bernal dijo:

    Un ave fénix llamado Fidel
    Por Andrés Castillo Bernal
    Estas líneas no son una declaración de fe, ni mucho menos. Lo que a continuación leerán, es la expresión de mis convicciones políticas e ideológicas, cargadas de pasión, pero no por ello desatinadas y ausentes de objetividad como historiador que soy. He pensado mucho, como es lógico, y tal vez un poco más de lo habitual, para hacer estas anotaciones sobre el compañero Fidel. Aquí va mi corazón mas allá de juicios e interpretaciones de quienes las lean, sean quienes sean; muchos estarán de acuerdo, otros no. Elemental. Un libro es también como una obra pictórica o un poema. Fundamentalmente el autor es el que sabe lo que pretende expresar, lo que quiere decir, sobre todo cuando se hacen valoraciones, análisis, reflexiones y no es la mera descripción del hecho ocurrido o el cuéntame tu vida; todo sin menospreciar cualquier obra con tales características. De igual manera que no es lo mismo pintar un paisaje, que una obra abstracta o impresionista. No soy especialista en artes plásticas ni tan conocedor de esa materia, pero así lo percibo. Este libro tiene una larga historia, llena de avatares y otras incidencias de carácter social. Desde que escribí las primeras líneas, destinadas a un artículo periodístico, hasta este resultado final han transcurrido cerca de 30 años, tal vez un poquito más, pero su esencia no ha envejecido digamos que se ha rejuvenecido, porque precisamente el objetivo era mostrar que el pensamiento de Fidel se desarrollaba en forma de una espiral ascendente, lo cual ha quedado evidenciado de nuevo, tras la reciente enfermedad que lo puso al borde de la muerte. ¿Por qué? porque ha resurgido como ave fénix, tras el resquebrajamiento de su salud.
    Entonces, yo, como millones de cubanos patriotas y hasta no patriotas, y otras tantas personas en el mundo no concebíamos que un día enfermaría y que hasta pudiera llegar a morir. Ese acontecimiento tan natural en la vida, estaba fuera de nuestra percepción como consecuencia de ese amor que le profesamos, y le profesan millones de seres en el mundo. Aunque, por supuesto, hablo en primera persona, huelga decir que hubo quienes siempre pensaron en su muerte, pero no natural, sino por la llegada inesperada de un proyectil o envenenándolo, o con la utilización de otras armas asesinas.
    Pero los planes de atentados, mas de 600, y todos los intentos de asesinarlo resultaron infructuosos y, hasta ahora, “esa” que nos lleva indefectiblemente, no ha podido con él. Claro que lágrimas llegarán. Somos humanos. Pero aquí está todavía y el próximo 13 del mes 8 cumplirá sus 85 agostos. No tengo dudas que así será y mi “regalo agradecido” es presentar este libro en México junto con una exposición de fotografías de igual título en ese entorno: “Un Ave Fénix llamado Fidel”. De este maravilloso país, con un pueblo extremadamente solidario, partió Fidel, para hacernos libres para siempre y esta nación también mostró dolor y tristeza ante su enfermedad. Allá me encontraba entonces y pude constatar lo que antes afirmó. Soy uno de los tantos de cientos de miles de cubanos que he tenido el privilegio de verlo de cerca, de estar a su lado en varias ocasiones.
    Yo estudiaba Licenciatura en Historia en la Universidad de La Habana allá por los años 1964-1968. Recuerdo que él acostumbraba frecuentar, en las noches y hasta altas horas de la madrugada a la Plaza Cadenas para conversar con los estudiantes. Aquellos encuentros, sin lugar a dudas, nos enseñaron a muchos de los que tuvimos esa posibilidad, a poder aquilatar su dimensión humana y su grandeza. Creo que no hay que ser un patriota, un fidelista o un revolucionario de cualquier parte del mundo para percatarse de la genialidad de este hombre, de su inteligencia, de su claridad meridiana para ver el futuro. Si muchos de sus enemigos políticos e ideológicos fueran personas sensatas y dignas liderarían con él en los diferentes espacios y tendrían que reconocer sus virtudes y no ver solo los defectos que tiene como cualquier persona o los errores que puede cometer. Él lo sabe, porque no por su trascendencia en la historia de la humanidad es perfecto. Lo perfecto no existe. Nadie lo es ni lo será jamás. Tampoco lo fueron Simón Bolívar, José Martí, Antonio José de Sucre, San Martín, el Padre Hidalgo, Benito Juárez, Emiliano Zapata, Martín Luther King, Francisco “Pancho” Villa, Vladimir I.Lenin, Carlos Marx, Federico Engels, Ernesto Che Guevara, por citar solo algunos nombres de grandes personalidades de la historia política y social de la humanidad. Él tiene el denominador común que tenemos los seres humanos: amamos, sufrimos, hacemos nuestras necesidades elementales y a partir de entonces nos diferenciamos en el más y el menos: unos son más trabajadores, inteligentes, talentosos, egoístas otros menos, unos son más nobles, humildes, modestos, sensibles, amorosos y otros menos. Es algo elemental. Por consiguiente nadie es perfecto. Soy uno de los tantos de cientos de miles de sus contemporáneos, agradecidos porque por él y los hombres que llevó al combate, soy un hombre libre para siempre como otros millones de cubanos.
    Soy parte de este pueblo que lo ha (he) llamado por sus disímiles apodos, que expresan el cariño popular y la magia de Pueblo – Fidel – Pueblo, esa química, empatía espontánea y permanente.
    Algunos de esos sobrenombres son: “El gigante” que le viene de la lucha, que cuentan se lo puso el comandante Camilo Cienfuegos, “El Tipo”, “El Caballo”, mientras a Raúl le decíamos El Gallo. También el 1, “El One”, El Fifo, “Papá”, que confieso es el que más me gusta, tanto que cuando hablo de él, aquí en Cuba, en México o en cualquier parte me expreso así. De la misma forma cuando estoy dando alguna conferencia e incluso cuando escribo de manera informal por Internet, principalmente por Facebook. También durante las sostenidas broncas, polémicas, discusiones con aquellos viscerales, excluidos, que piensan que con sus diatribas contra él y contra la Revolución van a derrotarnos. Otros sobrenombres menos conocidos pero que han estado presente a lo largo de estos 52 años han sido “Armando Guerra”, “El Hombre de los Hoyitos”, el primero viene de cuando nuestro pueblo acudía a cualquier parte del mundo a prestar nuestra ayuda solidaria con las armas en la mano y, el segundo, cuando empezamos a prepararnos para la Guerra de todo el Pueblo. Este, tal vez no tan popular. En honor a la verdad, confieso que acabo de saberlo hace menos de un mes. De igual forma, en noviembre del 2009, apareció un fotorreportaje en la revista Paris Match, luego de un encuentro con el cineasta, Oliver Stone, norteamericano admirador de Fidel, bajo el titulo de Castro: El Inoxidable. Valga apuntar que para Stone el líder de la Revolución cubana, “tiene una fuerza estilo Emiliano Zapata. Nunca dejó de creer en la capacidad de la gente para cambiar las cosas. Es un hombre atento, y comprendió la naturaleza del poder norteamericano mucho antes que la mayoría de la gente”.
    Nunca supimos de donde salieron los apodos, quien los inventó, o mejor dicho, sí lo sabemos. Fue el pueblo. Y vale aclarar para adentro y fuera de la Patria : no constituyen faltas de respeto. No son mas que la muestra elocuente de nuestra identificación con su liderazgo indiscutible, que siempre nos ha llevado a decir ante cualquier adversidad: “Fidel no sabe eso…”. “Si Fidel lo supiera no pasaría”. “Cuando El Caballo se entere, se acabó el asunto”, diré más. Ello equivale a pensar en aquella canción de Carlos Puebla que en un estribillo dice: “Se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar…”. Todo ello indica un reconocimiento Patriarcal aun para los que no comparten nuestras ideas. Por esto y muchas razones, jamás pensamos que un día pudiera desaparecer físicamente. No había tiempo para eso. No se puede tapar el sol con un dedo.
    Y vale recordar lo que escribió José Martí el Apóstol de nuestra independencia en la Edad de Oro en 1869:
    “Los hombres no pueden ser mas perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene muchas manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz”. Aquí se habla de la luz y el ejemplo, porque precisamente él, Fidel Alejandro Castro Ruz, o simplemente Fidel, el Uno, El Caballo, El One, El Fifo, o como más nos guste llamarle, es un hombre que ha constituido una luz para otros muchos seres humanos en el mundo globalizado donde se impone el terrorismo, el hambre, la miseria, y las crisis financieras. Dirijamos la mirada, por solo citar dos ejemplos en este instante: a España y Francia y pensemos cuantas veces él no advirtió hacia donde iba el orbe capitalista, haciéndose acreedor de otra máxima martiana que dice: “Los hombres fuertes prevén, los débiles esperan los acontecimientos con los brazos cruzados.” Últimamente, muchos, sobre todo en el extranjero le llaman El Patriarca, tal vez también pudieran decirle El Consigliore, El Consejero, El Gran Jefe Indio, porque es innegable que su caudal de experiencia en la lucha por las ideas de justicia social, vienen desde, por situar una fecha, 1948, cuando joven participó en El Bogotazo. No olvido, que siendo niño, al triunfo de la Revolución , en algún instante, lo identificaron con Cristo, por aquella coincidencia en los años, porque llegó con solo 33 años a ser nuestro máximo líder, y porque aquel también había luchado por ideales idénticos. Al respecto recuerdo que hace algún tiempo un amigo mexicano, de origen láguense, si mal no recuerdo, me dijo:
    “Andrés, está bien que defiendas a Fidel a capa y espada, pero no te atormentes tanto. Sabes quién fue el primer comunista de la historia”? No me dejó responderle pues suponía de quienes les iba hablar. De Carlos Marx, Federico Engels, de Vladimir Ilich Lenin…
    “No, Andrés, no hables, el primer comunista de la historia fue Cristo, y Fidel quiere precisamente lo que quería Cristo. ¡Léete la Biblia !”
    Sus palabras jamás las he olvidado.
    Hace tres años una periodista de la Televisión española, me entrevistó durante la Feria del Libro de Guadalajara, y entre sus propósitos, pienso, traía el de atacar a Fidel y a Chávez, de quienes me dijo que pretendían establecer el monopolio de las ideas socialistas y comunistas en América Latina. Entonces le hice aquella pregunta que lanzó sobre mi rostro, con una sonrisa picarona mi amigo Roberto y le agregué otra, también con una sonrisa burlona, ¿has leído la Biblia ? Me respondió. “Más o menos”. Bueno pues Fidel y Chávez quieren lo mismo que quería Cristo, le respondí. Ella hizo mutis, yo también. Así terminó la entrevista. Aquí, rememorando a mi madre, tendría que decir: “el que calla otorga”, aunque el Che decía: “el que calla no otorga nada”. Pienso que cada quien puede hacerse en su mente una fotografía de hechos, hombres, figuras, acontecimientos y creo que de el Comandante en Jefe los cubanos nos hicimos una fotografía donde había aspectos no incluidos jamás; los errores, lo imperfecto, las equivocaciones y menos aún la enfermedad y la muerte. Nunca pensamos en esta última posibilidad. Nos resistíamos a ello y así fuimos sorprendidos por los primeros “golpes” que la vida le dio a su salud y aún pretendíamos ignorarlos. El primero ocurrió el sábado 23 de junio del 2001. Tal vez alguna vez hablamos o hicimos comentarios pero a regañadientes. “Hace tiempo Fidel no sale en público, no sale en la televisión, dicen que está enfermo. Será verdad”, pero de allí no pasaba, nos negábamos a que fuera cierto. Aquel día ya no fue posible negar la realidad. Muchos lo vieron sentirse mal, allí en el escenario de la Tribuna Abierta que se desarrollaba en el Municipio del Cotorro en la capital habanera. Otros lo vieron por la Televisión Nacional. Hablaba de nuestros Cinco Héroes prisioneros del imperio. El calor era sofocante, el sudor invadía a muchos, pero la atención a sus palabras estaba presente. Y él, firme, no queriendo dejarse abatir por el sol y el cansancio ante el pueblo, firme y de pie. Aunque el municipio del Cotorro está cerca de mi casa, no estuve presente. Un niño, estudiante de secundaria residente en mi cuadra me contó. Realmente fue algo tremendo. Me habló del dolor reflejado en los rostros de los presentes y las lágrimas en los ojos, ante la incertidumbre hasta que “El Tipo volvió al podio”. La periodista Vanesa Herrera Hernández allí presente describió aquel episodio de la siguiente manera:
    “Parece indescriptible volver a situarme entre aquella multitud (cerca de 600 000 personas, apunte del autor) y así poder recordar aquellas últimas palabras de Fidel, esas últimas palabras que casi articulaba, la lucha constante de su mirada tratando de leer sus propias líneas ante la atención minuciosa de los que allí nos encontrábamos. Llevaba hablando más de dos horas, cuando finalmente desistió y reclinó su cabeza contra los dos micrófonos. Corrieron hacia el podio algunas personalidades del Gobierno y el Partido que presenciaban el discurso desde la primera fila, del mismo modo que lo hicieron los agentes de su seguridad personal. Nosotros hartos del sol, sed y cansancio general, enseguida nos levantamos del suelo y como reguero de pólvora empezaron los murmullos. Todo pasó en unos segundos. Fidel fue retirado rápidamente, sin ser cargado y en medio de un vasto dispositivo de seguridad. Se transmitió esta escena en directo por la televisión nacional ante la vista incrédula de todos los que lo presenciaban. El silencio sepulcral se volvió un valle de lamentos. A lo lejos se escuchaban voces quejumbrosas “Ay Dios mío”, “Se murió Fidel”… los guardias trataban de poner orden y nos aventaban hacia atrás (…) El llanto acosó a la mayoría en ese instante. Guillermo Cabrera (director de la escuela de Periodismo Internacional, ya fallecido), se desvaneció prácticamente, Natalia una periodista paraguaya lo abrazó y consoló todavía con la expectación de lo que estaba sucediendo. A mi lado, Martha Moreno, una famosa periodista de la televisión cubana, disimulaba sin éxito, sus lágrimas con unas gafas oscuras. Pasado unos 5 o 7 minutos Fidel regresó al podio y afirmó: “Estoy bien”. “Estoy entero”. Ahora “duermo unas horas, anoche no dormí nada buscando papeles. Esto no se queda así… Nos vemos a la noche. Hasta luego y muchas gracias”. El alma volvió al cuerpo de los que allí se encontraban, sin lugar a dudas. Y él, ante los brazos levantados con las banderitas cubanas en cada mano de las 600 000 personas se despidió con nuestra consigna de “Patria o Muerte” “Venceremos”. Por supuesto que la prensa internacional se hizo eco del acontecimiento, dando a conocer decenas de versiones, incluso hasta la muerte. Igual sucedió cuando se accidentó el 21 de octubre del 2004, durante un acto público en Santa Clara. En esa ocasión pensaron que el final estaba más cerca, y no es menos cierto que de nuevo los cubanos empezamos a preocuparnos. Pero bien pronto recuperamos la confianza en que el seguiría de frente y luchando. Fue capaz de soportar la operación de su pierna con anestesia local (raquídea) para poder ver cómo lo operaban. La prensa extranjera por internet lo reflejó así:
    LA HABANA, Cuba, oct. 21, 2004.- El presidente cubano Fidel Castro fue operado el jueves de la rodilla izquierda, rota en ocho partes, y posteriormente enyesado; mientras se le inmovilizó el brazo derecho, tras una caída la noche anterior durante un acto en la ciudad de Santa Clara. La intervención quirúrgica duró tres horas y 15 minutos, dijo la prensa. Los impactos más importantes estaban en la rodilla izquierda y en la parte superior del brazo derecho, donde el húmero presentaba una fisura. La rótula estaba fragmentada en ocho pedazos, comentó el mandatario en su larga y detallada misiva. Aunque no se especificó el nombre del centro hospitalario donde se practicó el procedimiento, Castro relató que este se realizó con raquídea. El gobernante prefirió este sistema para no perder el conocimiento y mantener el contacto con sus subordinados. En otra versión dijo: “No he dejado de atender las tareas que me corresponden en coordinación con los demás compañeros”, manifestó con orgullo en su misiva, leída por el locutor del noticiero. Según el presidente, se hizo con su pierna “un trabajo de orfebrería” y actualmente evoluciona bien. Tras pronunciar un discurso en una graduación de estudiantes de arte en la ciudad central de Santa Clara a unos 300 kilómetros de la capital, el miércoles por la noche Castro se resbaló al descender del estrado y cayó estrepitosamente al suelo sobre su costado derecho. Colaboradores y guardaespaldas corrieron a socorrerlo, en medio del estupor de los asistentes. El acto era difundido en vivo por la televisión estatal, que no dejó de transmitir sus imágenes, aunque las tomas se hicieron más generales. Millares de invitados se habían congregado en la Plaza de la Revolución Che Guevara -donde reposan los restos del guerrillero argentino de igual nombre- para recibir sus diplomas.
    Poco después, acomodado sobre una silla Castro tomó un micrófono y dijo: “Estoy entero”. En su mensaje a sus compatriotas, televisado el jueves, Castro relató que después de eso fue trasladado en una ambulancia hacia La Habana , donde se le realizaron los estudios previos a la operación mencionada. Por la mañana, un parte médico en una nota oficial confirmó el diagnóstico de la pierna y el brazo lastimado, mientras se instó a los cubanos a mantenerse tranquilos, pues el presidente “muy pronto estará restablecido”.
    El 23 de junio del 2001, Castro sufrió un desmayo durante un largo discurso a pleno sol. Unas horas después compareció ante la televisión nacional burlándose de sus detractores que lo daban por muerto. Aunque el estado general de salud del presidente se guarda en Cuba como un secreto, a finales del 2002 el mandatario dejó de asistir a una sesión de la Asamblea Nacional -por primera vez en dos décadas- y reconoció que padecía una dolencia en la pierna izquierda.
    Este segundo momento triste y preocupante en el acontecer de la vida de Fidel, para él y el pueblo cubano, no lo supe al arribar a mi cuadra, ni siquiera por la Radio , la Televisión Nacional o la prensa. No estaba en Cuba, he dicho, estaba en México, conocí de ello al arribar a la Galería Diego Rivera, ubicada en la capital del estado de Guanajuato, precisamente del mismo nombre. Serian alrededor de las 4 o 5 de la tarde, hora del país azteca, con quien Cuba tiene una hora de diferencia de hacia delante. Allí la persona que me recibió, tras el saludo obligado, dejó escapar de sus labios una frase más o menos así: “Ya sabes que Fidel se cayó”. No lo pensé dos veces y solté mi verbo en defensa de Fidel y la Revolución , argumentando que jamás pasaría tal cosa, que nuestro pueblo era invencible y muchas otras palabras más, hasta que el compañero, que si mal no recuerdo era el director de la institución, por demás amigo de Cuba, logró hacerme callar y explicarme lo que había sucedido. Entonces mi alma volvió a su lugar. Lo demás lo supe con el correr de los días. En su última enfermedad también me encontraba en México. En esta ocasión en Lagos de Moreno, estado de Jalisco, ciudad que tiene fuertes vínculos culturales con mi pueblo natal Santi Spiritus, en el centro de Cuba, la cual visito desde el año 1999, luego de haber conocido en Guadalajara a mi amigo y colega Felipe Castro Zamaripa, a quien considero el primer láguense que conocí, aunque realmente él es de Matamoros. No tardaron en abordarme varios periodistas en diferentes momentos para pedirme una opinión al respecto. El día 2 de agosto, el diario El Expreso publicó en primera página un titular que decía así: Si Fidel Castro llega a morir los cubanos vamos a sufrir, pero seguiremos adelante.
    Quiso la vida que no ocurriera eso. Vinieron días difíciles. Es conocido ese proceso, incluido la felicidad de los cubanos contrarrevolucionarios viscerales residentes en USA y otras partes del mundo, que llegaron hasta preparar sus maletas pensando que los recibiríamos con los brazos abiertos tras haber celebrado su posible muerte, apoyados por los señores de la Casa Asesina , entiéndase la Casa Blanca. Pero se quedaron en eso. Mientras, el pueblo sufría y estaba pendiente de su salud, quizás musitando una oración. En aquel momento afirmé: “Fidel se enfermó, como se enferma cualquier persona, en tanto los mafiosos gusanos de Miami, dan muestras de alegría por la muerte de un ser humano, evidenciando de que calaña están hechos, como si ellos no fueran a morir un día también”.
    Durante estos cinco años, no ha transcurrido un solo día, seguro estoy, que en algún instante pensemos en él. Cuando no leemos una Reflexión o sabemos que ha recibido a alguna personalidad, nos agobiamos, pero allí está y verlo de nuevo nos reconforta. No es mi propósito adentrarme en el tema. Será suficiente recordar la entrevista que le dio al diario La Jornada de México, donde cuenta todo ese proceso. Volver a ella y leerlo es más elocuente. En julio del 2010, los cubanos experimentamos una alegría inmensa, cuando empezó a reaparecer en la televisión y en lugares públicos. Se veía entero, rozagante, firme a la hora de hablar, sonriente, inicialmente sentado, alguna vez de pie, creo que lo hacía para él mismo medirse. En Cuba hay un expresión bien popular que reza así: a Fidel no le gusta perder ni en la pelota, y yo me pregunto: ¿¡a quién le gusta perder? Fidel es un reto a sí mismo, aun hoy. Me voy a permitir utilizar algunas partes de la mencionada entrevista que servirán para sustentar la expresión anterior e ir arribando al porqué del título de este libro que ha resultado ser el tercero concebido y definitivo: Un ave fénix llamado Fidel. Inicialmente pensé que sería: Táctica y estrategia en Alejandro, y luego, Fidel; viaje por su pensamiento, pero realmente ninguno de los dos daría la dimensión de su pensamiento, tras los avatares de su vida y salud, luego del 31 de julio del 2006 y el tiempo transcurrido. Y su resurrección como ave fénix. Y ahí su pensamiento, siempre hacia arriba como una espiral, concepto que es diferente a desarrollo y progreso, como lo podrán comprobar en las páginas siguientes, o simplemente buscando las acepciones de ambos términos en cualquier diccionario. Entonces podrán observar, que prácticamente todos, responden a su manera de pensar.
    Carmen Lira Saade, directora de La Jornada , privilegiada en este sentido por haber entrevistado a este hombre llamado Fidel Alejandro Castro Ruz, que su pueblo lo ha llamado siempre Fidel y de otras muchas maneras, algunas expuestas aquí y otras no, o que lo hemos identificado al hablar de el, solo pasándonos la mano por la cara, ha manejado el lenguaje, la técnica de la entrevista, los recursos literarios de manera brillante. También su interpretación e identificación con él y con Cuba, para mostrarnos la agudeza de su pensamiento. Afirma ella que la charla-entrevista duró cinco horas y que Fidel permitió se le preguntara de todo, “…aunque el que más interrogue sea él- y repasa por primera vez y con dolorosa franqueza algunos momentos de la crisis de salud que sufrió los pasados cuatro años. Y continúa: “Llegué a estar muerto”, revela con una tranquilidad pasmosa. No menciona por su nombre la divertículis que padeció ni se refiere a las hemorragias que llevaron a los especialistas de su equipo médico a intervenirlo en varias o muchas ocasiones, con riesgo de perder la vida en cada una. Pero en lo que sí se explaya es en el relato del sufrimiento vivido. Y no muestra inhibición alguna en calificar la dolorosa etapa como un “calvario”. “Yo ya no aspiraba a vivir, ni mucho menos. Me pregunté varias veces si esa gente (sus médicos) iba a dejarme vivir en esas condiciones o me iban a permitir morir… Luego sobreviví, pero en muy malas condiciones físicas. Llegué a pesar cincuenta y pico de kilogramos.”
    “Sesenta y seis kilogramos”, precisa Dalia, su inseparable compañera que asiste a la charla. Solo ella, dos de sus médicos y otros dos de sus más cercanos colaboradores están presentes.
    -Imagínate: un tipo de mi estatura pesando 66 kilos. Hoy alcanzo ya entre 85 y 86 kilos, y esta mañana logré dar 600 pasos solo, sin bastón, sin ayuda. “Quiero decirte que estás ante una especie de re-su-ci-ta-do”, subraya con cierto orgullo. Sabe que además del magnífico equipo médico que lo asistió en todos estos años, con el que se puso a prueba la calidad de la medicina cubana, ha contado su voluntad y esa disciplina de acero que se impone siempre que se empeña en algo. -No cometo nunca la más mínima violación -asegura-. De más está decir que me he vuelto médico con la cooperación de los médicos. Con ellos discuto, pregunto (pregunta mucho), aprendo (y obedece)… Conoce muy bien las razones de sus accidentes y caídas, aunque insiste en que no necesariamente unas llevan a las otras. “La primera vez fue porque no hice el calentamiento debido, antes de jugar básquetbol.” Luego vino lo de Santa Clara: Fidel bajaba de la estatua del Che, donde había presidido un homenaje, y cayó de cabeza. “Ahí influyó que los que lo cuidan a uno también se van poniendo viejos, pierden facultades y no se ocuparon”, aclara. Todos estos accidentes antes de que la otra enfermedad hiciera crisis y lo dejara por largo tiempo en el hospital. “Tendido en aquella cama, sólo miraba a mi alrededor, ignorante de todos esos aparatos. No sabía cuánto tiempo iba a durar ese tormento y de lo único que tenía esperanza es de que se parara el mundo”, seguro para no perderse de nada. “Pero resucité”, dice ufano. -Y cuando resucitó, comandante, ¿con qué se encontró? -le pregunto. -Con un mundo como de locos… Un mundo que aparece todos los días en la televisión, en los periódicos, y que no hay quien entienda, pero el que no me hubiera querido perder por nada del mundo -sonríe divertido. Con una energía sorprendente en un ser humano que viene levantándose de la tumba -como él dice- y con la mismísima curiosidad intelectual de antes, Fidel Castro se pone al día. Dicen, los que lo conocen bien, que no hay un proyecto, colosal o milimétrico, en el que no se empeñe con una pasión encarnizada y que en especial lo hace si tiene que enfrentarse a la adversidad, como había sido y era el caso. “Nunca como entonces parece de mejor humor”. Alguien que cree conocerlo bien le dijo: “las cosas deben andar muy mal, porque usted está rozagante”. La tarea de acumulación informativa cotidiana de este sobreviviente comienza desde que despierta. A una velocidad de lectura que nadie sabe con qué método consigue, devora libros; se lee entre 200 y 300 cables informativos por día, está pendiente y actualizado de las nuevas tecnologías de la comunicación; se fascina con WikiLeaks, “la garganta profunda del Internet”, famosa por la filtración de más de 90 000 documentos militares sobre Afganistán, en los que este nuevo “navegante” está trabajando.
    Creo que no es necesario abundar más sobre el resurgimiento de Fidel a la vida, como tal, y a la vida política y social de nuestro país y del mundo. Regresa por sus fueros cuando en medio de una crisis financiera mundial, su pensamiento vuelve a brillar como en sus mejores tiempos, y continúa desarrollándose en forma de espiral, previendo los acontecimientos, adelantándose a los hechos como un reloj biológico, que fue el objetivo que me propuse mostrar cuando empecé a escribir aquel artículo que me solicitó mi amigo Luis Suárez y que al final se convirtió en este libro. Me preguntó entonces: ¿ ha resurgido o no Fidel como un ave fénix de sus propias cenizas? Él, en la entrevista ya citada afirma: “He re-su-ci-ta-do”. Y eso es la leyenda del Ave Fénix. En Internet hay diferentes versiones. Utilizaré la que más me gusta, la que más se acerca en mi opinión, a este resurgir de Fidel aunque sin apasionamientos, pienso que todas encajan. Por supuesto, no tengo que agregar que es una metáfora, un símil, es una manera de decir que él ha resurgido, que está activo de nuevo, con su sabiduría, transmitiéndonos sus conocimientos, firme en su convicción de que un mundo mejor es posible, fiel en su lucha por erradicar la explotación, las guerras imperiales y todo lo que socave la dignidad del hombre. Allí, en las leyendas se habla de la capacidad curativa de las lágrimas y su fuerza, y el sino, de su vida ha sido es y será curar a la humanidad de los males que la aquejan, sobre todo a los pueblos más pobres del orbe, donde tantos seres humanos padecen hambre, donde tantos niños mueren, y la incultura ahoga a millones de niños y adultos.
    Fidel resurge el 7 de julio del año 2010 en el escenario cubano y mundial, cuando se reúne con científicos e intelectuales donde les plantea que había que buscar la manera de detener la posible guerra entre el país que se “cree” dueño del mundo: Estados Unidos de Norteamérica y su emperador Barack Obama. El blanco sería Irán. Objetivo: el Petróleo. Estuvimos abocados a la Tercera y última guerra mundial. ¿Quién hizo más por impedirla? ¿Quién convocó a evitarla? Fidel. No hay dudas. Ese hombre que los cubanos hemos bautizado de muchas maneras. Durante la entrevista aparecida en La Jornada y publicada en infinidad de diarios impresos y digitales, a una pregunta de la colega Carmen Lara Saade, ¿Qué hay detrás de este frenesí en el trabajo, que más que a una rehabilitación puede conducirlo a una recaída?, responde: “No quiero estar ausente en estos días. El mundo está en la fase más interesante y peligrosa de su existencia y yo estoy bastante comprometido con lo que vaya a pasar. Tengo cosas que hacer todavía.”¿Cómo cuáles?-Como la conformación de todo un movimiento antiguerra nuclear -es a lo que viene dedicándose desde su reaparición_, precisa la entrevistadora, y él, afirma: “Crear una fuerza de persuasión internacional para evitar que esa amenaza colosal se cumpla.! Acota Lara Saade: representa todo un reto. Fidel nunca ha podido resistirse a los retos.
    Quiero concluir estas consideraciones, como ya dije al principio, que pueden parecer apasionadas, pero no exentas de objetividad con las siguientes líneas de una de las tantas leyendas sobre el Ave Fénix:
    El Ave Fénix tiene sus representaciones en diferentes culturas, como la china (el Fêng-Huang), la japonesa (el Ho-oo), la rusa (El Pájaro de Fuego, que inmortalizara musicalmente Stravinsky), la Egipcia (el Benu), la hindú (el Garuda), e incluso en los indios de Norteamérica (el Yel), o los Aztecas, Mayas y Toltecas (el Quetzal). Fue citado por primera vez por Hesíodo en el siglo VIII a.C., y más tarde y con más detalle por el historiador Herodoto.
    Ahora Cuba tiene su Ave Fénix: Fidel. Y Estados Unidos tiene su Premio Nóbel de la Guerra : Obama. Ellos son: El Bien y el Mal.
    El Autor
    13 de junio 2011
    7. 15 pm

  • josé Molina Vidal dijo:

    Si Silvio tu tienes toda, toda la razón, Fidel es…el gran “educador de masas”, tu lo has dicho. Pero ya hay un “Padre de la Patria”, ¿que le impusieron ese título nuestros Próceseres de nuestra independencia?…Creo que sí…y que habrá que respetarlo hasta… tambien…pero hay que respetarlo.-
    Busquemosle otro “título” ¿Quién sabe, y ¿por qué no? “El Educador de Masas”. Corrigeme. Gracias Molina

  • Patricia Lagunas Sotomayor dijo:

    FELICIDADES FIDEL, GRACIAS A TI CASI TODA LATINOAMERICANO SE HA LIBRADO DEL YUGO IMPERIALISTA Y CAPITALISTA

  • Alberto Leòn Valdès dijo:

    Desde que era chiquito,en la decada del 60, en la escuela primaria me ensenaron que el padre de la patria era un senor llamado Carlos Manuel de Cèspedes.Me explicaron el porquè y no tardaron nada para convencerme.
    Hace dos o tres meses en el programa de Amaury “Con dos que se quieran”, el actor Carlos o Luis Alberto Ramirez (no recuerdo el primer nombre) dijo que su poeta nacional era Silvio Rodriguez, o sea,Martì y en ùltima instancia Guillen vienen destronados.Hoy veo que Silvio Rodrìguez me le quiere cambiar el padre a la Patria,y si como somos de grandes bandazos ,y hoy en dìa en pro de una nueva era y de una cierta libertad (confusional), hay dos o tres personajones que salen en television o dan entrevistas y se permiten de querer cambiar casi todo tomando como puntos firmes Fidel y Raùl,(lo demàs no importa, es que no funcionaba).No quisiera que me siguieran revisando la historia y los simbolos con los que muchas generaciones de cubanos crecieron y venga a menos.Quisiera escuchar la opinion de otros cubanos pues estos S.Rodriguez y Alberto Ramìrez son siempre los mismos que nos encontramos hasta en la sopa.

  • WILFREDO L. ULLOA COSMEA dijo:

    COINCIDO CON EL CRITERIO DE SILVIO RODRIGUEZ VALORANDO AL COMANDANTE EN JEJE FIDEL CASTRO RUZ COMO PADRE DE LA PATRIA, PERO, LATINOAMERICANA Y CARIBEÑA.
    UNA DE LAS GRANDES VIRTUDES QUE LE SOBRESALEN ES SU INFINITA CONFIANZA EN LAS MASAS DE TRABAJADORES, ESTUDIANTES, PROFESIONALES, CAMPESINOS, MUJERES, NIÑOS Y EL PUEBLO EN GENERAL.
    CON LA PACIENCIA DE UN ESPARTANO FUE TEJIENDO TODO UN PROCESO DE CONCIENTIZACIÓN EN LOS PUEBLOS QUE HOY, Y ME ALEGRA QUE ESTÉ VIVO PARA QUE LO DISFRUTE, LOS PUEBLOS DE LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE SON MÁS LIBRES Y SE VE MÁS CERCA QUE LEJOS LA PÉRDIDA HEGEMÓNICA DEL IMPERIALISMO SOBRE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS. Y SEGURO ESTOY QUE EXISTE SU INFLUENCIA EN LOS MOVIMIENTOS DE EUROPA Y EL MEDIO ORIENTE.
    ADEMÁS DE CUMPLIR CON CRECES EL PROGRAMA DEL MONCADA TAMBIÉN CUMPLIÓ CON LO ESCRITO A CELIA DESPUÉS DE UN BOMBARDEO A INFELICES CAMPESINOS EN LA SIERRA MAESTRA, MÁS O MENOS CON ESTAS PALABRAS: “ME HE DADO CUENTA QUE MI LUCHA ES CONTRA EL IMPERIALISMO YANQUI”.
    POCOS ESTADISTAS MUNDIALES HAN MANTENIDO SU LIDERAZGO TANTO TIEMPO Y EL LIDERAZGO DE FIDEL PERDURARÁ AÚN DESPUÉS DE SU LÓGICA DESAPARICIÓN FÍSICA. LARGA VIDA Y MUCHAS GRACIAS, FIDEL. ULLOA.

  • Mario Trujillo Lanuza dijo:

    FIDEL ES FIDEL Y ES UN HOMBRE SINTESIS DE TODOS LOS LUCHADORES LATINOAMERICANOS Y TECER MUNDISTAS DEL SIGLO XX Y LO QUE VA DEL
    XXI Y DE LAS IDEAS MAS AVANZADAS, PERO YA HAY UN PADRE DE LA PATRIA Y ESO ES SAGRADO; PUES LA PATRIA ESTA POR ENCIMA DE LAS IDEOLOGIAS Y LOS SISTEMAS SOCIO ECONOMICOS Y POLITICOS.
    YO CREO QUE AL MISMO FIDEL POR SU MODESTIA PROVERBIAL NO LE DEBE DE
    GUSTAR ESE CALIFICATIVO.
    YO SI CREO QUE FIDEL ES EL PADRE DEL SOCIALISMO EN CUBA Y EN TERCER MUNDO, POR QUE FUE EL PRIMERO QUE CON VIRTUDES Y DEFECTOS SE LANZO A UNA TAREA TITANICA Y DESCONOCIDA Y FUE CAPAZ DE AGLUTINAR A TODOS EN ESA TAREA, INCLUYENDO A LOS SECTARIOS Y GRAN PARTE DE LA INTELECTUALIDAD CON ESE PODER DE PERSUACION QUE SOLO EL TIENE.

  • ulises dijo:

    Me enseñaron que no resulta acertado cambiar la historia de un pais de un pueblo,no mas que por el placer de cambiarla o distorsionarla o por intereses de clase, que muchas veces son intereses mezquinos y los resultados de estos cambios en la historia de un pueblo,una nación nunca han traido resultdos positivos,vean los ejemplos de la Ex URSS, se olvidaron de su historia, la distorsionaron y miren como acabaron, pero en este caso, no creo que sea por intereses mezquinos, mas bien por aquilatar al momento historico la personalidad historica de un hombre y lo que ha representado para nuestra nacion, para nuestro pueblo, es por eso que sin tratar de ofender, ni restarle meritos al Legendario Carlos Manuel de Cespedes, quien ha llevado honrosamente el Titulo de Padre de la Patria, por muchos años, yo coincido con Silvio Rodriguez en considerar a Fidel el PADRE DE LA PATRIA CUBANA.

    Ulises.

  • erik fundora dijo:

    EL NOMBRE QUE DEBE TENER FIDEL CASTRO RUZ ES EL DEL HOMBRE PAZ.UN HOMBRE QUE SIEMPRE A LUCHADO POR LA PAZ MUNDIAL DESDE SUS PRIMEROS DIAS,——-EL HOMBRE PAZ——ES UN NOMBRE MERECEDOR PARA NUESTRO GRAN COMANDANTE AMIGO.ESE GRAN NOMBRE ES INFINITO,EL HOMBRE PAZ.GRACIAS COMANDANTE POR SER COMO ERES Y TENER TAMTA PAZ EN TU CORAZON SIEMPRE DANDO LO MEJOR DE UD SIN ESPERAR NADA,EL HOMBRE PAZ ESTA Y ESTARA EN PAZ CON TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO.UN HOMBRE JUSTO.UN HEROE DE HONOR

  • Sed dijo:

    Fidel nos enseñó con su ejemplar ejemplo a defender la patria , amar nuestra Bandera y hacer del contenido del Himno Nacional, objetivo de nuestra acción y si fuera necesario, defendiendo sus ideales.
    Por eso y mucho más, Fidel nos enseñó amar.
    Fidel vive y vivirá eternamente en nuestro pensamiento.
    Continuarán perdurando sus idea, en las actuales y futuras generaciones.
    Por eso cada día que transcura, felicidades Fidel en su cumpeaño 85,
    mas 2 dias, má ……. y por siempre.

  • Victor Manuel dijo:

    Tanta historia por unas palabras, pero ustedes no se dan cuenta de que no es incompatible una cosa con la otra, la patria puede tener varios padres, cada uno a su debido tiempo y en su contexto, Fidel por ser el personaje que ha sido y por su era temporal es sin duda el mas relevante cubano de todos los tiempos y eso es asi, por supuesto no quita meritos ni a Marti, ni a Cespedes, ni al Che, ni a Camilo ni a ningún otro heroe, pero Fidel es universal lo conocen en todos los lados del mundo y es la persona viva mas famosa seguramente y eso duele a muchos que frente a el y nuestra revolución solo conocieron la derrota, la opinión de Silvio siempre es interesante lo que sucede que hay una pila de gente que le gusta darsela de guapo y que se creen muy salvaje por hablar mal de Fidel o Silvio, sinceramente que quieren si Silvio es una artista internacional cuya opinión es importante para buena parte del mundo, dado que es el fúsil cultural mas importante de la patria, normal que sea una opinión interesante que no importa escúcharla mil veces, otros (y son muchos) no interesan a nadie porque lo único que hablan es porquería y su única intención es hacer daño.

  • josé Molina Vidal dijo:

    Psidsno Silvio y perdón por lo de “paisano”, yo soy un traidor; jamás, ni munca pensé que coincidiriamos sobre el compañero Fidel en tantos aspectos, sobre todo en lo de “educador”, y a mi modesto entender lo llamaría “el Gran Educador de Masas”. Gracias Silvio.-
    Tiene que haber, debe surgir…tiene que surgir alguién con “voz” que junto a un mapa, (como lo hizo Fidel al pueblo de Cuba “y”…) explique lo que está pasando en el mundo actual, me refiero al norte de África y porqué no a Europa. Gracias Molina

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Vea también