Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Extraño hundimiento al norte del Mariel

En este artículo: Cuba, Historia, Mariel
| 5

A 50 años de la desaparición de la lancha R-43 nuestro pueblo no olvida a los caídos

Por Pedro Etcheverry Vázquez y José Luis Méndez Ménde

El domingo 7 de mayo de 1961 en aguas al norte de Mariel, en La Habana, desde una lancha de la Marina de Guerra Revolucionaria con 17 marinos a bordo, bajo el mando del comandante Andrés González Lines, se comunicó con urgencia al Estado Mayor que presentaban problemas graves. Inmediatamente varias embarcaciones partieron en su apoyo, pero no encontraron rastros de la lancha ni de los náufragos. Ni siquiera una mancha de grasa. Todos los que se encontraban a bordo fueron reportados como desaparecidos.

El periódico Revolución en su edición del lunes 8 de mayo, insertó un gran titular en su primera página y a continuación en la 7, que decía: “Desaparecida lancha de la Marina. 17 hombres a bordo; iba el Comandante González Lines.”

En el mismo texto se daba a conocer: “Intensa búsqueda con aviones y barcos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Reportó su posición a unas 10 millas al norte de Mariel. Había salido de La Habana. Después de 30 horas de intensa búsqueda por aviones y embarcaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, no se ha encontrado rastro alguno que conduzca al hallazgo de la lancha de la Marina de Guerra Revolucionaria R-43, ni de sus tripulantes o pasajeros, quienes en número de 17 han desaparecido también a unas 10 millas al norte de Mariel.”

“La lancha había salido del puerto de La Habana a las 8 de la mañana en recorrido de entrenamiento. Fue avistada a las 9 a la altura de la boca del puerto de Mariel tomando rumbo noreste.

“A las 09:46 se recibió en el Departamento de Control de Radio un SOS de la R-43 donde comunicaba que se estaba hundiendo, que largaba el fondo, como a unas 10 millas de Mariel. A las 10 de la mañana se recibió el último mensaje en que se informaba que estaban listos para abandonar la embarcación. Inmediatamente se dispuso y comenzó la búsqueda por aviones y barcos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, operación que ha continuado durante todo el día de ayer, sin resultado positivo alguno.

“Entre los desaparecidos figuran 12 tripulantes del R-43, al mando del alférez de fragata Arnoldo Álvarez Lima, también viajaba en la lancha el capitán de corbeta Andrés González Lines y cuatro milicianos.

Nombres de los desaparecidos

1.   Arnoldo Álvarez Lima, alférez de fragata

2.   Francisco Figueredo Rodríguez, sargento de primera

3.   Miguel Hernández González, sargento de segunda

4.   Justiniano Fernández Abrahantes, marinero de primera

5.   Orlando Alba García, marinero regular

6.   Jorge F. Borroto, marinero regular

7.   Nelson Cerra Pineda, marinero regular

8.   Ramón González González, marinero regular

9.   Miguel Flores Cerrate, marinero regular

10.   Roberto Guevara Herrera, marinero regular

11.   Pablo Martínez Linares, marinero regular

12.   Carlos Sosa Rodríguez, marinero regular

“Relación del personal que se encontraba a bordo de la R-43, durante las prácticas que efectuaba dicho buque.

1. Andrés Gonzáles Lines, capitán de corbeta

2. Emilio Pérez, miliciano

3. Manuel López M., miliciano

4. Juan Hidalgo Valdés, miliciano

5. Orlando Batle, miliciano

El hecho conmocionó a todo el pueblo porque González Lines atesoraba una larga historia de luchas contra la tiranía batistiana y en defensa de las conquistas de la Revolución. Había sido detenido en La Habana por el Alzamiento de Cienfuegos el 5 de septiembre de 1957, y durante su encierro en el Presido Modelo de Isla de Pinos había mantenido una actitud vertical ante los esbirros de la tiranía.

En la prisión se realizaban círculos de estudios por grupos de internos, analizándose entre otros temas, La Historia me Absolverá, la Reforma Agraria, la importancia de la nacionalización de los principales recursos del país, etc. Los conferencistas que dirigían estos círculos eran Armando Hart, Quintín Pino, Jesús Montané, Mario Hidalgo, Manuel Stolik, Carlos Chain y otros. Para estudios sobre temas específicos, se utilizaban profesionales en la materia, por ejemplo: “Importancia de la Marina Mercante para Cuba”, la impartía González Lines.

El 4 de marzo de 1960 cuando se produjo la explosión de La Coubre en el puerto de La Habana, González Lines fue uno de los primeros en acudir al lugar para auxiliar a las víctimas, y formó parte del equipo de especialistas que se hizo cargo de las investigaciones. En abril de 1961, durante los días de la invasión por Playa Girón, se mantuvo firme en su puesto de combate.

El sábado 20 de mayo de 1961 el periódico Revolución publicó en la página 8 el discurso del Primer Ministro del Gobierno Revolucionario Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en ocasión de recibir el Premio Lenin de la Paz. En una parte de su intervención, al referirse a las agresiones contra Cuba, mencionó el caso de la lancha R-43 y expresó:

“[…] Han ocurrido algunos hechos extraordinariamente raros, como fue el caso de una embarcación militar nuestra, en la que iba el director de la Oficina de Fomento Nacional, el capitán González Lines, que era Director de la Oficina de Fomento y además Jefe de la Escuadra, Jefe de un grupo naval nuestro, que iban con varios milicianos más, varios compañeros revolucionarios y a unas diez millas de nuestras costas enviaron un SOS, diciendo que los habían hundido… los habían hundido… Reiteradamente repitieron esa frase.

“No hubo tiempo de pedir una explicación; el barco era un R-43, iba perdiendo… sumergiéndose poco a poco, es decir haciendo agua. Al parecer, según nuestra deducción, aunque es naturalmente muy difícil aportar una prueba concluyente, pero la conclusión nuestra es que esa embarcación fue hundida por un torpedo perforante disparado posiblemente desde un submarino, porque ellos explicaron: “Nos hundieron, nos hundieron”, en la primera llamada, en la segunda, en la tercera dando su posición.”

Dos años después, en homenaje al desaparecido comandante de la Marina de Guerra Revolucionaria fue creada la Escuela Superior de Pesca “Andrés González Lines”, una institución que con el transcurso del tiempo graduó miles de jóvenes cubanos en distintas especialidades relacionadas con el trabajo en el mar: control de máquinas, radiolocalización, patrones y motoristas de plataforma, pilotos de altura, biólogos, técnicos de pesca industrial y técnicos de nivel medio en Biología Marina, etc.

El 14 de julio de 1999 durante el proceso conocido como la Demanda del pueblo cubano al gobierno de los Estados Unidos por Daños Humanos se abordó el tema de la trágica desaparición del comandante Andrés Gonzáles Lines y sus compañeros. Sobre este hecho testificaron Emigdio Báez Vigo y Silvano Milián Mariño, compañeros de González Lines desde los sucesos del 5 de septiembre en Cienfuegos, y Gladis Planas Masot, su viuda.

En su emocionante declaración Gladis señaló:

“El 6 de mayo del 61, mi esposo salía por última vez de la casa para trabajar, patrullando las costas. El hecho se produce a raíz de Girón, en esa zona había submarinos, lanchas rápidas, en el malecón se veían los barcos. Salió esa mañana, se sentía feliz para un militante clandestino, desde los 17 años como él, que recibió con alegría cuando Fidel proclamó el carácter socialista de la Revolución. […]

“Haciendo un análisis de las circunstancias, pues fue cerca de los días de Girón, se piensa que los hundieron, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias llegó a la conclusión de que la lancha fue impactada por un torpedo perforante que no deja huellas, y que era una agresión. Teníamos siete hijos, él estaba orgulloso de sus hijos, cada uno en una trinchera. El más pequeño tenía 4 meses, y el mayor 15 años, había salido para la URSS a estudiar. El segundo estaba en la base Granma emplazado en la refinería Ñico López, y la hembra de 14 años, en Sagua de Tánamo alfabetizando. No fue fácil, educar 7 hijos sin padre, pero ahí están los 7 militantes y trabajando para la Revolución.”

El ejemplo de González Lines y sus compañeros ocupa una página imperecedera en la historia de nuestra patria.

7 de mayo de 1961

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sanchez dijo:

    “Que la lancha fue impactada por un torpedo perforante que no deja huellas” A mi ,no me convence esa teoría,de desaparecer como conejo en sombrero de mago.

  • Alejandro dijo:

    Hay que preguntarle a Wiki Lea, en cualquier momento sale la notici desclasificada, Sanchez debes estudiar más para que sepas lo que puede pasar en alta mar y maxime si hay untorpedo por medio

  • Fernando dijo:

    uhmm, se me parece a algo:::

  • Peter dijo:

    fui marino durante 10 anos. Nunca estuve en un naufragio, pero conozco el mar bastante bien. Es bien extrano que una embarcacion naufrague y no quede nada flotando en el area. Es altamente extrano que un un grupo de 17 hombres, algunos con entrenamiento marino nadie quedara flotando con un chaleco o un aro salvavidas…Es un hecho realmente insolito…

  • Javier dijo:

    Excelente trabajo. Me gustaria que hicieran uno igual con los sucesos de Canimar en Matanzas, donde un Ferry secuestrado fue undido frente a Faro Maya y muchos perdieron la vida. La prensa de la epoca nada refleja.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Méndez Méndez

Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, “La Operación Cóndor contra Cuba” y “Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba”. Es colaborador de Cubadebate.

Vea también