Inicio » Opinión, Política  »

La furia de Obama y los discursos de Hillary

21 febrero 2011 | 4
Decenas demiles de manifestantes protestan en Wisconsin, EEUU, en defensa de sus derechos sindicales

Decenas demiles de manifestantes protestan en Wisconsin, EEUU, en defensa de sus derechos sindicales

El pasado 12 de Febrero The New York Times revelaba que el presidente norteamericano Barack Obama estaba furioso por el modo en que el Departamento de Estado había manejado las posiciones norteamericanas durante la crisis en Egipto que terminó con el gobierno de su antiguo aliado Hosni Mubarak. Según el Times, Obama no estaba en desacuerdo con las posiciones de la señora Clinton y su enviado a Egipto, Frank Wisner, al decir que Mubarak era indispensable en una transición, pero sí en haberlas dicho abiertamente, cosa que revelaría que Estados Unidos no tenía “sintonía total con los manifestantes”. Sin embargo, en The Washington Post y otros medios se ha visto el artículo del New York Times como el inicio de una rectificación de los errores que llevaron a Obama a “perder el pueblo egipcio”.

Quizás sea en este contexto que hay que entender el discurso de la Secretaria de Estado en la Universidad George Washington este 15 de Febrero, en que aplaudió a los manifestantes egipcios contra el gobierno de Mubarak y volvió a apuntar a Irán como la deseada próxima víctima de las revueltas en curso, acusándolo de hacer lo mismo que el gobierno norteamericano: “roban información para identificar a su propia gente y perseguirlos”. Pero hubo mucho más cinismo en esta intervención de la Secretaria de Estado, al traducir el acoso planetario contra la organización Wikileaks en que “las decisiones comerciales que las empresas privadas puedan haber tomado para imponer sus propios valores o políticas con respecto a Wikileaks no fueron a dirección de la administración Obama”; o, después de haber bloqueado acuerdos de Cuba con empresas norteamericanas para acceder a Internet, acusarla de impedir que sus ciudadanos puedan aumentar su navegación en la Red.

La señora Clinton dijo además: “Invertimos en tecnología de punta debido a que sabemos que los gobiernos represivos están innovando constantemente sus métodos de represión e intentamos estar por delante de ellos”, lo cual se relaciona con recientes anuncios de que el Pentágono -represor mundial en jefe- tendría capacidad para restablecer el acceso a Internet en un área de intervención donde esta haya sido retirada. Las propias revelaciones de Wikileaks nos han permitido conocer cómo usa Estados Unidos la tecnología para violar masivamente los derechos humanos y asesinar personas inocentes.

En lo que parece ser una frenética actividad de reparación de daños, el 16 de Febrero, la Secretaria de Estado inauguró un “diálogo estratégico con la sociedad civil” en 50 países, hablando de “las muchas personas valientes que no pudieron estar con nosotros hoy debido a que están realizando lo que la sociedad civil lleva a cabo. Están luchando por los derechos y la dignidad humana. Durante las últimas semanas, hemos visto su valor desplegado en las calles de Túnez y en las plazas públicas de El Cairo”. No sabemos si la señora Clinton conoce las declaraciones de un testigo presencial de las manifestaciones en Túnez que ha relatado la admiración de los manifestantes allí por Fidel Castro, porque, en otra contradicción de sus recientes discursos, los “opositores” a la Revolución Cubana -quienes según los propios funcionarios del Departamento de Estado no tienen ninguna legitimidad en la Isla- fueron los que constituyeron el auditorio en La Habana para su “diálogo estratégico”.

En su intervención del 16 de Febrero, Hillary Clinton no dijo si había organizaciones norteamericanas conectadas a su “diálogo estratégico con la sociedad civil”. Sin embargo, es en Estados Unidos, donde la sociedad civil se está expresando con fuerza creciente en las calles y plazas públicas ante la sordera de sus gobernantes. En la propia sala de la Universidad George Washington un veterano de guerra era reprimido ante la indiferencia de la señora Clinton y en Wisconsin los funcionarios públicos cumplieron ya cinco días de protestas en defensa de derechos sindicales.

Quizá sea hora para Hillary Clinton de dejar de dar lecciones al mundo, buscando la paja en el ojo ajeno, y mirar un poco dentro del estado policial en que se está convirtiendo Estados Unidos. Ésa sería la única rectificación con sentido para la miopía con que seguramente, hace algún tiempo, miraba regocijarse a su esposo -el entonces presidente norteamericano Bll Clinton- junto al ahora impresentable Hosni Mubarak.

Hosni Mubarak y Bill Clinton en la Casa Blanca

Hosni Mubarak y Bill Clinton en la Casa Blanca

(Tomado de La pupila insomne)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    EL DOBLE DISCURSO LE ESTÁ JUGANDO
    EN CONTRA A LA HIERÁTICA DAMA

    Con sólo escrutar detalles en su rostro y asociarlo como “síndrome” de las circunstancias que la tienen por protagonista, quedan al descubierto las tensiones por las que está atravesando la singular funcionaria.

    Me refiero, claro está, a Hillary, la amanecida y pretendida nueva “Dama de Hierro”.

    Se la nota desquiciada, obsesiva, frenética… hasta la neurastenia.

    Ella sabe, en el fondo de su almita atormentada, que también es un fusible. Un mecanismo intermedio, sensible de fundirse, para que no reviente la parte fundamental del régimen.

    Ella, la misma que anhelaba el tesoro protagónico de la Presidencia que la inmortalizaría en la historia y que fuera desplazada por un negro millonario. El mismo que le otorgó este rol de “segundona”, encargada de ladrarle al mundo como una perrita enojada.

    Obama, no le va a la zaga en este circuito perverso; pero ella está por debajo de él en toda esa arquitectura política y será la primera a la que se adjudique cualquier fracaso eventual. No es una originalidad de los norteamericanos.

    Por lo general, esta singularidad en la maniobra, se cumple en cualquier sociedad. Si el Presidente se equivoca, el “gabinete” le antecede en la partida o en la asignación de yerros. Debe, necesariamente, saltar el fusible antes que se descalabre todo el sistema. Una analogía perfecta con una instalación eléctrica. Y ella, Hillary, lo sabe y se esfuerza por no chamuscarse, pero no ahorra méritos en esa dirección. Condolezza, la superaba en malicie y socarronería. Sus convicciones para roles maléficos eran más auténticos o, al menos, mejor estructurados.

    Ocurre que los llamados “demócratas” pierden, día a día, la oportunidad de diferenciarse de los “republicanos”. La patraña instalada desde tiempos inmemoriales, se ha convertido en un retrato oxidado, un pergamino de la época de los faraones. Con una ventaja para el otro partido que ahora está en la “oposición”. Los “republicanos”, saben mantener mejor su abroquelamiento interno a cuanta causa canalla exista en este mundo. Son unos perfectos malvados, se asumen como tales y no andan con vacilaciones pusilámines a la hora de ejecutar políticas criminales en cualquier rincón del mundo, incluso en el propio. En esto, hay que reconocerlo, tienen más sinceridad y coherencia.

    Esta duplicidad que Obama, su partido y su “dama”, ensayan en la política internacional -el viejo Perón lo llamaría “política pendular”-, ha quedado con las vísceras al aire. Todo indica que están sorprendidos por los acontecimientos que se desenvuelven allí en Egipto y ahora se extienden a otros países del área.

    Pocas veces, como en esta ocasión, se pudo observar la manera en que pasan sin sonrojarse de una trinchera a la otra de los sectores en pugna -me refiero a los yankees, a sus poderes-, tratando de acomodarse a los acontecimientos y buscando, desesperados, caer parados como los gatos ante la opinión pública.

    Se solidarizan “pour la gallery” con los manifestantes egipcios o ahora libios, y piden que “no se reprima”, pero -por los recovecos subterráneos de sus conveniencias-, alientan que nada cambie si lo que está en juego son sus sempiternos intereses. Y si estos provechos requieren represalias feroces, aportarán, sin hesitarse, armas, medios y marines, si el asunto urge y a favor de Mubarack, de “Baby Doc” o de Kaddafy allí en Libia.

    De la misma forma -y en otra variante-, se muestran indignados por las “filtraciones” de WikiLeaks y han demonizado a Assange, pidiendo alguno de los lenguaraces más recalcitrantes de la derecha yankee que se lo ejecute comparándolo con Bin Laden.

    Ahora, están conspirando por los cuatro costados buscando o promoviendo que las protestas en el mundo árabe tengan su correlato en la Cuba socialista o en Bolivia y Venezuela. Dentro de su esquema cerrado y fanático de ideas, ellos pretenden transferir aquellos fenómenos sociales a cuanto país esté cruzado con sus incumbencias.

    Basta leer lo que repiten y anhelan los escribas de ciertos diarios que les sirven de propagandistas, caso “Clarín”, “La Nación” -de Buenos Aires-, o “El País” de Madrid” y otros a lo largo y ancho del mundo “occidental”, en una alineación sistemática que, a veces, hasta calca impúdicamente los comentarios y los títulos y acápites de “bajadas” en las ediciones cotidianas, sean impresas o digitales. Clara evidencia de un libreto que sale, sigiloso, de las embajadas yankees y que tiene su punto de partida en los designios del Pentágono.

    Están desconcertados. Los episodios de Egipto y los que se están produciendo a su alrededor, les obligan a replanteos tácticos para mantener la estrategia y, queda claro que el reguero de pólvora corre más rápido que la burocracia acomodaticia de la “dama” y del propio Obama, títeres cautivos del verdadero poder e, incluso, depositarios de cualquier error en la movida internacional a manos de los astutos seguidores de Bush y compañía, que a su vez, son los predilectos ejecutores de las estrategias de las multinacionales de la guerra y el saqueo a media Humanidad.

    La fotografía que muestra “Cubadebate” en la que se aprecia una relación súper amistosa del marido adúltero de la Dama de Hierro junto a Mubarack -sonriendo ambos a mandíbula batiente-, no es más que la representación gráfica de la hipocresía oficializada del imperio.

    La misma escena la hemos visto hasta el cansancio y desde épocas remotas. Mandatarios norteamericanos abrazados y felices junto a Somoza, Batista, Duvalier, Pinochet, Videla, Stroessner y cuanto canalla fuera funcional a sus conveniencias económicas y su delirio de hegemonía y dominio del mundo.

    No dejemos de recordar aquella frase impúdica que se le asigna a Franklin D. Roosevelt, refiriéndose a Somoza: “Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

    Mubarack ha gozado de la misma delicadeza discursiva -no confesada de manera tan sincera-. Y hay varios déspotas más, triturando felicidades colectivas de otros pueblos, en esa misma categoría.

    No hay caso, los poderes que manejan los EEUU son incorregibles, parafraseando a Jorge Luis Borges.

    La maldad no reconoce autocrítica, porque su esencia es irredimible.

  • Enrique dijo:

    La Clinton le cuesta muchos votos a Obama.
    error tras error en politica exterior
    Una politica ambivalente errática y doble moral.
    no ha resuelto nada.
    Si logras otro mandato Obama buscate otro secretario de estado.

  • VerDoJo dijo:

    Ver cómo, los gobernantes norteamericanos intentan manejar al mundo, como si nos encontráramos todavía en la época de metrópolis y territorios colinizados; ver como se emplea la mentira, la desidia, el fraude, mediante los grandes medios informativos, para confundir a la opinión pública internacional; ver cómo, la inmensísima mayoría de los paises europeos se han convertido en simples provincias políticas de los estados Unidos, para secundar los más bárbaros actos de pillaje, asesinatos en cualquier parte del mundo; ver cómo los Estados Unidos de América, ya no se cubren, para mostrar sus parcialidades a favor de los paises que estratégicamente, les resultan de utilidad regional, independientemente al espotismo que a estos los caractericen y ver cómo atacan sin ningún escrúpulo, a a quellos otros paises y gobernantes, que han iniciado o desarrollan políticas humanas en sus respectivas naciones nos invita a una sola reflexión: HAY QUE HACER MÁS REVOLUCIÓN, HAY QUE INTENSIFICAR LA INTELIGENCIA Y CREATIVIDAD REVOLUCIONARIA, AUMENTAR EL INTERCAMBIO DE LAS IDEAS JUSTAS,HUMANAS,VERDADERAS; MULTIPLICAR Y DIVERSIFICAR FRENTES EMISORES DE COMBATE CONTRA LA MENTIRA, LA INJUSTICIA Y LA DIFAMACIÓN IMPERIALISTA; EMPLEAR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PARA DIVULGAR LAS IDEAS MÁS JUSTAS Y AVANZADAS DEL PENSAMIENTO HUMANO. TENEMOS QUE PERFECCIONAR NUESTRO ACTUAR, NUESTRO PRESTIGIO Y NUESTRA IMAGEN REVOLUCIONARIA; TENEMOS QUE ESTAR SIEMPRE PENSANDO EN COMO LOGRAR QUE CADA MENTIRA IMPERIALISTA SEA DERROTADA CON LA VERDAD REVOLUCIONARIA, SI QUEREMOS IMPEDIR QUE EL IMPERIO DESTRUYA NUESTRA ESPECIE Y SI QUEREMOS EN SU LUGAR HACER UN MUNDO MEJOR, DONDE REINE LA LIBERTAD, LA INDEPENDENCIA, LA GRAN DEMOCRACIA Y LA FELICIDAD SEA LA MEJOR RAZÓN PARA DEFENDER LA VIDA.
    LA UNIDAD DE ACCIÓN, LA DIVERSIDAD E INTERCAMBIO DE IDEAS, LA INTELIGENCIA REVOLUCIONARIA, LA CONSAGRACIÓN EN LA LUCHA, Y EL EJEMPLO SON INSTRUMENTOS INDISPENSABLES PARA OBTENER LA VICTORIA.

  • Luis M. Dom'nguez Batista dijo:

    EL DOBLE RASERO.

    La historia del capitalismo después de su fase monopolista acá nos enseña que en materia de negocios y ellos llaman negocio no al trato limpio y correcto del comercio, los créditos y las finanzas, sino a la extorción y el chantaje. Este sistema y su estructura mundial y la élite de poder que lo sostiene, no pierde una sola oportunidad y no da cabida a un solo error a sus oponentes. Es básico trabajar en por aplastar al enemigo aún violando todos los preceptos de la moral. La moral imperialista se mide en dólares, se mide en ganancia de los bancos, se mide en nivel de vida de sus estructuras de poder, en el crecimiento de los millonarios y de su capital año trás año, en la forma sutir de alcanzar jerarquía mundial que nadie puede ni debe desobedecer, en la conciliación de los intereses de las naciones más influyentes y de mas capital y de más poder. En el dominio absoluto de la política, de los medios que la sostienen, de la intelectualidad y de las élites culturales del mundo que alcanzan a dominar todo el arte escénico y expositivo y reafirmar la imágen imperial que da lugar a una hegemoná total y absoluta. Que desconoce el hambre y la miseria del mundo y que hace caso omiso a la situación de países enteros donde la situación de dependencia, de miseria, insalubridad y hambre son asoladoras, mientras que no escatiman esfuerzo para explotar a las naciones por déviles y obres que estas sean, ya que su sistema de tributos amarrado a través de un sistema de bolsas, por la OMC, por el sistema financiero y bancario que se sostiene en base a las normas establecidas por el FMI y el Banco Mundial y sus subsidiarios en todo el mundo, los bancos madres o megaempresas financieras y las megaempresas y el sistema monopolítica que lo sostiene en todo el mundo, que no dejan campo por mínimo que sea a las naciones independientes. No hay en absoluto democracia que permita la mínima independencia en el comercio o las finanzas. O se someten las naciones a las normas del capitalismo cruel, monopolista y centralizado que dirigen desde un gobierno mundial en la sombra y la dirección visible de los EE.UU. que mantiene en el poder a las élites capitalistas en todo el mundo soportado por más de mil bases y estaciones militares y de inteligencia en todo el mundo, secundados por la OTAN en su sistema europeo y mundial.

    Es tal el amarre que no queda cabo xsuelto. Hoy establecen una especie de chantaje universal que se impone por razones amañadas y fuerza de lógica con mecanismos de intervencionismo en las ideas y en la fuerza que penetra y alcanza mayorías en la Comisión de Derechos Humanos de las NN.UU. y alcanza consenso en el Consejo de Seguridad, donde EE.UU. aplica, sin embargo el veto cuando se intente tocar con el pétalo de una rosa al regimen fascista de Israel que asesina todos los días al pueblo mártir de Palestina.

    Hay que librar una alerta, por las fuentes y personalidades de más prestigio de todo el mundo, sobre las trampas ideológicas de EE.UU. y la reacción internacional que aprovechan coyunturas para realizar intervenciones e imponer políticas divisionistas para reforzar el regimen de chantaje y dominio sobre las naciones del mundo.

    Alerta.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también