Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Todavía tiene futuro el individualismo?

| 12

Koinonia

En Estados Unidos hay una crisis más profunda que la económico-financiera. Es la crisis del estilo de sociedad que se formó desde que fuera constituida por los «padres fundadores». Es una sociedad profundamente individualista, consecuencia directa del tipo de capitalismo que fue implantado allí. La exaltación del individualismo adquirió forma de credo en un monumento delante del majestuoso Rockfeller Center en Nueva York, en el cual se puede leer el acto de fe de John D. Rockfeller Jr: «Creo en el supremo valor del individuo y en su derecho a la vida, a la libertad y a perseguir su felicidad». Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE En un fino análisis contenido en su clásico libro La democracia en América (1835), el magistrado francés Charles de Tocqueville (1805-1859) señaló al individualismo como la marca registrada de la nueva sociedad naciente.

El individualismo se mantuvo triunfante, pero tuvo que aceptar límites debido a la conquista de los derechos sociales de los trabajadores y especialmente al surgimiento del socialismo, que contraponía otro credo, el de los valores sociales. Pero con el derrocamiento del socialismo estatal, el individualismo volvió a tener vía libre bajo el presidente Reagan hasta el punto de imponerse en todo el mundo en forma de neoliberalismo político.

Contra Barack Obama, que intenta un proyecto con claras connotaciones sociales, como salud para todos los estadounidenses y medidas colectivas para limitar la emisión de gases de efecto invernadero, el individualismo resurge con furor. Le acusan de socialista y de comunista y, en facebook, en internet, hasta no se excluye su eventual asesinato si llegara a suprimir los planes individuales de salud. Y eso que su plan de salud no es tan radical, pues, tributario todavía del individualismo tradicional, excluye de él a todos los emigrantes, que son millones.

La palabra «nosotros» es una de las más desprestigiadas de la sociedad estadounidense. Lo denuncia el respetado columnista del New York Times, Thomas L. Friedman en un excelente artículo: «Nuestros líderes, hasta el presidente, no consiguen pronunciar la palabra ‘nosotros' sin que les produzca risa. No hay más ‘nosotros' en la política estadounidense, en una época en que ‘nosotros' tenemos enormes problemas -la recesión, el sistema de salud, los cambios climáticos y las guerras en Iraq y en Afganistán- con los que sólo vamos poder lidiar si la palabra ‘nosotros' tiene una connotación colectiva» (JB 01/10/09).

Sucede que, por falta de un contrato social mundial, Estados Unidos se presenta como la potencia dominante, que prácticamente decide los destinos de la humanidad. Su arraigado individualismo proyectado al mundo se muestra absolutamente inadecuado para señalar un rumbo al ‘nosotros' humano. Ese individualismo no tiene ya futuro.

Se hace cada vez más urgente un gobierno global que sustituya el unilateralismo monocéntrico. O desplazamos el eje del ‘yo' (mi economía, mi fuerza militar, mi futuro) hacia ‘nosotros' (nuestro sistema de producción nuestra política y nuestro futuro común) o difícilmente evitaremos una tragedia, no sólo individual sino colectiva. Independientemente de ser socialistas o no, lo social y lo planetario deben orientar el destino común de la humanidad.

Pero, ¿por qué ese individualismo tan arraigado? Porque está fundado en un dato real del proceso evolutivo y antropogénico, pero asumido de forma reduccionista. Los cosmólogos nos aseguran que hay dos tendencias en todos los seres, especialmente en los seres vivos: la de auto-afirmación (yo) y la de integración en un todo mayor (nosotros). Por la autoafirmación cada ser defiende su existencia; si no, desaparece. Pero por otro lado, nunca está sólo, está siempre enredado en un tejido de relaciones que lo integra y le facilita la supervivencia.

Las dos tendencias coexisten, juntas construyen cada ser y sustentan la biodiversidad. Excluyendo una de ellas surgen patologías. El ‘yo' sin el ‘nosotros' lleva al individualismo y al capitalismo como su expresión económica. El ‘nosotros' sin el ‘yo' desemboca en el socialismo estatal y en el colectivismo económico. El equilibrio entre el ‘yo' y el ‘nosotros' se encuentra en la democracia participativa que articula ambos polos. Ella acoge al individuo (yo) y lo ve siempre insertado en una sociedad mayor (nosotros), como ciudadano.

Hoy necesitamos una hiperdemocracia que valore cada ser y a cada persona y garantice la sostenibilidad de lo colectivo que es la geosociedad naciente.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    “SI NO LOS DESPEINA EL VIENTO
    LOS VA A DESPEINAR LA HISTORIA”

    Sí, el individualismo a ultranza ha sido implantado en el mundo y desterrarlo costará el esfuerzo de generaciones.

    Tengamos confianza en que un día se va a deportar.

    La lucha por la supervivencia colectiva ha recibido un golpe fenomenal con la desaparición de la esperanza que latía cuando la existencia del llamado campo socialista. Con sus errores y desviaciones, pero también con sus enormes aciertos y vocación humanística.

    Nos ha quedado el ejemplo de Cuba, con todas sus desventuras provocadas por el monstruoso enemigo. También tenemos la esperanza que despierta esta nueva causa sudamericana. Esta unión que empieza a consolidarse.

    Un sentimiento generalizado de decepción se instaló en el mundo desde aquella tragedia anunciada y que muchos festejaron irresponsablemente.

    En sectores que sentían animadversión por el proyecto socialista -a consecuencia de la propaganda incesante y pegajosa del capitalismo en su contra-, surgió con más fuerza la idea peregrina de “salvarse individualmente”, dejando en el arcón de los recuerdos la concepción de la solidaridad entre los seres humanos.

    Se puede observar este fenómeno en las grandes metrópolis del mundo capitalista, donde es factible observar una elevación significativa del desprecio hacia el prójimo, el odio a los extranjeros, la disolución de las familias, la pérdida de los sentimientos profundos que involucraban la amistad entre los hombres, entre los pueblos.

    Una ola esquizofrénica ha reemplazado el natural calor de los mamíferos por el desenfreno consumista que ha elevado en su altar la codicia por los bienes materiales y la insensibilidad hacia el dolor de los que sufren y están excluidos de todo.

    Hasta hace unos 30 años era posible ver en la Argentina -país en el que vivo-, enjambres de jóvenes marchando por las calles pidiendo libertades a la dictadura, ofreciendo sus vidas en esta lucha, reclamando por un mundo justo, decente, solidario, amigable.

    Esos enormes contingentes de personas preocupadas por el destino de la sociedad, han sido reemplazados por la maceración colectiva de cerebros mediante un sistema de cinismo estructurado que impulsa a la gente al egoísmo extendido y donde se han sepultado todos los códigos naturales de relaciones fraternas.

    Esto, es el capitalismo en su etapa final.

    Que puede ser larga, como larga es la historia.

    Una agonía pletórica de alientos fétidos y brutalidades inimaginables. Un final que trasciende la duración de nuestra pequeña existencia individual. Las ciudades se han convertido en laberintos de inseguridad y crueldades cotidianas; de indiferencia a cualquier sufrimiento y desprecio a toda iniciativa que propugne la unión, el proyecto colectivo, la salvación en masa.

    El capitalismo, en cualquiera de sus variantes, ha pretendido reemplazar la natural propensión a la sociabilidad de la especie por el culto a la avaricia, la desconfianza y la agresión.

    Hay quienes, desesperados, se abrazan a religiones, a fábulas y ensoñaciones para mitigar el horror que surge cuando no se tiene conciencia de cuál puede ser la salida. De ahí, el auge de sectas y fantasías delirantes que pululan en los grandes urbes. “Pastores”, lunáticos de todo calibre, capitalizan muchas veces la desesperación humana y la “soledad colectiva”, aunque esto parezca un contrasentido.

    Uno observa a la gente por las calles, cada uno ensimismado en sus dramas y miserias cotidianas. Cada cual encerrado en la trampa que le ha tendido un sistema perverso y venal. Muchos, rumiando odio, envidia y rencor. Ilusionados como náufragos, en la búsqueda de un salvavidas que les mantenga a flote; un salvavidas que no están dispuestos a compartir porque los paradigmas instalados en la razón les empujan a un egocentrismo cerril y suicida.

    La posmodernidad nos sorprende con una fragmentación inusitada en las relaciones humanas.

    La gente ya no escribe cartas de puño y letra; no se cita en los bares a verse la cara y conversar con calidez y entusiasmo. La gente se encierra en sus casas y se petrifica -los que pueden acceder-, al monitor de un ordenador o permanecen horas hechizados frente a la TV y sus programaciones prosaicas que les siguen envenenando el alma, al estilo “Gran Hermano” y todas esas canalladas de difusión masiva, donde el ejemplo que se vende, es la salvación individual y la traición compulsiva como conducta natural.

    La gente hace “amistades” sospechosas por medio de mensajes, incluso con quienes jamás conocerán. Una característica vinculada a comportamientos autistas, patológicos, cada uno en su pequeño mundo de fruslerías silenciosas y soledades inabarcables.

    Los prodigios de la computación -en alguna medida y en estas latitudes-, sólo sirven para dividir y aislar a los seres humanos. Los chicos ya no juegan en las calles… viven su infancia y juventud desprovistos de la capacidad de asombro, porque no leen, no imaginan… todo les es servido masticado y contaminado por la “cultura” del sistema.

    Por supuesto que todo obedece a un plan. Dicho esto sin retoños paranoicos. Los que mandan, impulsan una sociedad de esta clase. Con gente incapacitada para discernir, idiotizada con la creencia que les impulsa a creer que “ser, es tener”.

    Las tarjetas de crédito, la adquisición de bisouterie electrónica o boberías intrascendentes, el delirio por los automóviles, el espejismo de vidas lujosas que emana de los “famosos”, de los ricos, entumece los reflejos de la conciencia y recrea en millones fantasías absurdas que requieren en primer lugar el individualismo a ultranza y la pérdida de valores elementales en nuestra condición humana.

    ¿Hay salida para todo esto?... La hay y el enemigo de los pueblos lo sabe y no escatimará esfuerzos para seguir dividiéndonos donde pueda y como sea.

    No es casual la desesperación imperial por esta nueva situación que se está recreando en la América latina. Se desesperan cuando ven atisbos concretos de unión y proliferación de gobiernos progresistas.

    Les duele Evo, los angustia Chávez, sufren con Fidel y Cuba, pierden el sueño con Ecuador y Nicaragua. Y se suma un dato que no es menor. Ellos, los arrogantes dueños del mundo, ya no pueden vivir como hasta hace poco. Tienen millones de marginados en sus propias narices. Están en una quiebra encubierta, se les caen las fichas del tablero y han perdido la poca credibilidad que les quedaba. Por eso seguirán apostando a la barbarie, a las guerras, a “salvar” a los bancos en vez de salvar a la gente.

    Como decía una vieja canción que cantaba el entrañable conjunto folclórico uruguayo “Los Olimareños”… “Si no los despeina el viento, los va a despeinar la historia”.

    Que así sea. Así va a ser.

    Buenas noches, amigos cubanos, desde Argentina.

  • hurón dijo:

    Estimado Dardo,
    Me gustó la opinión más que el artículo y espero me disculpe el autor.
    Tengo dos niños uno de 11 y otro de 8. Mis hijos no tienen ordenador. Ni juegos electrónicos, tienen tiempo limitado en el mio. Juegan en la calle y los dos son ávidos lectores. Será que es lo que ven en la casa. Como creo en los valores. Hoy por ti mañana por mí eso les enseño. Me gustó mucho tu comentario. Pongo mi mail por si deseas comentar algo más unkas4444@googlemail.com

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Mis dudas sobre el individualismo se remonta al propio significado que da el DRAE: Tendencia a pensar y obrar con independencia de los demás, o sin sujetarse a normas generales. || 2. Tendencia filosófica que defiende la autonomía y supremacía de los derechos del individuo frente a los de la sociedad y el Estado.
    En filosofía política y económica, algunos lo definen como una doctrina promulgada por el inglés Thomas Hobbes y el economista escocés Adam Smith, según la cual la sociedad es un artilugio artificial que sólo existe para promover el bienestar de sus miembros como individuos y que sólo se puede juzgar adecuadamente basándose en criterios establecidos por los propios individuos.
    El individualismo se diferencia de las teorías socialistas o colectivistas; no tanto porque otorga más valor al bienestar y a la libre iniciativa de los individuos, sino porque subordina las necesidades de la colectividad al bienestar individual.
    Estas tendencias filosóficas han llevado a confundir el individualismo de Hobbes y Smith con el egoísmo generado del Hedonismo o teoría del placer. En la filosofía occidental, se aplica este término para referirse a la doctrina según la cual el placer es el único o el principal bien de la vida, y su búsqueda el fin ideal de la conducta.
    Indudablemente que en los Estados Unidos prosperó mas el hedonismo egoísta de los cirenaicos que el hedonismo racional del epicureismo. Así, han abrazado como buenos cirenaicos la doctrina según la cual la satisfacción de los deseos personales inmediatos, se considera suprema, sin tener en cuenta a otras personas, siendo el principal fin de la existencia. Los hedonistas racionales sostenían que el placer verdadero es alcanzable tan solo por la razón. Hacían hincapié en las virtudes del dominio de sí mismo y de la prudencia.
    En los Estados Unidos se le quiso dar viso moral al individualismo –egoísta del hedonismo implantando el utilitarismo del filósofo británico Jeremy Bentham, doctrina según la cual, desde el punto de vista ético, lo que es útil es bueno y por lo tanto, el valor ético de la conducta está determinado por el carácter práctico de sus resultados.
    De esta manera los valores morales se confunden en el ajiaco filosófico de diferentes tendencias que culminan en el placer por los gozos materiales y el consumismo a que conduce su propio pragmatismo.

    Estudiar con más profundidad el marxismo llevaría a una solución cuya responsabilidad esta en la juventud como la principal columna de la salvación humana

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Camagüey Cuba
    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • H Perez dijo:

    Para mi como cuidadano Estadounidense siempre es intrigante y divertido leer estas entradas. Me gusta como es de facil poder criticar y evaluar un gobierno hegemonico de una distancia scolastica que deveria ser objetiva, pero que a la vez le falta el sabor, la realidad, y el valor que la critica puede obtener, en experimentar el sistema a primera mano.

    Sin embargo antes de proceder a expandir ese punto quisiera clarificar algunos puntos de interes. Creo que la definicion de terminos se mezclo y se abuso a proposito, para poder hacer el argumento valido. El principio del articulo nos menciona con detesto el individualismo Estadunidense, y la vez lo vincula con los derechos humanos basicos propuestos por Locke. En corto, el individualismo se conecto con el 'yo' pero al fin del articulo se hizo alguna clase de sirugia gramatica y de repente el "yo" ya no es indivualismo, sino la puerta a tal dominio??? Suena algo contrario a la intuitcion y logica linear de pensamiento.

    El individualismo Estadunidense, afirmo yo como un escolar estadunidense, es necesariamente y precisamente el "yo" detestado. No hay niguna distincion. No es que el 'yo' sin el 'nosotros' lleve al indivualismo y capitalismo, son uno y el mismo. La unica razon por la cual tal differencia en terminologia es preferida por el autor es para poder crear credito a la declaracion de la necesidad de una 'hiperdemocracia' (que la mayoria de Scientificos Politicos piensan que es impossible que llege a pasar, especialmente con los poderes mundiales unidos pra poder prevenir tal occurimiento).

    Ahora al segundo punto a tratar. Es malo el individualismo. Si! quieren exclamar todos los socialistas, es un mal inherente de el sistema capitalista. Yo me atrevo a decir lo contrario. Los valores individuales propuestos por Locke y adoptados por los 'padres fundadores' son especificamente construidos para poder crear SOCIEDADES en si, que pueden habitar en libertad de expression, libertad de creencias, y libertad de ejecutar tales. El socialismo propuesto por Marx es meramente el resultado de un valor dado a unidividuales para poder crear una revolucion y obtener 'libertad'. En toda seriedad y pureza de teoria esto funciona. Pero la historia nos muestra algo diferente. Las revoluciones 'socialistas' solo han llevado a instituir otros gobiernos que a la vez oprimen a sus ciudadanos en differentes formas que los gobiernos destituidos. Entonces vale la pena reponer mal con mal?

    No digo con esto que los valores individuales propuestos por gobiernos como EEUU son perfectos. Pues aun en estos sistemas el abuso tambien ha resultado. Por lo cual el autor menciona los limites que los movimientos sociales traeron a EEUU. (Otra mezcla de terminos igualmente...mas en un minuto). Entonces el abuso siempre va a surgir! Si hablamos de sistemas globales de equalizacion institucional, entonces tambien necesitamos entender que es tiempo que paremos de senalar los abusos de otro gobierno para poder justificar los abusos del gobierno domestico. Estos van a existir, punto y periodo. PERO, entonces cual sistema provee a sus cuidadanos las mejores herramientas para poder combatir tales abusos? He aqui la enigma: el individualismo.

    SOLO el individualismo crea el valor en la persona para poder reclamar sus derechos. SOLO el individualismo crea la 'atmosfera' adecuada para el mejoramiento de cualquier sistema gobermental. Pero mas alla que eso, el individualismo Estadounidense tiene un llamiento mas alto que este, y el autor parace describirlo contrario a lo actual. El individualismo sirve como la base para sociedades, o mejor dicho, un socialismo mas altruistico que el propuesto por gobiernos en funcion actualmente. No es que el 'nosotros' no exista en EEUU, sino que se entiende que este deriba del individualismo, y por lo tal es necesario el enfoque en el 'yo'. El 'yo' saludable creara el 'nosotros' saludable. Como asi? podra reclamar aguien. He aqui ejemplos del 'nosotros' en EEUU: cuando las torres caeron en NY EEUU se unio en una manera sorprendente que NINGUN gobierno jamas podra igualar. "United WE stand" fue el slogan mencionado, "Unidos Permanecemos". Aun mas alla, cuando fue creado el dollar americano por los 'padres fundadores' individualistas, imprimieron en nuestro dinero "In God WE trust", "En Dios confiamos". Y para terminar mi punto a mano, el mismo fundamento que nos otorga nuestras libertades, la constitucion Estadounidense dice: " WE the people", "Nosotros las personas"... El 'nosotros' en EEUU corre muy profundamente en la cultura, solo que no vemos necesidad de promulgarlo y jactarnos de el. Y a la vez, podemos otorgar derechos a nuestra sociedad, que a la vez derriban y se convierten en derechos individuales. Sin embargo los derechos "del estado" socialista como que no derriban, y la populacion se queda sin nada. Necesito decir mas??? Pudiera y quiero, pero tengo que regresar a trabajar. SOlo les dejo algo en que pensar.

    - H Perez

  • Jose M. Estevez dijo:

    De puro atrevido me meto en estas disquisiciones de gran altura.

    He leido los cuatro comentarios y creo que todos tienen parte de razon.

    Como viejo al fin, mi pensamiento esta basado en los anos que he vivido (82) en esta tierra y no producto de lo que aparenta ser los estudios de estos distinguidos comentaristas.

    Parto de algo que lei en una oportunidad sobre Jose de la Luz y Caballero.

    Cuando le preguntaron que metodo usaba para ensenar. Dicen que la respuesta fue:" Uso todos los metodos y ningun metodo. Es ahi donde esta el metodo.

    La vida me ha ensenado que tiene mucho de verdad.

    Como cualquier ser humano me he preguntado sin tener respuesta ?Que somos? ,?De donde hemos salido? A donde vamos? ?Como vamos? ?Con quien vamos? ?Hay un creador? o solo hay una creacion o nada.

    Las preguntas son infinitas y las respuestas tambien.

    En nombre de ellas hemos matado y torturado y lo seguimos haciendo.

    Mientras tanto la vida sigue su curso con triunfos y fracasos, con risas y lagrimas, con conocimientos e ignorancia.

    Es decir con positivo y negativo.

    Hasta el presente conozco solo dos sistemas que rigen los destinos de la humanidad en el orden economico, politico y social.

    No me ofendo si me dicen que soy un ignorante y estoy completamente euivocado.

    .A lo que dare las gracias y dire que expreso mi opinion basado en lo que he vivido.

    El capitalismo tiene, a mi juicio, cosas muy buenas,y algunas malas.

    El socialismo tambien tiene cosas muy buenas y otras males.

    Los excesos en ambos sistemas, avaricia y egoismo de un lado y burocracia e igualitarismo del otro, para senalar algunas diferencias, son, a mi juicio, los que producen las cosas malas en cada uno.

    ?Por que no coger lo bueno de los dos? Al fin de cuentas nadie de ustedes y mas sabios que ustedes pueden contestar con seguridad las preguntas que siempre me hecho.

    Perdonen mi atrevimiento pero tuve que hacerlo.

  • Armando Ribadulha Perez dijo:

    sobre todo esto que se esta comentando del individualismo,me centraria en algunas cosas basicas,pues no quiero extenderme y correre el riesgo de lo que escribo parezca simple,primero creo que la diferencia creada entre individuo por un lado y sociedad por otro no es real,puesto que el hombre es un animal social y es imposible su desarrollo fuera de la sociedad,todos podemos desarrolar nuestra individualidad,pero somos hijos de un tiempo y una sociedad determinada,segundo en los ultimos dos siglos pasados se fueron extendiendo derechos que pertenecian solo a unos priviligiados,como el derecho a voto,qe al principio de la democracia me remito a revolucion francesa,estaba restringido a los burgueses varones ,despues se fue extendiendo,siempre a base de luchas ,a todos los varones,mas tarde a las mujeres,...etc,la lucha por el socialismo a grandes rasgos es la lucha por extender derechos y deberes,y aunque se puede decir qe ciertos estados socialistas fueron sistemas no democrticos, las luchas por los derechos socieles dentro de los estados capitalistas consiguieron muchos avanzes tambien en derechos dentro destes estados,como la jornada de 8 horas,los qe algunos llaman individualismo dentro de estes estados capitalistas creo no es mas qe una forma de los qe tienen el poder sean los depredadores y los demas seamos sus ovejitas,pero los oprimidos,los y las marginadas ,los que sufren la miseria,nunca seren buenas ovejitas,asi qe lo mejor es qe empiezen a pensar qe en este planeta o se reparte el bienestar o nos iremos todos a la mierda hablando en plata

  • JUAN MINGHETTI dijo:

    Una vez más el querido de Marx nos ordena las ideas; "la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases", todo depende en que lugar nos hubicamos, o somos parte del poder o simplemente complices o sufrimos el poder y luchamos colectivamente para cambiar la realidad que nos está condenando a la extinción.
    En mi país, la Republica Argentina, alguien escribió que: " es facil mirar de arriba cuando abajo no se estuvo"
    Queridos compañeros estimo que otro mundo mejor es posible y ese mundo será posible si está basado en la solidaridad de los pueblos.

  • Carlos dijo:

    El individualismo trae como consecuencias el servilismo mas degradante de todos los seres humanos,si la sociedad fuera solidaria,nadie tendria porque preocuparse de sobrevivir,pues las necesidades basicas ya estaran cubiertas por dicha sociedad y cada ser humano que componga esa sociedad podria dedicarse libremente al desarrollo del pontencial humano,no tendria mayores preocupaciones.Esto en los paises capitalistas solo sucede en familias pudientes,mientras otras familias con menos facilidades parte de su desarrollo lo aportan a solucionar varios de sus problemas que injustamente heredan segun su origen de clase social.La lucha por cambiar esa posicion individual nutre el pensamiento individualista(la superancion del yo economicamente).Los padres que sufrieron tanto y lidiaron contra tanta insjuticia quieren que sus hijos no pasen por lo mismo asi que el unico camino que les muestran es el lucrativo sin pensar en la sociedad de una forma natural,crean el aburguesamiento como la salida mas satisfactoria(el individualismo).En una sociedad humanizada el individualismo florece de una forma natural parelela a toda una sociedad.En un sistema capitalista la solidaridad,el humanismo carece de protagonismo dejandole su puesto a la enajenacion.
    De esto todo el mundo puede darse cuenta si dejara de mirarse en el espejo del billete,y mirara mas al espejo critico que uno lleva dentro,la esencia del ser humano.

  • Fausto dijo:

    El sistema capitalista e imperialista a llevado al ser humano al limite de sus individualidades lo que seguira pasando es que el grado de estupidez se siga desarrollando en el individuo a travez de sus politicas e informaciones mediaticas.

    No acabamos de entender como el imperialismo logra dizfrazar una guerra genocida con una humanitaria.

    Que pasa en paises tan desarrollados de EUROPA, America del Norte y asia de corte capitalista. El individuo esta sumergido en una competencia descarnada con su semejante en todo sentido. ¿Quien lo inspira en esta carrera? la propaganda consumista y el estilo de vida de los poderosos. ¿Para que? para poder vender el producto mas desvergonzado y obtener las ganacias mas zuculentas.
    Los pobres se solidarizan y buscan soluciones a sus problemas cotidianos.
    Los ricos se reunen para plantearse estrategias mas sofisticadas en la busqueda de mas riquezas.
    Que opinión tiene un habitante de EEUU del medio ambiente, a veces nisiquiera saben que singnifica, pero preguntele cuantos HP de fuerza tiene un auto.
    No pregunte cuanto gasta su auto si no que confort tiene.
    Llaman sociedades desarrolladas capitalistas aquellas que despilfaran las riquezas del planeta que dicho sea de paso es de TODOS NOSOTROS.

    El socialismo con todos sus errores e imperfeciones lo primero es el ser humano la sociedad en su conjunto, el hombre debe trabajar para la sociedad y no para benefio solo del individuo.
    Las riquezas son distribuidas equitativamente y no de forma desigual.
    El hombre debe pensar y desarrollarse de forma equitativa.

    Solo me queda agradecerle a Leonardo Boff por su articulo que nos ayuda a reflexionar y a pensar.

  • Dardo Ribas dijo:

    CONSIDERACIONES A LOS AMIGOS
    “BLOGUEROS” - MÁS SOBRE BOOF Y EL “INDIVIDUALISMO”

    En primer lugar, quiero marcar una diferencia por fuera del tema. No lo digo de guataquero con Cuba. Créanme. ¡Qué bueno el ambiente de “Cubadebate”! ¡Qué diferencia con los “blogs” de mi país!... “Blogs” donde, generalmente, todo es agresión, insultos y pedanterías inconsistentes. Los argentinos, en general, hay que reconocerlo, perdimos el rumbo en cuanto al respeto al prójimo donde, incluso, puede haber un amigo potencial.

    VOLVIENDO AL TEMA y PIDIENDO DISCULPAS POR LA ANTERIOR DIGRESIÓN.

    Queda claro que yo no soy un “filósofo”. Casi podría decirse que nadie puede otorgarse esta calidad. Ni siquiera el amigo Locke en el caso que estuviera vivo. Pensar la Humanidad, la existencia, la muerte, el futuro, el pasado, el sentido de la vida, no es propiedad de los filósofos.

    No hay un día en que cualquier ser humano -de mediano entendimiento-, no reflexione aunque sea ligeramente -sin creer que está haciendo “filosofía”- sobre estas cuestiones.

    Claro, la diferencia obra a favor de quien tiene tiempo, formación y acceso al conocimiento histórico milenario de la civilización humana. Además, método y estudio pormenorizado y constante.

    El eminente y admirable Boof arrojó el tema y bosquejó su tendencia. Lo hizo, como todo gran hombre; no como una sentencia, sino como una postura, una posibilidad con la que se identifica, incluso con las vacilaciones propias de todo pensador.

    El amigo Rodríguez Santos -al cual leo con fruición por lo medular de sus reflexiones-, redobló la apuesta y centró su exposición, con no pocos fundamentos, propios de quien sabe y gusta de estas divagaciones sin las cuales la vida se convertiría en algo vacío, mediocre.

    Quiero aclarar -aunque esto motive irascibles y desdeñosas apreciaciones-, que tanto la filosofía como las interpretaciones de la psicología humana -en otra dimensión de la reflexión-, no son más que teorías… incomprobables en muchos casos, creativas y adorables demostraciones de que somos algo más que una tierna libélula o un sapo cazando moscas en la profundidad de una noche de verano.

    ¿Qué cosa seríamos si no “filosofáramos”… si no nos esforzáramos por tratar de entender qué cosa somos y para qué estamos sobre este planeta o sobre cualquier otro?

    Seguramente, otros habitantes del universo -millones y millones en mundos distantes-, también se enfrascarán en estas cavilaciones. Si observamos con atención a nuestros gatos y perros, a una vaca en el campo o a un renacuajo en reposo, algo debe pasar por sus pequeños encéfalos… alguna cosa que les propone el sentido de vivir. Sufrimientos, afanes y alegrías. Tristezas, miedo y soledades. No voy a derivar la cuestión en aspectos de psicología comparada con los animales, tampoco a denigrarlos como seres que sólo poseen instinto y reflejos condicionados ante los problemas que les plantea la subsistencia.

    Hablábamos del “individualismo”. Creo que la intención de Boof no radicó en que todos nos abocáramos a “citas de autoridad” para competir en conocimientos históricos sobre posturas de pensamiento.

    Las “citas de autoridad” tienen ese problema. Hay gente que no razona por sí misma y nos abruma con referencias a célebres pensadores. Y está bien que cualquiera trate de transitar los vericuetos de las profundidades del pensamiento apoyándose en quienes han dedicado su vida en estas cuestiones. Pero el abuso, puede llegar a detrimentar nuestro discurso.

    Para cuestionar o ponderar las ideas de Locke -por ejemplo-, habría que haber estudiado su obra y haber penetrado en sus consideraciones sobre el empirismo y el liberalismo. Cosa que no estaría nada mal, de la misma forma que podríamos o deberíamos hacerlo con Spinoza, Hegel, Fourier, Engels o Marx, por nombrar sólo a algunos de esos portentos de la meditación.

    Claro, entre ellos mismos polemizaban. Tenemos en el recuerdo las célebres polémicas de Marx con Proudhon… gente que tenía pergaminos de sobra para fundamentar posiciones pero que, curiosamente, no podían ponerse de acuerdo en aspectos sustantivos que aún hoy día motivan enfrentamientos entre los seguidores de una u otra corriente. Cosa que demuestra que la filosofía no es una ciencia exacta, verdad de Perogrullo pero no por eso inconsistente.

    Tomamos partido por tal o cual explicación de la vida y de la sociedad. Gente muy culta e inteligente, elige el misticismo y adhiere a corrientes idealistas y otros -entre quienes modestamente me alineo-, creemos y convalidamos el materialismo dialéctico y el socialismo científico.

    ¿Porqué los capitalistas no se sienten identificados por estas manifestaciones del pensamiento que revolucionaron al mundo y basadas en un método coherente y comprobable que marcha en base a la evidencia científica y a racionalidades objetivas?...

    Muy simple, porque no le conviene y, entonces, edificó sus justificaciones filosóficas apelando a doctrinas rebuscadas e “idealistas” muchas veces basadas en consideraciones y divagaciones religiosas carentes de toda razonabilidad.

    Es como la eterna discusión entre “creacionistas” y “darwinistas”. Uno respeta a los “creacionistas” -hasta un límite, claro… Bush se enorgullecía de su adhesión-, pero los hechos concretos, la fría realidad -prueban ya casi de manera inexorable la Teoría de la Evolución-, y entre creer en la costilla de Adán, la serpiente, la manzana y la semana de trabajo de Dios para crear al mundo y las pruebas terminantes de la evolución de nuestra especie -y de todas-, a lo largo de un proceso de millones de años… no quedan mucha elección. Ni qué hablar de las leyes universales de la física.

    Quiero aclarar mi respeto absoluto por los creyentes, los religiosos. No así por aquellos que han deformado no pocos aspectos de las bellas fábulas bíblicas o de otras religiones en función de justificar la explotación del prójimo o sistemas políticos y sociales basados en la supremacía de ciertas castas sobre las mayorías oprimidas a lo largo de miles de años y hasta la actualidad.

    El individualismo, tal como lo presentó el eminente y admirado Leonardo Boof, no deja lugar a dudas. Él no quiso trazar metáforas para dar lugar a interpretaciones caprichosas que puedan encontrar su origen en la justificación “filosófica” de tales conductas.

    TOMO DOS FRASES DE SU TRABAJO EXPUESTO EN EL “POST” QUE NOS OCUPA:

    “El individualismo se mantuvo triunfante, pero tuvo que aceptar límites debido a la conquista de los derechos sociales de los trabajadores y especialmente al surgimiento del socialismo, que contraponía otro credo, el de los valores sociales. Pero con el derrocamiento del socialismo estatal, el individualismo volvió a tener vía libre bajo el presidente Reagan hasta el punto de imponerse en todo el mundo en forma de neoliberalismo político” (Los parágrafos que siguen son imperdibles.)

    Otro: “Sucede que, por falta de un contrato social mundial, Estados Unidos se presenta como la potencia dominante, que prácticamente decide los destinos de la humanidad. Su arraigado individualismo proyectado al mundo se muestra absolutamente inadecuado para señalar un rumbo al ‘nosotros’ humano. Ese individualismo no tiene ya futuro.”

    Y otro más (ojo, no estoy haciendo “citas de autoridad”, sino recordando sus medulares conceptos).

    “Se hace cada vez más urgente un gobierno global que sustituya el unilateralismo monocéntrico. O desplazamos el eje del ‘yo’ (mi economía, mi fuerza militar, mi futuro) hacia ‘nosotros’ (nuestro sistema de producción nuestra política y nuestro futuro común) o difícilmente evitaremos una tragedia, no sólo individual sino colectiva. Independientemente de ser socialistas o no, lo social y lo planetario deben orientar el destino común de la humanidad.”

    Creo que los párrafos encierran una claridad meridiana que no ofrecen dudas sobre su postura en cuanto al individualismo y la condena sutil que formula de este comportamiento, lugar común de la sociedad norteamericana, impulsado y establecido por un sistema perverso que apuesta a la división de la Humanidad entre “pobres” y “ricos”, justificando, peregrinamente, que “todo debe contemplarse desde el esfuerzo individual” y deplorando las construcciones colectivas. Sustrayendo a los pueblos de las concepciones basadas en la hermandad y la solidaridad.

    A Leonardo Boff -eminente pensador y humanista-, le interesa la gente y el destino del mundo. Tratar de construir un galimatías “culturoso” tratando de confundir sus conceptos para justificar al capitalismo no es una buena propuesta, dicho esto con absoluto respeto al amigo participante desde los Estados Unidos.

    Si los norteamericanos -al decir del destacado participante-, permanecieron unidos ante la catástrofe del 9/11, no han hecho más que lo razonable. Deberían seguir unidos para desentrañar todos los misterios que surgen de esa trágica jornada, donde, probablemente, fueron manipulados en masa para que se puedan justificar todas las arbitrariedades espantosas que su gobierno “republicano” y hasta este otro “demócrata” han desencadenado sobre la humanidad de millones de inocentes iraquíes.

    Con respecto a la apostilla que formula nuestro compañero norteamericano de “blog” sobre la inscripción que los “fundadores” estamparon sobre el dólar… “In God WE trust”… siempre me pareció una falta de respeto a los aspectos filosóficos de la religión.

    El dinero, jamás debería ser confundido o santificado con este tipo de inscripciones. El dinero, su posesión, la angurria por su significado, no tiene nada que ver con aquel humilde nazareno que despreció olímpicamente a los mercaderes y a los que les pateó -literalmente-, sus monedas cuando realizaban negocios y transacciones al lado del Templo.

    Una última -y pido disculpas a todos por la extensión-, si la Constitución estadounidense reza “nosotros, las personas”, como nos ilustra H. Pérez, deberían los mandatarios yanquis exteriorizarlo en los hechos. Los muertos en Irak, Afganistán, Vietnam, Cuba, Corea, Panamá, Honduras, Chile, Argentina, Bolivia, Nicaragua, a manos de la CIA y de las dictaduras apoyadas por los EEUU, etcétera, asesinados por el mandato del imperio, TAMBIÉN ERAN PERSONAS.

    La mejor manera de homenajear a una Constitución es cumpliendo al pie de la letra con lo que dice y ordena. Las personas NO SON DIFERENTES en los EEUU con respecto a la enorme masa humana del resto del planeta. Eso sólo lo creen amplios sectores de esa sociedad tan particular y egoísta.

    Claro, se entiende, los norteamericanos, su gobierno, son amantes del “individualismo”.

    José Estévez, estimado compañero de "blog", tienes razón en muchas de las cosas que afirmas. Me gustó tu comentario. De todas las construcciones sociales de la Humanidad se pueden obtener aspectos rescatables, encomiables.

    Los únicos que yo excluiría son el fascismo y el nazismo. ¡Ah! Y también la concepción imperial de los EEUU que no es otra cosa que el neofascismo disfrazado de sistema libertario.

    Buenas noches a todos, desde Argentina.

  • Dardo Ribas dijo:

    ERRATA

    Donde dije:

    " Pensar la Humanidad, la existencia, la muerte, el futuro, el pasado, el sentido de la vida, no es propiedad de los filósofos."

    Debe leerse:

    " Pensar la Humanidad, la existencia, la muerte, el futuro, el pasado, el sentido de la vida, no es EXCLUSIVIDAD, NECESARIAMENTE, de los filósofos."

    Mis disculpas, al conjunto.

  • hurón dijo:

    Estoy de acuerdo con lo que dicen Olimpio y Dardo y con todos los demás pero no con el caballero que defiende el imperialismo. Pienso que en realidad la persona es un individuo único. Es cierto que la caridad empieza por uno mismo porque dificilmente puedes ayudar a otro si no te ayudas a ti mismo. No existe una sola persona que en un determinado momento necesite de otra.
    Lo mismo pasa con los pueblos. Se puede ayudar y compartir y cooperar con todos con mutuo respeto. Los países más avanzados. A los menos avanzados. No me gusta decir tercer mundo, que yo sepa solo hay un mundo.
    Y yo me pregunto porque los países imperialistas tienen que invadir a otros si son individuales y ya tienen todo. Será por afán de poder y riqueza. Pero eso no se llama individualismo se llama egoismo.
    Tengo la suerte de vivir en una sociedad multicural y he aprendido a ver cosas desde diferentes puntos de vista tan válidos y buenos como el mio. Entre ellos saber escuchar, paciencia y colaboración en la comunidad .

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leonardo Boff

Leonardo Boff

Teólogo, filósofo y escritor brasileño. Conocido por su apoyo activo a los derechos de los pobres y marginados dentro del marco de la Teología de la Liberación, y además al movimiento ecologista.

Vea también