Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cambio climático, el debate que viene en EE.UU.

| 2

Paul Krugman
The New York Times
Traducido por Clarín, de Argentina

Si disfrutó del debate en EE.UU. sobre la reforma al sistema de salud, le encantará el próximo: la lucha por el cambio climático. La Cámara Baja ya aprobó un proyecto de ley sobre el clima bastante contundente y que ofrece incentivos para los recortes, la Ley Waxman-Markey, que si se convierte en ley conducirá a marcadas reducciones de las emisiones efecto invernadero. De todos modos, en materia de cambio climático, como de salud, el punto álgido se registrará en el Senado. Y los sospechosos de siempre ya están haciendo todo lo que pueden para prevenir acciones.

Algunos de ellos siguen sosteniendo que no existe el calentamiento global, o al menos que las evidencias no son concluyentes todavía. Pero ese argumento se está volviendo cada vez menos efectivo -tan débil como el hielo del Ártico, que ahora ha disminuido al punto de que las empresas navieras están abriendo nuevas rutas a través de los otrora intransitables mares del norte de Siberia. El principal argumento en contra de toda medida sobre el clima no será la aseveración de que el calentamiento global es un mito. Será que hacer algo para limitar el calentamiento global destruirá a la economía.

Salvar al planeta no será gratis. Pero tampoco va a costar tanto. ¿Cómo lo sabemos? En primer lugar, las pruebas sugieren que en estos momentos estamos derrochando mucha energía. En segundo lugar, los mejores análisis económicos de que se dispone en estos momentos sugieren que aún recortes profundos en las emisiones efecto invernadero impondrán costos modestos a la familia promedio.

A principios de este mes, la Oficina de Presupuesto del Congreso dio a conocer un análisis sobre los efectos de Waxman-Markey con la conclusión de que para 2020 esta ley le costará a la familia promedio 160 dólares anuales, o un 0,2% de sus ingresos. Apenas el costo de una estampilla de hoy. Conclusión: la aseveración de que la ley sobre el clima va a destruir la economía merece el mismo desprecio que el comentario que asegura que el calentamiento global es un engaño. La verdad sobre la economía del cambio climático es que es relativamente fácil ser ecológico.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lebasi dijo:

    Recordemos esta frase “LA TIERRA NO ES DEL HOMBRE, EL HOMBRE ES DE LA TIERRA”. Por lo tanto, mientras más personas como Krugman, escriban las realidades que no son “abismos de verdades”, ni por consecuencia, verdades relativas, sino hechos, tan tangibles como nuestra propia existencia de seres vivos racionales. Les dejaremos a las futuras generaciones; que tienen tanto derecho como nosotros a existir y a vivir en un mundo mejor, su paso por la Tierra. Gracias

  • Ineslerdy dijo:

    Desde que el hombre tomó conciencia de su existencia, su desarrollo se ha basado prácticamente en la creación de bienes materiales que le han permitido mejorar ostensiblemente sus condiciones de vida, esto a de encadenado una carrera por la tenencia de estos vienes a toda costa, la feroz competencia por la acumulación de riquezas ha resultado ser el principal mal de la humanidad. Con todo el desarrollo alcanzado se a generado un perjuicio a la naturaleza que al paso que va, dentro de unos pocos años la especie humana desaparecerá para dar lugar, quizás, a un nuevo ciclo evolutivo donde es muy posible no exista una especie como el hombre, capaza de razonar. Como en cada ciclo, al lo largo del la evolución las especies que no demuestran ser exitosas desde este punto de vista desaparecen para siempre. El hombre ha demostrado que la ambición desmedida la está llevando por el camino de la desaparición. Me pregunto: ¿Para que hay muchos que acumulan riquezas si en esos momento es muy posible que ni ellos, ni sus descendiente puedan disfrutar de estas?, la tierra esta llamada a convertirse en un plantea fantasma, donde habrán grandes ciudades colmadas de bienes y estarán deshabitadas. Cada día que pasa los augurios son peores, los Gobiernos mas desarrollados del planeta no toman medidas que permitan un desarrollo sostenible, el gasto excesivo de recurso en armamento que no se sabe contra quien lo van a utilizar, el uso de la guerra para dominar zonas del plante que no habrá quien las habite, el derroche de combustibles en cualquier tipo de actividades que no generan beneficios de ningún tipo, el consumismo en general van llevando al mundo a al fin del la historia humana. Es hora de tomar medidas para que permitan evitar la desaparición de nuestra especie, ¿Qué mundo les estamos dejando a nuestros Hijos? Hoy se hacen más que vigentes las palabras de Fidel en la cumbre sobre medio ambiente pronunciadas en Río de Janeiro

    Es hora de tomar medidas no solo a nivel de gobiernos sino a nivel de individuos para unidos salvar el plantea tierra del único desastres ecológico que ha ocurrido provocado por una de las especies que lo habitan, es hora de crear normas a nivel de individuos que permitan mitigar el resultado final de esta historia. En definitiva los bienes de consumo generados por la grades entidades contaminadores del planeta vienen a dar a nuestras manos por o que nos convertimos en cómplices del mal.

    aqui les dejo íntegro el discuso de Fidel planteo en Río el EL 12 DE JUNIO DE 1992. en la cumbre de la tierra.

    Sr. Presidente de Brasil, Fernando Collor de Mello;

    Sr. Secretario General de Naciones Unidas, Butros Ghali;

    Excelencias:

    Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.
    Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo.
    Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Ellas nacieron de las antiguas metrópolis coloniales y de políticas imperiales que, a su vez, engendraron el atraso y la pobreza que hoy azotan a la inmensa mayoría de la humanidad. Con solo el 20 por ciento de la población mundial, ellas consumen las dos terceras partes de los metales y las tres cuartas partes de la energía que se produce en el mundo. Han envenenado los mares y ríos, han contaminado el aire, han debilitado y perforado la capa de ozono, han saturado la atmósfera de gases que alteran las condiciones climáticas con efectos catastróficos que ya empezamos a padecer.
    Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aun a costa de la naturaleza. No es posible culpar de esto a los países del Tercer Mundo, colonias ayer, naciones explotadas y saqueadas hoy por un orden económico mundial injusto.
    La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan. Lo real es que todo lo que contribuya hoy al subdesarrollo y la pobreza constituye una violación flagrante de la ecología. Decenas de millones de hombres, mujeres y niños mueren cada año en el Tercer Mundo a consecuencia de esto, más que en cada una de las dos guerras mundiales. El intercambio desigual, el proteccionismo y la deuda externa agreden la ecología y propician la destrucción del medio ambiente.
    Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden económico internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre.
    Cuando las supuestas amenazas del comunismo han desaparecido y no quedan ya pretextos para guerras frías, carreras armamentistas y gastos militares, ¿qué es lo que impide dedicar de inmediato esos recursos a promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta?
    Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo.

    Gracias

    Fidel está escapao como dicen nuestros hijos

    sobran comentarios

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también