Imprimir
Inicio » Opinión  »

Un paso correcto, pero insuficiente

| 6

Un comienzo de siglo beligerante, marcado por el unilateralismo y con dos guerras latentes cobrando quien sabes cuantas vidas más, justifica la conmoción y el deleite entorno al nuevo acuerdo para la no proliferación de armas nucleares adoptado por unanimidad en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Fue casi paradójico tomando en cuenta la historia reciente, ver al presidente norteamericano, Barack Obama, presidir la reunión en una institución que su país, bajo los penosos tiempos de Bush, echó a un lado.

El acuerdo en esencia compromete a las naciones con armas nucleares reducir su arsenal y facilitar la tecnología a aquellos gobiernos con programas nucleares pacíficos. Por su parte, los países sin este tipo de armas deben renunciar a tenerlas, firmar el tratado de no proliferación y otros acuerdos que se redactarán en los próximos meses. Se crea así, afirman los especialistas, un marco consensuado para enfrentar el “desarrollo nuclear descontrolado” y el tráfico ilegal de material atómico.

En su conjunto es una buena noticia, pero las declaraciones de los líderes asistentes muestran las sombras que cubren la iniciativa. Algunos sintieron la responsabilidad de ensalzar el logro, tal es el caso del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien aseguró “se trata de un momento histórico, un momento que permite el inicio hacia un nuevo fututo”. Otros como Barack Obama, acostumbrado ya a los frenazos y presiones políticas, son más pragmáticos al alertar los muchos obstáculos, retrocesos y decepciones que podrán sobrevenir. El mandatario ruso, Dmitri Medvédev, se montan en la misma cuerda. “No será una tarea fácil” advirtió.

Los temores se justifican. Existe una reconocida y gran desconfianza a nivel internacional sobre el problema nuclear y este documento no ofrece los paliativos necesarios. El texto solo obliga las potencias nucleares a reducir su arsenal, no a eliminarlos totalmente; o sea, seguirá el mundo dividido entre quienes tienen bombas y quienes no la poseen. Esta diferencia es la raíz de los recelos. El texto se presenta como un primer paso hacia la desnuclearización total, sin embargo, no hay compromisos en esa dirección, necesaria si tomamos en cuenta que muchos gobierno con bombas nucleares son los más belicistas.

No es solo la batalla diplomática el reto de este acuerdo contra la proliferación nuclear, también su carácter insuficiente. La mínima exigencia inmediata debe ser una mundo libre de armas de destrucción masiva, que incluye las atómicas, biológicas y químicas. En el caso de las armas atómicas más bien han tenido un efecto disuasivo y de contención, que le ha ofrecido a los países que la poseen tener otro estatus a la hora de negociar, sin embargo, otras armas de destrucción masiva si se utilizan y causan enormes daños a la vida humana.  El propósito tiene que ser eliminar todas las armas de destrucción masiva, tanto las que podrían utilizarse en situaciones extremas (atómicas), como aquellas que han quemado los cuerpos o asesinado a cientos de miles de personas.

La prensa internacional, que busca bajo las piedras ganadores y perdedores, echó el triunfo en el bolsillo del presidente norteamericano Barack Obama, pues la imagen del mandatario, según argumentan, sale fortalecida ante la comunidad internacional con esta propuesta suya. Llegan a especular incluso que este es un “regalito” a quien ha hecho tantas concesiones en política exterior sin obtener nada a cambio. Otro elemento es que logra poner contra la pared a Irán y a su manipulado programa de desarrollo nuclear con fines pacíficos.

Para terminar, es injusto mostrar el acuerdo como un logro del presidente Barack Obama y sus asesores. Lo que se discutió y aprobó en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene como antecedentes décadas de denuncias y reclamos sobre el peligro nuclear, que incluyen muchos países pobres y líderes mundiales. El logro es de la comunidad internacional, específicamente, de los que se han sentido amenazados por su deseo de construir un mundo de paz. Nunca será del único país que ha utilizado la bomba atómica y posee actualmente el mayor arsenal del mundo.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Maria del Carmen dijo:

    Bravo por Vicente Feliú un magnifico comentario, muy esclarecedor y aleccionante.

  • Maria del Carmen dijo:

    El nuevo presidente de los Estados Unidos, tiene hasta el momento algunas iniciativas que el anterior no se dio ni por enterado, como dijo Fidel cuando es el Obama serio.

  • Mariana dijo:

    Es increible lo que se repite (convencidos o tratando de convencer?) por voceros de Estados Unidos, que no se viva en el pasado, que se piense en el presente, pero es imposible olvidar los aires de “super potencia”, “mandamientos divinos”, “fuerza mayor” y “dannos colaterales” que hicieron que usaran la bomba atomica y que siguen teniendo para justificar las muertes diarias que ocasionan.
    Hay hechos que sucedieron hace annos, pero ni se puede ignorar que el presente es hijo de un pasado (ese que deformaron), ni se pueden ignorar las causas que los llevaron a hacer esas barbaridades, que aun permanecen. Lo que si ha cambiado es lo que pueden hacerle a los pueblos del mundo con inmunidad.

  • Sonia Arias Curbelo dijo:

    Excelente Oliver!

    Si todos los periodistas fueran así!

    Desafortunadamente algunos de tus colegas identifican el periodismo con la literatura de muy-muy alto vuelo y los humildes mortales al final del artículo (si es que llegamos) nos quedamos en el aire.

    Con tu lenguaje claro y preciso, los menos entendidos en estos temas y algo “mayorcitos”, podemos comprender mejor de qué va la cosa.

    Coincido totalmente contigo en que un acuerdo de tal envergadura es una tomadura de pelo atribuírsela a un país o a una persona en particular por importantes que estos sean. Pienso también que el Acuerdo debía haber sido radical.

    Por otro lado, no nos hagamos ilusiones, para mí, el nuevo, joven y brillante Presidente de los EE.UU. posee cualidades histriónicas poco comunes, se pasa la vida actuando y lo hace tan bien… Podría ganar perfectamente un Oscar. Allá quien se maree con sus cantos de sirena, yo no.

    Gracias por tu trabajo y síguete preparando así, muchos confiamos en jóvenes como tú.

    Saludos afectuosos,

    Yaguaramas(Descendiente de Mambí)

  • modesto crespo lima dijo:

    Saludos Oliver, bien tu artículo, como los demas que te vemos en la mesa y demas comentarios, esperamos de ti lo mejor, jovenes como tu pueden dar cosas muy buenas, sigue superandote.
    saludos
    m

  • modesto crespo lima dijo:

    Hola de nuevo Oliver:
    El problema del desarme nuclear debe comenzar por lo estados unidos, si realmente quiere hacer la propuesta o lider en el tema, segun don Obama, veremos hasta donde es creible sus promesas, puede tener o no popularidad ante le tema tratado recientemente, pero son acciones prácticas las que se necesitan, tambien las acciones en cuanto al cambio climático son urgentes y ellos deben por comenzar dando una mirada al protocolo de Kyoto, son los mas contamiantes, que actuen en consecuecia con eso, que dejen de darle recetas a los pueblos. El problema es mirarse por dentro.
    Por ultimo, que los estados unidos mire bien el bienestar de su pueblo como hacemos nosotros los cubanos y despues se ocupe del vecino, si obama no tiene apoyo para resolver la salud de casi 50 millones de estadounidenses, pues le digo que aca tiene una ejercito de batas blancas dispuesto a tratarle y curale todas esas personas sin costarles un dólar.
    email: modesto.crespo@gal.sld.cu
    gracias

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oliver Zamora Oria

Oliver Zamora Oria

Periodista cubano. Trabaja en el Sistema Informativa de la Televisión Cubana. Es panelista frecuente del programa informativo Mesa Redonda de la Televisión cubana. Colaborador permanente de Cubadebate.

Vea también