Imprimir
Inicio » Opinión  »

La avaricia rompe el saco

| 2

Volando dólares

El capitalismo es fiel a sus esencias. Reproduce la codicia y el imperio del tener a toda costa. Ni la peor de las crisis lo detiene.

Wall Street llevó al imperio a una de sus más difíciles etapas económicas y tuvo que ser rescatado con millones de millones de dólares del contribuyente y la Reserva. Las revelaciones de los astronómicos sueldos que ganaban los ejecutivos que condujeron sus instituciones a la debacle, causaron furia en la sociedad norteamericana y hasta la condena pública del presidente Obama.

Pero apenas unos meses después de los colosales rescates, la historia de los sobresueldos vuelve a la actualidad y escandaliza. A pesar de que el sector financiero ha reducido en un 10% sus ganancias en los últimos años y que en el segundo trimestre del 2009 el conjunto de las instituciones bancarias sufrió pérdidas por valor de 3 700 millones.

El gigante Goldman Sachs, que en marzo registró record de ganancias para un trimestre en sus 140 años de historia tras el colosal rescate gubernamental, repartirá sobresueldos  este año por unos 11 400 millones de dólares. Vale apuntar que varios de los asesores económicos del Presidente salieron de la nómina de este emporio financiero.

Por su parte, el Bank of América, - el banco más grande de los Estados Unidos-, que recibió inyecciones de capital público por más de 40 000 millones de dólares, le pagará siete millones de dólares a cada ejecutivo. Su rival, Citigroup, que recibió 45 000 millones con ayuda estatales, premiará con  6 millones a sus directivos. El nuevo consejero delegado del Citi es Richard Parsons, quien trabajó como miembro del equipo de transición de Obama.

La aseguradora American Internacional Group (AIG) - que fue inyectada con una suma estratosférica de dinero público y que ha generado más  de un escándalo por gastos dispendiosos - pretende pagarle entre 7 y 10 millones de dólares a su nuevo Consejero Delegado.

Entre el 2006 y el 2008, los 100 principales ejecutivos del sistema financiero recibieron 32 millones de dólares cada uno como primas. Para igualar estos ingresos multimillonarios, un trabajador promedio tendría que laborar 1 000 años. La diferencia salarial entre el director general de una empresa y un trabajador en Estados Unidos es de 319 a 1. Esa diferencia en 1990 era de 107 veces y en los 80, 40 veces más.

El argumento de las entidades financieras para sus espectaculares sueldos es "evitar fugas de talentos". Wall Street defiende su escandalosa política arguyendo que si no es generosa con sus ejecutivos se le irán para la City Londinense.

Mientras tanto, las veinte principales entidades financieras receptoras de ayuda estatal despidieron desde el 2008 a más de 160 mil empleados. Sólo Citigroup despidió unos 75 mil. Sin embargo, su principal ejecutivo, Vikram Pandit, se embolsó la "modesta" suma de 38 millones de dólares en el 2008.

Copias a la inglesa y la francesa

En el sector financiero de la capital inglesa, hacen lo mismo que en Nueva York y lo argumentan al revés.

La banca de la City ha repartido ya en lo que va de año unos 7 600 millones de libras (más de 10 mil millones de dólares) en sobresueldos. Eso a pesar de que varios de los grandes bancos británicos están en manos del Estado tras su gigantesco desplome, como el Royal Bank of Scotland (RBS) y el Lloyds (HBOS)

El RBS ha pagado más de 8 millones de euros para fichar al ejecutivo Antonio Polverino, procedente del banco norteamericano Merrill Lynch. El Barclays, otro de los grandes de la City, ha ofrecido más de 40 millones de euros a 5 operadores de divisas empleados actualmente por el GP Morgan. "La analogía es el fútbol (...)  si vamos a ganar tenemos que pagar de manera apropiada"; dijo John Verlay, Consejero Delegado de Barclays.

Otra es la mirada de Stefano Harney, catedrático de la Universidad Queen Mary, en Londres: "Reflexionemos un momento sobre lo que está pasando y costará creerlo; los bancos que provocaron la crisis económica que ha causado graves problemas de finanzas públicas, los hemos rescatado con dinero público y ahora distribuyen este dineral".

En Francia también se ha reabierto el debate sobre las bonificaciones desde principios de agosto, cuando se supo que el banco PNB Paribas, que había recibido 5 000 millones de dólares en ayudas salidas de los arcas públicas, se había reservado 1 000 millones para retribuir a sus ejecutivos. El presidente Nicolas Sarkozy declaró sobre ello a la prensa: "Estoy consternado al ver que, al parecer, algunos siguen sin aprender nada de esta crisis financiera internacional, y eso a pesar de que aun no la hemos superado".

Sarkozy ha planteado sus esperanzas de que la próxima cumbre del G-20 en Pittsburg en Estados Unidos sea decisiva para "regular el pago de bonificaciones, la transparencia y la responsabilidad en el mercado financiero".

Pero los deseos del mandatario francés de una "moralización del capitalismo" choca con los fundamentos mismos del sistema: la competencia feroz, el lucro desmedido, la ganancia por sobre la ética.

Son los mismos que ya José Martí denunciaba a fines del siglo XIX cuando, valorando el papel del Chauncy Dapew, "el abogado de los ricos", escribía: "...la verdad es que la libertad que él alaba en los Estados Unidos viene a ser como la griega o la inglesa, libertad de señores, con pan negro y angustias para los infortunados, y muy buena para los de arriba, que gobiernan y tienen las manos llenas de privilegios, pero desigual y molesta a la masa común, que se cansa de llevar a estos panza-doradas sobre los hombros". 

Los panza doradas están de regreso con la misma codicia desmedida de antaño. Pero, la avaricia.....

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pedro Crisanto Mongéss dijo:

    Si ya se que China es la gran esperanza, la gran baza que nos salvará de esta recesión mundial, y que los datos de su PIB son aparentemente robustos. Sin embargo China, es probablemente, la última gran burbuja que permanece sin explotar. Y no sólo me refiero al mercado de valores, el índice Hang Seng, desde el mes de Marzo ha pasado de los 11.344 puntos a los 19.872 puntos, un +75%, aunque en Agosto llegó a los 21.000 puntos, me refiero sobretodo al mercado inmobiliario Chino.
    En los primeros 7 meses de lo que llevamos de 2009, las ventas de toda clase activos inmobiliarios, se han incrementado un +60% respecto al año anterior, y los precios en las 70 principales ciudades chinas se incrementaron un +1% en el mes de Julio.
    Pero la evolución de los precios en los últimos años ha sido estratosférica, por ejemplo una casa en Suzhou se vendía hace 6 0 7 años a 500 RMB el metro cuadrado. Hoy se vende por entre 7.000-8.000 RMB metro cuadrado, un incremento de entre 14 y 16 veces.
    En Shangai, en el área de Pudong, los precios han pasado de 1.000 a 2.000 RMB el metro cuadrado a 13.000 RMB el metro cuadrado si quieres un apartamento que sea decente. En la famosa Oriental Pearl Tower, el precio está a más de 100.000 RMB el metro cuadrado. Un RMB son unos 0,10 Euros, más de 10.000 euros el metro cuadrado.
    Y todo esto esta pasando a pesar de que el Gobierno Chino esta tratando de amortiguar la burbuja, regulando y advirtiendo que los precios están fuera del alcance de la mayoría de sus ciudadanos (una reciente encuesta a los habitantes de Bejing daba como resultado que el 86% de ellos no podía permitirse comprar una vivienda) y que el sector inmobiliario está sobrecalentado por una actividad constructora frenética.
    Para acabarlo de arreglar, ya escribimos en un post que Bejing, los edificios de oficinas presentaban la mayor tasa de desocupación del mundo (cerca del 23%) un ratio que es sencillamente ruinoso. A este respecto José Miguel (muchas gracias), nos deja en un comentario un vídeo grabado por un gestor de Hedge Funds, que os adjunto en el post y que vale la pena ver. Enormes edificios de oficinas vacíos.
    Saludos cordiales.

  • oscar fundora dijo:

    BUENO YO CREO QUE CHINA ES UN PAIS QUE SI TIENE PROBLEMAS CON LA ENORME POBLACION QUE TIENE,PERO ADEMAS DE EL AINCO ECONOMICO DE TODOS LOS CHINOS Y CONOCIDO POR TODOS EN EL MUNDO,QUIEN NO TIENE UN BARRIO CHINO EN SU PAIS?Y QUIEN NO SAVE LO TRABAJADORES QUE SON Y ADEMAS ECONOMICOS Y AHORRATIVOS.
    CON UN RESPETO A LOS FAMILIARES MAYORES.

    YO VEO A CHINA UN POCO COMO FUE CINCINNATI.QUE FUERA UNA DE LAS CIUDADES MAS INDUSTRIALISADAS.QUIEN NO RECONOCIO AVECES EN SU PAIS COMO MARCA AL VER EN UNA ENORME MAQUINA DE CORTE DE PLANCHAS DE METAL LA INSCRICCION. CINCINNATI.OHIO. Y MUCHAS VECES DECIAMOS AL TALLER NUESTRO LE HASE FALTA UNA CINCINNATI.

    PERO RESULTA QUE HOY EN CINCINNATI CIERRAN LAS INDUSTRIAS Y SE REABREN EN CHINA LA INDIA MEJICO Y OTROS MUCHOS LUGARES POR QUE PAGAN MENOS AL TRABAJADOR Y VENDEN EL PRODUCTO EN LOS PAICES ECONOMICAMENTE RICOS.

    COMO CONSECUENCIA AHORA Y COMO REVERSA DE LA MONEDA CHINA TIENE SU PROPIA INDUSTRIA Y LA EXTRANJERA QUE YA LE PERTENECE POR QUE ESTA EN SU TERRITORIO.PUES YO VEO CLARO HOY TODOS LOS CAPITALISTAS DEL MUNDO TIENEN QUE CONTAR CON CHINA COMUNISTA.JAJAJA QUE BIEN ME GUSTA.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate, el sitio Fidel Soldado de las Ideas y del programa de la Televisión Cubana "Mesa Redonda". Dirigió otras publicaciones cubanas como Somos Jóvenes, Alma Mater y Juventud Técnica. Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez en TV en 2018. Ha ganado diversos premios en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio. Correo: director@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc

Vea también