Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cinismo histórico

| 9

Por Randy Alonso Falcón

Cuando el mundo recuerda  con dolorosas huellas el inicio de la Segunda Guerra Mundial hace 70 años, con la invasión nazi a Polonia el 1 de septiembre de 1939, vuelven a resurgir los intentos de sepultar el heroísmo y la enorme contribución del pueblo soviético en aquellos difíciles años.

Algunos medios y especialistas de la Europa Occidental, en algunos países del Este y de las naciones bálticas, minimizan alevosamente el papel de la URSS en el combate al fascismo y lo reducen al papel de vulgar invasor. El mes pasado, la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa  (OSCE) aprobó una resolución que culpa a partes iguales a la Alemania nazi y a la Unión Soviética del inicio de la conflagración mundial, por la firma del Pacto Ribbentrop-Mólotov en 1939.

“Esto es nada más que un intento de reescribir la historia de la Segunda Guerra Mundial”, dijo Konstanti Kosachyov, jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma rusa.

“Es una cínica mentira”, espetó este fin de semana en una entrevista televisada el Presidente ruso Dimitri Medvedev y añadió: “Nadie puede cuestionar quién empezó la guerra, quién mató a la gente y quién salvó millones de vidas: quién, en un análisis final, salvó a Europa.”

La participación soviética fue decisiva en la derrota del fascismo. El Ejército Rojo se enfrentó a 201 divisiones del adversario y a más de 4,5 millones de soldados alemanes. El 70 por ciento de las bajas humanas y el 75 por ciento  de los carros blindados, piezas de artillería, aviones y material de guerra que perdió el ejército nazi en la guerra fue provocado por la acción de las tropas soviéticas.

La Unión Soviética perdió unos 27 millones de personas en la guerra; soldados soviéticos cayeron en Polonia, Budapest, Praga, liberando a sus pueblos, cuando ya los soldados nazis habían sido expulsados de la URSS.

En una de sus misivas a Stalin, el premier británico Winston Churchill reconoció la valía de la hazaña soviética: “Fue el Ejército ruso el que sacó las tripas a la máquina de guerra alemana”.

Más allá de los errores que cometió Stalin, nadie puede borrar de un plumazo las hazañas liberadoras de un pueblo que resistió el bloqueo a Stalingrado y el asedio a Moscú, que libró y ganó la batalla del Arco de Kurks, que tomó y develó los horrores de los campos de concentración como Auswitch y Terezín.  La humanidad tiene que rendirle tributo a ese heroico pueblo y seguir alerta para que no se repitan los horrores del fascismo.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yadel lugo dijo:

    !!VIVA FIDEL!!

  • ismael carmona castro dijo:

    Querer cambiar la Historia no es solo un juego retorico o academico, sino un aparte del conjunto de esfuerzos para justificar el presente y echar las bases para acciones futuras ,de los que lucran con el dolor ,la calidad de vida y los derechos de los Pueblos .
    Los que manejan el poder en en otra epoca llamado Mundo Libre , que son basicamente los mismos controladores de las transnacionales de fabricantes de armas y sus asociados son los que estan atras y arriba de estos intentos.
    Negar el esfuerzo y sacrificio del Pueblo sovietico no soloo es desconocer los hechos sino que tergiversarlos a su conveniencia
    que objetividad se puede pedir de aquellos que justificaron la invasion y arrasamiento a Irak en pos de la defensa contra armas de aniquilacion masiva que jamas pudieron encontrar ni siquiera inventarlas .
    Que se puede esperar de aquellos que historicamente han avasallado a otros pueblos americanos ,invadiendo directamente otros paises o pagando a militares formados en sus centros de entrenamiento para que siembren el terror y apliquen sus politicas .
    Pero cada vez mas seres humanos estan tomando conciencia de la realidad ,y no creyendo en sus mentiras, incluso dentro de su propio territorio hubo muchos que se opusieron a la guerra de Viet nam , y ahora a la intervencion en Irak y a la aplicacion de sus politicas imperialistas con los paises del tercer mundo y contra el equilibrio d ela naturaleza y del medio ambiente.
    Lo seguiran intentando pero no lo lograran

  • DARDO RIBAS dijo:

    LAS MENTIRAS TIENEN SU NIDO
    EN LA EUROPA CAPITALISTA Y SOCIOS MENORES EN LA ARGENTINA

    No solamente en la Europa occidental se ha minimizado cínicamente el rol de la URSS durante la Segunda Guerra Mundial.

    Por ejemplo, aquí en Argentina, el monopolio de prensa capitalista que constituyen los diarios “Clarín” y “La Nación”, no pierden ocasión para desinformar en este sentido a las nuevas generaciones.

    En estos días en que se conmemora la invasión nazi a Polonia, han mencionado el célebre pacto llamado “Ribbentrop-Stalin” (sin mencionar a Mólotov). Lo han hecho con aguda felonía, evitando ubicar la narración en las épocas históricas en que se concretó ese acuerdo.

    Tratan de instalar en la opinión pública -en especial en las nuevas generaciones que ignoran lo ocurrido-, la idea de una “traición” por parte del país socialista hacia el mundo… una supuesta “complicidad” entre la cúpula nazi y el Partido Comunista de la Unión Soviética.

    Ya se sabe… la gente, en general, vomita a los nazis. Estos medios, en realidad, están interesados en denostar al socialismo y al comunismo y por eso siembran confusión y mienten, evitando explicar las contingencias en que se firmó el famoso “pacto”.

    Curiosamente, siempre rinden tributo a Churchill, pero jamás le dirán a la gente de sus confabulaciones con Chamberlain y que apuntaban a dirigir la agresión de las fuerzas del “Eje” hacia el Este, hacia la Unión Soviética.

    Nunca dirán, por ejemplo, que Churchill propuso el uso de ametralladoras para asesinar a mineros huelguistas en Gran Bretaña bajo la conocida frase -publicada en el “British Gazette”-, y donde dijo textualmente “o el país rompe la huelga general o la huelga general romperá al país”.

    Tampoco mencionan estos diarios -que se dicen “democráticos”- sobre el apoyo dado por Churchill a Mussolini y que quedó inmortalizado en aquel concepto por él expresado al halagar al “Duce”, tomando como un logro su persecución criminal hacia la izquierda italiana. Dijo el Lord británico, el hombre admirado por cierta intelectualidad anglófila que Mussolini había “rendido un servicio al mundo, pues había enseñado cómo se combaten la fuerzas de la subversión”. (Videla y Pinochet también hablaban de “subversión”.)

    Habría decenas, tal vez centenares de posicionamientos que muestran al mundo quiénes eran estos ídolos del “Occidente democrático y anticomunista”.

    Ante la terrible hambruna en Bengala, allí por 1943, y que terminó con la vida de más de dos millones de personas, el distinguido Lord, orador culto y sarcástico, historiador notable y Premio Nobel de Literatura, vertió una frase para el recuerdo. Dijo, evitando comprometerse y comprometer a Inglaterra en la ayuda a esa pobre gente: “…Se debe a la tendencia de los nativos `a criar como conejos´ ”.

    Todo un humanista como puede apreciarse.

    Pero los diarios de Buenos Aires, que responden al gran capital financiero y que se constituyen en la “vanguardia” contra el Comunismo, jamás lo mencionan. Se acuerdan de Stalin, a quien demonizan para, a su vez, demonizar al socialismo, que es lo que en realidad más les interesa.

    Siempre minimizan o ignoran de qué lado estuvo el esfuerzo descomunal para romperle el espinazo al nazismo.

    Es más, la enseñanza en las escuelas argentinas a lo largo de medio siglo, jamás menciona la verdad de lo ocurrido a los educandos.

    Hemos crecido casi todos los que pudimos concurrir a la escuela secundaria, creyendo que los norteamericanos eran los grandes héroes y los protagonistas fundamentales de aquella epopeya. Y digo esto sin desmerecer el recuerdo de los 250 mil soldados de EEUU que murieron en aquel segundo frente, abierto cuando ya no les quedaba otro remedio y luego de que el gobierno yanqui y los conservadores británicos esperaran el desangre de la Unión Soviética y su derrota.

    Nadie aquí explica con fundamentos concretos el porqué del Muro de Berlín. Estos diarios hicieron campaña y confundieron a millones contando una octava parte de la verdad histórica.

    Nunca mencionarán al nido de espías y saboteadores que desde el “Occidente democrático” trató de infiltrar a la RDA y provocar su caída. Apelaron a la sensiblería y a mentiras ramplonas para desvirtuar aquellos episodios de lo que se llamó la “guerra fría” y jamás dijeron de dónde venían las provocaciones, ocultando a la gente que el eje del nazismo se había desplazado, luego de su derrota, a los EEUU.

    Aquel pacto Ribbentrop-Mólotov tuvo una explicación coherente, al menos para la Unión Soviética.

    No involucró para nada una traición al mundo, ni un concubinato con los nazis. Fue una jugada necesaria para ganar tiempo y demorar la invasión que se avecinaba. Una maniobra política razonable en esas circunstancias históricas y una táctica indispensable para preparar e intensificar la defensa militar.

    Claro, los nazis vulneraron el pacto antes de lo pensado y ya sabemos qué cosa ocurrió.

    Europa, el mundo entero, debería rendir eterno homenaje al pueblo soviético y a los millones de mártires inmolados en la lucha contra el nazi-fascismo. Esa es la verdad, aunque “Clarín” y “La Nación” miren para otro lado.

    Lo mismo hacen con Cuba, atacándola constantemente en las diatribas de sus escribas mercenarios.

    Hacen campaña contra Evo, Chávez, Correa, Fidel, Ortega…

    Se escandalizan con los Kirchner por sus muy tibias reformas y se posicionan al lado de la oligárquica Sociedad Rural y organizaciones empresariales reaccionarias y así de seguido. En cambio, levantan la figura de Uribe y se prosternan sin decoro ante los EEUU.

    Lo que se dice una trayectoria de hierro.

    Buenas noches, cubanos.

    Dardo, brigadista de Caimito, desde Argentina

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    El recuento histórico que hace Randy Alonso Falcón debe ser leído y es nuestro deber profundizar en esta etapa de la historia, porque como escribíamos hace unos días la TERCERA GUERRA MUNDIAL puede desatarse en el mundo y comenzar en América Latina producto de la irresponsabilidad de gobiernos como el de Colombia que entrega parte de su territorio a los Estados Unidos para que soldados, oficiales y civiles con total inmunidad violen las familias como ya ha sido denunciado por el propio pueblo. El sistema inmune de los norteamericanos en Colombia les permite encaramarse sobre la dignidad humana del pueblo sin que nadie pueda detenerlos o aplacarlos.
    La conclusión en 1945 de la segunda guerra mundial supuso el nacimiento de un nuevo orden mundial dominado por Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Los que conocimos la URSS después de 1959, pudimos valorar el enorme aporte mundial del socialismo y del pueblo soviético a la paz mundial. También conocimos que en Hiroshima, durante la II Guerra Mundial, Estados Unidos arrojó la primera bomba atómica sobre la ciudad, el 6 de agosto de 1945 y que el mando supremo aliado informó que 129.558 personas murieron, fueron heridas o desaparecieron a causa del lanzamiento, y más de 176.987 perdieron sus hogares. Mientras los soldados soviéticos morían defendiendo al pueblo los soldados norteamericanos mataban al pueblo sin que nada pasara en su territorio.
    Desde 1868 existía en la ciudad, del río Ota, una base militar y se trataba de una ciudad y un país que como Colombia avanzaba en el terreno económico.
    La historia puede repetirse y hay que estudiar la historia para salvar al mundo.
    Gracia Randy por recordar un periodo de la triste novela humana que no debe olvidarse nunca.

    Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado Alergología
    Camagüey Cuba
    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Luis Ruiz Sánchez dijo:

    Dardo,
    Me gustó mucho lo que escribiste, pero no concuerdo en tu percepción sobre el pacto Ribbentrop-Molotov.
    Creo que hubiera sido sí, una estrategia de ganar tiempo si la URSS no hubiera contemplado el ataque a Polonia, Finlandia y la anexión de Estonia, Lituania, Letonia y parte de Rumania, por lo que considero que desde el punto de vista histórico, fue un pacto éticamente innegociable e indigno y cada quien tiene el derecho de adjetivarlo de la forma más pertinente, y por qué no, de traición.
    Ahora, culpar a la URSS, aunque sea en un 50% del inicio de la segunda Guerra Mundial es antihistórico.
    Creo sí, que si no se hubiera firmado ese pacto, la Alemania nazi hubiera contemplado otras estrategias guerreristas, pero de cualquier forma hubieran invadido a Polonia.
    La ideología nazi en su doctrina expansionista del Espacio Vital viene desde mucho antes del 1 de septiembre de 1939, y se ve en los acuerdos que establece Alemania con Italia y Japón y en la participación en 1936 en la Guerra Civil Española, por eso, culpar a la Unión Soviética por el inicio de la Segunda Guerra Mundial es un absurdo histórico.
    Se dice que Stlain no dio oído a los informes de Sorge, y que la purga del ejército fue una sutil jugada de la inteligencia alemana en la que Stalin cayó. Otros compañeros más estudiosos del tema podrán dar detalles al respecto o corregirme si estoy errado, ya que nadie tiene la verdad absoluta, y de antemano se los agradecería.
    Si sumamos el Pacto Ribbentrop-Molotov, más la falta de oído a los informes de Sorge, más la purga del Ejercito Rojo, más la indecisión ante la proximidad de las tropas almenas, creo sí que Stalin tuvo una gran responsabilidad por profundidad que tomó conflicto, más nunca como culpable del inicio de la Segunda Guerra Mundial.
    Saludos

  • Hernán dijo:

    Hace unas dos semanas tuve la oportunidad de ver en televisión el programa Una Belleza nueva que reeemplazó a La Belleza de Pensar. en ese programa el entrevistado fue un señor francés. una de las cosas que afirmó fue que: en Europa nos costó mucho reconocer que fue la Unión Soviética la que ganó la guerra.

  • DARDO RIBAS dijo:

    LUIS MUY INTERESANTE TUS DISQUISICIONES
    QUE RESPETO ABSOLUTAMENTE, PERO…

    En ningún momento pretendí hacer el panegírico de Stalin. Lo haría de Lenin, pero no de Iósif Visariónovich Dzhugashvili.

    Yo creo que a estos personajes hay que estudiarlos, necesariamente, ubicándolos en el contexto histórico en que les tocó tomar las decisiones políticas que, en alguna medida, les son conocidas.

    Sigo creyendo -fiel a mi alta cuota de escepticismo a esta altura de mi vida-, que casi todos ellos se llevaron a la tumba secretos que conmoverían al mundo de ser conocidos. Desde Stalin hasta el insignificante Perón en la Argentina. Desde Truman a Pinochet. Desde Videla a Stroessner. Desde Franco a Hitler.

    Los secretos del Poder, los documentos clasificados, las maniobras diplomáticas y tantas otras alternativas en el submundo de la política internacional están ocultos a las masas; tanto en el pretendido idílico paraíso suizo de los recónditos misterios bancarios, como en las inexpugnables oficinas “especiales” del Pentágono.

    Desde la Unión Soviética -en aquella época-, se brindó un argumento para justificar ese misterioso pacto. Yo no puedo tener acceso a pormenores inaccesibles, pero sí debo tomar una posición ante las dos versiones de ese “trámite”. Y no tengo porqué creerle a los americanos o a los ingleses; tampoco al señor Putin, que habiendo sido miembro del Partido, ahora, en su madurez, repudia ese acuerdo.

    Yeltsin, también fue miembro del Partido Comunista de la Unión Soviética y terminó siendo el patético alcohólico que convalidó el regreso oprobioso del capitalismo, las mafias, los nuevos ricos y la adoración al “Dios Mercado”… Todo empezó con las “reformas” del “amigo” Gorbachov… Reformas, reformas… acordémonos en qué terminaron esas “reformas”. Toda aquella sanata de “más socialismo, más libertad”…

    Putin, recientemente, asumió la matanza de Katyn como ejecutada por Stalin y Beria. Sin embargo, durante decenios, toda la Humanidad dudó en cuanto a la veracidad de lo que allí realmente ocurrió. Si esto era lo que sabía y pensaba ¿porqué no tuvo el valor de buscar el exilio en la época en que era un funcionario comunista y desde allí denunciar esos crímenes?

    Yo creo que un hombre honrado debe ser fiel a sus convicciones morales toda la vida. Quiere decir que de no haber caído la Unión Soviética, él -siendo un funcionario como se dice de los servicios secretos-, habría silenciado lo que sabía al mundo…

    Yo creo que hay una cuota alta de oportunismo, aún en muchos dirigentes que allí fueron serviles a Stalin o a los posteriores dirigentes. Pasa en cualquier país del mundo. Las deslealtades son una característica de ciertos tipos humanos, en la Rusia soviética o en la Argentina actual.

    Siempre pensé, como medio mundo, que la gran tragedia para la URSS comenzó con la muerte de Lenin. Stalin, por lo que se sabe, aniquiló a gran parte de lo que se llamó “la vieja guardia leninista”, merced a una cuota alta de paranoia y de personalismo ultramontano. Pero para que se desarrolle este tipo de personalidades, tiene que haber un coro de serviles -que allí lo hubo- en ciertos estamentos de esa sociedad.

    Lo de Richard Sorge, aparentemente es cierto. El célebre grupo Ramsay le avisó a Stalin de todo lo que averiguaban en el corazón de la Embajada alemana en Tokio. Fue un héroe al igual que sus compañeros y, según se cuenta, Stalin no creyó en sus informes que hasta precisaban por dónde las tropas alemanas iban a romper el frente.

    La penetración de los nazis fue profunda y sorpresiva en territorio soviético y causaron estragos impresionantes, devastando pueblos, ciudades y aldeas y matando gente de manera atroz.

    Hay historiadores que aseguran fue una fría maniobra de Stalin para “dejarlos entrar” y acometerlos cuando quedaran lejos del aprovisionamiento y en medio de las inclemencias brutales del clima.

    Pero la versión de que el “general invierno” fue el gran vencedor de los nazis es oportunista y desfachatada.

    Fueron las tácticas del alto mando soviético y la defensa encarnizada del pueblo -a costos altísimos en vidas y bienes-, los grandes protagonistas de esas épicas batallas.

    “Occidente”, el capitalismo, siempre trató de encontrar causas “climáticas” en la derrota de los nazis, para negar el heroísmo en masa y las tácticas y estrategias superiores del Ejército Rojo que se alzó con la victoria y corrió a las huestes del Führer hasta su cubil en Berlín.

    Con respecto al “pacto”, todo es discutible. No le cupo a Inglaterra ningún honor con respecto a Polonia y a Checoslovaquia, que, dicho sea de paso, no eran países socialistas. Pero nadie recuerda esas traiciones a sus aliados. Más bien digamos que los dejaron solos y miraron para otro lado. Porque, como ya dije en otro comentario, a la Rubia Albion le convenía que las hordas nazis se desviaran hacia la URSS.

    Pensaban y deseaban una sangría mutua entre alemanes y soviéticos y en el desmoronamiento del socialismo, pero también lucubraron que el nazismo iba a quedar desmantelado en una victoria pírrica y, de esa manera, mataban dos pájaros de un tiro. Por un lado, desaparecía el sistema socialista al que odiaban furiosamente y, por el otro, terminaban con su alumno descarriado, entendiendo esto por la pandilla hitlerista y su ejército de fanáticos.

    Reitero, no quise reivindicar a Stalin; sólo señalar que las “verdades” que conocemos de aquellos sucesos lejanos están aquí manipuladas por los enemigos del socialismo.

    Ellos apuntan a Stalin, pero el objetivo estratégico es sembrar en las masas la desconfianza y el odio al socialismo y al comunismo. Stalin no fue un niño de pecho -eso está claro y en primer lugar para nosotros los comunistas-, pero no por eso deberíamos “prendernos” de todas las exageraciones que se formulan hacia su personalidad.

    Truman arrojó dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas masacrando mujeres, ancianos, niños inocentes.

    Churchill participó de matanzas en África defendiendo intereses coloniales y se hizo cargo del brutal bombardeo a Dresde en 1945 que asesinó a decenas de miles de civiles alemanes entre tantas otras tropelías.

    De Gaulle se apoderó política y demagógicamente del triunfo sobre los nazis dejando a un lado el reconocimiento a los verdaderos defensores de Francia… los Maquis y de estos ejemplos hay para hablar, documentadamente, horas y horas… pero en el mundo capitalista, se estigmatiza a Stalin y se trató siempre de menospreciar y ridiculizar a los verdaderos vencedores de la Segunda Guerra -que nos liberaron de la segura esclavitud del fascismo-, y que no es otro que el heroico pueblo soviético y, en primer lugar, los cuadros inclaudicables del Partido Comunista y del Ejército Rojo.

    Todo lo demás es charlatanería cínica del capitalismo mundial.

    Te mando un gran saludo,

    Dardo, desde Argentina.

  • Luis Ruiz Sánchez dijo:

    Dardo,
    me gustó mucho lo que escribiste.
    Quisiera poderme comunicar contigo.
    mi email es:
    luisruizsan@hotmail.com
    Saludos desde Brasil,
    Luis

  • amparo calderon garrido dijo:

    Para aquellos que desconocen la historia es necesario recordarles que los aliados se aliaron con Hitler contra la naciente revoluciòn soviètica, cuando se les descarriò y se vieron amenazados fue que decidieron actuar, hoy se quiere presentar sòlo el holocausto judìo, que son seis millones y el holocausto soviètico veinte millones ni siquiera lo nombran, la valentìa, el honor, del ejèrcito rojo se desconoce porque siempre se ha querido demostrar al mundo que sòlo los occidentales pueden llevar la mal llamada civilizaciòn a otros pueblos, asì sea atropellàndollos, violentàndolos e iniciando guerras a nombre de la democracia, esta conmemoraciòn debe servir par alzar la voz y exigir a todos los gobiernos del mundo a la ONU, la OEA, LOS NO ALINEADOS, UNASUR, EL ALBA, que NO ACEPTEN MAS GUERRAS, NO MAS, y que el mundo se comprometa a VIVIR EN PAZ. NO MAS ARMAS, se debe terminar con este el negocio del armamento y parar ya.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate y del programa de la Televisión Cubana “Mesa Redonda”. Cursa el Doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Correo: editor@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc

Vea también