Imprimir
Inicio » Opinión  »

Golpe de Estado en Honduras: Encendidas las alertas en el continente

| +

A reserva de los desenlaces que la situación hondureña tenga, lo ocurrido incita a valoraciones de contenido muy importante y creo que dejará, ocurra lo que sea, algunas señales sobre qué caminos deben andarse y cuáles deberían ser desechados por inútiles o por retrógrados. Si algo sale a la luz de manera sobresaliente son las deformaciones y brechas que la democracia representativa tiene.

La intervención realizada por José Manuel Zelaya ante la asamblea general de la ONU , es un testimonio de primera mano que así lo demuestra. El mismo afirma haber creído que en el nuevo siglo era pertinente darle paso a la participación social como uno de los instrumentos para erradicar debilidades que tanto en el pasado como en la actualidad permiten manipular las leyes o abandonarlas, muchas veces impunemente. Esos criterios en boca de quien no es ni pretende convertirse en un innovador político, sino apenas se atiene a la condición de quien propicia enmiendas mínimas a favor de la concurrencia ciudadana, se convierten en acusaciones contra quienes aseguran que el sistema es ideal.

A Zelaya no pueden acusarlo, como mucho gustaría a los sediciosos, de ser o encaminarse hacia la condición de un izquierdista (de los de verdad) dispuesto a realizar cambios profundos realmente revolucionarios. Si eso ocurriera, un porcentaje de culpa en su transformación la tendrían quienes intentaron derrocarle y desatan la violencia contra la población dando fe de su índole verdadera.

Otro elemento, a destacar de estos días intensos, es la unidad en la diferencia, como destacara Raúl Castro, al recordar que se sentó a una mesa donde había personas con criterios y posiciones muy diferentes, pero capaces unos y otros, de concordar en momentos en que en peligro estaba algo de interés general, superior a las discrepancias sobre pocos o muchos asuntos.

En otras escala y bien especial, debe colocarse en cualquier examen que el impulso decisivo estuvo dado por el grupo de gobernantes latinoamericanos que han colocado un tiempo nuevo, y ojalá irreversible, a disposición y servicio de sus pueblos. Ese empeño múltiple y firme ha sido fundamental para darle vía al frenesí hermano que llevó al aislamiento de los facciosos y a la cadena de resultados solidarios con Zelaya y su gabinete.

Son de esperar otras lecciones antes de que concluya esta agria experiencia que ha engrasado la confraternidad y encendido las alertas del Continente.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también