Imprimir
Inicio » Opinión  »

Las mentiras de Reporteros Sin Fronteras sobre Venezuela

| +

El 29 de mayo de 2009, Reporteros Sin Fronteras publicó una carta abierta al presidente venezolano Hugo Chávez en la cual la asociación denuncia “una auténtica carga del poder y de la administración” contra Globovisión, un “canal informativo privado”. Según la organización parisina, a Globovisión “se le abrió un procedimiento administrativo que puede llevarle a la suspensión de sus emisiones durante setenta y dos horas” por hacer “su información [del terremoto del 4 de mayo de 2009] refiriéndose a los datos facilitados por el Instituto Geológico de Estados Unidos”.1

Las autoridades venezolanas acusan al canal “de violar el artículo 29 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Ley Resorte), que sanciona a los medios de comunicación que ‘promuevan, hagan apología o inciten a la guerra; promuevan, hagan apología o inciten a alteraciones del orden público'”. RSF pregunta: “¿De qué forma la información sobre un terremoto, por imperfecta que haya podido ser, puede enmarcarse en esa definición de la infracción?2

Presentado de este modo, el asunto puede sorprender a la opinión pública internacional. Pero, al contrario de lo que afirma RSF, la realidad es otra y ha sido cuidadosamente eludida por la entidad francesa de “defensa de la libertad de prensa”.

Globovisión contra la democracia

Desde 1998, Globovisión no ha dejado de oponerse al gobierno democrático de Hugo Chávez. En abril de 2002, el canal de televisión participó activamente en el golpe de Estado de Pedro Carmona Estanga. En cualquier país del mundo, Globovisión hubiera sido cerrado y sus dirigentes condenados a largas penas de prisión. Pero el Tribunal Supremo, controlado por la oposición en aquella época, se negó a reconocer la realidad del golpe y se limitó a pronunciar un “vacío de poder” para explicar el golpe de fuerza.

Luego, el canal ha multiplicado los llamados a la insurrección3. En mayo de 2007, Globovisión fue culpable de incitación al asesinato del presidente Chávez manipulando imágenes y lanzando mensajes subliminales. Durante la difusión del programa Aló, Ciudadano, en el que se emitió una entrevista de Marcel Granier, director del canal RCTV, que critica fuertemente a Chávez, el canal mostró simultáneamente las imágenes del atentado contra el Papa Juan Pablo II de mayo de 1981. Globovisión no pudo explicar por qué difundió imágenes del atentado en un programa que trataba de la no renovación de la concesión de RCTV.4 Varios expertos en semiótica fueron categóricos al respecto: “Se incita al asesinato del Presidente”.5 En Francia, esos comportamientos habrían llevado a los periodistas del canal así como a sus dirigentes detrás de las rejas.

Los periodistas de Globovisión así como los presentadores del canal también multiplicaron las expresiones difamatorias hacia el gobierno usando los términos “dictadura” y “tiranía”, con el fin de justificar los llamados a la desobediencia cívica y los actos de violencia, algo inimaginable en occidente.6

El asunto del terremoto

El 4 de mayo de 2009, un terremoto golpeó el Estado de Miranda a las 4:40 de la mañana, seguido de tres réplicas (4:50, 6:23 y 6:24) sin causar daños humanos. A las 5:25, el ministro de Interior y Justicia, Tarek El Aissami, declaró que el sismo se había sentido en varios lugares. “Estamos recibiendo reportes de las afectaciones. Estamos, a través de Funvisis, determinando el epicentro y magnitud. Queremos informar que, hasta ahora, no tenemos reportes de algún tipo de daños materiales o estructurales. Queremos hacer un llamado a la calma. La orden es que haya un despliegue inmediato de patrullaje para proteger a las personas que salieron de sus casas”, declaró7. A las 5:44, El Aissami hizo público un segundo informe declarando que se había entrevistado con el presidente y el vicepresidente Ramón Carrizález, y subrayó que Chávez había ordenado el despliegue de la Guardia Nacional Bolivariana con el fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos.7

Por su parte, Francisco Garcés, presidente de Funvisis, a las 5:40 informó de que dos sismos habían golpeado la capital, Caracas, así como la zona metropolitana, y pidió a los medios que lanzaran llamados a la calma a la población. A las 6:05, el ministro de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, indicó que el metro, el ferrocarril y el aeropuerto funcionaban perfectamente. Héctor Navarro, ministro de Educación, también subrayó que las escuelas y las universidades no habían sido afectadas por el terremoto y estaban abiertas. Jesús Mantilla, ministro de Salud, informó del funcionamiento normal de los hospitales del país. A las 6:47, la ministra de Telecomunicaciones e Informática, Socorro Hernández, comunicó a la población que la red de telecomunicaciones no había sido afectada. Por su parte, Alejandro Hitcher, presidente de Hidrocapital, explicó que el sistema de suministro de agua funcionaba normalmente. A las 7, Blanca Ekhout, ministra de Comunicación e Información, señaló que el conjunto de los organismos del Estado se encontraba en estado de alerta desde el principio de la sacudida. Jacqueline Faría, jefa del gobierno del distrito capital, así como Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo, mantuvieron informada a la población en sus atribuciones respectivas.8

No obstante, a las 5:20 de la mañana, o sea apenas 40 minutos después de la primera sacudida telúrica, el director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, se apresuró en intervenir personalmente en vivo en su canal para -después de proporcionar una información equivocada sobre el epicentro del sismo basándose en informaciones procedentes de… Estados Unidos- arremeter directamente contra el gobierno, acusarlo de incuria y transmitir un mensaje de miedo y terror. “Nos angustia mucho pero no encontramos a quién localizar, no encontramos  ninguna autoridad a quien pedirle una información precisa, una información exacta […]. Lo que tenemos es estar pendientes y muy pendientes sobre todo de que nuestras autoridades nos informen, den una información precisa, den una información veraz de qué está pasando en este momento  porque no tenemos a quién acudir. Llamamos a Funvisis pero se cayó la llamada, no hemos podido comunicarnos con los bomberos. El alcalde [Gerardo] Blay no reporta si hay algún daño en su región”.9

En ese momento de la conversación, el presentador de Globovisión interrumpió a su director para recordarle una realidad. “Director, acabamos de tener conversación telefónica, nuevamente, con el director de Funvisis y nos acaba de informar de que en estos momentos se encuentra manejando y por eso ha sido imposible que nos haya dado comunicación. Sin embargo, nos reiteró que apenas termine de conducir nos va a atender y vamos a poder salir al aire en vivo con él para dar la mejor información”.10

Lejos de atender el llamado a la razón, Ravell aprovechó la ocasión para estigmatizar de nuevo a las autoridades: “Los medios oficiales que tanta propaganda hacen deberían estar en este momento informándole a la ciudadanía de lo que está pasando y no que nosotros tengamos que estar aquí acudiendo al servicio meteorológico de los Estados Unidos para informarle a la gente que hubo un temblor”. 11

Tarek el Assaimi denunció “la actitud mezquina y el uso irresponsable de un medio de comunicación”. Ravel, en vez de transmitir un mensaje de tranquilidad, instrumentalizó una catástrofe natural para fines políticos y “sembrar el miedo entre la población”, según Cabello, ministro de Obras Públicas.12 ¿Qué pasaría en Francia si el director del canal privado TF1 hubiera atacado al gobierno de Nicolas Sarkozy con la misma virulencia, cuarenta minutos después del inicio de las inundaciones ocurridas en 2008, acusándolo de abandonar a las víctimas a su suerte?

La desinformación de RSF

Desde luego, RSF censuró cuidadosamente esta realidad e intenta transformar un grave atentado a la deontología periodística y una grave falta de responsabilidad de los medios en una violación de la libertad de prensa. En referencia al golpe de Estado de 2002, la organización parisina reconoce que “en aquel momento no carecía de fundamento la apertura de un procedimiento judicial, aderezado con un contradictorio debate, sobre la actitud que algunos medios mantuvieron durante los acontecimientos” pero finge ignorar las actuaciones continuas e ilegales de Globovisión al preguntarse: “Pero ahora, ¿en qué contenidos se basa la acusación, cuando han transcurrido más de siete años de los hechos?13

Por fin, RSF afirma que Globovisión es el único medio televisivo de la red que lanza al aire una voz netamente crítica con su gobierno. […].Nunca, en otros países de América Latina donde sus homólogos han tenido que enfrentarse a medios hostiles, o considerados como tales, la réplica del Estado ha asumido un cariz tan extremo. Nunca se ha dado la subordinación de la práctica totalidad del sector televisivo a una única voz dirigente”. Aquí la mentira es triple: la entidad que preside Robert Ménard intenta hacer creer que las actuaciones de Globovisión son algo corriente en América Latina, que el gobierno de Chávez arremete contra el canal a causa de las críticas que emite en su contra y que los demás medios televisivos del país están a las órdenes del líder bolivariano.14

Una vez más, resulta fácil contradecir las afirmaciones de RSF. Por una parte, ningún medio latinoamericano ha llamado al derrocamiento del presidente elegido como lo ha hecho Globovisión. Por otra parte, basta con ver los canales privados, que ocupan más del 80% del espacio mediático del país, para darse cuenta de que la crítica contra las autoridades es acerba y constante. Por fin, cualquier analista serio sabe a ciencia cierta que ningún país del continente americano puede vanagloriarse de disponer de una libertad de expresión y de prensa similar a la que reina en Venezuela. Así, para RSF, los medios deben incitar a la insurrección y al derrocamiento del orden establecido, como hace Globovisión, para que no se les considere lacayos del poder.

Desde la elección de Hugo Chávez a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, RSF ha tomado posición a favor de la oposición antidemocrática y golpista y no ha dejado de defender sus intereses a nivel internacional. Así, durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, RSF no denunció el papel principal de los medios privados opuestos al presidente democráticamente elegido. Peor aún, el 12 de abril de 2002, RSF publicó un artículo que difundía sin ninguna reserva la versión de los golpistas e intentaba convencer a la opinión pública internacional de que Chávez había renunciado:

“Recluido en el palacio presidencial, Hugo Chávez firmó su renuncia durante la noche bajo la presión del ejército. Después fue llevado a Fuerte Tiuna, la principal base militar de Caracas, donde está detenido. Inmediatamente después, Pedro Carmona, el presidente de Fedecámaras, anunció que dirigiría un nuevo gobierno de transición. Afirmó que su nombre era el objeto de un ‘consenso’ de la sociedad civil venezolana y de la comandancia de las fuerzas armadas”.15

RSF no es una organización de defensa de la libertad de prensa, sino una oscura entidad con una agenda política muy precisa encargada de desprestigiar por todos los medios posibles a los gobiernos progresistas de todo el mundo que se encuentran en la lista negra de Estados Unidos. Nada sorprendente cuando se sabe que Washington financia sustancialmente a la organización a través de la National Endowment for Democracy, una oficina pantalla de la CIA según el New York Times.16

Revisado por Caty R.

Notas

1 Reporteros Sin Fronteras, «Persecución gubernamental contra el canal Globovisión: carta abierta al Presidente Hugo Chávez», 29 de mayo de 2009. http://www.rsf.org/Persecucion-gubernamental-contra.html (sitio consultado el 2 de junio de 2009).

2 Ibid.

3 Agencia Bolivariana de Noticias, «Periodistas coinciden en que Globovisión es promotor de protestas de oposición», 29 de mayo de 2007.

4 Agencia Bolivariana de Noticias, «Ministro Lara denunció que medios de oposición incitan a magnicidio», 27 de mayo de 2007.

5 Agencia Bolivariana de Noticias, «CNN miente sobre Venezuela y Globovisión incita al magnicidio», 28 de mayo de 2007.

6 Agencia Bolivariana de Noticias, «Globovisión continúa con la instigación a la desestabilización», 29 de mayo de 2007.

7 Luigino Bracci Roa, «Fuerte temblor sacudió región central del país esta madrugada sin causar daños», Yvke Mundial, 4 de mayo de 2009. http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?23910 (sitio consultado el 15 de junio de 2009).

8 Ibid.

9 Globovisión, «¿Quién sintió el temblor primero? ¿Los chavistas o los opositores?», 4 de mayo de 2009. http://www.youtube.com/watch?v=TwC0pLR-ajQ (sitio consultado el 2 de junio de 2009).

10 Ibid.

11 Ibid.

12 Ibid.

13 Reporteros Sin Fronteras, «Persecución gubernamental contra el canal Globovisión: carta abierta al Presidente Hugo Chávez», op. cit.

14 Ibid.

15 Reporteros Sin Fronteras, «Un journaliste a été tué, trois autres ont été blessés et cinq chaînes de télévision brièvement suspendues», 12 de abril de 2002. www.rsf.org/article.php3?id_article=1109 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2006).

16 Salim Lamrani, Cuba. Ce que les médias ne vous diront jamais (Paris: Editions Estrella, 2009).

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr ; salim.lamrani@parisdescartes.fr

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Salim Lamrani

Salim Lamrani

Profesor, escritor y periodista francés, imparte cursos en la Universidad París Descartes y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros, Doble Moral. Cuba, la Unión Europea y los derechos humanos (Hondarriaba: Editorial Hiru, 2008). Su nuevo libro se titula Cuba. Ce que les médias ne vous diront jamais (París: Editions Estrella, 2009) con un prólogo de Nelson Mandela.

Vea también