Imprimir
Inicio » Opinión  »

James Cason y Frank Calzón: Bandoleros al acecho

| +
La "disidente" Marta Beatriz Roque Cabello durante un acto el 24 de febrero de 2003, escoltada por el jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, James Cason. Foto tomada por Alicia Zamora.

La "disidente" Marta Beatriz Roque Cabello durante un acto el 24 de febrero de 2003, escoltada por el jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, James Cason. Foto tomada por Alicia Zamora.

El ambiente conspirativo que se respiraba en la Biblioteca de la mansión de James Cason, ex Jefe de la Sección de Intereses de Norteamérica en La Habana, la tarde del 18 de septiembre de 2002 cuando mandó a salir a las empleadas domesticas y le pidió a Carmen, su esposa, que sirviera personalmente el habitual whisky y los camarones empanados con salsa agridulce que matizaban nuestros más íntimos encuentros me llevó a la conclusión de que el extraño personaje que detalló ese día su currículum diplomático estaba emparentado en primer grado de consanguinidad y afinidad con la Agencia Central de Inteligencia. Para esa fecha me desempeñaba como “Directora” de una Agencia de Prensa contrarrevolucionaria que se dedicaba como todas las demás a difamar a la Revolución y difundir noticias falsas para servir en bandeja de plata el bloqueo a Cuba y hacer morir de hambre y enfermedades a nuestro pueblo.

En aquella reunión, profunda para ser la primera, se comprometió a aportar en unos días los exagerados recursos solicitados. Cumplió como lo hizo todo el tiempo en que estuvo como mentor de la contrarrevolución y jefe del cuartel general en La Habana. Desde mucho antes de llegar exhibía con orgullo sus buenas relaciones con, mi “primo Paquito” (1).

Para esa fecha el Center for a Free Cuba era uno de los mas activos emisores de equipamiento técnico, propaganda y grandes sumas de dinero a la contrarrevolución apadrinada especialmente por los diplomáticos estadounidenses que se dedican a cumplir tan delicada misión, bien alejada de los fines que dieron motivo a la apertura de esas oficinas en Cuba el 1er de septiembre de 1977 y que desde entonces ha explotado al máximo las facilidades que brinda esta representación consular.

¿CASA DE LA LIBERTAD?

En agosto de 1997 fue detenido en Cuba David Norman Dorn activista sindical norteamericano que aprovechando su condición de turista se reunió con cabecillas contrarrevolucionarios por encargo de Freedom House y les entregó dinero. Antes de viajar se reunió en Washington con “Paquito” quien le dio instrucciones especificas para burlar los controles. En conversaciones sostenidas con las autoridades cubanas, confesó la realización de actividades de espionaje en Cuba, tomando fotos a objetivos económicos en La Habana, Santiago de Cuba y Moa un bastión económico situado al noreste de la provincia de Holguín, donde se encuentran enclavadas las Empresas Pedro Soto Alba y Ernesto Che Guevara dedicadas a la extracción y proceso del níquel. Al momento de la entrevista le fueron ocupados la lista de nombres de los cabecillas a los que debía contactar y los recibos firmados que confirmaban la entrega del dinero, a pedido de su jefe Calzón. Una vez que Cuba denunció las actividades de espionaje ejecutadas por Dorn, además de viejas divergencias con el Departamento de Estado, por implicar públicamente al gobierno de Estados Unidos en labores de inteligencia es separado de Freedom House y nace así el Center for a Free Cuba, otro engendro de idénticos padres.

Sin embargo, ni cambiaron sus métodos ni su modus operandi, pues para febrero de 1999, envió con las mismas “recomendaciones” al norteamericano Robert Kent, quien viajó luego de recibir instrucciones y se encontró con una decena de los jefes de grupúsculos contrarrevolucionarios y especialmente con quien redacta estas líneas en su condición de combatiente de la Seguridad del Estado. En esta ocasión su reclutado no tomó las fotos, sino que dejó los medios requeridos para que se tomaran las fotos, repitiendo un poco las hazañas de David Norman.

Desde sus mejores días en Freedom House, antes del escándalo que motivó su salida Frank Calzón declaraba públicamente que a pedido suyo “amigos europeos y norteamericanos se reunían en La Habana con “disidentes” para obtener información de primera mano sobre la situación en la isla y ofrecer solidaridad y apoyo”. Sus palabras fueron certeras, pues llegaron a Cuba, uno tras otro emisarios procedentes de Hungría, Polonia, República Checa que en sus requerimientos informativos solicitaban una especia de “estado de cuentas” sobre la situación social del país. Depurados análisis al estilo de los servicios de inteligencia debían serles entregados, los que pagaba Calzón, utilizando a los personajes más disímiles con importantes sumas de dinero que llegaban dos veces al año, en febrero y agosto.

Además de su especial predilección por la extracción de petróleo y el estado de los Servicios Médicos de Cuba demandaba una evaluación detallada en ocasiones muy comprometedores de no haber sido solicitados, por ironías de la vida, a quien desde su supuesta condición de mercenaria servía a la patria.

Corría el año 1995 cuando Robin Diane Meyer (2), habló por primera vez del que más tarde sería un destacado abastecedor. Fue en esa época que diplomáticos conspiradores de la CIA pusieron en manos de un reducido grupo de disidentes a sueldo de la Guía de Recursos para la Transición en Cuba, una herramienta hecha a mano por el Instituto Republicano Internacional donde aparecían las supuestas organizaciones no gubernamentales que acudirían a socorrer a sus mercenarios ante una señal desde La Habana.

Jeb Bush, Lincoln Diaz Balart, Daniel W. Fisk, Ex Vice Secretario Adjunto para Asuntos Hemisféricos, Porter Goss, Ex Jefe de la CIA, Otto Reich, la loba feroz Ros- Lehtinen y Frank Calzón, eran miembros de un “selecto” Comité para la Transición en Cuba.

El subordinado de Cason, fue Director de los programas cubanos de la Freedom House y para acceder a tal puesto presentó como aval su reclutamiento por la CIA desde muy joven cuando era estudiante de la Universidad de Georgetown. Utilizando igual carta de triunfo se desempeñó como traductor del Departamento de Estado. Lejos quedaron los años de la estación de la CIA JM-Wave en la que operaban unos 600 oficiales de la compañía para los que trabajaban entre 3 mil y 4 mil agentes de origen cubano, que controlaban varios cientos de organizaciones que servían de pantalla en su constante agresión contra Cuba, fecha en que estaba vinculado a Alpha y Abdala, dos de las organizaciones terroristas de origen cubano que vivieron sus días de glorias en la década de los 60 especializados en asesinar mediante actos terroristas.

EL MISMO PERRO PERO CON OTRO COLLAR

Como es de suponer Frank Calzón tiene que recurrir a sus amigos europeos y otros emisarios para medir el pulso dentro de Cuba, pero para un funcionario diplomático de la investidura de James Cason, la tarea era más sencilla. Convertido ya en enemigo acérrimo del pueblo cubano era bastante conocedor del terreno y para cumplir la misión encomendada por Bush creó sus propias herramientas Entre sus provocaciones más escandalosas se cuenta su recorrido por una parte importante del país y los contactos personales con los jefes de la contrarrevolución interna en el interior de la isla.

Habían transcurrido apenas un mes y nueve días de desempañar su cargo cuando visitó Cienfuegos para encontrarse allí con el jefe del Movimiento Democracia, émulo del conocido Ramón Saúl Sánchez (3) Entre sus interrogantes esta conocer la forma en que estos enviaban al exterior sus “denuncias” y sobre la reacción del gobierno de Cuba ante estas visitas, almorzaron con Pedro y Arturo del referido grupo y pidieron informes detallados acerca de la alimentación del pueblo y su reacción ante estas limitaciones. Tenga en cuenta el lector que una de las premisas del Bloqueo, reforzado desde febrero de 1996 por la Ley Helms-Burton es rendir al pueblo de Cuba por hambre.

En octubre recibió en su residencia la visita de 26 contrarrevolucionarios, que fueron convocados por la mercenaria Martha Beatriz Roque para realizar una reunión de trabajo. A la reunión asistieron por la parte norteamericana los funcionarios diplomáticos Ricardo Zúniga, Nicholas Giacobbe y Susan Archer. Los amigos de Cason recibieron su saludo especial. El se deshizo en frases apasionadas y reconoció que conocía las dificultades que tenían para reunirse. De nuevo reafirmó su incondicional apoyo material y moral, “porque es voluntad de mi gobierno” aseguró. En noviembre visita al contrarrevolucionario Félix Navarro Presidente del Partido por la Democracia, se interesó especialmente por la atención que reciben de los dirigentes de grupos que radican en La Habana y las organizaciones del exterior. Al comentar su recorrido por el país”para oír y ver la verdadera realidad cubana”, siento, dijo “que los funcionarios norteamericanos acreditados en nuestra Oficina está engañado sobre algunos aspectos de Cuba. A su regreso a la capital se reunió el 11 de noviembre con una delegación de 18 norteamericanos defensores de los derechos de los negros durante unas dos horas. A ella también invitó a Oswaldo Payá, Osvaldo Alfonso, Vladimiro Roca, Oscar Biscet y Elsa Morejón. El objetivo del animado encuentro fue promover uno de los proyectos fabricados en Miami y darle a conocer a los ciudadanos estadounidenses las acciones que realizan los “disidentes” en el país.

El 21 de noviembre a las dos de la tarde James Cason presidió una importante reunión en la casa de Martha Beatriz Roque en la barriada habanera de Santos Suárez a donde llegó acompañado de Ricardo Zúñiga a la que asistieron los miembros de las comisiones de Relaciones Públicas y de Coordinación y organización. Allí se tomó el acuerdo de que el diplomático intercedería ante el Sr. Luis Gómez Echevarria, jefe de la misión de la Organización de Naciones Unidas en Cuba para solicitarle un local donde celebrar el 19 de diciembre la jornada por los Derechos Humanos.

Cinco días después, viajó a Camaguey en compañía de Francisco Daniel Sainz para encontrarse con Alberto Hernández Frómeta, quien lo recibió acompañado de Evelio Heredero y Eduardo Cedeño. Indagó sobre el estado de opinión de la población, acerca de la situación en el país, el estado económico, el nivel de desempleo. Mostró especial interés por el contrarrevolucionario Humberto Real quien entró en un Team de infiltración para acometer actos de sabotaje. Preguntó si alguna vez la Sección de Intereses u otra embajada había visitado sus casas y si el grupo tenía ayuda económica. Les dijo que la Oficina les regalaría una cámara videograbadora para filmar testimonios de interés.

Entre los días 20 y 23 de enero de 2003 en su recorrido por Santiago de Cuba junto a Ricardo Zúniga visitó la casa de cuatro jefes de grupúsculos y se reunió con 18 personas. Allí les explicó a sus soldados que en lo adelante sus movimientos en la isla tenían que ser coordinados por el Ministerio de relaciones exteriores informando día, hora, lugar, ruta y que ellos habían implantado la misma regla en los estados Unidos, pero que resultaba imprescindible conocer en detalle la situación de la “oposición”para ayudarlos.

Sin embargo el colofón de las provocaciones lo fue sin dudas presidir una conferencia de prensa en la casa particular de Martha Beatriz Roque, cuando aceptó ser entrevistado por la prensa extranjera presente en el lugar. Para sus fechorías contó durante su permanencia al frente de la Sección de Intereses de Norteamérica con sus mercenarios de puntería.

Cason no engaño a nadie, solo una horas después de pisar suelo cubano, dijo abiertamente que su misión era “acelerar el proceso hacia una Cuba democrática”.

Diez días después ante unos 17 dirigentes contrarrevolucionarios dijo: “mi intención no es mandar ni dirigir la actividad, pero trabajaré en función de implantar la política anunciada por el Presidente George W. Bush”. Sus palabras hipócritas escondieron poco tiempo sus verdaderas intenciones pues el 18 de diciembre ya estaba orientándome viajar de inmediato a las provincias orientales a fundar células, donde solo se conocieran tres personas y un jefe, “para trabajar sin ser descubiertos y recoger mejores informaciones”.
Cason demostró con creces que estaba dispuesto a facilitar tanto sus oficinas como su residencia privada para que los mercenarios se reunieran allí con diplomáticos de diferentes representaciones en La Habana.

Exploró, acompañado de Louis Nigro, jefe adjunto de la SINA, Francisco Daniel Sainz, primer secretario político económico, Gonzalo Gallegos, primer secretario de Cultura y Prensa, Nicholas Giacobbe, segundo secretario de Cultura y Prensa, Teddy Taylor, funcionario en transito -ojo con los funcionarios en tránsito- y su esposa Carmen, las necesidades de los mercenarios a su servicio para cumplir el objetivo de su gobierno recibiendo de ellos pedidos y mas pedidos de dinero.

Tal conducta y el cumplimiento de sus promesas dejaba claramente evidenciada sus excelentes relaciones desde entonces con el Center y especialmente con su querido Calzón, quien se ha hecho millonario en este negocio de la ayuda humanitaria y la entrega de recursos a los “disidentes” y si al lector le quedan dudas pregúntenle a Elizardo Sánchez Santa Cruz y Pacheco, la Agente Juana, conocido internacionalmente como El Camajan, que a título de ser buen amigo de Frank vivió en uno de sus lujosos apartamentos en Washington entre Octubre y Noviembre de 2001. O indagar con Jonh Suárez su ayudante privado que vive cómodamente en Washington con el producto de ese dinero.

Iguales conductas y métodos, aprendidos de las enseñanzas de los servicios de inteligencia, dictados por presidentes sanguinarios, o travestís políticos harán que este binomio de mafiosos disfruten una dulce luna de miel mientras acarician su sueño dorado de apoderarse de Cuba con el concurso de quienes viven de vender jirones de la patria al oro del imperio.

(1) Contraseña que utilizábamos en nuestras habituales llamadas telefónicas de cada domingo para desvirtuar curiosos haciendo ver que era una sencilla comunicación familiar.

(2) Segunda secretaria de la Oficina de Asuntos Políticos y Económicos de la Sección de Intereses de Norteamérica acreditada en Cuba entre agosto de 1994 y 1996. Activa en la atención y prioridades de la contrarrevolución interna. Mentora de la unificación de la “oposición” en un solo bloque denominado Concilio Cubano, el que intentó fundar, obligando a los cabecillas mas allegados a la SINA a adherirse a él, utilizando para ello diferentes métodos entre ellos la coacción.

(3) Ramón Saúl Sánchez Rizo, se vinculó a una decena de organizaciones terroristas entre llas la Organización para la liberación de Cuba en el año 1982, Omega 7, CORU, Alpha 66, Frente Nacional de Liberación de Cuba, Jóvenes de la estrella y Movimiento democracia.
Desde muy joven se destaca por su vocación al terrorismo. En 1979 las autoridades de Estados Unidos lo identifican como el segundo al mando en el CORU presidido por Orlando Bosh, vinculado al asesinato del joven cubano residente en ese territorio Carlos Muñiz Varela. En 1982 es detenido junto a su esposa Mirna por enfrentarse a la policía local. En ese mismo año es detenido por el Buró Federal de Investigaciones, FBI, y enviado a prisión provisional acusado de participar en un atentado a Raúl Roa, entonces Ministro de Relaciones exteriores de Cuba. En el momento de su detención era el jefe de la Organización para la Liberación de Cuba, OPLC. En 1985 sancionado a prisión por sus vínculos con la terrorista Omega 7, negándose a declarar ante el Gran Jurado de New York. En 1992 es jefe de la organización Comisión Nacional Cubana, aglutinando mercenarios para realizar actos terroristas en Cuba. Ese mismo año es controlado por el FBI junto al terrorista Luis Crespo. Bajo las órdenes de Alpha 66 secuestró en alta mar a los buques pesqueros Plataforma I y IV, conduciéndolos a Andros, isla de las Bahamas a donde quedaron a la deriva sin agua ni comida. Participó en la elaboración de planes de secuestros de personalidades de la Florida, New York, Venezuela y México con el objetivo de chantajear a las víctimas exigiéndoles. En febrero de 1995 forma parte de las flotillas navales de la organización “Cuba Independiente y Democrática”, CID. Desde ese año realiza provocaciones con el apoyo de la extrema derecha radicada en Miami. El 13 de julio de 1995 viola las aguas juridiscionales cubanas, sin que las autoridades cubanas respondieran como él esperaba a tal provocación. Ha sido el líder de varias flotillas que han resultado un fracaso, buscando por ello otras alternativas entre ellas el envío de un mini zeppelín a la costa norte de Ciudad Habana.
En 1999 fue detenido por el servicio secreto de Washington cuando se encadenó a las rejas de la misión cubana y declararse en huelga de hambre en busca de propaganda y protagonismo. La última de sus flotillas fue el 14 de julio de 2001. Al violar una de las embarcaciones las aguas juridiscionales cubanas fue retenida por guardacostas norteamericanos junto a dos miembros de su organización Democracia y confiscada la embarcación.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Aleida Godínez Soler

Aleida Godínez Soler

Periodista cubana, colaboradora de Cubadebate.

Vea también