Imprimir
Inicio » Opinión  »

Watergate, un hueso en la garganta

| +

El diario estadounidense Washington Post confirma que Mark Felt, ex número dos del FBI, era el famoso "Garganta Profunda", su fuente en el caso Watergate, que condujo a la renuncia del Presidente Richard Nixon en 1974. La revelación pone de nuevo en los titulares el escándalo cuyos actores principales fueron un grupo de mercenarios anticubanos, miembros en su mayoría de la famosa Operación 40 montada por la CIA contra Cuba.

El Post ha precisado que W. Mark Felt quien tiene ahora 91 años de edad, ha revelado el secreto a su familia que, a su turno, la comunicó a la revista Vanity Fair. Los periodistas quienes se hicieron célebres con la revelaciones que les hizo Felt a principios de los años 70, Bob Woodward y Carl Bernstein, nunca habían librado hasta ahora la identidad de su fuente.

El 17 de junio de 1972, cinco "plomeros" fueron arrestados mientras habían penetrado las oficinas del Comité Demócrata Nacional, en el complejo hotelero Watergate de Washington. Los intrusos se encontraban instalando equipos de grabación y fotografiando documentos.

Nixon luego fue obligado a renunciar, cuando aparecieron a la luz pública grabaciones secretas que revelaban que sabía de toda la operación. Poco antes de los sucesos, había muerto el "legendario" Director del FBI J. Edgar Hoover y Felt esperaba su nombramiento como sucesor cuando el Presidente escogió para el cargo, al Fiscal General asistente, L. Patrick Gray.

Pero mucho más allá de una infiltración del Partido Demócrata, el Watergate señaló la complicidad existente entre la Casa Blanca, la CIA y los elementos más fanáticos de la comunidad cubanoamericana.

Los "plomeros" del Watergate eran elementos de la Operación 40, un grupo de profesionales del terror formados por la CIA para apoyar la invasión de Bahía de Cochinos (Playa Giron).

Los agentes CIA Frank Sturgis, Eugenio Martínez, Virgilio González, Bernard Baker y James W. McCord fueron arrestados in fraganti este día: todos eran parte del team de asesino en el cual se encontraban también Luis Posada Carrilles, Orlando Bosch, Guillermo e Ignacio Novo Sampoll, Gaspar Jiménez Escobedo y Félix Rodríguez Mendigutía. Todos habían sido escogidos por la Estación CIA de Miami JM/Wave, la gigantesca base de operaciones clandestinas contra Cuba.

Increíblemente, el actual Jefe de la CIA, nombrado el 10 de agosto último por George W. Bush, también era miembro de esa misma Operación 40… ¡al lado de Luis Posada!

LA "ABUELA" DE TODAS LAS OPERACIONES

"La Operación 40 es la abuela y la bisabuela de todas las operaciones que después se van a formar", explicaba recientemente Fabián Escalante, en una entrevista otorgada al sitio web norteamericano Axis of Logia:http://www.axisoflogic.com/artman/publish/article_17881.shtml

Después del fracaso de la invasión de Playa Girón, la CIA organiza una División de Asuntos Domésticos, recordó el ex Jefe de la Inteligencia cubana. "Por primera vez, la CIA va trabajar dentro de EE.UU. porque hasta ese momento, no lo hacía. Lo tenía prohibido".

"¿Y a quién van a utilizar? A la Operación 40. Es decir a todos estos especialistas que ya están preparados, han pasado escuela, ya han participado en operaciones contra Cuba…"

Cuando en 1973, se hace la operación del Watergate, "¿Quiénes fueron los que se metieron en las oficinas del Partido Demócrata? Este mismo grupo. Estamos hablando de Bernard Baker, Eugenio Martínez, Frank Sturgis y esto nosotros lo sabíamos por los documentos de la Comisión Church".

"Y después de que salió de prisión, Eugenio Martínez vino a Cuba. Martínez, alias Musculito, fue sancionado por el escándalo Watergate y se encontró un tiempo preso. Y después que sale de prisión -es la época de Carter, la época del diálogo, en el 78, hay un ambiente internacional distinto- Eugenio Martínez pide contacto y un buen día se aparece en una embarcación aquí… y por supuesto no hizo grandes declaraciones, no dijo mucho que no supiéramos sino que habló de estas cosas, del grupo este de Operación 40, de lo que habían hecho en el Cuartel General del Partido Demócrata…"

Al lado de Posada, Félix Rodríguez, Orlando Bosch, otros nombres se alinean que fueron de todas las guerras sucias desencadenadas luego por los Bush contra América Latina, desde Nicaragua y los tráficos sucios del escándalo Irán-Contra, hasta Chile y Argentina con la Operación Cóndor.

Virgilio Paz y José Dionisio Suárez que participaron en el asesinato de Orlando Letelier, Antonio Veciana, primer Jefe de Alpha-66, Ricardo "El Mono" Morales Navarrete, cómplice de Posada en Venezuela, Felipe Rivero, "que se ha muerto hace poco", Juan Manuel Salvat, Nazario Sargent, Carlos Bringuier, Antonio Cuesta, Eladio del Valle, Herminio Díaz, Pedro Luis Díaz Lanz, Rafael "Chichi" Quintero, José Basulto, Paulino Sierra…

"Y había el equipo que reunía a los norteamericanos: David Morales, David Phillips, Howard Hunt, William Harvey, Frank Sturgis, Gerry Hemming, John Rosselli que fue segundo jefe de la mafia de Chicago y en esa época del 62, Porter Goss, el actual Jefe de la CIA, que está en la JM/WAVE subordinado a Phillips y Morales", añadió Escalante.

Las indiscreciones de Mark Felt, "Garganta Profunda", al Washington Post tuvieron por lo menos la virtud de confirmar la extensión de una red criminal vinculada a los Bush que nace con Playa Girón y el asesinato de John F. Kennedy y cuyas "operaciones autónomas", para hablar el idioma de la CIA, nunca se extinguieron.

Luis Posada Carriles y sus amistades, las de Miami y las de Washington, siguen ahí para confirmar. •

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".