Imprimir
Inicio » Opinión  »

LA MITAD DEL DINERO PAGADO A LOS ASESINOS DE ANDERSON SIGUE EN LA FLORIDA

| +

  El Fiscal asesinado Danilo Anderson  

SEIS cientos mil dólares, es decir la mitad del depósito de 1 millón 200 000 dólares que hicieron los autores intelectuales del asesinato del fiscal Danilo Anderson a José Antonio Guevara en Miami para la ejecución del atentado terrorista ocurrido en Caracas, se quedaron entre las manos de este ex policía de la Inteligencia venezolana que sigue radicado en Miami y vive desde junio del 2001 bajo la protección del FBI.

Por otra parte, las autoridades judiciales venezolanas tratan de ubicar, a través de Interpol, a otros dos ex funcionarios de la policía, Johan Peña y Pedro Lander, sospechosos de haber participado en el crimen de Caracas, y que podrían estar también en Miami. Según las investigaciones, Peña, quien tiene negocios en esta ciudad, habría colocado el artefacto explosivo de C-4 en la camioneta Autana del fiscal Anderson, mientras que Lander sería quien preparó la bomba.

Según el periodista Gerardo Hernández, del diario venezolano Panorama, se pudo conocer "a través de una fuente policial vinculada con el caso" que la organización que dirigía el primo de José Guevara, el también ex policía Rolando Guevara, que sería responsable de la muerte del fiscal Anderson, ya recibió por este crimen la otra mitad del dinero. La suma fue depositada en una cuenta de un banco de Weston, al Sur de Florida. Según la investigación, José Guevara sirvió de puente para hacer llegar un primer desembolso de 600 mil dólares.

Precisa el diario que varios agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela, allanaron de nuevo el domicilio de Rolando Guevara, en las residencias Morichal de la urbanización La Alameda, y encontraron "recibos de teléfonos, documentos enviados y recibidos por fax, depósitos bancarios" y documentos bancarios.

Los hermanos Rolando y Otoniel Guevara son identificados ya como autores del atentado terrorista de haber planificado el crimen ocurrido el pasado 18 de noviembre del 2004 en Los Chaguaramos, con otro miembro de la familia, Juan Bautista Guevara.

Varios testigos aseguran haber visto a Juan Bautista Guevara en el Instituto Universitario de la Policía Científica (LUPOLC), donde ocurrió el atentado, durante tres jueves seguidos. Más aún: el día mismo del atentado el vehículo del sospechoso chocó con el auto de un funcionario de la policía que salía de clases.

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, ha señalado en varias oportunidades que se sospechaba que los autores intelectuales formarían parte de una organización manejada desde Miami, en Florida.

UN PROTEGIDO DEL FBI DE SOUTH FLORIDA

Como lo recordó Granma Internacional, el 23 de junio del 2001, los hombres del entonces Special Agent del FBI de South Florida, Héctor Pesquera, famoso por su complicidad con la mafia cubanoamericana de Miami, arrestaban a José Guevara, ex agente de los Servicios de Inteligencia venezolana.

Connotado activista antiChávez, Guevara trataba entonces, con su primo Otto Daniel "Otoniel" Guevara, de adueñarse de millones de dólares, chantajeando al ex jefe de la Inteligencia peruana, Vladimiro Montesinos, secuestrado secretamente en Caracas.

Por razones que quedan por esclarecer, Pesquera no sólo dejó a Guevara en libertad sin acusarlo de extorsión, sino también le otorgó el status de testigo de crimen, el cual le permitió quedarse en los Estados Unidos... mientras trataba de recolectar una recompensa de 5 millones de dólares ofrecida por el Gobierno de Perú por la captura de Montesinos.

Pesquera dio apoyo a la operación del chantajista para entregar a su víctima, estableciendo contactos con el Gobierno peruano, sin alertar al Gobierno de Venezuela.

Sin embargo, Montesinos fue descubierto por la Inteligencia Militar venezolana antes de que fuera realizada la operación, y entregado de inmediato a Perú.

Según Panorama, Rolando Guevara había aprovechado su puesto de jefe de la División de Homicidios dentro del CICPC "para desvirtuar las investigaciones que el organismo realizó en mayo y junio del 2001, en búsqueda de Vladimiro Montesinos".
Guevara se mantuvo en su cargo hasta que se comprobó la participación de Otoniel, junto a su hermano y su primo José Agustín Guevara.
Montesinos declaró luego de ser detenido que pagó altas sumas de dinero a sus secuestradores.

UN ARSENAL PARA VARIOS ATENTADOS

La policía venezolana descubrió, el 23 de noviembre, en casa de la madre de uno de los conspiradores, el abogado Antonio López, todo un arsenal entre los cuales se encontraban 20 kilos del explosivo C-4, una mina antitanque, varios fusiles y un artefacto similar al utilizado para asesinar al fiscal Anderson.

Antonio López fue quien entregó a Pedro Lander, formado hace años en la DISIP, los explosivos con los que confeccionó la bomba.

También se encontraron sobres bombas, lo que hace sospechar que los terroristas se proponían realizar otros atentados.

Los hermanos Rolando y Otoniel Guevara fueron capturados el 26 de noviembre en horas de la madrugada cerca la ciudad de Valencia por un comando de la Guardia Nacional. Unos días más tarde Juan Bautista Guevara fue sorprendido en un motel de Acarigua con una pistola 9 mm, una granada y 3 000 dólares.

Fue un "rastreo telefónico" que permitió a la policía venezolana constatar la celebración de una reunión en Florida (EE.UU.) donde se planificó el atentado contra el fiscal Anderson. Según informó el diario Ultimas Noticias, el complot se realizó en este encuentro a mediados de septiembre y estuvo presente José Guevara Chacón.

Poco antes de su muerte, el Fiscal asesinado había citado a declarar a unas 400 personas que apoyaron el golpe de Estado, encabezado por el empresario Pedro Carmona, ahora asilado en Colombia.

La prensa venezolana reporta, por otro lado, que se investiga sobre una persona "aparentemente vinculada al narcotráfico" que fue asesinada con un collar bomba en marzo pasado en el estado de Miranda por la organización que lideran los Guevara y cuyo crimen no trascendió a los medios". La vinculación entre el narcotráfico, el terrorismo y los círculos de extrema derecha de Miami es bien conocida.

En noviembre del 2002, la parlamentaria venezolana Cilia Flores había declarado en una entrevista con el sitio web europeo Voltaire que "Montesinos había sido «sembrado» en Venezuela por la CIA". Héctor Pesquera ha gestionado, durante años, el plan de impunidad otorgado por la Casa Blanca a favor de los grupos terroristas miamenses. (Granma Internacional).

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".