Imprimir
Inicio » Opinión  »

Entre espinas, flores

| +

Es esa época del año cuando el circo regresa a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.  Desde 1987 los gobiernos de Estados Unidos se han encaprichado en mantener y desarrollar una difamatoria campaña contra Cuba en esa Comisión de la ONU.

Es esta campaña de la misma naturaleza y con los mismos objetivos  que la más reciente campaña desarrollada por esta Administración en contra de Cuba en relación a que Cuba desarrolla un programa de armas bactereológicas que representa un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos.

No importa a esta campaña anticubana que esta Administración no haya podido presentar siquiera una prueba para aseverar tales afirmaciones.  No importa a esta Administración que la propia Central de Inteligencia mantenga que no existen pruebas para mantener semejantes acusaciones, y que hasta un expresidente de Estados Unidos niegue la existencia de semejantes programas basado en la información brindada a él por los servicios de la inteligencia de Estados Unidos.

Estas campañas en contra de Cuba están basadas en la voluntad de Estados Unidos de desprestigiar, aislar y debilitar la posición de Cuba en el ámbito internacional.

La efectividad de estas campañas se basa no en su credibilidad sino se basa en el poderío de los Estados Unidos.

Este año en Ginebra le tocó el turno a Honduras para presentar ante la Comisión de Derechos Humanos el texto de la Resolución estadounidense en contra de Cuba.  En una visita a Washington el presidente hondureño, Ricardo Maduro, sucumbió a las presiones del Secretario de Estado, Collin Powell, para que su gobierno se prestara a tal infame representación.

El Secretario Powell ofreció incluir a Honduras en la iniciativa norteamericana llamada “Desafío del Milenio”, un fondo creado por el gobierno de Estados Unidos para distribuir 3,500 millones de dólares entre los 60 países más pobres del mundo.

Honduras recién comenzó a desempeñarse como uno de los 53 Estados miembros de la Comisión de Derechos Humanos el pasado mes de enero.  Además se sabe que la delegación hondureña ante la Comisión no va a presentar ninguna resolución sobre temas de violaciones de derechos humanos que afectan a nacionales hondureños, específicamente, la manera que son maltratados y asesinados los inmigrantes hondureños en Estados Unidos al cruzar la frontera méxicana-norteamericana.

El show principal del circo anticubano en Ginebra esta temporada será las mentiras que vienen cocinándose durante los últimos doce meses alrededor de los 75 cubanos presos en Cuba por ser colaboradores de un gobierno enemigo cuya obsesión durante los últimos 45 años ha sido la destrucción de la independencia y las libertades fundamentales del pueblo cubano.

Ahora, como en el pasado, en pasadas campañas relacionadas a otros colaboradores y terroristas encarcelados  en Cuba, los más notorios de los 75, se encuentran “en grave estado de salud” que ” no son atendidos por las autoridades médicas cubanas”. No importa que el gobierno cubano haya presentado a la prensa a los especialistas que atienden a estos presos y que estos medicos hayan explicado en detalle el caso clínico de cada uno de ellos.

Estos 75 son representados por los Estados Unidos y sus clientes como “luchadores por la libertad”, cuando en cualquier país del mundo, incluyendo a éste, debido a sus acciones, serían considerados traidores.

25 de ellos (33% de los 75) son graduados universitarios.  15 de ellos (20% de los 75) tienen antecedents penales por delitos communes, que incluyen violación de menores, robo, hurto y tráfico de drogas.

Sólo 5 de los 75 tenían vínculo laboral, de ahí se puede explicar parte del uso de los 26 millones de dólares que la AID (Agencia para el Desarrollo Internacional) de Estados Unidos, públicamente declaró han sido destinados entre 1997 y marzo del 2004 para fines que aquí llaman “el desarrollo de la democracia” en Cuba.

Pero entre tanto asco y oscuridad también hay luz.

Recientemente unos compañeros nuestros en Miami recibieron una carta de uno de nuestros cinco compatriotas presos en Estados Unidos, René González.  A continuación el texto de la carta que René envió con fecha de 15 de marzo del 2004:

“Queridos amigos de Miami:

Al soplo de aliento e impulso que significara la lectura del anuncio en nuestro apoyo, aparecido en el New York Times, se sumó la no menos alentadora noticia de que era precisamente desde allí, desde la ciudad de Miami, que se había hecho el esfuerzo mayor para conseguir su publicación: $11,000.

Quienes vivimos en ella por algunos años, dedicados a escudriñar el turbio mundo en que se generara el resentimiento que ha motivado nuestro proceso legal, sabemos del coraje que se requiere para hacer lo que ustedes hacen.  Acostumbrados a admirarles y respetarles por años desde el anonimato de nuestros deberes, y a escucharles como a hurtadillas mientras iluminaban la conciencia de la ciudad con su verbo valiente y patriótico, nuestra deuda de admiración se hace ahora mayor ante este esfuerzo en que se han volcado, sobre nosotros, el fruto de su sensibilidad y de su amor al pueblo que en estas circunstancias representamos y del que ustedes, bajo las más diversas condiciones, no han dejado de ser dignos hijos.

Para nosotros, y para nuestros familiares, ha sido un privilegio contar con ustedes, conocerles en medio de esta batalla porque se nos haga justicia y saberles allí, firmes en su amor por Cuba, simbolizando un vínculo que no se puede romper por muy rentable que sea la siembra de odio, o por muy arrogante que sea la obsecada política contra nuestra patria.

Queremos seguir contando con ustedes todos; tanto los nacidos en Cuba como los que han terminado siendo cubanos por amor.  Les necesitamos y les necesita la patria para que sigan alumbrado el camino futuro, iluminando la conciencia de esa ciudad con su coraje y recordándonos, con Martí, que también nacen, entre espinas, flores.

En nombre de los cinco; un abrazo agradecido, René González Sehwerert. FIN                                         
 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andrés Gómez

Andrés Gómez

Periodista cubano residente en Miami. Fundador de la Brigada Antonio Maceo, integrada por cubanos que viven en los Estados Unidos. Es el director de la Revista Areito.