Imprimir
Inicio » Opinión  »

Los familiares de victimas de Posada Carriles solidarios con los familiares de Madrid

| +

   

•Seran presentes hoy en el juicio de los cuatro terroristas internacionales en la capital istmeña

 

• CIUDAD DE PANAMA - "A las familias españolas, les hacemos llegar nuestras más sentidas condolencias. Están atravesando una situación tan difícil… Para una familia perder a un padre, un hermano, un hijo es algo terrible y aún mucho más de la manera que eso ocurrió…", manifestó ayer en Panamá Lissette Díaz Francos, una de los familiares de victimas del terrorismo contra Cuba que asistirán aquí, a partir de hoy lunes, al juicio del terrorista internacional Luis Posada Carriles y de sus cómplices.

 

  "Quisiera que no sufrieran lo que hemos sufrido lo que hemos sufrido. Espero que se detectara pronto quien fueron los terroristas y que eso les pueda servir de alivio, en cierta medida. Que no corren la misma suerte que hemos corrido nosotros y que pronto se haga justicia", comentó esa joven madre de familia habanera, hija de Artaignan Díaz Díaz, asesinado en México el 23 de julio de 1976 por el terrorista cubano-americano Gaspar Jiménez Escobedo.

 

 Jiménez, prófugo de la justicia mexicana después de haber sido condenado por el crimen, comparece hoy con Posada, y dos otros terroristas de Miami, Guillermo Novo Sampoll y Pedro Remon Rodríguez.

 

  "Lo que viven las familias de Madrid es algo tan difícil… Es una cosa que nunca se puede olvidar. Yo, que perdí mi padre en circunstancias similares, hace casi 28 años, es algo que  todavía no he podido borrar, a pesar de haber sido una niña de 8 años… Algo irreparable…", comentó Lissette Díaz, con una evidente emocion.

 

 "Lo que siento es una profunda indignación", añadiò.

 

"PARECE QUE FUE AYER"

Junto a Lissette Díaz se encuentran en la capital istmeña Domingo García, hermano de Félix García Domínguez, ultimado a balazos en nueva York el 11 de septiembre de 1980 por Pedro Remón; Félix Víctor Negrín Santos, hermano de Eulalio José Negrín, ejecutado en Union City, New Jersey, Estados Unidos, bajo los ojos de su hijo de 9 años, por el mismo Remon; y Carlos Alberto Cremata Malberti, hijo de Carlos Cremata Trujillo, muerto en la explosion en pleno vuelo de una aeronave de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976, en Barbados, un crimen para el cual Posada Carriles fue encarcelado en Venezuela desde donde se escapó.

 

  "Parece que fue ayer…" dijo Lissette al recordar las innumerables consecuencias de la tragedia donde muriò su padre. Además de sufrir esa brusca desaparición, ella fue testigo de los largos años de sufrimiento que atravesó su mamá.

 

 "Doblemente he sido afectada, cuenta. Mi mamá, más nunca fue lo que era. Nunca ha podido superar ese hecho. Le apareció una diabetes emotiva que le ha ido degenerando la salud. Esta ahora padeciendo de una insuficiencia renal ya terminal…"

 

 A su llegada en Panamá, el grupo de familiares procedente de la Isla fue a manifestar su simpatía hacia las familias españolas en la embajada de España. "El embajador español estaba muy dolido, muy indignado. Se solidarizó con la situación nuestra ya que somos victimas directas del terrorismo y más que nadie somos los que podemos sentir en carne propia el sufrir de estas perdidas".

 

 Posada, de 74 años de edad, Jiménez, de 67, Novo, de 62, y Remón, de 58, fueron detenidos en la ciudad de Panamá el 17 de noviembre del 2000, poco después de que Cuba reveló a las autoridades panameñas una conspiración para asesinar, con potentes explosivos, al presidente Fidel Castro en medio de una multitudinaria asamblea en el Paraninfo de la Universidad capitalina, lo que hubiera sido una de increíble proporción.

 

"FUE UN CHOQUE TREMENDO"

 Lissette y los demás familiares se aprendieron la noticia de los atentados de Madrid en el momento mismo de su partida de Cuba hacia Panamá.

 "Fue como volver a ese momento… Aprendimos los hechos por una periodista española… Vimos las imágenes en la CNN… Las imágenes eran tan impactantes…Fue un choque tremendo. El número de victimas era entonces de 173 lo que nos hizo recordar a los 73 muertos del atentado contra el avión de Cubana", comentò Lissette.

 

 Y añade con una cierta incredulidad: "Que una persona se levanta por la mañana para ir a su trabajo y que otra aparezca con una bomba para matarla es algo incomprensible…"

 

  Añade entonces refiriéndose a los inculpados de Panamá: "Lo indignante es que ellos siguen con la misma persistencia, en lugar de reconocer que hicieron cosas que no son correctas. Vimos imágenes donde Posada Carriles decía así mismo que seguirá hasta cumplir su objetivo… ¿Pero de que manera? ¡Matando a gente inocente!"

 

 "Todos lo dicen y lo reafirman," señaló. "Cuando todos debemos luchar para que haya paz, cada uno respetando a los demás".

 

 "Pero persisten. Por eso queremos que no haya impunidad. Que haya justicia", concluyó. •

 

 

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".