Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Afganistán espera más estabilidad política tras acuerdo de unidad nacional

| + |

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y el exjefe del Ejecutivo y gran rival político, Abdulá Abdulá. Foto: Getty Images.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y el exjefe del Ejecutivo y gran rival político, Abdulá Abdulá, han firmado hoy en la capital del país, Kabul, un esperado acuerdo de unidad que debe poner fin a meses de tensiones internas iniciadas con el resultado de las polémicas elecciones presidenciales de 2019.

"Se acaba de firmar el acuerdo político entre el presidente Ghani y el doctor Abdulá Abdulá", ha anunciado a través de Twitter el portavoz de la Presidencia afgana, Sadiq Sediqqi.

Abdulá dirigirá el llamado Alto Consejo de Reconciliación Nacional y varios miembros de su equipo serán incluidos en el Gabinete de ministros, ha añadido el portavoz.

Este Consejo pretende convertirse en una estructura de gran importancia en el futuro del país. Según sus estatutos, su misión será la de "crear un consenso nacional, regional e internacional sobre la paz, atraer apoyo internacional para la paz y atraer apoyo y asistencia internacional para los esfuerzos de reconstrucción posteriores".

El acuerdo concede a Abdulá, como jefe de este consejo, el cargo tácito de "número dos" del Gobierno afgano, como ya lo fuera en su momento.

El resto de detalles del acuerdo serán revelados en un futuro próximo, pero según fuentes oficiales a la cadena Tolo News, las condiciones no distan de un borrador filtrado el pasado viernes.

Se espera que los aliados de Abdulá ocupen aproximadamente la mitad de carteras del gabinete -- suenan Interior, Justicia, Trabajo e Industria, pero no Defensa ni Exteriores -- y el ex vicepresidente del país y también opositor al presidente afgano, Abdul Rashid Dostum, recibirá el cargo de mariscal.

El llamado "acuerdo político" tiene como principal objetivo acabar con la disensión interna dentro del país en un momento clave marcado por las difíciles negociaciones con los talibán y la explosión de la pandemia de coronavirus en el país centroasiático.

Las elecciones concluyeron con una ajustada victoria oficial del presidente Ghani; resultado que provocó la indignación de Abdulá, quien acusó a la Comisión Electoral de fraude, boicoteó los comicios y comenzó a insertar gobernadores afines en varias provincias del país.

En este sentido, el borrador del viernes sobre el acuerdo anticipa el inicio de una reforma electoral a negociar, que contempla la modificación de la ley de partidos y ajustes en el uso del llamado "pasaporte biométrico", uno de los grandes puntos de fricción en los últimos comicios por su falta de fiabilidad.

La tensión en el seno del Gobierno afgano había dificultado enormemente unas, de por sí, complejas negociaciones con los talibán, históricamente desconfiados de las autoridades de Kabul, a las que consideran ilegítimas.

Aunque la firma de un acuerdo de paz preliminar con Estados Unidos el pasado mes de febrero parecía encarrilar la situación, los talibán han reanudado sus ataques durante el Ramadán -- con un saldo de 120 muertos y 350 heridos, según el Gobierno afgano -- a pesar de gestos de buena voluntad como el intercambio de presos entre las autoridades y los insurgentes, según los términos del acuerdo con Estados Unidos y para frenar la propagación del coronavirus.

En este sentido, el país ha confirmado 6.402 casos y 168 muertes por la enfermedad, que amenaza con terminar de colapsar su sistema de salud, de por sí francamente deteriorado tras años de guerra.

(Con información de Europa Press)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también