Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Personalidades argentinas defienden presencia de médicos cubanos en ese país

| 5 |

Cuba ha mandado brigadas médicas a una veintena de países en medio de la pandemia de COVID-19. En la foto de archivo se muestra el arribo de los galenos caribeños a Italia.

Destacadas figuras argentinas suman su firma a una proclama de apoyo a los médicos cubanos en medio de la arremetida de ciertos sectores, y resaltan el humanismo de los galenos de esa isla caribeña.

“Bienvenidos sean los cooperantes médicos cubanos y de cualquier otra nacionalidad”, apunta el llamamiento, rubricado ya por personalidades como el senador Alfredo Luenzo, las actrices Cecilia Roth y Cristina Banega, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y el politólogo Atilio Borón, entre otros.

En la misiva se señala que la cruda realidad de la Covid-19 demanda pensar en términos de unidad y solidaridad entre pueblos y naciones y convoca y obliga a entender la salud como un derecho humano universal,a reforzar la cooperación internacional, aun reconociendo las diferencias políticas que en otros temas pueden separarnos.

“El virus mata sin respetar fronteras ni ideologías”, subraya el texto, en el que se hace referencia que en Argentina se están habilitando nuevos centros de salud y camas para los momentos más duros que pueden llegar, pero se necesita más personal médico y de enfermería y no se debe descartar recurrir a la cooperación internacional.

Al aludir a la noticia sobre una posibilidad de que se pueda contar con el aporte de 200 profesionales de la salud procedentes de Cuba, el documento apunta que ello “ha desatado voces que anteponen prejuicios ideológicos y consideraciones absolutamente fuera de lugar, como los intereses comerciales privados, en esta hora de grave emergencia global”.

Cuba ha acumulado durante décadas experiencia en el desarrollo de la cooperación internacional en materia de salud, reconocida por las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y muchos gobiernos del mundo, y es uno de los países que ha demostrado mayor coherencia con el Compromiso de Buenos Aires para la Cooperación Sur-Sur, señala el texto.

Asimismo, resalta los resultados de esa nación caribeña en el enfrentamiento al ébola en África, el dengue y la ceguera en América Latina y el Caribe, el cólera en Haití y en desastres y grandes Epidemias en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros.

Los firmantes destacan cómo en el escenario actual esa isla ha destinado ya más de una veintena de brigadas y más de dos mil profesionales de la salud para sumarse a los esfuerzos nacionales en más de dos decenas de países, incluidas naciones con condiciones económicas mucho más favorables como Italia, Andorra o Qatar.

“Al igual que cualquier otro país del mundo, el gobierno de Argentina y sus autoridades provinciales o municipales tienen el derecho constitucional y el respaldo legal para solicitar a quien consideren la ayuda que requieran en cualquier momento”, agrega el documento.

Personalidades como la escritora Stella Calloni, el músico Juan Falú y el presidente del Parlasur, Oscar Laborde, resaltan que como pueblo “tenemos el derecho de exigir a las autoridades que acudan a todos los medios posibles, incluida la solidaridad y la cooperación internacional, para la satisfacción de sus derechos básicos, en primer lugar, el de la vida y la salud”.

Por último, el documento apunta que “el rechazo a la sola posibilidad de que vengan médicos cubanos se alinea con la campaña de Estados Unidos contra la colaboración médica cubana en el mundo, que hoy es parte de la agresividad y recrudecimiento del bloqueo contra ese hermano país”.

Descalificar, mentir y atacar algo que no ha ocurrido, pero que pudiera ocurrir como parte de la estrategia del gobierno nacional, o de los gobiernos provinciales y municipales para enfrentar la pandemia de Covid-19, es cuando menos, un acto criminal que daña a todas y todos y, de paso, enrarece las relaciones internacionales de nuestro país, concluye.

Texto íntegro de la carta

Bienvenidos sean los cooperantes médicos cubanos y de cualquier otra nacionalidad

La cruda realidad de la pandemia Covid 19 nos demanda pensar en términos de unidad y solidaridad entre pueblos y naciones. Nos convoca y obliga a entender la salud como un derecho humano universal y a reforzar la cooperación internacional, aun reconociendo las diferencias políticas que en otros temas pueden separarnos.

Hoy se trata de preservar la vida de millones de personas, sin excepciones, y esto es lo que cobra la mayor importancia. El virus mata sin respetar fronteras ni ideologías.

En Argentina estamos sobrellevando esta desgracia con acertadas medidas que reducen los riesgos de contagios y muertes. Se están habilitando nuevos centros de salud y preparando cantidad de camas para los momentos más duros que pueden llegar.

Pero necesitaremos más personal médico y de enfermería y para ello no podemos descartar que necesitemos recurrir a la cooperación internacional.

Se ha informado de una posibilidad cierta de que podamos contar con el aporte de 200 profesionales de la salud procedentes de Cuba.
Y ello ha desatado voces que anteponen prejuicios ideológicos y consideraciones absolutamente fuera de lugar, como los intereses comerciales privados, en esta hora de grave emergencia global.

Cuba ha acumulado durante décadas experiencia en el desarrollo de la cooperación internacional en materia de salud, reconocida por las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y muchos gobiernos del mundo.

Cuba es uno de los países que ha demostrado mayor coherencia con el Compromiso de Buenos Aires para la Cooperación Sur-Sur Son conocidos los resultados de Cuba en el enfrentamiento al ébola en África, el dengue y la ceguera en América Latina y el Caribe, el cólera en Haití y en Desastres y Grandes Epidemias en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros.

En el actual escenario Cuba ha destinado ya más de una veintena de brigadas y más de 2 mil profesionales de la salud para sumarse a los esfuerzos nacionales en más de dos decenas de países, incluidas naciones con condiciones económicas mucho más favorables como Italia, Andorra o Qatar.

También ha colaborado con países de los cinco continentes y salvado millones de vidas aportando los inobjetables desarrollos de su industria médico-farmacéutica y biotecnológica, algo de lo que por fortuna no se han excluido las empresas y laboratorios públicos y privados de la Nación.
Cada país batalla contra la pandemia de la manera que considera más efectiva.

Al igual que cualquier otro país del mundo, el gobierno de Argentina y sus autoridades provinciales o municipales tienen el derecho constitucional y el respaldo legal para solicitar a quien consideren la ayuda que requieran en cualquier momento.

Nosotros como pueblo tenemos el derecho de exigir a las autoridades que acudan a todos los medios posibles, incluida la solidaridad y la cooperación internacional, para la satisfacción de sus derechos básicos, en primer lugar, el derecho a la vida y la salud, tan relevante en las actuales circunstancias.

El rechazo a la sola posibilidad de que vengan médicos cubanos se alinea con la campaña de Estados Unidos contra la colaboración médica cubana en el mundo, que hoy es parte de la agresividad y recrudecimiento del bloqueo contra ese hermano país.

Descalificar, mentir y atacar algo que no ha ocurrido, pero que pudiera ocurrir como parte de la estrategia del gobierno nacional, o de los gobiernos provinciales y municipales para enfrentar la pandemia de Covid-19, es, cuando menos, un acto criminal que daña a todas y todos y, de paso, enrarece las relaciones internacionales de nuestro país.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • PANCRACIO dijo:

    UN DIA EN EL AÑO 95 QUIZAS EN EL EVENTO MAS IMPORTANTE SUCEDIDO EN ARGENTINA DESPUES DE LA LIBERACION DE ESPAÑA Y LA GUERRA DE LAS MALVINAS SIN CONTAR LA HISTORIA DE LOOS DESAPARECIDOS ( CUBANOS INCLUIDOS, MAS LOS NIÑOS ROBADOS. UN HUMILDE Y SIMPLE JOVEN DE VEINTEY TANTOS HAÑOS QUE HACIA TRES TRABAJOS PARA SOBREVIVIR , ME DIJO EN UNA COMBERSACION EXPONTANEA SIN QUE LE QUEDARA NADA POR DENTRO " ESTE PUEBLO MIO NO VALE LA PENA , AQUI LA GENTE VENDIO LA DIGNIDAD A LOS GRINGOS Y ANDAMOS TODOS PAGANDO JUSTOS POR PECADORES." NO SE AUN SI ESTABA EQUIVOCADO O TENIA RAZON.

  • Carlos Julio Cárdenas Dager dijo:

    Cuba es la dignidad de América latina.

  • Memoria Cubana dijo:

    Compatriotas que me pueden estar leyendo.
    Yo leí una declaración patrocinada por médicos argentinos rechazando terminantemente la colaboración médica cubana. Sus argumentos están claramente expresados, algunos basados en declaraciones de médicos cubanos desertores, todo lo cual TIENE QUE SER del conocimiento del Gobierno de Cuba.
    Nunca antes yo leí algo parecido, ni siquiera del presidente George W. Bush cuando el huracán Katrina, quien se limitó a no responder al ofrecimiento de Cuba de la primera brigada Henry Reeve.
    Yo estimo que el Gobierno de Cuba debe tomar en cuenta al menos 4 aspectos:

    — Las opiniones en Argentina están muy divididas en cuanto a política interna. Mauricio Macri fue muy aplaudido en su momento y aunque llevó el país a la ruina, tampoco quieren saber de Cristina Fernández.
    — Durante las dictaduras militares fueron secuestrados y desaparecido dos diplomáticos cubanos. Solo hace algunos años fueron encontrados los restos de uno de ellos y devueltos a sus familiares.
    — DE LA MISMA REGIÓN nuestro personal médico ha sido expulsado de dos países, Ecuador y Brasil, y Cuba lo retiró de Brasil cuando su gobierno puso su efectividad en tela de juicio con la exigencia de un examen.
    — En Venezuela un gran sector de la población que sigue a la derecha no ve con buenos ojos la colaboración cubana en general.

    Todo lo cual me hace predecir que nuestro personal médico NO SERÁ BIENVENIDO en Argentina (un recibimiento en el aeropuerto de Buenos Aires sería solo la imagen de la opinión gubernamental) y que puede resultar objeto de atentados terroristas.
    Hasta dónde conozco, aparte de las deserciones de personal médico y del secuestro de dos médicos en Kenya que parece están vivos, no ha habido que lamentar la muerte de miembros del personal médico cubano.
    Mi recomendación es ESPERAR a que se desarrollen los acontecimientos en Argentina y que los que hoy están en contra de colaboración médica cubana se declaren en incapacidad de soportar la presión que se avecina.
    ¡Que el tiempo diga, NO LO FUERCEN!

  • juan andrés dijo:

    La ultraderecha argentina aliada al gobierno de USA, ataca desde antes, para impedir que médicos cubanos lleguen a salvar vidas en ese país. No les interesa que mueran sus iguales, con tal de aceptar ayuda solidaria de Cuba. Es la cultura del egoismo como esencia del capitalismo neoliberal que pulula en el mundo. Ojalá que puedan contener la covid-19 sin ayuda, lo seguro es que nuestros médicos están dispuestos por miles a ir a Argentina y donde sea necesario. #VivaLaAmistadEntreArgentinayCuba. #CubaSalva. #SomosCuba.

  • Elvia Castañeda dijo:

    Aunque nos duela por ser el país de nacimiento de nuestro Che Guevara, le pido a las autoridades de mi país que se disculpen con las autoridades de Argentina que se lo han solicitado, pero dado a la fea y anticubana controversia que se ha desatado en este país, no envien a nuestros médicos y enfermeros. No los expongan a situaciones desagradables y que los argentinos resuelvan sus problemas como puedan. La dignidad de nuestros médicos no puede ser puesta en entredichos.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también