Imprimir
Inicio » Noticias  »

María, volcán en ebullición

| 4

María Morales Viamontes. Foto: Enrique Atiénzar Rivero .

María Morales Viamontes viajó a México bajo la fachada de turista. Después de pasar el primer susto, de permanecer detenida unas horas en una comisaría en la nación azteca, cumplió el pedido hecho por el movimiento 26 de Julio, de colocar una ofrenda floral en el busto a José Martí en el parque Chapultepec.

La fecha escogida tenía una justificación política: el 26 de Julio de 1957, en una etapa candente en que la dictadura de Fulgencio Batista arreciaba la persecución de los revolucionarios en Cuba.

A ella le pareció mejor actuar sola, siempre bajo la orientación del movimiento. El viaje a la nación azteca buscó obtener información, de primera mano, de la lucha en exterior. El punto de contacto fue  el teatro de Los Eléctricos, en el que se hallaban muchas personas, entre ellas, Juanita y Enma Castro Ruz, hermanas de Fidel, con quienes habló en ese coliseo.

Foto: María Morales Viamontes.

Al abandonar el teatro, la Policía de Emigración mexicana, sin conocerse el por qué, la detuvo y la condujo a la comisaría. María se la ingeniaba para salir ilesa de los tropiezos. Insistió en su condición de turista y llamó a la casa de la hija de un tío-abuelo, donde se alojaba, explicó de su detención y automáticamente aquella mujer llamó al presidente  del Banco Nacional de México, a quien le unía lazos de amistad y de gran influencia en las fuerzas militares y por su gestión logró  la liberaran.

Al otro día, después de honrar a Martí, como no podía estar tranquila sabiendo que los nueve hombres detenidos en la misma ocasión, permanecían encerrados, fue de nuevo a la comisaría, pidió la absolución y lo logró. A pesar de la insistencia de los agradecidos nunca reveló su identidad.

Foto: María Morales Viamontes.

Rebelde por naturaleza.

Imposible revelar el epíteto que compañeros de lucha utilizaban para identificar a María acompañándolo de una palabrota que prefiere no mencionar públicamente y permanezca en el anonimato. La historia de sus trajines revolucionarios afloran hoy ante la opinión pública, cuando está a siete meses de cumplir 88 años porque siempre por modestia rehusó a hablar de sus andanzas revolucionarias. La insistencia nuestra la hizo comprender de su importancia para el conocimiento y dominio de las nuevas generaciones.

Más de una hora de conversación permitió sumergirnos en un mar de anécdotas de aquella niña, nacida por obra y gracia de una comadrona en la calle La Horca ante la inexistencia del hospital materno que años después se fundó en Camagüey; la pequeña que se autituló bellaca  por las travesuras que hacia, como pasar corriendo charqueros enfangados de agua, vestida de batas blancas.

Por razones personales y del fallecimiento  de su padre, propietario de una pequeña quinta en las inmediaciones del Callejón de Santa Bárbara, no muy lejos de la actual maternidad Ana Betancourt, la familia, constituida por seis hermanos, tres hembras y tres varones, cambió de domicilio hacia la carretera central Oeste, en cuyo predios, muy cerca del Cuartel Agramonte cursó estudios en diferentes escuelas de la enseñanza primaria y la secundaria hasta el octavo grado.

De allí tomó otro destino: trabajar como dependienta para el sostén de la familia  en el comercio, con solo 17 años, en la tienda El Dragón, en la calle Maceo, dedicada a la venta de telas de retazos, es decir, recortes que quedaban después de comercializar una pieza mayor. Ese establecimiento, hoy Todo por un precio, se  ubicaba  frente al El Globo y el salario devengado era: 30 pesos mensuales.

“Siempre fui rebelde, ingresé en el sindicato de comercio y combatíamos a la gente de Mujal, un dirigente obrero corrupto y vendido a los patrones; defendíamos a los trabajadores, yo era guerrillera, sí había una huelga en El Encanto, en que las trabajadoras iban sin pintura y en chancletas para demandar mejoras salariales, las apoyaba. Siempre cobré el sindicato en toda la calle Maceo, eran centavos de acuerdo con los ingresos”.

Luego por sugerencia del propietario de El Globo, al considerarla que tenía buena prestancia, pasó a trabajar en la tienda La Principal, especializada en calzado, con un estipendio tres veces superior, pero para vender carteras y sujeta a prueba durante un mes; de no “cuadrarle” al dueño tenía que pasar por la oficina a cobrar y cesaba el contrato.

“Me mandaron a  buscar, temía que  dijeran que no me quería y al final la sopresa; vamos a pagarle 150 pesos porque usted es una gran trabajadora. Estuve allí veintinueve años, haciendo de las mías, vendía bonos del 26 de Julio, seguía con mi sindicato, cuando había un problema con una trabajadora en un centro iba a defenderla, éramos un grupo: Rosendo Agüero, Omelio, mi hermano; y Reguero, que hoy es médico”.

María perteneció primero al Directorio 13 de Marzo, relata de la ayuda que dio a dos jóvenes de esa organización estudiantil que fueron golpeados por testaferros de Batista, época en que los jóvenes cogían por la calle Maceo para que comprobaran los abusos de que eran víctima por los esbirros. Ellos al trasladarse para La Habana a estudiar medicina le dieron una golpiza e ingresados en el Calixto García le pidieron que los fuera a cuidar y fue.

“Había un guardia custodiándolos, pero yo nunca le tuve miedo. Cuide de ellos hasta que le dieron de alta y regresé para Camagüey; luego  pasé a ser miembro del Movimiento 26 de Julio, vendía bonos, recogía medicamentos que lo buscaba en una farmacia que había en el reparto Agramonte al lado de la tienda La Beatriz.

“El dueño, Mariano Merino Duque Estrada, tremenda persona, revolucionaria, me entregaba medicina, las guardaba en mi casa, cercana a Maternidad y después , en un transporte la llevábamos hacia San Juan de Dios número 26 para resguardarla en casa de una compañera que trabajaba en la tienda La Época de venta de ropa, hasta el traslado al campamento de los rebeldes en la Sierra de Cubitas, vivienda que habitó hasta no hace mucho el boxeador Julio César de la Cruz.

Los jóvenes del instituto de segunda enseñanza tenían por costumbre realizar protestas y en una de ellas, en que “se organizó una huelga, los muchachos vinieron corriendo para Maceo huyendo de la Policía para que vieran los abusos, entre la soldadesca venía el teniente Hernández. Suárez Gayol estaba al frente del grupo y yo desde mi departamento en La Principal, observándolo todo, él resbaló y cayó, lo halé, entró, escondiéndolo, en la peletería, que es un local grande.

“Cuando la turba pasó le dije: ¡sale!. Los dueños me querían matar, me dijeron que me iban a botar, inclusive, comenté: hagan lo que ustedes quieran, pero a este joven había que defenderlo porque esos esbirros querían matarlo  y yo no lo permití. Me dijeron: aténgase a las consecuencias, me atengo a las consecuencias”, respondió, “pero sigo asumiendo y defendiendo a los jóvenes que los esbirros venían dándole con el “blackjack” o artefacto metálico empleado para golpear”.

¿Por qué la incorporación a la lucha clandestina?

“Para acabar con los abusos, los atropellos y los bajos salarios que pagaban, a mi me pagaban bien. Me captó para el 26 Cuso Díaz Rodríguez, que tenía dos hermanos trabajando en La Principal; nos reuníamos, incluso, me citaron para dar un conversatorio en el Club Gallístico sobre la Revolución y la dictadura, leí el documento, era un riesgo y lo asumí”.

Recordó muchas anécdotas de hechos que pudieron poner en riesgo su vida, citó los dos viajes realizados a Miami, gastos subvencionados por ella en vuelos que tomaba en el aeropuerto de La Habana. Paraba en la casa de   Yolanda Grave de Peralta, representante del Gobierno de Batista, pero que su hijo era amigo de ella.

“Ella, quien vivía en Gervasio entre Concordia y Belascoaín, nunca supo mis actividades, esa es la verdad, ¡libré!. El hijo sí me acompañaba a algunos lugares. Él estudiaba para sacerdote, siempre me apoyó y me acompañaba”, con cierta ironía dice esta noble mujer: “María iba de vacaciones, porque trabajaba en una tienda y ganaba dinero. Pedí que me pagaran en dólares y me iba. En Miami paraba en casa de una amiga, llamada Magnolia, y allá me juntaba con Macho León, General de División (r),Gregorio Junco, coronel de las Far, fallecido; y Gaspar Jiménez Escobedo, quien fuera después muy amigo del aborrecible Posada Carriles. “Como yo iba con dinero y ellos pasaban mucho trabajo allá, los invitaba a comer, les hacía una ensalada fría, pollo. Al regreso de uno de los viajes traía armas, pistolas, revolver y todo lo que me dieran, yo esa osada lo ponía dentro del blumer o en la cartera y un disco de 45 revoluciones por minutos,  con el himno del 26 de julio, que se lo tenia que dar a Elda Plaza, una revolucionaria vecina de la calle General Gómez, fallecida no hace mucho tiempo”.

¿Qué haces con casi 88 años?

Defender mi Revolución. Yo le digo a la gente, esto costó  sangre de muchos jóvenes. ¿Qué usted quiere? Se lo he dicho; ustedes no pueden andar si camisa exhibiendo los tatuajes. Y ayer, cuando me levanté y fui a buscar el pan dos jóvenes comprando el pan, sin camisa con un short nada más.

“Les dije: compa, así vulgarmente.  ¿Ustedes no escucharon a Díaz Canel?, no pueden estar semidesnudos en la calle, exhibiéndose como si fuera  un mérito, vas a tener que pagar una multa cuando los cojan en la calle así. Igual que decir frases vulgares, tampoco, tenemos que educar a los niños que vienen atrás que no oigan las groserías que dicen ustedes los jóvenes, ustedes no son pepillos, son hombres hechos  y derechos ya.

“En la bodega el que se pone a hablar cosas que denigre a la Revolución, le salgo al paso, dicen algunos hay que dejar que la gente hable. ¡No! Ustedes no saben que esto costó mucha sangre y yo vi muchas cosas tristes y muchos jóvenes, amigos míos, que mataron. Eso no se lo perdono yo a nadie. Todo el que intente hacerle daño a la Revolución lo ajusticio yo, si tengo que ajusticiarlo. ¡No tengo miedo a nada!.

Recordó con tristeza que en el ómnibus que se dirigía hacia La Habana para el primer viaje hacia Miami, delante de ella estaba ubicado un joven que no sobrepasaba los 18 años y que antes de llegar a La Vallita, a mitad de camino hacia la ciudad de Florida, unos guardia de la tiranía le hicieron señal al chofer de que parara, subieron miraron a todos los pasajeros y a aquel muchacho le dijeron: baja y pidieron al chofer que siguiera la marcha y no habíamos recorrido más de unos metros y se sintieron dos disparos: lo mataron.

Según ella, que es fundadora del Partido Comunista de Cuba, no pierde el espacio televisivo de la Mesa Redonda, “el medio más informativo que hay para uno, te enteras de todo y hay que actuar, y voy a actuar a favor de lo que están diciendo y defender a Díaz-Canel, es un hombre patriota y humano. Tú no sabes porque no permito que hablen de la Revolución? porque me jugué la vida”.

“Esas fueron las misiones que cumplí y sigo, con la moral tanta alta como el Pico Turquino, no ofendo ni maltrato a nadie, soy chistosa, incluso, al tercer día de haber parido a mi segundo hijo: Raúl, me vinieron a buscar del sindicato Reguero, Rosendo y Blanco que se murió, con un  nombramiento de Manuel Luzardo, ministro de Comercio Interior, para asumir la responsabilidad de nacionalizar la ferretería La Flor de Cuba, Independencia y General Gómez, me paré y me fui.

“Reynaldo, quien era mi marido, buscó a su mamá, dejó a Cuqui, el primer hijo, de meses, porque no se llevan ni un año uno del otro. Me fui a los tres días de parir el segundo hijo, con puntos y al llegar a la tienda el dueño no me quería dejar pasar, pero el miliciano le dijo: déjela entrar”.

“En la tienda había miles y miles de pesos, Ábrame la caja fuerte, el viejo no quería, al fin lo hizo, empecé a echar el dinero en la bolsa, el dueño con la mirada me quería matar, se quedó mudo y al solicitarle que abriera la caja chica, me dijo: ese dinero es español, no lo puede tocar es de mi hijo Ramonín.

“Cuando fui a coger el dinero, sacó un revólver y dijo: si tocas ese dinero…le dije, esto no es de matar, guárdese esa arma, acercándome a él con mi rodilla lo golpee en los testículos,  tirándolo largo a largo, soltó el revólver y lo recogí. El miliciano vino corriendo y de inmediato se lo llevaron para el hospital”.

En 1992 se jubiló siendo trabajadora de Tropicana Modas. Fue fundadora de las Milicias Nacionales Revolucionarias femeninas, de sayita negra y blusa colorada, tiene grado de teniente y numerosas medallas otorgadas por las FAR, la Chenard Piña, por años de servicios en el sector del Comercio, de Producción y Defensa, también condecoraciones de los CDR y de la Federación de Mujeres Cubanas.

Fue de la jefatura de un regimiento de las MTT, del 494, del frente de Retaguardia, bajo las órdenes del Teniente Coronel Olivera. María es una mujer inconfundible, por así decirlo en un sentido figurado: un volcán en ebullición hasta el último día en que su corazón deje de latir.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejandro Fernandez Costa dijo:

    Buen ejemplo para homenajear a la mujer cubana.Felicidades.

  • José Román dijo:

    Muy buena crónica. Excelente. Demuestra que hay mucha gente desconocida para la la gran mayoria de los cubanos que hizo posible esta Revolución. Una sola precisión Debe ser "aténgase a las consecuencias".

  • mary.hernánd. dijo:

    MARÍA FELICIDADES ATRASADAS POR ESTE 8 DEMARZO, DE ESAS HISTORIAS HAY CIENTOS DE MILES EN CUBA, Y LAS QUE NO LA TIENEN EXACTAMENTE LAS COMPARTÍAN DESDE EL SILENCIO DE SUS CORAZONES CON ESAS Y LAS APOYABAN..., LA MUJER SABE CUANDO ALGO BUENO SE DEFIENDE, SE HACE EN FORMA DE DISFRUTE Y SON IDEAS JUSTAS, NO SON NI FUERON MUÑECAS DE ADORNOS, ERAN MUÑECAS POR SU BELLEZA INTERIOR Y EXTERIOR QUE HASTA HOY SIGUEN SIÉNDOLO, PARA CON ESA TERNURA CONTINUAR DEFENDIENDO LO QUE TENEMOS, SE EXPRESA EN EL BELLO ARTÍCULO, CUÍDENLAS QUE SON FUENTE INAGOTABLE DE IDEAS, FUERZA, ENTEREZA, SABIDURÍA, MÁS DE INTELIGENICA QUE NO HAY QUIEN SUPERE, ESAS SON LAS IMPRESCINDIBLES. GRACIAS PORTANTA HEROICIDAD, NOBLEZA, TERNURA, E HISTORIA QUE NO ES IN TWITTER, CAMAGUEY QUE LA CUIDE Y QUE LA ESCUCHEN. GRACIAS.

  • Enrique Atiénzar Rivero dijo:

    Gracias por la opinión, pero reproduzco lo que manifestó la combatiente: Me dijeron: aténgase a las consecuencias, me atengo a las consecuencias”, respondió, En el diccionario está clara la definición de me atengo a las consecuencias.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Atiénzar Rivero

Enrique Atiénzar Rivero

Es periodista del semanario Adelante, de Camagüey, provincia del centro de la Isla, y colaborador de Cubadebate.

Vea también