Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Bolsonaro está destruyendo la Amazonia: Deforestación en Brasil crece un 40%

| 4 |

El Gobierno brasileño intenta desacreditar los datos que denuncian un aumento de la deforestación y no ofrece soluciones concretas. Foto: Greenpeace.

A principios del mes de agosto, Greenpace alertaba del aumento de la deforestación en Brasil en un 40% en los últimos doce meses y criticaba que las políticas implementadas por el Gobierno de Bolsonaro están destruyendo el Amazonas.

La deforestación en la Amazonia de Brasil ha aumentado un 15% entre agosto de 2018 y julio de 2019, en comparación con el mismo período del año anterior, según el Sistema de Alerta de Deforestación que ha registrado 5.042 kilómetros cuadrados de deforestación en este área.

La organización no gubernamental Imazon ha detallado que sólo en el mes de julio, la destrucción de los bosques ha ascendido a 1.287 metros cuadrados, eso corresponde a un aumento del 66% con respecto a julio del año anterior cuando la deforestación alcanzó los 777 kilómetros cuadrados.

Acre, que tradicionalmente era un estado que no aparecía en la lista de regiones que más deforestan, ha ocupado la tercera posición en este ranking. Así los municipios con mayor área deforestada en julio de 2019 han sido Altamira (128 kilómetros cuadrados) y São Félix do Xingu (96 kilómetros cuadrados), en Pará (norte), y Porto Velho (78 kilómetros cuadrados), en Rondônia.

Respecto a las áreas de conservación, la unidad Triunfo do Xingu perdió 82 kilómetros cuadrados en el mes de julio. Las otras dos unidades de conservación con mayor área deforestada en este mes están ubicadas en Rondônia: Florex Río Preto-Jacundá y Resex Jaci-Paraná, y han perdido 40 y 25 kilómetros cuadrados, respectivamente.

Por otra parte, este estudio demuestra que las áreas indígenas también sufren las consecuencias de la deforestación. Así, las tres áreas indígenas más perjudicadas en el mes julio se encuentran en Pará y son las reservas de Apyterewa y Trincheira Bacajá, ambas en el suroeste del estado, y la reserva Ituna/Itatá, en el sudeste de Pará.

El Sistema de Alerta de Deforestación es una herramienta de monitoreo, basada en imágenes captadas por satélites, y ha sido desarrollada por Imazon para informar mensualmente sobre el ritmo de la deforestación y degradación de las bosques en la Amazonia.

El gigante sudamericano alberga el 60% de la Amazonia, que es la mayor selva tropical del mundo y, como tal, clave en la lucha contra el cambio climático.

Vista aérea del Amazonas, en el norte de Brasil. Foto: Marco Antonio Rezende/Getty.

(Con información de Europa Press)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Michel dijo:

    Destruimos nuestro planeta de manera irracional; las ansias de poder y riquezas de algunos no tienen límites. Debemos decirle “NO” a estas conductas y hacer cada uno lo que esté a su alcance. Acá, en nuestro país, consumimos una cantidad de papel considerable. Incrementando la seguridad y auditoría de los sistemas informáticos podríamos utilizar los archivos digitales en las empresas en lugar las cajas de papel que llenan nuestras oficinas. Todos los diferentes trámites que se hacen frecuentemente y que utilizan papel, también podrían ser sustituidos digitalmente. Aumentar la confiabilidad en la tecnología digital contribuiría en mucho al cuidado de las plantas y al ahorro monetario en nuestra economía.

    • Simon dijo:

      El planeta Tierra puede recibir abusos y contaminación por cientos o miles de años y recuperarse. Desafortunadamente, cuando esto suceda ya nuestra especie y muchas otras habrán dejado de existir y otras formas de vida ocuparán los nuevos horizontes.

      Cuando una poblacion específica de animales crece desproporcionadamente con respecto a su limitado niche ecológico tienen lugar las extinciones en masa hasta que el nivel reroductivo vuelve a la normalidad. Muchas especies no logran autocontrolar los nacimientos y desaparecen por hambre y enfermedades, entre otras cosas. En el caso humano surgen inevitablemente los despojos y las guerras.

      Los únicos testigos de nuestra existencia serán los huesos fosilizados sepultados bajo los sedimentos, al igual que los dinosaurios. Dado suficiente tiempo hasta las mas grandes estructuras de nuestra civilización desapareceran bajo la acción erosiva de los vientos, el polvo y las lluvias. Los vientos y la arena ya le han estado borrando lentamente hasta la cara a la esfinge milenaria de Giza. Imaginen lo que quedaria de nosotros en cien mil años o doscientos mil. (Sin hablar de millones.)

  • Niche1000 dijo:

    Es por eso que la (POLÍTICA) no me gusta y nunca la voy a entender...!!! el mismo pueblo brasileño púso a ese criminal en el poder y ahora está acabando con todo ser vivo en el país, e inclúyo también al (SER HUMANO) porque también permitió la compra de armas de fuego en la sociedad de Brasil como existe hace décadas en él gobierno de su ahora "amiguito" Donald Trump, solo es cuestión de tiempo para que se comiencen a escuchar reportes de tiroteos callejeros en las noticias...

  • Circe dijo:

    Si hubiese que ponerle un adjetivo a este señor Bolsonaro, uno acertado sería: siniestro. Aunque también déspota, inhumano y vende patria le vendrían muy bien.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también