Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Próspera, el ballet de Cathy Marston que rinde homenaje a Alicia Alonso

| + |

La obra escogida tiene un complejo argumento y un personaje principal de mucho talante y fuerza dramática. Foto: PL

La coreógrafa británica Cathy Marston estrena este lunes en Cuba un ballet inspirado en una obra de William Shakespeare, con el que desea rendirle homenaje a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

El Ballet Nacional de Cuba (BNC) protagonizará el montaje dentro de uno de los espectáculos del 26 Festival Internacional de Ballet de La Habana, que tiene lugar aquí del 28 de octubre al 6 de noviembre, con la participación de artistas de más de una docena de países.

La presente edición del evento celebra los 70 años de fundación de la compañía, un hecho que dio lugar a la única escuela de ballet en Latinoamérica con sello propio y reconocimiento universal.

De la creación del dramaturgo inglés, la coreógrafa escogió La tempestad (1611), donde se conjuga una atmósfera sobrenatural con las relaciones familiares y el perdón.

Marston decidió convertir al protagonista original de la composición teatral, Próspero, en un personaje homólogo femenino en honor a Alonso, figura cimera del ballet en Cuba y uno de los grandes mitos de la danza mundial.

Escoger esta creación de Shakespeare significa mucho para mí; cuando pensé en ella maduré muy bien las ideas para que sugiriera algo de esta nación pues la trama original se desarrolla en una isla, contó recientemente la coreógrafa británica residente en Suiza luego de uno de los ensayos.

Próspero simboliza a un mago hacedor de todo lo que existe en ese sitio rodeado de mar; como un islote colmado de música y baile; me concentré enseguida en Alicia, creadora de una magia alrededor del BNC y en torno a los bailarines, valoró.

Algunos de los intérpretes serán Daniela Gómez en el papel de Próspera; Cosme Tablada en el de Ariel; Adrián Sánchez como Fernando; Patricia Torres como Miranda y Daniel Ríttoles en el papel de Calibán.

Ariel representa las ideas, los sueños, la imaginación, explicó la artista; mientras que Calibán personifica la tierra, símbolo de lo más firme.

Cuando termina la obra, la protagonista pide que la audiencia aplauda y con las ovaciones la liberen de su reinado; es como la última reverencia en la escena, como si se estuviese en las postrimerías de una carrera artística, precisó al referirse al argumento.

Por su parte, Miranda encarna a la hija como continuidad de lo ya vivido; la juventud que debe seguir los pasos de Próspera, apuntó.

Desde el punto de vista de la coreógrafa, La tempestad implica una danza muy natural y sensual, porque su relato representa el amor, y ella quisiera lograr un cuerpo de baile que haga magia en el escenario cuando se crea algo tan maravilloso.

Precisamente para bailarlo confié mucho en los cubanos porque tienen algo en su cuerpo que crea movimientos más cadenciosos, aún siendo bailarines clásicos, declaró. El estreno tendrá lugar en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso en un espectáculo en el cual se bailará además la famosa versión de Carmen, del coreógrafo cubano Alberto Alonso.

(Con información de PL)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también