Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Blanquearse la piel, una práctica cada vez más popular en África

En este artículo: África, consumismo, Industria, Racismo, Sociedad
| 21 |

Un cartel publicitario de productos para blanquear la piel, con el lema ‘Vuelve a la piel con la que naciste’, el pasado 2 de julio en una calle de Acra, la capital de Ghana. Foto: AFP.

Cuando, en los bancos de la facultad de Medicina, Isima Sobande escuchó hablar de madres que decoloraban la piel de sus bebés, creyó que se trataba de una leyenda urbana. Pero no tardó en verlo con sus propios ojos.

Poco tiempo después de que fuera enviada a un centro médico de Lagos, capital económica de Nigeria, Sobande registró el ingreso de un bebé de dos meses, que se retorcía de dolor, “con forúnculos muy grandes por todo el cuerpo”.

La joven médica descubrió entonces que su madre le estaba aplicando una crema de esteroides mezclada con manteca de karité, una “receta básica” conocida por muchos nigerianos.

En África, el blanqueo de la piel no tiene nada de novedoso. Los expertos médicos llevan años advirtiendo sobre los riesgos que pude tener para la salud este tipo de métodos para aclararse la piel.

Los adalides de la conciencia negra están indignados por esta herencia nefasta y este lavado de cerebro, fruto de siglos de esclavitud y de colonización.

Pero, paradójicamente, su voz se escucha más y tienen más influencia en el resto del mundo que en el continente africano, mientras que el fenómeno no deja de crecer.

“El uso de productos para blanquearse la piel es creciente, en particular entre adolescentes y jóvenes”, explica a la AFP Lester Davids, profesor de Biología Humana en la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica.

“La antigua generación utilizaba cremas, la nueva utiliza píldoras e inyecciones”, apunta Davids.”Ni siquiera sabemos qué consecuencias a largo plazo tendrán esos productos, que están aún más concentrados”, avisa.

Píldoras e inyecciones

Con una población en pleno crecimiento y muy joven, el mercado africano está en expansión. Además, en ese continente el mercado está muy poco reglamentado y cualquier compañía, artesanal o multinacional, puede acceder al mismo.

“Cada vez más nuestros clientes [marcas cosméticas] quieren informarse sobre el mercado del blanqueamiento de la piel”, afirma Rubab Abdoolla, analista en Euromonitor International, un gabinete de consultoría sobre el consumo.

Solo en Nigeria, gigante de unos 180 millones de habitantes, el 77% de las mujeres -es decir, más de 60 millones de personas- suelen utilizar a menudo productos de blanqueo de la piel, según un informe de la OMS de 2011.

Si bien los consumidores de más nivel económico pueden permitirse comprar productos testados, los otros compran cremas con niveles peligrosos de productos que frenan la síntesis de melanina.

Entre estos, se encuentra la hidroquinona (derivado del glúcido, prohibido en los productos cosméticos de la Unión Europea), los esteroides e incluso el plomo, que mató a muchos cortesanos de la reina Isabel, adeptos en su época a polvos blancos y maquillajes pálidos.

Las autoridades apenas logran reglamentar las innovaciones en materia de blanqueo, que cada vez más se administran en inyecciones o píldoras.

El organismo de vigilancia para los consumidores estadounidense Food and Drug Administration no autorizó ninguno de esos productos en Estados Unidos, aduciendo que “son potencialmente peligrosos y podrían contener ingredientes nocivos desconocidos”.

En Nigeria, Sudáfrica y Kenia están totalmente prohibidos por su fuerte concentración en hidroquinona y mercurio, y el estado sudafricano de Kwazulu-Natal instó a sus habitantes a “rechazar cualquier forma de belleza colonial”.

En julio, el gobierno de Ghana también publicó un mensaje preventivo para advertir de los peligros a los que se somete al feto cuando las mujeres embarazadas toman tratamientos, especialmente para que la piel de al niño sea más clara desde su nacimiento.

Pero los tratamientos siguen siendo fácilmente accesibles y poco controlados en los mercados, en internet o en clínicas especializadas, por lo que los consumidores devienen “totalmente adictos, incluso sin darse cuenta”.

Dabota Lawon, un icono nigeriano de las redes sociales, montó su propia marca de cosméticos y ensalza los beneficios de sus cremas y de sus inyecciones, que también curan el acné.

“De hecho, es como la cirugía estética… nunca es suficiente”, admite.

Por su parte, Pela Okiemute, o “el rey de la Belleza”, como se apoda a sí mismo, se ha convertido en la gran estrella de los productos de blanqueo de piel en Internet con su crema “Blancura rusa”, que promete un “moreno mestizo”.

Su crema “Real Cleopatra”, presentada con una foto de Elizabeth Taylor en su personaje de reina de Egipto, vuelve la piel “clara y radiante” con unos resultados visibles en dos semanas.

“Muchos de mis clientes usaron productos malos antes”, cuenta, asegurando que los suyos no son dañinos para la salud, pese a ser muy eficaces. “Acuden a nosotros porque tienen problemas, y nosotros les ofrecemos soluciones”, añade, enseñando unas fotos del antes y del después en su teléfono.

Un cartel publicitario de productos para blanquear la piel, con el lema ‘Vuelve a la piel con la que naciste’, el pasado 2 de julio en una calle de Acra, la capital de Ghana. Foto: AFP.

Aranmolate Ayobami es cirujano estético, pero en su clínica de la periferia de Lagos, detrás de un restaurante chino abandonado, también ofrece un tratamiento de cinco semanas a base de inyecciones de glutatión por 150.000 nairas (350 euros).

Es tajante: el producto que utiliza, importado de Emiratos Árabes Unidos y de Estados Unidos, no es peligroso para la salud ni tampoco supera nunca las cinco semanas de tratamiento.

“El blanqueo de la piel es una manera de acceder al poder y a los privilegios asociados a los blancos”, analiza Yaba Blay, profesora auxiliar de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Carolina del Norte, especialista en la materia.

“La gente quiere que se la perciba como si tuviera más valor, y eso pasa por el color de la piel”, agrega. En África, más allá de la comparación con el antiguo colono, la piel calara sugiere un trabajo de oficina, no expuesto al sol y, por tanto, síntoma de riqueza.

Los recientes movimientos de “conciencia negra” tratan de cambiar estas ideas preconcebidas. La etiqueta #Melaninpoppin (“La melanina es tendencia”) celebra la piel negra en las redes sociales, el filme “Black Panther”, con un casting casi exclusivamente negro, con un vestuario inspirado en los trajes tradicionales y los cabellos afronaturales, cambió conciencias, mientras que la visión eurocéntrica de los cánones de belleza está en retroceso.

Con todo, falta mucho para que esto sea un fenómeno de masas. “La verdad es que mi belleza estaba más aceptada en el extranjero que en mi propio país”, lamenta Ajuma Nasenyana, una modelo keniana, que ha representado a marcas como Victoria’s Secret o Vivienne Westwood.

“En el universo de la moda en África, cuanto más clara tenga la piel, más te ven como a alguien guapo”.

La joven médico Sobande percibe también un intercambio “positivo” del otro lado del continente, en Nigeria. “Pero habrá que esforzarse mucho para cambiar las mentalidades”, asegura.

(Con información de AFP)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • semper fi dijo:

    ¿ Qué es esto, el sindrome de Michael Jackson?

    • Sakura91 dijo:

      “El pájaro quiere ser nube, y la nube quiere ser pájaro, seamos realistas y dejemos de soñar”…nunca estamos contentos con lo que fuimos, seremos, o en lo que nos hemos convertido, y eso no solo pasa allá. Por extraño que parezca es facil de entender, es simple logica humana el pensar que por cosas como esas nos sentiremos mejor con nosotros mismos, y sino preguntenle a la Sirenita porque pactó con la hechicera que le diera un par de piernas por su voz y alma, o porque Pinocho mentia sino era para “encajar”, y cuantos cuentos más de niños nos enseñaron ese instinto de “Cambiarse a uno mismo”.
      Es peligroso….pero no juzgo, están inspirados por un estereotipo vacío y esperan encontrar una pizca de Nirvana en ello, quizas deban darse cuenta que a veces es mejor caminar por el camino andado y percatarse de lo invisible a los ojos.

  • diana dijo:

    que triste….

    • Nicoa dijo:

      Si, en Cuba en encuestas y estudios, cuando a las personas se les pregunta, ellos se ven como blancos y son de piel trigueña, cuando muchos son mestizos o hispanos.

      • Aroldo dijo:

        Qué es hispano?, hispano es la persona que proviene de alguna zona de la América Latina de habla española, eso no representa ninguna raza o color de piel, hay hispanos blancos, indios, mestizos, mulatos y negros.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Bueno, en los países donde predomina la raza blanca también está de moda la piel bronceada por el sol o por los doradores artificiales de rayos UV, costumbre peligrosa que cada año produce miles de quemaduras y cánceres de piel, y no veo ningún movimiento de “conciencia blanca” preocupado por eso. Aquí en Cuba, incluso choteamos a las personas de piel muy blanca diciéndoles “garza”, “pomo de leche” y otras lindezas. Y en el otro extremo, he visto personas blancas que llegan a ponerse morados de sol en tiempo de playa.

    No veo nada tremendo ni sacrílego en el hecho de que alguna gente quiera aclarar u oscurecer su piel. Lo que sí hay que advertir sobre los riesgos que esas prácticas pueden representar para la salud.

    Para mí es peor ver cómo hermosos muchachos y muchachas manchan de por vida su bella piel con absurdos y enormes tatuajes, sólo porque eso está de moda.

    Saludos.

    • Aroldo dijo:

      Tienes razón, yo por mi parte siempre ando en la calle con ropa larga y trato lo más que puedo de no estar expuesto al sol innecesariamente, tengo la piel bien blanca y este sol del Caribe es bien dañino.

    • Firefly dijo:

      Tiene usted un punto. Ciertamente, si quieren hacerlo está bien. Lo que es necesario advertir y educar sobre los riesgos y cosecuencias. Lo mismo para los tatuajes. Quien le guste, bien, pero es necesario que tome en cuenta que implicaciones puede traer para luego no arrepentirse.

  • Hip Hop Forever dijo:

    Ahora todo el mundo quiere ser blanco a la fuerza, primero el pelo, despues los ojos, ahora la piel, que sigue luego ???

    • María la jabá dijo:

      Ésa parte del cuerpo que nunca recibe el sol. Ya existe ése tipo de blanqueamiento también, sobre todo en mujeres, participantes de industria cine adulto y otras con alto poder adquisitivo que quieren lucir ésa parte de su anatomía, inmaculada. Para el comentario sobre Michel Jackson, decir que, lamentablemente su patología era vitiligo, que como muchos sabrán ( y en Cuba se inició un tratamiento eficaz para las primeras fases) es de difícil solución y en casos avanzados se recomienda por estética igualar todo el cuerpo, en su caso y supongo debido a su profesión, Michael Jackson optó por ése tratamiento con pastillas e inyecciones, que deja todo el cuerpo desprotegido ante la radiación solar. Gracias.

  • Francisco Rivero dijo:

    Este despacho de la agencia de prensa francesa AFP, tiene a bien de tratar un grave problema de salud y social en paises del Africa y que concurre tambien entre los ciudadanos de la diaspora africana en Europa.

    Con tristeza he apreciado en Paris a mujeres y hombres que han utilizado estos procesos de despimentación en su piel y las conscuencias son realmente a la vista catatroficas en el rostro, brazos y manos. Todo esto se debe en buena medida a las ideas en modelos de bellezas que se impone como simbolo de triunfo y aceptación.
    de
    Es una suerte de enajenación de no aceptarse en su aparencia y en el de su ser en sociedad.

    Sobre este tema tengo a bien indicar el titulo de un libro, que desde siempre tengo presente por su reflexión sabia y directa cuando a mi alredeor se presenta esta situaciones.

    Me refiero al psiquiatra. martiniques, Frantz Fanón y su obra ” Piel negra, máscaras blancas ” y sus otros escritos sobre las enfermedades mentales que aquejaban a los colonizados.

    Estas situciones de no aceptación de si mismo sea por su tipo, por su cultura o por elcolor de su tez, se en todas las sociedades, del que procede de poblaciónes originarias y su confrontación con las elites de poder y sus modelos de imposicón.

    Para concluir recomiendo la lectura de ” Piel negra, máscaras blancas ”

    Un saludo fraterno

  • Guille dijo:

    Negros renegando de su condición. Eso es complejo de inferioridad. Michael Jackson era multimillonario, pero el complejo de ser negro lo mató. Qué vergüenza de gente.

    • manolo dijo:

      Tienes idea de lo que es el vitiligo del que padecía Michael?

    • stoysansi dijo:

      Guille: Que se den una vuelta por Cuba para que vean cómo anda el desriz que hace ola.

    • María Elena Fuentes dijo:

      Con respeto…. si UD es músusico de oidas…. por favor no emita afirmaciones falsas.
      Lo de Michael Jackson fue algo muy diferente.
      Por lo menos un poquitín de respeto a los que no están con nosotros
      Que tenga un buen día

    • Firefly dijo:

      Si quieren tener la piel mas clara, dejelos, ¿Que le molesta a usted? Ya las consecuencias, si las hay, las cargaran ellos.
      ¿O acaso critican a las personas que, siendo blancas, se broncean?

  • Roberto dijo:

    Esto es uno de los efectos adversos de la globalización: la homogenizacion de la belleza o los supuestos cánones de belleza que dictan los centros del poder mediático. Esto es solo un botón de muestra de lo que puede llegar hacer la propaganda y el filón económico pues ahí hay un mercado de 60 millones de mujeres dispuestas a blanquiarse

  • Cadillac dijo:

    adonde vamos a llegar, peor bueno es todo cuestion de moda, gusto o lo que quier ahacer la gente…. aqui les dejo este articulo de la BBC al respecto y las concecuencias de ello:
    Los peligros de usar los cada vez más populares blanqueadores de piel

    Miren el resultado. Está mucho más clara”, dice Emma acercando mucho su cara a la cámara de su computadora.

    En el video que acaba de colgar en su canal de YouTube esta mexicana veinteañera muestra a sus seguidores cómo aclararse la piel en casa.

    En un recipiente de plástico mezcla tres cucharadas soperas de polvo decolorante para vello, dos de crema hidratante y otras dos de peróxido.

    Y reconoce: “Quizá este método es más agresivo que el de las cremas que te puedes comprar en la farmacia, en el dermatólogo, y que te tienes que aplicar poco a poco y se te agota. Pero es más rápido y mucho más asequible”.

    Como Emma, miles de personas, sobre todo en África, América Latina y Asia, utilizan productos blanqueadores para la piel con regularidad.
    Distintos componentes

    “En el mercado existen distintos tipos de productos para aclarar la piel y si se usan mal pueden tener consecuencias a distinto nivel”, advierte a BBC Mundo el doctor Ramón Grimalt, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venerología.

    “Los que se usan con más frecuencia son los que contienen hidroquinona y ácido kójico”, explica el dermatólogo.
    El ácido kójico fue descubierto en Japón en 1989, después de que los científicos se fijaran en lo blancas que eran las manos de los que se dedicaban a la elaboración del sake, el licor tradicional japonés.

    El blanqueamiento se debía a un ácido, el kójico, producido por el hongo Aspergillus oryzae.

    Y la hidroquinona es una sustancia de aspecto cristalino y color blanco y cuya ingesta directa es tóxica.

    ¿Son los champús, jabones y cremas malas para la piel?

    “Los productos con hidroquinona y ácido kójico suelen ser menos eficaces y menos agresivos, pero por ello mismo menos peligrosos”.

    Por ello, las cremas con un bajo contenido de hidroquinona —un 1 o 2% según el doctor— se pueden adquirir sin receta.

    “Aunque una concentración del 4% podría ser ya muy agresiva”, advierte.

    De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), la agencia del gobierno de Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, fármacos y cosméticos, propuso en 2006 prohibir “la venta excesiva” de hidroquinona sin receta.
    Pero más alarma han generado otras cremas blanqueadoras, las que contienen mercurio.

    La mayoría de los países las han prohibido, y la Organización Mundial de la Salud recomienda a los estados miembro “informar al público sobre los productos blanqueadores de piel que contengan alguna forma química o compuesto de mercurio y sobre los riesgos asociados a la exposición a las distintas formas de mercurio”.

    Sin embargo, estos productos siguen circulando y no es difícil adquirirlos vía internet.

    De hecho, en 2014 el Instituto Científico de Salud Pública belga analizó 163 blanqueadores incautados es sus aduanas y el 60% contenía el ingrediente nocivo.
    Manchas e hiperpigmentación

    El doctor Grimalt es también tajante a la hora de hablar de lo perjudicial que es el mercurio para la salud.

    Y también menciona las posibles consecuencias del uso excesivo o incorrecto de los blanqueadores de piel que contienen otros compuestos.

    “Pueden tener consecuencias de distinto nivel”, advierte.
    Uno de los más frecuentes, en el caso de pieles mulatas, es la tendencia pigmentada individual”, señala el dermatólogo.

    Y se explica: “En el caso de la piel blanca, después de cualquier traumatismo la cicatriz que queda es más blanca que la piel original”.

    “Pero en el caso de las pieles mulatas o mestizas, tras un traumatismo —como puede ser una abrasión con una crema—, la piel reacciona aumentando la pigmentación, oscureciéndose”, dice.

    “Por lo tanto, en estas pieles, si la crema ha provocado inflamación, puede haber pigmentación residual. Esto es, justo el efecto contrario al deseado”.

    Son casos que atiende con frecuencia en su consulta, reconoce.

    Y también recibe pacientes con hiperpigmentación provocada por remedios caseros aplicados en la piel, como el jugo de limón.
    “Aunque en muchos países se piense que aplicar el jugo de un limón o una lima aclara la piel, en las personas de piel oscura tiene el efecto contrario”.
    Consecuencias más serias

    Pero es esa la consecuencia más grave.

    “Si estos productos se usan mal pueden dejar cicatrices, porque terminan quemando la piel, provocar un efecto mapache u oso panda —manchas oscuras alrededor de los ojos—, o pueden hacer crecer verrugas”, indica.

    Otros peligros asociados al uso de algunas de estas cremas incluyen afecciones renales y ocronosis, una forma de hiperpigmentación que causa que la piel adquiera un color púrpura oscuro, según Lester Davis, un investigador de la Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

    En ese país una de cada tres mujeres se blanquea la piel según investigaciones de ese mismo centro de estudios, en Nigeria un 75% y en Senegal un 52%.
    Muy poca gente en Sudáfrica y África sabe de la concentración de compuestos tóxicos que contienen los productos del mercado negro y eso es preocupante”, dijo Davis en su día a la BBC.

    Y la doctora Noora Moti-Joosub añadía: “Tengo pacientes en toda África que requieren ayuda para tratar su ocronosis. Pero hay muy poco que podamos hacer para revertir el daño”.

    Otros estudios señalan que en Asia, América Latina y Medio Oriente el sector crece entre un 10 y un 15% cada año.
    Pero otros países tampoco son ajenos al uso de estos productos y a sus consecuencias.

    Así, un estudio de 2008 de la Academia Estadounidense de Dermatología (AAD, por sus siglas en inglés) también incluía entre los posibles efectos la urticaria, las estrías, deformaciones, hasta diabetes y en los casos más extremos cáncer.

    “Lo del cáncer es difícil de valorar”, dice Grimalt.

    “Pero es sabido que las personas que hayan sufrido quemaduras tienen mayor probabilidad de sufrir carcinoma”, añade.

    “Entonces, una agresión química voluntaria y continua en la piel, de alguien que se aplica durante años y de forma insistente un producto para aclarar la piel, podría tener las mismas consecuencias”.
    Por ello, su consejo para quienes hayan pensado en utilizar uno de estos productos es clara: “Que cada uno intente ser feliz con el color que le ha tocado”.

    “Mucha gente cree que alterando el color u modificando otro rasgo físico será más feliz, pero los médicos vemos que ocurre justo lo contrario”, asegura.

    “Al someterse a cualquier procedimiento aumenta el riesgo de sufrir complicaciones, por lo que apelamos al sentido común”, concluye.

    “Y siempre se puede utilizar protección solar como prevención también en ese sentido”.

  • Dr. Olimpio Rodríguez dijo:

    La piel y mucosas son dos órganos fundamentales de la respuesta inmune. Todo lo ajeno al cuerpo penetra por ellas y en su Dinámica de la respuesta inmune (ley principal de la Inmunologia) está preparada desde edades muy remotas para defender el organismo de intrusos (bacterias, virus, hongos, etc.). Cualquier daño a la piel y/o mucosas puede ser fatal.

  • ivania dijo:

    Las personas no saben ormai que hacer, quien es de piel negra desea ser blanco ,quien es blanco quiere cosinarse bajo del sol para ser más atractivo, ,,,not hay conformidad con uno mismo. DIOS nos hizo a todos iguales, solo apreciamos la salud cuando se pierde por cosas banales

  • Mario el cojo dijo:

    Cada cual debe sentirse orgulloso del color de su piel y de cualquiera de sus matices, tal como nos los dió la naturaleza.

    Este artículo me recuerda a la letra de un popular merengue dominicano, donde un negro retinto, llamado Cocuyo, se sentía bien orgulloso porque su esposa mulata ya le había parido cuatro hijos y todos eran bastante ‘adelantaos’, medio blanquitos y sin el pelo ‘enroscao’.

    Cuando vino el quinto hijo, Cocuyo, bien indignado, acusó a su mujer de haberle pegado los tarros porque el bebé era más prieto que el carbón.
    La mulata, bien jocosa, riendo le respondió: Cual es tu problema Cocuyo? ……. el negrito es el único tuyo !

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también