Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Merkel y Partido Socialdemócrata alcanzan acuerdo para formar Gobierno

En este artículo: Alemania, Angela Merkel, Gobierno
| 4 |

European Parliament President Martin Schulz talks to Germany’s Chancellor Angela Merkel (R) during an European Union leaders summit in Brussels October 23, 2014. EU leaders aim to agree a new decade of energy policy to cut climate-warming gas emissions to 2030 at an EU summit on Thursday, but sharp differences over sharing the cost mean a deal will be difficult. REUTERS/Francois Lenoir (BELGIUM – Tags: POLITICS ENERGY ENVIRONMENT) – RTR4BCHN

La canciller alemana, Angela Merkel, hizo hoy gala de su consabido pragmatismo al otorgar grandes concesiones al Partido Socialdemócrata (SPD) en pos de asegurar la reedición de una gran coalición que pone fin a la mayor crisis de Gobierno que ha enfrentado el país.

“Fue un camino largo el que nos ha traído aquí. Fueron días intensos de negociaciones (…) pero ha merecido la pena”, resumió la mandataria en una rueda de prensa celebrada en la sede de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), en Berlín.

Ante el temor de que los cerca de 460.000 militantes del SPD puedan echar por tierra en las próximas semanas el acuerdo alcanzado tras más de cuatro meses con un Ejecutivo en funciones, la dirigente ha cedido a sus socios menores las principales carteras del futuro Gobierno.

“Hemos hecho concesiones en todo el proceso, también en la distribución de los Ministerios, pero aun así (en la CDU) tenemos ministerios importantes”, apuntó la canciller.

En el reparto acordado, los socialdemócratas se hacen cargo del todopoderoso Ministerio de Finanzas, que en las últimas dos legislaturas fue dirigido con mano de hierro por Wolfgang Sch ñuble, correligionario de Merkel y artífice de la política de la austeridad alemana.

Además, el SPD, con tan solo el 20,5 por ciento de los votos en las elecciones del pasado 24 de septiembre, su peor resultado histórico, asume departamentos de peso como Exteriores, Justicia, Familia y Trabajo y Asuntos Sociales.

Mientras, la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera Merkel y que en los comicios generales fue con gran diferencia la fuerza más votada, se conforma con los Ministerios de Defensa, Economía y Energía, Sanidad, Educación y Agricultura y se despide además del Ministerio del Interior.

Este departamento, encargado de la seguridad en el país y de la gestión de los refugiados, recae en manos de su partido hermano bávaro, la tradicional Unión Cristianosocial (CSU), una de las voces más fuertes a favor de limitar la entrada de solicitantes de asilo en el país.

El tira y afloja también ha terminado, según pudo saber dpa, con la renuncia de

como líder de la socialdemocracia alemana, que dejará el cargo cuando todavía no ha cumplido ni un año al frente y asume la cartera de Exteriores en el futuro Gobierno.

Reforzado sale, sin embargo, su correligionario Olaf Scholz, alcalde de Hamburgo, que además de ponerse al frente de la cartera de Finanzas, se convierte en vicecanciller.

Schulz había llegado muy debilitado a las negociaciones y deja la cúspide de la formación tras haber perdido autoridad y credibilidad entre las bases, a las que en campaña electoral prometió que jamás formaría parte de un Ejecutivo liderado por Merkel.

Tras más de cuatro meses sin Gobierno y más de tres semanas de negociaciones, la Unión Cristianodemócrata comandada por la mandataria, su partido hermano bávaro, la CSU y el SPD lograron hoy poner fin a la incertidumbre.

El pacto alcanzado, en el que se incluyen las líneas maestras que regirán al futuro Ejecutivo, todavía necesita ser aprobado en un congreso por cerca de 460.000 militantes del SPD.

“En este acuerdo gran coalición se reconoce la firma socialdemócrata”, se congratuló Schulz, quien entiende que el documento también supondrá la recuperación de un papel activo y el liderazgo de Alemania en la Unión Europea. “Queremos colaborar estrechamente con París en áreas como la polí tica climática, el comercio o la migración”, añadió.

Las tres formaciones se habían dado de plazo hasta el domingo 4 de febrero para pactar la reedición de una alianza para garantizar un Gobierno estable para los próximos cuatro años.

No obstante, las diferencias entre las partes en torno a los seguros de salud, a los contratos temporales encadenados y a cuestiones de política internacional les llevaron a prolongar las negociaciones tres días más de lo previsto.

La canciller Angela Merkel gobierna ininterrumpidamente en Alemania desde 2005. Su partido conservador ganó las elecciones generales del pasado 24 de septiembre, aunque sin la mayoría necesaria para gobernar.

En la potencia europea se trabajaba desde entonces para intentar cerrar un nuevo gabinete. En la noche electoral y tras sufrir su peor resultado histórico desde 1949, el SPD anunció a bombo y platillo que pasaría a las filas de la oposición.

Descartados los socialdemócratas, Merkel intentó forjar sin éxito una inédita alianza con el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes. Tras este primer intento fallido, el SPD áaccedió finalmente al llamamiento del presidente federal alemán, Frank-Walter Steinmeier, para evitar la repetición de elecciones.

Schulz quiere ser ministro de Relaciones Exteriores en el nuevo Gobierno de Merkel

Martin Schultz. Getty Images

El presidente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Martin Schultz, confirmó hoy su intención de ocupar el cargo de ministro de Relaciones Exteriores si los militantes de su formación votan en marzo por a favor de una gran coalición con los conservadores de la canciller Angela Merkel.

De ser nombrado, Schulz, de 62 años, asumiría en el nuevo Gobierno alemán el cargo de ministro de Exteriores en sustitución de su antecesor como presidente del SPD, Sigmar Gabriel.

Schultz, ex presidente del Parlamento Europeo, quiere traspasar la presidencia del SPD a la actual jefa del grupo parlamentario del partido, Andrea Nahles, informaron fuentes de la agrupación en Berlín.

(Con información de EFE y DPA)

 

De ser elegida, Nahles, de 47 años, que pertenece al ala izquierda del SPD, sería la primera mujer al frente de este partido en los casi 155 años de historia de la formación socialista.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Creo que es un paso positivo que le va a aumentar el prestigio al SPD entre la poblacion alemana. Creo que con este acuerdo todo el mundo gana y se fortalece el gobierno aleman, Ademas A. Merkel tuvo que aceptar varias propuestas del SPD que son bastante buenas para el pueblo, y tener a la socialdemocracia alemana en los principales ministerior de enfoque social, sin mencionar Finanzas, es un paso bastante fuerte en favor de politicas mas dirigidas a los menos favorecidos. Creo que es bueno para Alemania

    • George dijo:

      Buen comentario. Ud. como siempre tan bien informado, tal parece que reside aqui al igual que yo. Saludos desde Berlin! Auf Wiedersehen, mein freund!

      • Jose R Oro dijo:

        Un fuerte abrazo, estimado George!

  • Andrés dijo:

    Ha sido un maratón de 20 horas de negociación, lo cual muestra cuan desesperado está el establishment alemán por mostrar que existe alguna funcionalidad en su estado. En mi opinión, las concesiones hechas al SPD no muestran a una Merkel pragmática, sino a una desesperada por mostrar algún tipo de capacidad de maniobra a sus socios europeos. Martin Schulz, totalmente desprestigiado ante sus electores, está tratando de demostrar que aún no es irrelevante… y ha escogido la peor manera de mostrarlo. Creo que el resultado de la negociación sirve para salvar las posiciones de poder de esta cúpula política, pero no va a ayudar mucho al pueblo alemán.

    De cualquier modo, el proyecto neoliberal apoyado la CDU de Merkel, junto al SPD, durante tres mandatos (de concretarse este) está haciendo aguas. De lo contrario no se hubieran necesitado cuatro meses y medio, sin precedentes en la Alemania de posguerra, para armar un nuevo gobierno. No deberían seguir apostando por lo mismo o sólo terminarán fortaleciendo a la extrema derecha, que ya es la tercera fuerza política.

    Sin embargo, los cambios parecen ser más cosméticos que sustanciales, y no hay indicio de que exista una verdadera voluntad para cambiar de curso. El hecho de haber obtenido más carteras ministeriales no puede ocultar el hecho de que hay apenas cambios serios en la concepción y principales puntos que llevaron al fracaso de las dos coaliciones anteriores. Esto, lejos de ser percibido como un éxito, podría ofender a muchos votantes de base, ya cansados de tanta veleidad. Un verdadero compromiso con una política social renovada y abarcadora, sello de victoria del SPD durante su historia, brilla por su ausencia. Es lo que asoma de una lectura del texto preliminar del contrato de coalición, y de las apreciaciones de muchos analistas y medios de prensa, incluso contrarios a la filosofía socialdemócrata..

    Esa es la razón por la cual el SPD (y también la CDU) obtuvieron los peores resultados electorales de su historia. Es por eso que, durante su conferencia en Bonn el mes pasado, casi la mitad de los delegados del SPD votaron en contra de la negociación con la CDU. Es por eso que Los Jóvenes Socialistas, ala juvenil del SPD, iniciaron una campaña en contra de la coalición. Hasta ahora se han sumado al SPD aproximadamente 24 mil nuevos miembros, sólo con el objetivo de votar en contra de la gran coalición.(GroKo, abreviatura en alemán). Es la razón por la cual Martin Schulz sabe que, independiente de su jugosa posta como ministro del exterior, no puede seguir a la cabeza del partido. Pero poner a Andrea Nahles es la peor idea pues esta es de cierto modo una continuadora del mismo proyecto. Y en este punto el género del ocupante del puesto es totalmente irrelevante.

    De concretarse la el “sí” a la coalición, el SPD habrá firmado su carta de defunción pues quedará irreconocible como representante de las grandes mayorías. Y el pueblo alemán se quedará con las ganas de su “Jeremy Corbyn (lider del partido laborista británico)” teutón.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también