Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Argentina: Campeón de taekwondo quiere vender riñón para pagar los 15 de su hija (+ Fotos)

| 56 |
Javier Almandoz, el taekwondista argentino que quiere vender su riñón, posa en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Leandro Lutzky.

Javier Almandoz, el taekwondista argentino que quiere vender su riñón, posa en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Leandro Lutzky.

Por: Leandro Lutzky.

“Vendo riñón para hacerle la fiesta de 15 años a mi hija”, puede leerse entre los comentarios de una nota periodística, donde decenas de personas ofrecen sus órganos desde distintas partes de América Latina. ¿Se trata de un simple lunático? Al investigar el perfil de Facebook de este aparente padre desesperado, puede apreciarse que se trata de un desconocido peleador de taekwondo argentino, galardonado en otros países de la región. ¿Es una farsa? O, por el contrario, ¿será simplemente un deportista con intenciones de atraer a la prensa?

Aquellas dudas se disipan cuando Maximiliano Javier Almandoz aparece en el punto de encuentro para la entrevista: el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, a pocos metros de su empleo. Tiene 40 años, es mozo en La Rural —un predio de la Sociedad Rural Argentina (SRA) destinado a diversos eventos— y tiene un pequeño almacén barrial en uno de los ambientes de su casa en González Catán, una ciudad humilde del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. Mientras se cumplen cien años de la Revolución rusa, cuando miles de trabajadores tomaron el poder por asalto y dictaron sus propias reglas, un siglo más tarde de aquel histórico acontecimiento el contexto es bien distinto para este obrero sudamericano.

Javier Almandoz en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Foto: Leandro Lutzk.

Javier Almandoz en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Foto: Leandro Lutzk.

“Trabajo 17 horas por día, de lunes a lunes, no tengo alternativa”, comenta el curioso personaje, como si fuera su carta de presentación. Entre las dos actividades acumula “14.000 pesos mensuales (800 dólares)”, es el único ingreso de la familia y alcanza con lo justo para mantener a su pareja y sus dos hijos. Esa es la pelea más difícil.

Este año Almandoz ganó dos medallas de oro representando a la Argentina en el exterior y obtuvo la de plata en el torneo nacional, pero admite que “no se puede vivir del taekwondo”. Todos los premios parecen poca cosa si no puede satisfacer los deseos de Araceli, su hija de 14 años. Aun así, sus logros casi anónimos son una verdadera hazaña para el deporte argentino, aunque poco retribuida. Entre la familia y los trabajos, Javier encuentra pocos ratos para entrenar, pero los aprovecha al máximo. Cuando hay competiciones, sus jefes le dan permiso para ausentarse unos días y poder disputar los torneos, que suelen durar tan solo un fin de semana. Al fin y al cabo, tener un empleado con medallas de oro colgando de su cuello no está nada mal.

Foto: Javier Tkd Almandoz.

Foto: Javier Tkd Almandoz.

Un tipo de oro.

Tras competir dos años en Buenos Aires, por su buen rendimiento le ofrecieron representar al país en Chile, en el Open 2017 de Viña del Mar. Para viajar no hubo avión, fueron 25 largas horas en micro que concluyeron en una serie de enfrentamientos consecutivos, casi maratónicos: tres peleas el sábado y dos el domingo. Dentro de su categoría —hasta 80 kilogramos— había 17 competidores brasileros y chilenos. Almandoz fue el único argentino.

“Representar al país fue una emoción muy grande, porque llevé mi bandera”, se enorgullece, y recuerda: “La final fue contra un chileno y los árbitros también lo eran. En el público golpeaban bombos, parecía una cancha de fútbol. En realidad, era todo Chile contra mí solo, fue como arrancar 3-0 abajo. Yo era un pichoncito, con mi familia. No sabés lo que fue”. Cada etapa tiene tres rounds de dos minutos y medio: “No terminan más, te están pateando todo el tiempo sin parar”, describe.

Por competir de visitante y en un contexto hostil, Javier “debía ganar de forma contundente”, y así lo hizo: “En el último momento metí una patada con giro, que le voló el cabezal al adversario y casi queda nockout, pero justo terminó el round y gané por diferencia de puntos. Llorando, me tiré al piso de la emoción. Gané la final. La medalla de oro de Chile”, repasa el mesero, uno de los mejores taekwondistas del país. Después de este triunfo, la Confederación Argentina de Taekwondo (TAC) incluso le solicitó que represente a la nación en el primer torneo internacional de Puntal del Este, Uruguay, y allí también cumplió: se trajo otro primer puesto, esta vez de la Copa Intendencia de Maldonado.

“En la final se me quiebra el dedo chiquito de la mano izquierda por una patada sucia, pero seguí con el corazón”, glorifica. En el brazo derecho tiene un tatuaje de su padre, dice que golpea con él y que le dedica cada pelea. Le angustia que no esté vivo para poder ver estos resultados deportivos; en verdad son pocos los trayectos de la charla en los que Javier no llora. Parece un peleador atrapado, con medallas pero al borde de caer sobre el cuadrilátero. Necesita reconocimiento, tiene ganas de vencer a la vida misma. Al instante, se le dibuja una sonrisa cuando habla del título conseguido en el país vecino, donde ganó por ‘punto de oro’: “Cuando está muy parejo, el que pega primero es el campeón”, explica.

En aquella circunstancia “tenía el brazo caído” y el ‘coach’ quería lanzar la toalla para abandonar: “Yo le dije que no, eso no se hace nunca”, relata con hidalguía. Sin embargo, tenían que evitar que los médicos del certamen vean la situación porque no lo dejarían volver al juego. Entonces se repuso, y sin que el resto se entere de aquel brazo inutilizable, logró lo impensado: “Al minuto, los dos tiramos una patada al pecho, pero la mía lo toco y la suya no. El tablero marcó el punto y el uruguayo se quería morir, encima era gigante al lado mío. Tiró la pechera y el cabezal, pero yo me tiré al piso del dolor”. Para ganar, hay que aguantarse los golpes.

El sábado 4 de noviembre Javier dejó los manteles y vasos para disputar el Torneo Nacional de Taekwondo en el microestado del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). Llegaba con la frente en alto, pero con una importante lesión en una de sus rodillas: “Para competir tuve que hacer rehabilitación, con hielo y analgésicos. La final fue con otro muchacho de Buenos Aires, era el oro que me faltaba en el año”, comenta con remordimiento. Sin embargo, esa vez no pudo ser: “En el segundo round, me empuja con la pierna y cuando piso se me movió toda la rodilla. Se dio vuelta, con la tapita salida. Yo soy cabeza dura, no le permití al coach abandonar, prefería perder”, admite.

La derrota fue inevitable, cuando terminó el combate Almandoz se desplomó en el suelo y tuvo que ser retirado en una ambulancia. Ahora, a pocos días de aquel torneo, continúa con su rehabilitación, aunque sigue trabajando. “Fui el segundo mejor del país en mi categoría, igual estoy contentísimo”, comenta. Aunque ganar tres medallas en un año sea motivo de felicidad, sus anteojos negros no ocultan las lágrimas. En efecto, hay algo profundo que duele más que las patadas o los golpes de puño en este cuerpo plagado de moretones: la economía familiar y la fiesta de 15 años de la pequeña Araceli, que parece alejarse cada día más.

“Como papá, quiero lo mejor”.

“Me dijeron que seguramente me convoquen para entrenar con la Selección Nacional, es un paso muy importante”, cuenta, sumando más motivos para creer que vender su riñón es una locura. “No fumo, no tomo, salgo a correr y me alimento bien”, repasa, en lo que parece ser su próximo aviso clasificado. Vale mencionar que en Argentina la compra y venta de órganos están prohibidas por el artículo 27 de la ley 24.193, aunque el entrevistado parece desconocerlo.

¿Qué lleva a una persona a tomar una determinación tan drástica, como ofrecer una parte del cuerpo? Como casi todo, la respuesta es económica: “Las ventas del almacén bajaron muchísimo, la gente consume menos”, vaticina, aunque aclara que no sabe “nada de política”. ¿Acaso su llanto sobre el banco de aquella plaza porteña no es un símbolo político? Javier cuenta que la malaria comenzó en el 2014 — durante el último tramo del Gobierno de Cristina Kirchner— y se acrecentó en la actualidad, bajo el mandato de Mauricio Macri, que asumió en 2015.

“Tengo cuatro heladeras y estoy pagando 8.000 pesos (457 dólares) de luz, por eso tuve que buscar un segundo trabajo. Esto alcanza para comprar comida y pagar algunas cuentas, nada más”, se lamenta, y sentencia: “Se me cayó todo”. El entrevistado argumenta que en aquel país latinoamericano no hay buenos empleos para ciudadanos que no continuaron sus estudios después del colegio secundario y “solo tienen tiempo para trabajar y trabajar”.

La debilidad de Javier es su hija, por eso su decisión parece estar tomada: “Si ella es feliz, yo soy feliz. Tiene 14 años y el sueño de toda chica es la fiesta de los 15. Pensé en vender el coche, trabajé lo más que pude, jugué a la lotería, pero ves que igual no llegás para una buena fiesta. Hablamos de mucha plata, 300.000 pesos  (unos 17.000 dólares). Sus compañeritas hacen sus festejos, sería muy frustrante para mí no hacerlo”. La sociedad de consumo y los estereotipos deprimen incluso a este simpático peleador de taekwondo, que en la previa parecía bastante rudo con sus tatuajes y barba en forma de candado. “Cuando pase el tiempo y ella diga que no tuvo sus 15 como todas, me mataría. Quizás sea una pavada, pero como papá quiero lo mejor”, admite.

“Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, es un negocio redondo”.

“Dicen que se puede vivir con un solo riñón”, celebra, pero es consciente de que tendría que abandonar el ring: “Si se me complica con el taekwondo, tengo pensado enseñar y no competir más. Me apasiona, pero bueno”. Cuando la plata no alcanza, el hartazgo es moneda corriente, entonces Almandoz calcula: “Vendo mi riñón, tengo plata, le hago la fiesta a mi hija, ella es feliz y no se va a olvidar nunca de ese día”.

Además, comenta: “Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, es un negocio redondo”. Para finalizar el encuentro, justifica: “Desde los 11 años que me dice, ‘papá, mi sueño es tener los 15, sino vamos a Disney’. ¿De dónde saco plata para ir a Disney? Le tocó un papá que es laburador y lo único que puedo hacer es esto, porque yo no voy a ir a robar, prefiero vender un órgano”.

Hasta la fecha en que se publicó este artículo, el deportista todavía no recibió ofertas concretas por su órgano. Además de la ilegalidad en la operación, resta por ver si Javier consigue al centenar de médicos dispuestos a realizar la operación en forma clandestina y todos los intermediarios. Según el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), nunca se registró una denuncia sobre esta clase de transacciones. A pesar de los impedimentos legales para llevarlo a cabo, el organismo sostiene que en Argentina sería imposible comprar o vender órganos por la cantidad de dinero, insumos y recursos humanos necesarios para llevarlo a cabo. ¿Cambiará de opinión Javier Almandoz? ¿Se prepara para su próxima pelea?

(Tomado de RT en Español)

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rios dijo:

    yo vendo no uno, sino los dos por reponer los de mi hija o los de un ser querido, pero no por una fiesta, eso lo primero que tienen que entenderlo son los hijos, sobran los comentarios

  • Avileño.cu dijo:

    Pues a mi no me alcansa ni para mi cumple, voy a tener que hacer lo mismo jejejejeje.

  • Ernesto AV dijo:

    El título engaña: Javier todavía no ha vendido su riñón.

    Por otro lado: «así anda la sociedad» y no solo la Argentina. Dar hasta la salud por una fiesta simbólica que no representa nada en valores para los hijos.

  • Arturo dijo:

    Hum….

  • clay dijo:

    venga a cuba con su hija y será bien atendido por lo médicos cubanos

  • Preocupao dijo:

    Qué barbaridad! Este hombre no está pensando con la cabeza, es más, creo que no piensa en lo absoluto. Si fuese para salvar la vida de mi hija, doy tres, no un riñón. ¿Pero por una puñetera fiesta de 15? Al carajo! ¿Qué clase de hija puede dormir en paz sabiendo que su padre sacrificó un órgano para que ella pueda botar el dinero un día de fiesta? ¿Qué valores le supo enseñar esa familia a esa chiquilla si ese fuera el caso? El cuerpo humano tiene dos riñones porque los necesita, en caso contrario naciéramos con uno. Esta persona será muy campeona de taekwondo, pero en este caso va a cometer un error cósmico.

    • Marco dijo:

      Banalidades y estupideces de una sociedad donde la importancia de una falsa imagen lleva a los individuos a algo tan irrazonable. Un órgano vital a cambio de la satisfacción de una trivialidad!

  • ju1io dijo:

    aqui los 15 cuestan lo mismo, un riñon, la unica diferencia es que no se puede vender!!!

    • Victor dijo:

      Muy bueno tu comentario.

    • thelastsoulja dijo:

      Aqui los 15 cuentan los que usted quiera pagar. Que son los 15??? una pasarela o un cumpleaños???. Prefieron reunir y proporcionarle un bienestar a mi hija que tirar la casa por la ventana en fotos con vestidos que nunca se pondrá y en fiestas para emborrachar y engordar a otros que siempre van a hablar mal de como quedo!!!

      • Amaya dijo:

        Excelente y contundente respuesta, saludos

    • Adonis dijo:

      Hay gente que gasta lo que no tiene, para comprar lo que no necesita, y agradar a quien no lo merece.
      Es un viejo refrán que se ajusta perfectamente a este caso.

  • uncubano dijo:

    La verdad que no veo cual es el mensaje que se quiere dar con esta noticia. El señor no va a vender el riñón para comer, ni él ni su familia, lo va a vender para pagarle una fiesta de 15 a su hija de 17,000 dólares, por favor !! esto es un chiste !!. En primer lugar eso es su problema, si la hija tiene 15 ya está en edad de entender que cuando no se puede no se puede, a lo mejor se le puede hacer una fiestecita de 1,000 pero no de 17,000 y si tampoco hay para 1,000 pues que se coman una torta en familia y ya, pero !!! vender un riñón para pagar una fiesta de 17,000 !!!, más seriedad, si él lo quiere hacer es su problema pero al resto no nos interesa, si él quiere malcriar a su hija, es su problema.

    • Laura dijo:

      Así está Argentina….llena de boludos! Y lo dice una argentina….
      Aplaudo el comentario de “uncubano”. Asimismo es, no es para alimentar a sus hijos, es para hacer una fiesta para aparentar….en un país donde la situación económica es la peor en mucho tiempo.

    • Victor dijo:

      De acuerdo contigo.

    • Aroldo dijo:

      Más claro ni el viento.

    • de dijo:

      Estoy de acuerdo. La niña tiene edad suficiente para entender que no hay plata para hacerse unos 15. Esos gilipolleces del padre, que piense si se complica en el operatorio y fallece la hija se queda sin 15 y sin padres.

  • Laura dijo:

    Como Argentina siento vergüenza. No sólo de lo que los gobernantes de turno han hecho con mi país, sino también con lo que el Pueblo ha dejado que le hagan….porque no nos olvidemos que lo votaron y lo siguen votando. Pero además…vender un riñón para hacer una fiesta de 15? Qué ridículo. Los argentinos no aprendemos más de prioridades, seguimos con el sushi y el champagne aunque después no comamos en un mes….

  • Osmel dijo:

    No se, pero me parece una exageración si es para unos quinces, si fuese para pagar alguna operación u otra cosa de urgencia tiene sentido de lo contrario es pura especulación.

  • solopio dijo:

    Estupido el y noticia estupida que no se que quiere mostrar. Sldos

  • nora dijo:

    Para Javier
    Querido Amigo Argentino
    Estoy leyendo muy conmovida tu bonita historia de deportista, tu tanacidad, tu fuerza de voluntad ante cualquier quebradura producida poor el deporte que practicas.
    Pero mire se;or, le voy a decir como te diria cualquier cubano de estos que escribe su nota aqui, amigo ense;e a su ni;a a obtener hasta donde se pueda, pero no ponga en peligro su vida, por celebrar una fiesta de 15, que al mes ya se olvido, usted sabe lo que haria un cubano, claro eso es mucho dinero, 17 000 dolares, le alcanza muy bien para sacar un paquete de viaje como hacen muchos argentinos y hagale un viaje a Cuba, y le aseguro que no va a necesitar 17000 dolares para eso, llevela a los cayos cubanos, Santa Maria y Cayo Coco, le aseguro que le va a sacar las fotos mas bellas que jamas usted a podido apreciar y ella mucho menos por su corta edad, disfrute solo una semanita en cuba, y le aseguro que si usted lo que quiere es que su hija no olvide sus 15 a;os, pues de seguro jamas los olvidara, pero no quiera quitar de su cuerpo algo que por naturaleza esta ahi, que le aseguro no vale la pena, eso sin dejar de decirle que hay que ense;arle a los hijos hasta donde podemos llegar, quizas su hija cuando sea mas grandecita le va agradecer mas que usted viva, y no ver un peque;o recuerdo de lo que fueron unos 15 un dia.
    Atentamente una madre cubana, ahh, quien lo comprende muy bien, solo que en cuba tenemos los pies sobre la tierra.

  • Mariana Ramirez dijo:

    La joven debería contentarse con ver a su familia y sus amigad reunidas festejandole el cumpleaños bajo una tira de bombillas de colores.
    La gente va mucho mas alla de sus posibilidades económicas por una noche de princesas donde , terminada la fiesta todos te critican.
    Es un dispatate total vender un riñon por un cuento de hadas que 10 dias despues ni la joven recordara, porque por lo general sale todo pésimo.
    En la Argentina endeudada de Macri la estupidez humana no tiene límites.
    Mientras endeuda al pais y se meten en el bolsillo los bonos de la deuda que atesoran en los paraisos fiscales.
    Esa fiesta: quien la pagará?

    • Sergio dijo:

      Pero la ESTUPIDEZ HUMANA, que tiene a INFINITO según ALBERT, no tiene IDEOLOGIA, ni PARTIDOS POLITICOS,,, ,, sencillamente es eso una ESTUPIDEZ,

      Saludos,

  • Fefi dijo:

    Estoy de acuerdo con usted,pues yo tengo 48 años y no tuve ni fiesta, ni fotos,y esa era y es mi vida,la musica,el baile,y mi mama no pudo hacerme nada porque no tenia el dinero,y para colmo ese día fallece un vecino y ni el radio pude poner,y yo nunca le reclame nada,y a mis tres hijos varones los he enseñado igual,cuando de puede,se puede,saludos

    • Hernan dijo:

      Si pudiera vendiera uno mio también para pagar también los 15 de mi hija que cumple en enero y estoy en cuba…

      • RBA dijo:

        Hernan, el “cambalache” de órganos humanos en Cuba es delito, su venta es prohibida y yo apoyo esa ley de mi Cuba, si usted desea hacerle una fiesta de 15 años a su hija que apenas dura unas 4 ó 5 horas y como vive en Cuba y no puede vender un riñon, pues mire venda el refrigerador, el equipo de musica, la lavadora, el fogón de balon, el TV, las camas, o quizás la casa completa, le hace los 15 a su hija en Enero y en Febrero, si Planificación Física se lo permite se mete debajo del puente de Linea, con su hija. el album de fotos en cartulina, con las imagenes de los 15 vestidos (ninguno de ella) en una cámara digital, donde ya ninguna quinceañera se parece a la real por el uso de photo show, y no le pase como a mi que tuve que preguntarle al papá de la niña si esa de la foto era su hija, aún está la familia completa (menos ella misma) disgustada conmigo. ¿vale?.

  • vlado dijo:

    Estoy de acuerdo con “uncubano” , pienso que deberías donar el riñón para salvar una vida que lo necesite, pero deberías coger el dinero no para pagar ningún festejo, deberías aprovechar mejor el dinero en educar mejor tu hija, mi hijo tiene 8 años y ya sabe que nada en la vida vale más que la salud de la propia familia, creo que deberías esperar el día de los 15 de tu pequeña y pasártelo explicándole que la vida no se malgasta en unas fiestas que sirvan de recuerdos que duren toda la vida, los hijos para que sean buenos hijos y tengan buenos recuerdos solo necesitan amor y dedicación no fiestas caras y banalidades, si logras explicarle todo esto ese día seguro que lo recordará para toda la vida y también será mejor persona.
    Por otro lado amigo creo que debes dejar tu riñón donde está no sea que tu propia hija lo necesite en un futuro.

  • Revenge dijo:

    Asi no esta Argentina; asi estan los locos, que todos los dias sale uno a la calle. El problema de este hombre es que quiere malcriar a su chiquilla y esta dispuesto a vender un riñon para hacerlo. Para mi lo correcto es que ese señor le diga a su pareja que se ponga a trabajar, y asi ayuda a la economia familiar. O que deje de practicar taekwondo, porque tengo entendido que en el capitalismo el deporte no es gratis. Pero si el es feliz perdiendo un riñon para hacerle los quince a la hija…. señor, eso no es culpa de Macri ni del neoliberalismo.
    Por otra parte, que hay que vender en Cuba para tener 17 000 dolares????

    • RBA dijo:

      Revenge: OJO, ya se lo dije a Hernan, sicio vende tu casa recuerda que son 17 mil soles, no USD, ¿vale?, la vendes en 17 mil MN, le haces los quince a tu hija y haces lo mismo que le dije a Hernan un poco mas arriba, ahora si en Cuba te tienen que cambiar de corazón TE CUESTA 000.000.000.000, nada acá no te cuesta nada, te ponen un corazón de un donante valuntario y que consta en su carnet de identidad y digo corazó, como riñón, higado etc, en Cuba no te cuesta nada, preuntale a un argentino ¿cuanto cuesta en Buenos Aires un trasplante de corazón?, ! ! , ya viste que el campeon argentino no tuvo ni un avión para regresar de Chile donde ganó su titulo, ! No te ciegues compay !.

  • fito dijo:

    al final, el campeon vende el riñon, no puede practicar mas deporte, debra esforzarse mas para poder rendir mas en el trabajo, y la hijita de papa estupida tuvo sus 15, fotitos, un noviecito cabron que la viola sin que el padre se entere y jamas, jamas a ella de seguro se le olvidara ese dia maldito…

  • amada dijo:

    No le veo sentido ninguno que CUBADEBATE, replique esta noticia , cual es la enseñanza? , que vale mas un momento de fiesta que la propia vida , por favor deberíamos pensar mas antes de publicar noticias como esta, como dijo Laura, LO VOTARON Y LO SIGUEN VOTANDO ,hace poco SELENA GOMEZ , sufrió un trasplante de riñón debido al deterioro causado por el lupus en su organismo , riñón que le cedió una amiga por su condición , y nadie se hizo eco de esto , x que?… porque Selena es de la farándula internacional ……

  • El_Isabelino dijo:

    Que absurdo esto no encuentro la lógica y ojo con esta noticia no valla ser que nuestro país aparezca algún loco queriendo vender sus órganos!!!
    Noticia o tontería?

  • Nena dijo:

    Creo que debió haber recibido una patada en la cabeza que le afecto la capacidad de razonamiento, además no entiendo el egoísmo de la adolescente, con esa edad ya tiene la suficiente capacidad de entender que cuando no se puede, no se puede y sino papa y mama que la eduquen mejor.

    • JL dijo:

      Efectivamente, no veo la necesidad de que cometa ese error, y no veo que funcione correctamente esa familia, si el para satisfacer un deseo lujoso, tiene que pensar esa variante, lo que deben hacer es explicarle a esa joven y hacer una fiesta de acuerdo las posibilidades reales, que muchas veces son tan alegres y divertidas, o más que esas grandes fiestas que se han puesto de moda en la juventud y que son segundadas por sus padres, es una gran competencia..

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también