Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Jefe de gabinete de Trump califica a general esclavista como un hombre “honorable”

| 6 |

john_kelly

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, provocó una ola de críticas tras calificar al general esclavista Robert E. Lee de “hombre honorable” y estimar que la guerra civil estadounidense fue provocada por una “incapacidad de llegar a compromisos”.

“Yo diría que Robert E. Lee fue un hombre honorable. Fue un hombre que renunció a su país para luchar por su estado, algo que hace 150 años era más importante que el país”, aseguró Kelly la noche del lunes en la cadena Fox News, al hablar sobre el comandante del ejército sureño que defendía la esclavitud.

“La incapacidad de llegar a compromisos llevó a la guerra civil y hombres y mujeres de buena fe en ambos bandos tomaron posición del lado en que su conciencia les dijo que debían hacerlo”, añadió el general retirado, que en julio se convirtió en jefe de gabinete de la Casa Blanca.

Kelly, considerado el colaborador más cercano al presidente Donald Trump, fue consultado por la polémica que ha surgido en los últimos meses en Estados Unidos en torno a monumentos y estatuas confederadas, consideradas por muchos ciudadanos como celebración de un pasado racista.

Trump defendió esos monumentos en agosto al decir: “Es triste ver la historia y la cultura de nuestro gran país haciéndose trizas con la remoción de nuestras hermosas estatuas”.

Las palabras de Kelly generaron numerosas reacciones, sobre todo de reproche al general retirado de los marines por considerar que era posible llegar a un acuerdo en un tema como la esclavitud.

“Es irresponsable y peligroso, especialmente cuando supremacistas blancos se sienten envalentonados, para hacer que la lucha para mantener la esclavitud parezca de valientes”, señaló en Twitter Bernice King, hija de Martin Luther King.

Austero y autoritario, Kelly tomó las riendas de la Casa Blanca en julio pasado para poner orden en un equipo gubernamental marcado por una gestión caótica.

(Con información de AFP)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto Estevez Rams dijo:

    Estas ideas de reescritura de la historia no solo pasan del lado de alla.

    Una vez Aznar, cuyo abuelo fue director del Diario de la Marina conocido por ser organo de los voluntarios y reclacitrantes, dijo que las guerras de independencia en Cuba, habian sido guerras civiles entre hermanos que no se pusieron de acuerdo en temas de impuestos. De quien eran hermanos los esclavos ? O es que para Aznar no cuentan ? Probablemente en su cabecita de caballerito eran un objeto productivo mas como el machete, el trapiche, la carreta o los bueyes.

    Rafael Rojas forma parte de un grupo de historiadores para los cuales, simplificacion aceptada, la historia de Cuba es un equivoco de principio al fin que comenzo cuando los reformistas primero y luego los autonomistas no prevalecieron en sus ideas y esto termino a paso de conga o mas bien de carga al machete. He ahi, para ellos, el comienzo de todos los males que por supuesto culmino en la gran equivocacion de la Revolucion. Segun ellos, las guerras de independencia fueron el comienzo de una tradicion caudillistas que nos lastra, no de una tradicion heroica que nos enorgullece.

    Para algunos trasnochados en Miami, Batista no era asesino sino un presidente que hizo muchas cosas buenas en Cuba y que solo se vio obligado a asesinar cuando Fidel y su pandilla de revoltosos les dio por asaltar el Moncada. Batista era honorable.

    Cosas veredes Mio Cid …

  • Jose R Oro dijo:

    Sugiero que nos preguntemos: ¿Por qué el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, General de Cuerpo de Ejército (r), hace ahora esas controversiales declaraciones? Pues, a mi modesto entender para crear controversia, ni más ni menos.
    Una característica de la situación actual en los EE.UU. es que se amalgama un consenso nacional en contra del gobierno de DT en todos los frentes:
    1. Política internacional. La RPDC, Irán, Venezuela, el Bloqueo contra Cuba, muchas otras cosas ahora completadas con el escándalo Manafort/ Rusos, que puede crecer hasta un nivel que impida cualquier pretensión de DT de reelegirse en el 2020 o incluso de poner en peligro el que termine su actual mandato.
    2. Política nacional. La reforma de salud anti-Obamacare inventada por DT, es como se dice en el oriente cubano “un buey volando”. La reforma fiscal e impositiva, algo muy complicado y que satisface a muy pocos. La respuesta a los huracanes, sobre todo a “María” en Puerto Rico, muy criticada
    Y así muchas otras cosas en las que DT está en crisis, que no se pueden resolver con Tweets irónicos y sarcásticos, y que han formado una creciente mayoría contra él. La memoria del general sureño Robert E. Lee es menoscabada por muchos e idolatrada por otros muchos, que no son ni remotamente “supremacistas blancos”. John Kelly quiere crear una división usando un tema en el cual hay mucha contradicción y así dividir esa masiva oposición que se enfrenta al gobierno de DT. Solo dividir es su propósito.
    Cuando removieron una estatua de ese mismo general de la Universidad de Texas, el Cubadebatiente Andrés hizo varios bien fundamentados y sólidos comentarios, que sugiero sean leídos.
    http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/08/21/universidad-de-texas-retira-monumentos-confederados/#.WfjZiY-PLcs
    Por mi parte, siempre sugiero no interpretar el pasado con los paradigmas del presente, para los estándares morales de su época el general Robert E. Lee probablemente fue honorable. ¿Debiéramos quitar la estatua de Genghis Kan del centro de Ulan Bator? Allí van los jóvenes mongoles a celebrar sus bodas. He escuchado repetidamente que el arriba mencionado conquistador no se caracterizaba por su clemencia y bondad. Pero el vivió en los siglos XII y XIII, no en el XXI. ¿O qué haríamos con las innumerables estatuas de Alejandro Magno, algunas de ellas espectaculares obras de arte? ¿Las derribamos? Alejandro no era tampoco una perita en dulce, mató gente por montones, quemó ciudades, cometió blasfemia ante el oráculo de Delfos. Pero vivió de 356 A. C. 323 A. C.). Tampoco creo que derribando la estatua de Estrada Palma resolvimos ningún problema. No veo que la iconoclasia sea el camino para aprender de la historia.
    La intención del ultraderechista John Kelly con tan inoportuna e impolitica afirmación es dividir al pueblo estadounidense, usando un tema de áspera polémica para desviar la atención sobre el enloquecedor desempeño del gobierno de DT y la tremenda oposición que se incrementa imparablemente en los EE.UU. contra el que quizás sea el peor presidente de todos los tiempos en esa gran nacion.

    • Andrés dijo:

      Pienso igual que usted respecto a lo de idea de dividir amigo José. Efectivamente, de acuerdo a los estándares de su época y de su ideología, Robert E. Lee fue un hombre lo suficientemente honorable como para ser respetado por sus adversarios. Esto es probablemente mucho menos controversial en los predios de la historia militar, dónde una mezcla tan ideológica y temporalmente diversa de nombres como Ciro el Grande, Leonidas, Sun Tzu, Saladin, Francisco Pizarro, Timur, Napoleón, Nguyen Giap, Stonewall Jackson (mano derecha de Lee), Erdwin Rommel, Antonio Maceo, Georgy Zhukov, etc, son venerados con frecuencia. Y pienso que así debe ser, pues el genio militar mostrado por ellos así lo amerita.

      Otro asunto es el carácter histórico y político de estas figuras y su trascendencia moral. Pienso que en estos, y otros tantos, casos el asunto es más complejo. Aunque todos los arriba mencionados, fueron además importantes figuras políticas, es el consenso en torno a su legado el que los encumbra o no. Y este consenso lleva tiempo y evidencia.

      Es cierto que Ghengis Khan y Alejandro el Grande cometieron grandes atrocidades, pero, a diferencia de Lee, el carácter político de su historicidad ya no se encuentra bajo escrutinio (por lo menos hasta el día de hoy). Lo que Ghengis y Alejandro hicieron en su tiempo ya no tiene impacto político directo. Son los siglos los que han demostrado que, a pesar de sus imperfecciones, han dejado mucho a la humanidad para reflexionar, incluso cuando sus obras son cosa del pasado. En cambio, el impacto político de las ideas que Lee defendió está vivo y coleando en el debate actual norteamericano.

      Todavía hay tipos inspirándose en estas ideas, de forma directa, y blandiendo a estos hombres como líderes morales y como modelos a seguir, y por supuesto va a haber resistencia. Es un debate que aún no ha concluido, es natural que haya avances y retrocesos. Mientras esto suceda, seguirán los vaivenes del “quita y pon” con sus monumentos. Independientemente de lo que pensemos de él, este proceso es normal. No es la primera vez que sucede. Al final algunos sobreviven el paso del tiempo y otros no. La posteridad y la ciencia histórica dirán. Creo que, en algún momento, tanto los que están a favor como los que están en contra de la ideología defendida por Lee se apresuraron creyendo que este era cosa del pasado y que su impacto sería lo suficientemente inofensivo, como figura histórica, como para permitirse ser recordado de forma pública y no controversial, a pesar de las diferencias. Pero, como la práctica demuestra, subestimar el poder de los símbolos es un peligro, pues estos van más allá de la simple iconoclasia. El general Kelly lo sabe, y lo emplea.

      Por otro lado, si observamos cuidadosamente, veremos que los nombres que trascienden poseen casi siempre una cualidad importante, independientemente de sus fallas: unen en lugar de dividir. En este caso están Ghengis, Alejandro, Ciro, etc. Pero por otro lado está, por citar un ejemplo, el legado de Timur, el emperador musulmán del siglo XIV, el cual es mirado muy sospechosamente por muchos. Se le respeta mucho en Asia Central (la única estatua de él se erigió recientemente en su natal Uzbekistán, sustituyendo a una de Marx), pero se le odia en gran parte del mundo musulmán por sus masacres a otros musulmanes. Todo esto a pesar de ser un patrón de las artes, las ciencias y la arquitectura. Timur aún no ha pasado la prueba… y los historiadores seguirán encontrando pruebas a favor o en contra.

      El legado de los que dividen siempre se somete a escrutinio, y rara vez sobrevive limpio. Probablemente sea el caso de Lee también…y el de Trump, salvando las distancias naturalmente..

      Muy a lugar su comentario y celebro este intercambio de puntos de vista. Un saludo cordial y cubanísimo desde la fria y convulsa Europa. Por cierto, le agradezco la mención.

    • Aroldo dijo:

      Estimado Jose Oro, su comentario me recuerda una ocasión en la que estaba visitando el cementerio Santa Ifigenia de Stgo de Cuba, y al llegar frente al mausoleo a Estrada Palma le pregunté a la guía el por qué estaba dicho monumento, porque no puede catalogarse de otra manera, al lado del de los mártires del Moncada, que era una falta de respeto a esos héroes que dieron la vida por una Cuba mejor, ella me respondió, luego pensando detenidamente caí en la cuenta de que cuando construyeron el de los mártires del Moncada ya el de Estrada Palma estaba ahí hace años, y si hubo algún error fué construir el de nuestros héroes tan cerca del de ese personaje, nada fué algo que me vino a la mente luego de leer su comentario, saludos.

    • Preocupao dijo:

      Certero como siempre amigo Oro. El peor error que se pude cometer si se quiere comprender la historia, es mirar el pasado a través de los ojos del presente. Hay que tratar de ponerse en el pellejo de las personas que nos precedieron, para poder entender porqué hicieron un cosa de determinada manera, y no de otra. Robert E. Lee fue toda una personalidad, un destacadísimo líder militar, que simplemente fue consecuente con la formación y valores que eran propios del Sur norteamericano. Un hombre de su tiempo. Aquí también tenemos personalidades que en su momento tuvieron ideas y defendieron cosas que hoy serían reprobables, por decirlo de una manera suave. Yo también creo que es populista e infantil derribar monumentos, simplemente porque no nos guste el cómo fue el pasado.
      Bernice King se va con la de trapo, o se pasa con ficha, si de verdad cree que la Guerra de Secesión la libró el norte porque quería librar a los esclavos de las cadenas. Simplemente, la principal razón era que veían en la esclavitud un obstáculo para el desarrollo de la industria y del comercio. Un esclavo nunca será un consumidor, (y un productor necesita que existan la mayor cantidad de consumidores de sus productos posibles) y nunca trabajará con la eficiencia de un hombre libre, por muy poca eficiencia que logre este último, el esclavo simpre lo hará peor.

      • eluko dijo:

        srs:
        ustedes y el general Kelly olvidan algo en su comentario y hacen comparaciones que no sostienen un analisis serio.
        priemero el general Lee fue jefe de los ejercitos secesionistas confederados,por lo que simplemente fue un traidor a estados unidos. la guerra de secesion no fue por falta de entendimientro entre las partes sino un serio problema del propio sistema politico estadounidense que precisaba desarrollarse y encontro resistencia en los intereses de los estados esclavistas surenos.
        la glorificacion de Lee solo se entiende por la permisividad con que se trato el problema del racismo y el poder que continuaron ejerciendo los ricos en el sur de USA. Problema que la sociedad americana tuvo que enfrentar seriamente en los 60. glorificar a LEE es como glorificar en Cuba a Batista o a Prio.
        Estrada Palma fue un patriota y politico cubano que cometio el serio error de quererse mantener en el poder y con ello propicio la segunda intervencion americana. No fue corrupto, sino muy austero y con ello se gano algunos enemigos.
        No puede ser comparado con Lee un secesionista.
        Tampoco pueden ser juzgados de igual forma algunos politicos cubanos de la etapa republicana.
        sin dudas el general Lee desde la optica de los estados unidos no debe ser considerado una persona a eregirsele monumentos, solo lo hacen sus admiradores racistas y nostalgicos surenos. El idilico sur, de lo que el viento se llevo, es la imagen de la epoca de esos que hoy no solo expresan su racismo descarnadamente, sino que tambien en sus expresiones mas extremas portan svasticas y otros simbolos de odio en sus desfiles, sin dudas ningun pobre o esclavo o incluso negro liberto o mestizo de aquella epoca puede coincidir con esa imagen.
        sin dudas ningun gobierno responsable en los estados unidos pueden apoyarlos.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también