Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

“Esas máquinas pertenecen a la nación”: Fidel anunció la nacionalización hace 57 años (+ Video)

| + |
Fidel anuncia la decisión de nacionalizar las empresas norteamericanas en Cuba como respuesta a las agresiones económicas de los Estados Unidos contra la Isla. Su intervención tuvo lugar durante la clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, en el estadio del Cerro, en La Habana, 6 de agosto de1960/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas/ Periòdico Hoy.

Fidel anuncia la decisión de nacionalizar las empresas norteamericanas en Cuba durante la clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, en el Estadio del Cerro, en La Habana, el 6 de agosto de1960. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Poco después de un año del inicio de la construcción de la Revolución Cubana, en 1960, y como parte de las medidas esenciales tomadas por el Gobierno, en la tarde del 6 de agosto, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz anunció la nacionalización de 26 empresas norteamericanas en Cuba en el acto de clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes.

En aquel entonces, citando directamente la Ley, expresó:

“Por Cuanto: La ley No. 851, de 6 de julio de 1960, publicada en la Gaceta Oficial de la República, de julio 7, autorizó a los que resuelven para que, mediante resoluciones, dispongan conjuntamente, cuando lo consideren conveniente a la defensa del interés nacional, la nacionalización; por vía de expropiación forzosa de los bienes o empresas, propiedad de personas naturales o jurídicas nacional de los Estados Unidos de Norteamérica.

Se dispone la nacionalización, mediante la expropiación forzosa, y por consiguiente se adjudican a favor del Estado cubano, en pleno dominio, todos los bienes y empresas ubicados en el territorio nacional, y los derechos y acciones de emergentes de la explotación de esos bienes y empresas, que son propiedad de las personas jurídicas nacionales de los Estados Unidos de Norteamérica, u operadoras empresas en que tienen intereses predominantes nacionales de dicho país”.

Sobre el mismo tema, un año después, diría el 26 de julio en la Plaza de la Revolución José Martí, en La Habana: “Por ejemplo, con la Ley de Reforma Agraria, a los grandes latifundistas les quedó una parte de la tierra; con la ley de nacionalización de las industrias nacionales, ocurrió que no les quedó nada a algunos de esos dueños de grandes industrias. Naturalmente que la reacción de todos los grandes industriales frente a una ley como esa es irse del país, aunque les den oportunidad de trabajar; aunque el Gobierno les dé oportunidad de ganarse la vida honradamente, se van, y eso es lo que ha ocurrido”.

Ese propio año, el mes siguiente, agosto, en la concentración azucarera celebrada para entregar los premios de la emulación “Jesús Menéndez”, en el central “Francisco Castro Ceruto”, Campechuela, provincia de Oriente, expresó:

“Fue la conciencia de que hoy el obrero no está siendo explotado, la conciencia de los trabajadores de este centro de que están trabajando en beneficio propio, de que ya no están siendo explotados por nadie, de que esas máquinas pertenecen a la nación, de que esas tierras pertenecen al pueblo, lo único que podía hacer posible el extraordinario esfuerzo realizado por ellos para lograr un aumento tan extraordinario en la producción de un año para otro. Eso fue lo que significó la nacionalización de la industria azucarera”.

Sobre la importancia de la nacionalización para la educación, dijo Fidel un 17 de septiembre de 1966:

“Vino la nacionalización de las escuelas privadas y vino un esfuerzo grande por brindarles a todos los jóvenes y a todos los niños del país los medios necesarios para poder estudiar en las mejores condiciones posibles. Vinieron los planes de becas, construcciones de escuelas, adaptaciones de edificios para la enseñanza, conversión de cuarteles en escuelas y, en fin, un esfuerzo verdaderamente gigantesco en este campo de la enseñanza”.

Ya en tiempos más cercanos, un 26 de julio de 1995, acto central por el Día de la Rebeldía Nacional, expresó en la Plaza de la Revolución Mariana Grajales, en Guantánamo:

“A través de un proceso de medidas del gobierno de Estados Unidos y respuestas cubanas, en poco tiempo la mayor parte de las empresas norteamericanas en Cuba fueron nacionalizadas. A estas medidas siguieron otras de nacionalización de las principales empresas privadas cubanas, cuyos propietarios, como regla, hicieron causa común con la política norteamericana”.

De la importancia del proceso de nacionalización en general, el líder de la Revolución diría en acto de Amistad Cubano-Argelina celebrado con motivo de la visita a Cuba de Houari Boumediene, presidente del Consejo de la Revolución y del Consejo de Ministros de la República Argelina Democrática y Popular, en Ciudad Escolar 26 de Julio, Santiago de Cuba, el 15 de abril de 1974:

“(…) el derecho de los países subdesarrollados a la nacionalización de sus recursos naturales, a la valorización de esos recursos manufacturándolos en el propio país, y al control de los mecanismos que establecen el precio de esos productos que se han visto históricamente deprimidos por los países capitalistas desarrollados”.

Para conocer más sobre el ideario del líder de la Revolución Cubana, visite nuestro sitio Fidel Soldado de las Ideas. Síganos en Facebook y Twitter.

Comparecencia ante el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL) para explicar lo relacionado con la Ley 890 sobre la nacionalización de la banca y empresas, 15 de octubre de 1960/ Fidel Soldado de las Ideas

Comparecencia ante el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL) para explicar lo relacionado con la Ley 890, sobre la nacionalización de la banca y empresas,15 de octubre de 1960. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

En video, la Nacionalización, Fidel y la justicia social

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también