Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Cuba dispuso la nacionalización

En este artículo: Cuba, Estados Unidos, Fidel Castro Ruz
| 34 |
Foto: Rogelio Arias.

Foto: Rogelio Arias.

Por Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román.

Como parte de su agresión económica al pueblo cubano, en 1960 el gobierno de Dwight D. Eisenhower aprobó la rebaja de la cuota azucarera que correspondía a Cuba dentro del mercado de Estados Unidos. Sobre este tema, el pasado 6 de julio, el periódico Granma publicó el artículo Sin cuota pero sin amo, en el que se recogen algunos momentos del proceso y la posición asumida por el Gobierno Revolucionario ante la aprobación de una ley que daba poderes al presidente norteamericano para decretar rebajas de nuestra cuota azucarera, como instrumento de coacción y de represalia.

Al decir de Fidel, esa ley pretendía “arrasar la economía de nuestro país, rendirnos por hambre y doblegar a nuestro pueblo”.

Tal como se había advertido previamente, en correspondencia con las decisiones tomadas por el gobierno norteamericano, el Con­sejo de Ministros del Gobierno Re­vo­lucionario aprobó la Ley de Nacio­na­lización, cuyo primer artículo autorizaba al Presidente de la República y al Primer Ministro para que “dispongan, conjuntamente, mediante resoluciones, cuando lo consideren conveniente a la defensa de interés nacional, la nacionalización, por vía de expropiación forzosa, de los bienes o empresas propiedad de personas na­turales o jurídicas nacionales de los Estados Unidos de Norteamérica o de las empresas en que tengan interés o participación dichas personas, aunque las mismas estén constituidas con arreglo a las leyes cubanas”.[1]

Una mala noticia para el imperialismo.

La tarde del 6 de agosto de 1960, todas las gradas del Estadio del Cerro —hoy Lati­no­ame­ricano— se colmaron con decenas de mi­les de habaneros en representación del pueblo cu­bano y cientos de jóvenes de Nuestra Amé­rica que participaban en el Primer Congreso La­tinoamericano de Juventudes. Ante el anun­cio de que Fidel Castro haría la clausura del magno evento e informaría sobre la aplicación de una ley revolucionaria, bastaron muy pocas horas para movilizar esa multitud que desbordaba todos los espacios.

Afectado por una ligera disfonía, Fidel inició su intervención valorando la historia de los pueblos de Nuestra América, los elementos que nos unen a pesar de los esfuerzos del imperialismo yanqui por separarnos. El Co­man­dante en Jefe se refería a la precaria situación de los pueblos latinoamericanos y a las ideas que hicieron posible el triunfo de la Revolución cuando, inesperadamente, quedó sin voz.

En ese dramático instante —mientras el pueblo le pedía a Fidel que descansara y él intentaba continuar—, Raúl tomó la palabra y llamó a la calma:

“No es una simple casualidad que esto suceda en momentos que han de ser históricos para Cuba y para la América nuestra, ¡que es la verdadera!, no es ni cosa del destino, ni cuestiones de malos augurios; eso es, simplemente, un ligero revés sin importancia, porque se ha ido una voz por un momento; ¡pero ahí está él y estará!

[…] en estos momentos, sufre él y sufrimos nosotros, porque los magníficos pronunciamientos que hacía […] al pueblo y a nuestra América de los frutos que hemos conquistado, ¡es una gloria que solo le cabía a él! Por lo tanto, no vamos a ser extensos, ni a mantener por mucho más tiempo vuestro desesperado interés en conocer el objetivo de esta reunión […] Leeremos estas leyes revolucionarias, que es lo que hay aquí hoy”. [2]

De inmediato, Raúl inició la lectura de la Ley No. 851, del 6 de julio de 1960. Al terminar el primero de los Por Cuantos, con alegría inmensa, Raúl dejó de leer para anunciar que tenía “una mala noticia para el imperialismo yanqui” porque a Fidel le estaba volviendo la voz.

Raúl pidió esperar cinco minutos y solicitó que todos hicieran un esfuerzo: Fidel “hablando bajito, y ustedes haciendo silencio”. Por último, convocó a cantar el Himno Nacional.

Rafirmación de nuestra libertad política.

Luego de la emoción de cantar el Himno Nacional dirigidos por Juan Almeida, todos los presentes ocuparon sus puestos. Fidel volvió a los micrófonos para leer, íntegramente, el texto de la Ley de Nacionalización:

“Por Cuanto: En la fundamentación de la expresada Ley, se contempló la actitud asumida por el Gobierno y el Poder Legislativo de los Estados Unidos de Norteamérica de constante agresión, con fines políticos, a los fundamentales intereses de la economía cubana, evidenciada en la enmienda acordada por el Con­greso de dicho país a la Ley Azucarera; me­diante la cual se concedieron facultades exc­e­p­cionales al Presidente de dicha nación para reducir la participación en el mercado azucarero del mencionado país, a los azucareros cubanos, como arma de acción política contra Cu­ba

“Por Cuanto: El Ejecutivo del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, haciendo uso de las expresadas facultades excepcionales, y en notoria actitud de agresión económica y política contra nuestro país, ha procedido a la reducción de la participación en el mercado norteamericano de los azúcares cubanos, con la indiscutible finalidad de agredir a Cuba, y a su desarrollo y proceso revolucionario.

“Por Cuanto: Este hecho constituye una reiteración de la continuada conducta del Go­bier­no de los Estados Unidos de Nortea­mé­rica, dirigida a evitar el ejercicio por nuestro pueblo de su soberanía y su integral desenvolvimiento, co­rrespondiendo así, a los deleznables intereses de los monopolios norteamericanos, que han obstaculizado el crecimiento de nuestra economía, y la afirmación de nuestra libertad política”.

Así, Fidel fue leyendo los Por Cuantos que argumentan cómo, ante tales hechos, el Go­bierno Revolucionario, consciente de sus altas responsabilidades históricas y en defensa legítima de la economía nacional, tenía la obligación de proveer las medidas necesarias para contrarrestar el daño causado a nuestra na­ción por esas agresiones; y, en conformidad con nuestras leyes y el ejercicio de nuestra so­be­ranía, aplicar esta ley “como decisión justificada, por la necesidad que tiene la nación de resarcirse de los daños causados en su economía, y afirmar la consolidación de la independencia económica del país”.

En los Por Cuantos se corrobora la legitimidad de la aplicación de la ley a los monopolios extorsionistas y explotadores que han succionado y burlado la economía de la nación y los intereses del pueblo; a las compañías azucareras que se apoderaron de las mejores tierras de Cuba amparadas por la Enmienda Platt; a las compañías petroleras que estafaron de manera continuada la economía de la nación, co­braron precios de monopolio y fraguaron el cri­minal boicot contra Cuba que obligó al Go­bierno Revolucionario a su intervención.

Tras declarar que era “deber de los pueblos de América Latina propender a la recuperación de sus riquezas nacionales, sustrayéndolas del dominio de los monopolios de intereses foráneos que impiden su progreso, promueven la injerencia política y menoscaban la soberanía de los pueblos”, Fidel ratificó que la Re­volución Cubana no se detendrá hasta la li­beración total y definitiva de la patria.

Por último, Fidel expresó que “en uso de las facultades de que estamos investidos, de conformidad con lo dispuesto en la Ley No. 851, del 6 de Julio de 1960”.

“RESOLVEMOS:

“PRIMERO: Se dispone la nacionalización, mediante la expropiación forzosa, y por consiguiente se adjudican a favor del Estado cu­bano, en pleno dominio, todos los bienes y em­presas ubicados en el territorio nacional, y los derechos y acciones de emergentes de la explotación de esos bienes y empresas, que son propiedad de las personas jurídicas nacionales de los Estados Unidos de Norteamérica, u operadoras empresas en que tienen intereses predominantes nacionales de dicho país, que a continuación se relacionan.

“¡Se llamaba!” ¡Se llamaba!”

Resulta inolvidable el momento en que Fidel da lectura a la relación de las 26 empresas nacionalizadas. La mención de cada uno de esos nombres fue seguida por aplausos y un coro de miles de voces, surgido espon­tánea­mente, que repite: “¡SE LLAMABA!”. Con esa simple frase, los presentes reafirmaban su aprobación ante tal decisión.

De este modo, el 6 de agosto de 1960, quedaron nacionalizadas las empresas y los bienes de la compañía eléctrica y de la compañía de te­léfonos; las empresas de la Texaco, de la Esso y la Sinclair; y los 36 centrales azucareros que tenía Estados Unidos en Cuba.

No obstante, los fuertes aplausos y gritos de “¡SE LLAMABA!” a medida que había ido men­cionando los nombres de las empresas nacionalizadas, Fidel consultó al pueblo presente si estaban de acuerdo o no con la Ley de Nacionalización y pidió levantar la mano a todos los que suscribían esta determinación del Gobierno Revolucionario.

Por la unidad de nuestra América.

Junto al pueblo cubano, por la nacionalización también votaron los delegados del congreso de juventudes, porque, al decir de Fidel:

“El problema de Cuba no es solo el problema de Cuba; el problema de Cuba es hoy el problema de toda la América Latina, pero no solo de la América Latina; el problema de Cuba es el problema del negro del sur de Esta­dos Unidos; el problema de Cuba es el problema de los ‘espaldas mojadas’ que trabajan en la zona fron­teriza con México; el problema de Cuba es el problema del intelectual progresista de Es­tados Unidos, es el problema del obrero norteamericano, del campesino norteamericano y también del pueblo norteamericano.

“Por eso ellos tienen derecho aquí también a vo­tar…”.

[1] Revolución, 8 de agosto de 1960, pp. 4 y 6.

[2] Revolución, 8 de agosto de 1960, pp. 4 y 6.

Nombre de las empresas nacionalizadas

6 de agosto de 1960

1.-Compañía Cubana de Electricidad.

2.-Compañía Cubana de Teléfonos.

3.- Esso Standard Oil, S.A. División de Cu­ba.

4.- Texas Company West Indian.

5.- Sinclair Cuba Oil Company, S.A.

6.- Central Cunagua, S.A.

7.- Compañía Azucarera Atlántica del Gol­fo, S.A.

8.- Compañía Central Altagracia, S.A.

9.- Miranda Sugar States.

10.- Compañía Cubana, S.A.

11.- The Cuban American Sugar MilI.

12.- Cuban Trading Company.

13.- The New Tuinicú Sugar Com­pa­ny.

14.- The Francisco Sugar Company.

15.- Compañía Azucarera Céspedes.

16.- Manatí Sugar Company.

17.- Punta Alegre Sugar Sales Com­pa­ny.

18.- Baraguá Industrial Corporation of New York.

19.- Florida Industrial Corporation of New York.

20.- Macareño Industrial Corporation of New York.

21.- General Sugar States.

22.- Compañía Azucarera Vertientes Ca­magüey de Cuba.

23.- Guantánamo Sugar Company.

24.- United Fruit Company.

25.- Compañía Azucarera Soledad S.A.

26.- Central Ermita, S.A.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Agua por todas partes dijo:

    Fue un acto heroico..muestra de que los cubanos… los teniamos bien puestos… Pero se hizo de la manera correcta, dio los resultados esperados? Continuaron las empresas y tierras expropiadas siendo rentables?…dudas que un buen periodista podría aclarar, y sin miedo, que en Cuba no se calla la verdad matando periodistas..

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado compatriota. No soy periodista, sino forista. Creo que sus preguntas son completamente válidas y las respuestas evidentes. Pero estas respuestas las tenemos porque la historia ya pasó y hemos visto los resultados, no creo que hace 55 años fuera tan meridiano y transparente. Pero más allá de lo histórico, en el actual proceso de mejoría sucesiva de relaciones con los EE.UU., este va a ser un tema de gran alcance e incontestablemente materia de profunda negociación y álgido debate.
      Me aventuro a decir que es casi seguro que haya un proceso de mutuas indemnizaciones, al que no creo que se le deba temer. Las reclamaciones por empresas estadounidenses intervenidas por el Estado Cubano están evaluadas en un poco menos de 8,000 millones de USD. Por su parte la Cepal, en su informe a la Asamblea General de la ONU, hizo un cálculo de aproximadamente 117 000 millones de dólares al 2014 del costo del cruel y anacrónico Embargo contra Cuba, y eso lo detalló recientemente la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena. Las enormes pérdidas que el Embargo ha causado a Cuba y los perjuicios materiales (las vidas no tienen precio) de muchas otras agresiones de todo tipo contra Cuba (incluyendo los desproporcionados gastos en defensa y seguridad que Cuba se vio forzada a incurrir), el congelamiento de activos cubanos en EE.UU, etc., son un hecho indiscutible. No se debe temer al tema de las indemnizaciones, pues resulta evidente que EE.UU. debe indemnizar a Cuba por un factor de muchos múltiplos de lo que Cuba consideraría pagar por las propiedades de individuos y compañías estadounidenses intervenidas. Y muchos estadounidenses inteligentes y con conocimientos están claro de ello.
      Creo que habrá que agarrar al toro por los cuernos y establecer un proceso de mutuas indemnizaciones, que serán necesariamente asimétricas a favor de Cuba. Pero deben ser también recíprocas, y la menor proporción que le corresponda pagar a Cuba debe ser pagada, y hay muchas razones más allá de la pura legalidad, en mi opinión. Se debe mostrar al mundo entero que pueden invertir en Cuba (cumpliendo como es obvio con las leyes cubanas), y que el sistema legal defiende el derecho a la propiedad. A pesar de lo cual cualquier intento de injerencia en los asuntos internos de Cuba y en el soberano derecho del pueblo cubano a gobernar el pais por si mismo; debe ser combatido con la estipulaciones de la ley cubana e internacional, inclusive con confiscación si fuese tristemente necesario

    • David Leyva dijo:

      Yo considero que no dio resultado, sin la ayuda rusa hubiésemos vivido en periodo especial desde ese mismo momento. Nos dimos cuenta que de eso según el campo socialista dejo se existir. .

      • Agua por todas partes dijo:

        Creo que en cierto modo nos disparamos en el pie, pero ha pasado tanto tiempo y cuento con tan poca información que no me atrevo asegurarlo.

  • ElQbanolibre dijo:

    Es inolvidable este momento para Cuba, pues la posición del gobierno de los EE.UU aceleró la radicalización de la revolución social que se llevaba a cabo en Cuba. En realidad las leyes revolucionarias siempre fueron a favor del pueblo de Cuba, de los humildes, por los humildes y para los humildes y nunca fueron en contra del pueblo norteamericano al cual apreciamos mucho.

  • Atila dijo:

    Se acabó la diversión, llego el Comandante y mandó a parar.

  • maikelm dijo:

    La nacionalización no era una alternativa era una obligación si se quería honrar al pueblo que tantos años fue vilipendiado por los gobiernos de turnos. Lo que en alguna medida se fue al extremo, sobre todo con cosas que no fueron directamente nacionalizaciones. Pongo el ejemplo de la Reforma Urbana. La apoyo, se hacía necesaria, pero no se desarrolló de la mejor forma.

  • tony avila dijo:

    A QUE VIENE ESO AHORA ,VAN A INDEDISAR A LOS GRINGOS !!!

    • Raudilio dijo:

      Problablente sea lo mas sensato. Y ellos estoy seguro lo harán tambien. Las INDEDISASIONES ocurren, y no hay que tenerle miedo. Lo que no debemos es salir mal parados nunca, siempre con la de ganar! Aqui nosotros fuimos las victimas, no las empresas norteamericanas. Así que ellos tambien tienen que INDESISARNOS por todos estos años de agresiones continuas.

  • manuel marin dijo:

    quitaron los centrales y al final con la misma tierra y la misma caña, tuvieron que cerrarlos por ineficientes,

    • electronico dijo:

      y ahora toda esa tierra esta llena de hierva y de un gran amigo el MARABU y seguimos sin comida, hasta cuando me podra decir alguien…………………………

  • German dijo:

    En tiempos de revolución todo es euforia y de allí lo que se hace bien o mal. Para mí el error estuvo en la expropiación a cubanos porque eso acabo con muchas cosas en Cuba y creo muchos enemigos. Uno que tenía una tiendecita que solo le daba para vivir él y su familia tubo que convertirse en empleado de su propia tienda por un salario y de allí la calidad que ya conocemos etc. Y Ahora coando todo esta destruido volvemos a recuperar el trabajador por cuenta propia. Que no es mas que la pequeña empresa claro que ahora hay que empezar de cero porque en 50 anos estos lugares expropiados nunca dieron nada.

  • luis2 dijo:

    y mira que paro le expropiaron palabara muy bonita para describir lo que es ,la tiendecita de mi abuelo,la bodega del pueblo ,bueno en estos momentos ya no que ninguna de los 2 mi abuelo se murio esperando la restitucion monetaria prometida creo eran 20 pesos al mes ,y aquella tienda que siempre estubo surtida no queda ni un clavo ,y asi paso con la mayoria de todo,gracias a la unido sovietiva que viviendo de los millones que nos regalaban podimos subsistir unos anos ,ahora me imagino devolveran lo que nos “nacionalizaron” a sus duenos verdadderos no creen

  • Miguel Campillo Ros. dijo:

    El que resiste y la razón le asiste al final vence

  • Malo dijo:

    Entonses quien le debe a quien, cuando se nacionaliza hay que pagar por eso o no ?

  • Ak-47 dijo:

    Saludos foro.muy mala.idea..a mi abuelo ..le quitaron .su tierra..se quito la vida ..antes de yo nacer..al ver como todo lo que tenía ..logrado con esfuerzo y sudor..se destruía..hoy un marabusal..perdido .y olvidado ..muchos hechos..llevados al extremo…por nada..pensemos un poco..en todo .eso.?????

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Opino que una REVOLUCIÓN verdadera debe proponerse cambiar todo el sistema imperante en el país que se propuso hacerse. La administración estadounidense de esa época no tenía (ni tiene hoy aún) derecho alguno a interferir en los asuntos internos de Cuba. Pero, como allá desde el lejano 1912 el Presidente Taft había formulado el deseo de que “…No está distante el día en que tres estrellas en puntos equidistantes delimitarían el dominio de EU: Polo Norte, Canal de Panamá y Polo Sur. El hemisferio completo de hecho será nuestro en virtud de de nuestra superioridad racial, como es nuestro ya moralmente…”, ya podrán imaginar que no permitirían, como de hecho no lo hicieron, el desarrollo de un proceso que negara esa predicción presidencial de inicios de siglo. A Fidel, al frente de la Revolución, no le dejaron alternativas. Radicalizar el proceso o rendirse y hacerse en gracioso con el Mr President de turno. Convocó a las masas a resistir y a vencer bajo cualquier circunstancia. El resto es Historia. Aún tenemos a Fidel en primera fila y una apreciable y abrumadora mayoría de esas masas convencidas de la necesidad de cambiar, pero sin ceder en soberanía. Le pido permiso al forista Jose R Oro una vez más para sumarme a su comentario.

  • GerminalGutierrez dijo:

    Como ya comentó alguien anteriormente la indennización es posible, siempre que sea de ambas partes. SE NACIONALIZA HAY QUE PAGAR, comenta alguien, pero también EL DAÑO QUE SE HACE HAY QUE INDENNIZARLO. Hay mucha tela por donde cortar y se debe analizar porque empezó todo esto. Al inicio del articulo se hace referencia a ello pero en estos días fue publicado un libro en Méjico, donde un escritor “cubano”lo invierte todo, poniendo a Cuba como el que dió inicio a “esta guerra”. Un ejemplo. Cuando se intervino la Refinería de Petróleo de propiedad yanqui, E. U. había negado la venta de petróleo y cuando se obtuvo de la URSS, esta refinería se negó a refinarlo. ¿ Qué hace un Gobierno que se respete a si mismo y a su pueblo ? ¿ Cómo se le responde a la voladura de un barco, en pleno muelle, preparado para dos explosiones con cierto lapso de tiempo, en el que al ir los socorristas, también son volados por los aires y que luego se comprobó la participación de la CIA ? Muchas cosas no se debieron de hacer y una de ellas fue la dejar a Cuba sola frente al imperio.

  • lajugada.cubava.cu dijo:

    yo coincido cone que “el problema de Cuba es hoy el problema de toda la América Latina…” pues del presente de cuba beben muchos de los que sueñan y hacen lo futuros de America!

  • Lennon dijo:

    60% de las familias afectadas por ese momento histórico todavía viven en Cuba

  • luis2 dijo:

    nada germinal justificar lo infustificable eso tiene un nombre y por muy ciego que te hagas sabes cual es,mi propiedad lo que luche se lo vendo a quien yo quiera eso es propiedad privada eso es respeto a lo ajeno ,ahora necesitamos el dinero de los mismos que les expropiamos sus propiedades,y los ciudanos honrados les quitaron todo ,lo regalaron sin contempalcion ,todos fueron muy felicces cuando le daban algo por lo que no lucho pero al final como expropiacion al fin ,no supieron co o mantenerlo ,no es de ellos no les importa trabajar por ello por eso todo se esta desrumbando y lo bueno viene del otro lado no de aquí

  • José M. Calero Gross dijo:

    Yoel

    No es mi intención, hoy, ofenderte, pero mira que eres animal. Como sabes de economía. Sigue vendiendo periódicos en Sevilla y abre las páginas de BBC hoy para que veas que noticias tan satisfactorias para ti; vas a encontrar : libertad de prensa en Alemania, la Florida como meca de la pornografía – esto seguro que te va a gustar – , 7 ácidas frases de Jon Steward, azote de políticos y medios de los EUA. Yoelito, caramba.!!

    • Raudilio dijo:

      José amigo. Separando un tin la política por un segundo, creo que Yoel tiene un punto válido en su argumento. No soy economista ni especialista en esos temas, pero he leído bastante y hasta ahora no conozco un a economía 100% estatal que sea rentable. Y de eso saben mucho en China y Vietnam por ejemplo. Hasta en Cuba ya nos dimos cuenta de eso.

      Nosotros los cubanos somos taannnn sensibles cuando nos hablan mal de nuestra realidad que muchas veces terminamos escudandonos en la política para defender nuestra posición.

      Soy revolucionario e internacionalista y no temo decir lo que pienso.

  • Carlos dijo:

    Sentido del momento histórico, no es con posiciones revisionistas que ahora vamos a resolver los problemas, lo que se hizo obedeció a un momento histórico, ahora se trata de cambiar todo lo que deba ser cambiado, en estas sentencias de Fidel en su concepto de Revolución está la esencia de todo.

  • Gonzalo Vanega dijo:

    Esto que algunos comentan, es un tema bastante complejo, y de mucha tela por donde cortar, sin embargo, en algunos comentarios, veo la desinformación como eje de lo que se dice, lo de la indemnización, en casi todos los casos estaba previsto, se nacionalizaron no sólo empresas norteamericanas, también de otras nacionalidades, sólo los norteamericanos no pudieron cobrar, por decisión de su gobierno, siempre, en todos los casos, hay que ir a las causas, de lo contrario se corre el riesgo de hacer el juego al enemigo, o de pecar de ingenuos, y no es productivo ninguno de los dos casos, la nacionalización de los timbiriches, ahora parece injusticia, pero lo que realmente era injusto, era que algunos dueños de esos timbiriches se negaran a prestar el servicio al que estaban obligados, yo conozco casos de personas que no fueron expropiados, que fueron dueños de sus bodegas hasta que el sumunistro de víveres se lo permitió, incluso, algunos que pasaron a ser tiendas del pueblo, recuérdese que no había comercio mayorista de venta liberada, por eso se creó la libreta de racionamiento, el romper relaciones con nosotros los EE:UU, significó el pedido de romper relaciones todos los países de nuestra américa, compromiso que sólo MEJICO no cumplió, de eso se habló en la conferencia de Punta del Este, a la que asistió el CHE, allí, dijo que esa era una conferencia contra Cuba, que significó la salida de Cuba de la OEA, organización a la que no pertenecemos todavía.
    Gracias a que la entonces Unión Soviética nos tendió la mano, logramos sobrevivir, y si en algo concuerdo, es en que no aprovechamos adecuadamente el apoyo que recibimos, nos acomodamos a la nueva situación, y no trabajamos lo suficiente para hacernos un país con independencia económica, esa es de nosotros, pero en esta fecha, aún no hemos comprendido totalmente, que si no trabajamos fuerte y bien, no vamos a salir de los problemas que tenemos.
    A los estimados foristas les sugiero, cuando hagan algún comentario, por favor, que lo hagan teniendo en cuenta lo dicho por Martí, * no se pueden hacer grandes cosas, sin grandes amigos*, o, la patria se levanta sobre los hombros de todos sus hijos,, y también con apego a la realidad histórica, investigar, estudiar no está demás, sólo para informar y ser objetivos en los planteamientos.

  • Piter dijo:

    La nacionalización fue un acto soberano de Cuba, que no es el único país que lo ha hecho, y se hizo solo cuando las empresas norteamericanas se negaron a refinar el petróleo soviético o producir azucar para otros mercados que no fuera el de allí, o debido a las agresiones de las que ellas se hicieron cómplices, o porque no querían cumplir con las nuevas leyes que favorecian a los trabajadores o los campesinos. Los representantes de esas entidades se opusieron a la Revolución en consonancia con su gobierno y quedaron al campo. Las empresas europeas respondían a sus gobiernos que eran aliados de EE.UU al final sufrieron el mismo camino.

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también