Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Arabia Saudita y Estados Unidos impulsan visión estratégica con visita de Trump

| 1 |
trump-arabia-saudita

En la primera escala de su primer viaje al extranjero, el presidente Donald Trump aterrizó el sábado en Arabia Saudita en busca de alianzas fuertes .Foto: el comercio.pe

El presidente estadounidense, Donald Trump, participa en sendas cumbres con países árabes del golfo Pérsico y otros estados musulmanes, tras impulsar una ”visión estratégica” con Arabia Saudita enfocada en negocios, Irán y el terrorismo.

Lo que el propio Trump describió como ‘tremendo día’ en el reino sirvió de antesala para disipar suspicacias con los otros cinco gobernantes de países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y, más aun, con el medio centenar de estados de mayoría islámica llegados a Riad.

El mandatario de Estados Unidos comenzó su agenda de este domingo con un encuentro a puerta cerrada con los estadistas de Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Qatar y Kuwait, a quienes ya intentó seducir con un discurso claramente anti-iraní y de lucha contra el terrorismo.

Al respecto, observadores creen que Trump se alejará de la frase ‘terrorismo radical islámico’ en su mensaje a los mandatarios musulmanes, lo que se apreciaría como un guiño para difuminar la animadversión que suscitó con medidas administrativas percibidas como hostiles por países islámicos.

La idea, sostienen, es reconocer que los terroristas y extremistas no son necesariamente personas religiosas y, en consecuencia, son enemigos de todas las civilizaciones que se escudan en un tipo de ‘jihad’ o guerra santa.

Además, el presidente mantendrá hoy reuniones bilaterales con su homólogo de Egipto, el rey de Bahrein y los emires de Qatar y Kuwait, además de que junto a Salman podría sentar las bases para el Centro Global para Combatir la Ideología Extremista, en aras de ampliar más la cooperación de inteligencia.

En su primera jornada de visita, Trump sostuvo reuniones en conjunto y por separado con el rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudita y los príncipes Mohammed bin Nayef y Mohammed bin Salman bin Abdulaziz, heredero y segundo herederos al trono, además de ministros de Interior y Defensa, en ese orden.

Trump y Salman firmaron y presidieron el sábado en el palacio Al-Yamamah una ceremonia de materialización de la ‘Declaración Conjunta de Visión Estratégica’ que incluyó acuerdos y memorandos de oportunidades de inversiones por más de 280 mil millones de dólares.

Entre los documentos más importantes sobresalió el memorando entre los respectivos ministerios de Defensa para modernizar y reformar las capacidades defensivas sauditas con la venta de armamento, equipos y otros arsenales.

Aunque se presentó como contribución para transferir conocimiento y crear cientos de miles de oportunidades de empleos en ambas naciones, círculos regionales criticaron la decisión cuando Riad libra una guerra devastadora contra Yemen con varios millones de civiles muertos, heridos y desplazados.

Riad y Washington rubricaron igualmente un acuerdo de asociación para fabricar aquí helicópteros Black Hock, otros cuatro en el campo de las industrias militares con las corporaciones estadounidenses Lockheed Martin, Raytheon, General Dynamics y Boeing.

Los dos países sellaron un memorando de entendimiento sobre tecnología y acuerdos para la generación eléctrica, la manufactura de productos de alto valor, tecnología e infraestructura, el establecimiento de una planta de etileno en Norteamérica, y otros de servicios de petróleo y gas con Aramco.

Igualmente, se anunciaron convenios sobre minería y desarrollo de capacidades humanas, inversión en salud para construir y operar varios hospitales, transporte aéreo para compra de aviones, inversión inmobiliaria, y digitalización y edificación de un centro de almacenamiento de información.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Las relaciones de amistad y alianza del gobierno de los EE.UU. con Arabia Saudita son simplemente indecorosas. Esta última, una opulenta y socialmente atrasada monarquía absoluta, no recibe críticas de los derechos humanos por parte de los EE.UU., a pesar de que, por ejemplo solo el sábado 2 de enero del 2016 fueron ejecutadas 47 personas en ese país. Es evidente el contraste de la posición de continuar manteniendo el criminal Bloqueo contra Cuba, con la horrible bitácora de salvajismos de Arabia Saudita, bien amada aliada de los EE.UU.
    La doctrina predominante en Arabia Saudita, el Wahabismo (también conocido por salafismo) es notoria por ser una fuente del terrorismo global y la ideología del Estado Islámico, y por causar desunión en las comunidades musulmanas por etiquetar a los musulmanes que no estén de acuerdo con sus dogmas sectarios como apóstatas pudiendo llegar a su ejecución por apostasía. El wahabismo se destaca por su rigor en la aplicación de la Sharia y por un constante deseo de expansión de su forma del Islam por el mundo No es solo un tema espiritual, sino que ingentes recursos monetarios lubrican las acciones terroristas por doquier.
    En los EE.UU. casi todo el mundo piensa que en el pavoroso acto del 11 de septiembre los nexos saudíes son evidentes y que incluso podrían extenderse hasta la extensa familia real de esa nación. Las felices relaciones del gobierno de los EE.UU. con sus congéneres de Arabia Saudita, constituye una forma extrema de hipocresía y de irrespeto al pueblo estadounidense.
    Hoy vemos al Presidente Trump santificar (con una felicidad extrema, además) 280,000 millones de USD (otras fuentes mencionan 360,000 millones) para apuntalar por una parte a uno de los regímenes más criminales y retrógrados del planeta, y por otra parte para decirles a Wall Street y al Complejo Militar Industrial, que él se va a portar bien, muy bien, no le hagan caso a las cosas que dicen de él. El mensaje de Trump es claramente percibido por amplias capas de la población de los EE.UU. como epitome de la hipocresía política.
    Escribo esta nota en memoria de mi amigo, el bombero Dennis McHugh, padre de tres niños, y amante esposo, quien a los 34 años entregó su vida, salvando a personas en inminente y mortal peligro, durante el salvaje acto terrorista del 11 de septiembre.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también