Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Homenaje de Fidel a Marx: “Soy marxista leninista y lo seré siempre”

| 4 |
El Comandante en Jefe Fidel Castro durante un acto popular en la Plaza “Ernest Thaelman”, Rostock, durante su visita oficial a la República Democrática de Alemania (RDA), 17 de junio de 1972. Foto: Estudios Revolución / Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

El Comandante en Jefe Fidel Castro durante un acto popular en la Plaza “Ernest Thaelman”, Rostock, durante su visita oficial a la República Democrática de Alemania (RDA), 17 de junio de 1972. Foto: Estudios Revolución / Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Este viernes 5 de mayo se cumplen 199 años del natalicio de ese grande que fue Carlos Marx. Fundador del comunismo científico y de la filosofía del materialismo dialéctico e histórico, sobre él dijo Federico Engels al despedirlo para siempre en el Cementerio de Highgate: “El mayor pensador viviente ya no pensará más. El mundo sentirá pronto el vacío que deja la muerte de este Titán… Su nombre y su obra vivirán durante siglos”.

Sobre Marx, mucho también dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro, quien no solo bebió del legado marxista- leninista y lo convirtió en patrimonio de millones de cubanos, sino que lo enriqueció desde la práctica de la construcción socialista del día a día en nuestra isla. Para rendir homenaje a Carlos Marx en su aniversario, Cubadebate recuerda algunas de las ideas que sobre este gran pensador y filósofo pronunció Fidel:

En un discurso en la velada en conmemoración del Centenario del natalicio de Vladimir Ilich Lenin, el 22 de abril de 1970, el líder de la Revolución Cubana hablaba de la trascendencia de su figura:

“Cuando se haga una evaluación superior de las personalidades de la historia, Lenin, junto con Marx, descollarán entre los hombres, los pensamientos, las inteligencias, las conductas que mayor trascendencia habrán tenido en la historia de la humanidad”.
“Marx y Lenin constituyen precisamente esas dos personalidades humanas que marcarán el paso de la prehistoria a la historia de la humanidad”.
“La teoría de Marx nunca fue un esquema: fue una concepción, fue un método, fue una interpretación, fue una ciencia. Y la ciencia se aplica a cada caso concreto. Y no hay dos casos concretos exactamente iguales”.

También sobre el marxismo y sus aportes a la Revolución cubana, mucho reflexionó Fidel. En el discurso resumen de la reunión con los directores de Escuelas de Instrucción Revolucionaria, el 27 de junio de 1962, dijo:

“Y cuando nosotros hablamos de ciencia política y de ciencia revolucionaria, nos estamos refiriendo a la única ciencia política y a la única ciencia revolucionaria verdadera, que es el marxismo”.

“(…) el caudal extraordinario de conocimientos que el marxismo encierra, significa para nosotros una ventaja extraordinaria en esta lucha”.

“ (…) el marxismo no es solo la única verdadera ciencia de la política y de la revolución, sino que desde que el hombre tiene conciencia de sí mismo, es la única interpretación verdadera del proceso de desarrollo de la historia humana”.

“Pero nosotros no estudiamos marxismo por simple curiosidad filosófica o histórica.  No.  Para nosotros es vital, es fundamental, es decisivo, estudiar marxismo y enseñar marxismo:  para la Revolución es vital y es decisivo estudiar marxismo y enseñar marxismo”.

"Soy marxista leninista y lo seré siempre", asegura Fidel en esta página del periódico Revolución, órgano del Movimiento 26 de julio. Foto: Archivo.

“Soy marxista leninista y lo seré siempre”, asegura Fidel en esta página del periódico Revolución, órgano del Movimiento 26 de julio. Foto: Archivo.

“El marxismo no es un conjunto de “formulitas” para tratar de aplicar a la fuerza la explicación de cada problema concreto”, decía Fidel. Sobre este tema ahondó el 10 de abril de 1963, al pronunciar un discurso en las conclusiones del Primer Congreso Nacional de Maestros de Vanguardia “Frank País”, conjuntamente con el acto de graduación de las EBIR:

“Quizás una de las cosas, sin embargo, más difíciles de comprender es que ninguna de esas interpretaciones son interpretaciones mecánicas, que ninguna de esas interpretaciones tienen que ser interpretaciones de cliché, y que el marxismo no es un conjunto de “formulitas” para tratar de aplicar a la fuerza la explicación de cada problema concreto, sino una visión dialéctica de los problemas, una aplicación viva de esos principios, una guía, un método”.

Pero de sus interpretaciones sobre las tesis marxistas también emanaron ideas que invitaban repensarlas. En 1968, al intervenir en la Clausura del Congreso Cultural de La Habana en el teatro Chaplin, el líder de la Revolución Cubana dijo:

“Tuvo el marxismo geniales pensadores:  Carlos Marx, Federico Engels, Lenin, para hablar de sus principales fundadores.  Pero necesita el marxismo desarrollarse, salir de cierto anquilosamiento, interpretar con sentido objetivo y científico las realidades de hoy, comportarse como una fuerza revolucionaria y no como una iglesia seudorrevolucionaria”.

De visita en Berlín el 19 de junio de 1972, y participar en la concentración en el “Dynamo-Sporthalle”, el Comandante en Jefe aseguró ante miles que el marxismo vivía entre los cubanos.

“Queridos amigos:  nuestra delegación ha vivido días verdaderamente comunistas en estas tierras que vieron nacer a Carlos Marx y a Federico Engels, cuyas ideas son hoy las ideas de los pueblos revolucionarios en todo el mundo, cuyas ideas, junto con las ideas geniales de Lenin, que fue el más genial de sus intérpretes, flamean también en nuestra pequeña isla del Caribe”

Conozca más del pensamiento y la obra de Fidel Castro en www.fidelcastro.cu

Junto a Raúl Castro, Juan Almeida Bosque y otros miembros durante la clausura del I Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) en el teatro Karl Marx, el 22 de diciembre de 1975. Fuente: Estudios Revolución/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Junto a Raúl Castro, Juan Almeida Bosque y otros miembros, una imagen de Fidel durante la clausura del I Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) en el teatro Karl Marx, el 22 de diciembre de 1975. Fuente: Estudios Revolución/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Adrián Eduardo dijo:

    Es seguro que el Marxismo-Leninismo, junto a las ideas de Martí y de Fidel tienen millones de seguidores en nuestra Cuba. Lo que falta aún mucho por hacer, y renovar los métodos para que lleguen a las nuevas generaciones.

  • Enrique Martinez dijo:

    Ningún otro estadista le imprimió mayor cantidad de contenido y argumentos al método científico que nos ocupa, el marxismo-leninismo. Claro, el mérito mayor, como él mismo diría, es del pueblo cubano.
    Lo provee de nuevas dimensiones como la táctica y estrategia hemisféricas y del Tercer Mundo, los estudios sobre la insostenibilidad de la deuda externa, la unidad e integridad latinoamericanas contemporáneas, la dimensión de la práctica de la solidaridad y el internacionalismo y la dimensión ecológica universal. También la priorización de la educación, las ciencias, la cultura general integral de la población con basamento en la cultura política y la formación de un capital humano dinámico, como vías imprescindibles para la consolidación del proceso revolucionario, constituyen solo algunas ideas que desarrolló con tenacidad inaudita. Sin recurrir, claro está, al pensamiento militar; para cuya caracterización se necesitarían numerosas cuartillas más: la misma gesta del Moncada, la Victoria de Girón, la Crisis de los Misiles, el logro de la invulnerabilidad militar del país, las contiendas de Angola y Etiopía juntas (a un tiempo con la defensa del país), con frentes de combate bien distantes unos de otros, a orillas de dos océanos, el Atlántico y el Índico, y además, propinarles la derrota a los distintos adversarios, o sea, una nueva forma de práctica del internacionalismo (todo alcanzado bajo su dirección personal), nos están demostrando que se trata de un pensamiento militar comparable, y muchas veces superior, al de los grandes estrategas de las dos contiendas mundiales. De modo que le otorga al marxismo-leninismo un nuevo alcance en tanto método científico. Ciertamente, América Latina fue el laboratorio que se extendió bien rápido a todo el universo. Un genio político en circunstancias muy especiales; como siempre, en circunstancias que difícilmente se vuelvan a repetir… Los caprichos de la historia de que hablaba Marx.
    Por cierto, “La historia me absolverá” es un claro ejemplo del análisis marxista-leninista, de la situación revolucionaria que existía en el país a mediados del siglo XX, pero también un programa detallado del movimiento revolucionario; remarcó aquello de que sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario.
    El ascenso al poder en el proceso revolucionario cubano fue clásico prácticamente:
    -Condiciones objetivas y subjetivas.
    -Teoría revolucionaria y movimiento revolucionario.
    -Liderazgo y vanguardia revolucionaria.
    -Lucha armada como método.

    Luego, vino el segmento que más enriqueció al marxismo-leninismo, encabezado también por nuestro Comandante en Jefe y que dura hasta nuestros días. Las particularidades de este segmento en América Latina, traspatio del imperialismo más poderoso que ha conocido la humanidad, privilegian a la teoría revolucionaria de manera significativa. De ahí el enriquecimiento inusual del marxismo-leninismo en este hemisferio y en el mundo contemporáneo. Pero Fidel tuvo la posibilidad de vivir una larga vida y de dirigir durante mucho tiempo un país bloqueado y asediado desde todas las direcciones; o sea, recorrió varios segmentos históricos y superó innumerables obstáculos. Consolidó una revolución socialista en medio de un mundo caracterizado por la dominación y hegemonía imperialistas. Pocas personas en el mundo han aquilatado con magnificencia tamaña experiencia. Ello refleja además, la posesión de una inteligencia y una integridad nada usuales.
    Todos estos elementos le permiten no solo enriquecer el marxismo-leninismo, sino desarrollarlo y proyectarlo al futuro. Es decir, lo aterrizó en este hemisferio en una época en que hablar de marxismo o socialismo constituía un delito y una traición al imperialismo, lo empinó al mundo y lo lanzó a las futuras generaciones de científicos y pensadores.
    En fin, el marxismo-leninismo, el materialismo dialéctico e histórico, constituye el método de los revolucionarios de cualquier latitud. Los más esclarecidos lo emplearán mejor.

  • juancarlos moya dijo:

    No estabas equivocado Comandante el Marxismo Leninismo es lo maximo, su esencia es los pobres y los humildes, y que no le quede dudas a nadie es el mejor sistema, ojala que todos los paises del mundo sigan esta doctrina y veran los resultados

  • José García Álvarez dijo:

    Fidel , nunca desaprovechó su tiempo y le saco provecho al Marxismo y le sirvio de arma para la lucha presente y futura de aquella entonces.Estas reflexiones que nos dejo,son un reflrejo de lo tenaz y audas que fue siempre en busca de conocimientos.Niungun estadista lo supero en decir las verdades de este mundo e incluso las que estaban por suceder.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también