Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Cuba volvió a acogerme con todo su amor

| 59 |
Saidy Diamela trabaja en la clínica 28 de Septiembre, de la barriada de Lawton, en el municipio de Diez de Octubre. Foto: Roberto Suárez/Juventud Rebelde.

Saidy Diamela trabaja en la clínica 28 de Septiembre, de la barriada de Lawton, en el municipio de Diez de Octubre. Foto: Roberto Suárez/Juventud Rebelde.

Por Yuniel Labacena Romero.

Todavía se percibe en su rostro el drama que vivió durante meses. Por momentos deja escapar una sonrisa, pero se muestra tímida, recogida… Intenta que se borre de su memoria lo ocurrido luego de abandonar su misión de colaboración médica.

Saidy Diamela Columbie Libera era muy joven cuando partió a entregar el humanismo y la solidaridad de su país. Hacía poco que se había graduado con excelentes resultados como doctora en Estomatología, en la Facultad de Ciencias Médicas Tamara Bunke Bider, de su Moa natal. La motivación por esa carrera le vino del seno familiar, pues su mamá también estudió y ejerce la especialidad.

“Desde niña la acompañé en su labor y me interesó lo que hacía. Cuando crecí me incliné más por ello, y en el momento de decidir por una carrera aposté por esta sin titubeos. Graduarse de médico es abrir las puertas de un largo camino que lleva a una a las acciones más nobles que una persona puede hacer por los demás.

“Me gradué en julio de 2012 y me ubicaron en la Empresa de mantenimiento de la construcción del níquel, en Moa, donde radica un puesto médico. Establecí una buena relación de trabajo con mis compañeros. Mientras cumplía el servicio social llegó la propuesta de misión y entonces comencé los trámites”, expresa.

—¿Cómo le dijiste a la familia, sobre todo a tus padres, que ibas a cumplir misión siendo tan joven?

—Ya había hablado del tema en casa, por lo que mis padres estaban preparados para ese momento. Cuando me dijeron que me tocaba salir, mi mamá cumplía su segunda misión en la República Bolivariana de Venezuela. Además, compartir experiencias, intercambiar con galenos de otros países, conocer nuevos sistemas de salud… significa un reto en la formación profesional, y a un joven siempre le gusta crecer por sus propios medios. También existen motivaciones económicas, pero que no están alejadas del espíritu solidario de los cubanos.

En enero de 2013, Saidy Diamela comenzó su misión en el exterior, en la que estuvo dos años y cuatro meses.

—¿Por qué decidiste abandonar la misión?

—Tomé la decisión por problemas personales. Era el 8 de abril de 2015. Estaba en espera de las vacaciones, o que llegara mi relevo para el fin de la misión. Nadie se lo esperaba. Fue difícil hacerlo. Quedé embarazada, y mi pareja —que conocí al año y medio de estar en la misión— me obligó a que no siguiera en ella y a que me quedara en su país para vivir nuestra relación.

Lo que sobrevino fue una desgarradora experiencia. Su pareja, a quien solo conoció verdaderamente cuando abandonó la misión, no la dejaba ni salir de la casa. Y por si fuera poco, cuando fue a recogerla el día que le tocaba volar a Cuba no la llevó al lugar establecido, sino para un hotel.

Entonces comenzó una odisea, muchas veces sin tener lugar fijo donde estar. Solo tras escaparse del acoso de este hombre, el 15 de septiembre de 2015, pudo llegar hasta la dirección de la colaboración médica cubana, e iniciar el proceso de repatriación. Tenía ya 27 semanas de embarazo y ningún médico la había atendido en todo ese período.

“Llegué hasta allí y expliqué la situación por la que estaba pasando. Me atendieron como una colaboradora más y me hicieron todos los exámenes del embarazo. Entonces iniciaron los trámites para el regreso a Cuba, algo que hice por decisión propia, pues nadie me obligó.

“Se le informó a mi mamá para que se ocupara de los procedimientos legales requeridos, pues el familiar que tienes en Cuba es el que puede realizar ese proceso a través de Inmigración y se hace de manera gratuita. Los trámites comenzaron a correr, pero se acercaba el momento de dar a luz y quería que ello sucediera en mi país. Hice el viaje por ayuda humanitaria sin estar los papeles finales, y en ningún momento se me negó atención ni nada que perjudicara mi salud”.

—¿Hubieras podido formalizar la relación sin abandonar la misión?

—Sí. No quería abandonar la misión; me hubiera interesado unirme a él y mantenerme en ella, pero también, aunque aquel hombre estaba solo, se mantenía legalmente casado. Hubo complicaciones legales.

Regreso a Cuba

Cuando el 16 de octubre de 2015 el avión se dispuso a partir hacia Cuba, Saidy Diamela no podía contener sus emociones al saber que regresaba al calor y al amparo de su familia y de su Patria. «Cuando me vi en el aeropuerto no lo podía creer, pues pasé tanto trabajo y por tantos sinsabores cuando abandoné la misión, y había pensando tanto en el regreso a mi tierra, que me resultaba difícil aceptar que al fin lo lograba. Todavía volando me parecía despertar de una pesadilla. Mis padres me esperaban en el aeropuerto de La Habana junto a autoridades del Ministerio de Salud Pública. El rencuentro fue un momento de mucha tensión. Nos abrazamos y comenzó un llanto indetenible.

“En Cuba me han atendido con mucho amor desde que puse pie en tierra. Tuve todas las atenciones que recibe una gestante en las instituciones médicas, pese a que no estaban terminados todos los trámites oficiales. Recordemos que fueron 27 semanas sin ningún control; no me pude hacer los exámenes que lleva toda embarazada. En diciembre llegó Dilán Ernesto, mi primer hijo, y vino cargado de todo el cariño, la energía y las esperanzas que entrega la tierra que un día, por inmadurez, había decidido abandonar”.

—¿Cómo fue la reincorporación al Sistema Nacional de Salud?

—Cuando di a luz ya mis padres se habían mudado de Moa para La Habana. Después de disfrutar de los primeros cinco meses de la maternidad me presenté en el Ministerio de Salud Pública para que me explicaran cómo era todo el proceso de reincorporación. En mi caso me demoré un poco, pues tuve que ir a Holguín a recoger toda la documentación. Me ubicaron en la clínica 28 de Septiembre, de Lawton, que está cerca del lugar donde resido, pues siempre se trata que cuando un médico se reincorpore sea así.

—¿Cómo fue el recibimiento en la clínica?

—Nadie me rechazó. Me han tratado igual que cualquier otra estomatóloga que no hubiese hecho lo que yo. Me llevo bien con todos mis compañeros y compartimos los mismos espacios. Hasta me eligieron mejor trabajadora. Dentro de poco comenzaré los estudios de posgrado de la especialidad, algo que ya había comenzado… Ya solicité hasta la capacidad en el círculo infantil para el niño, y así disponer del tiempo necesario para la profesión y los estudios.

—¿Estarías dispuesta a salir de misión otra vez?

—Por ahora no, mi hijo solo tiene un año y cuatro meses.

—¿Y cuando tu hijo comience a preguntar por su padre?

—Ahora tengo a mi pareja, a quien mi hijo ve como su padre y hasta lo llama papá. Sé que Dilán Ernesto crecerá y preguntará por su padre biológico. Estaré preparada para ese momento. Explicarle lo que hice y la situación tan traumática que viví no será nada fácil. Aquella familia me hizo la vida muy complicada. Nunca se preocuparon por mí, ni por la suerte de mi embarazo, o por la de mi hijo, tras todos aquellos episodios. Por ahora Dilán Ernesto lleva mis apellidos.

—¿Qué lecciones para la vida te dejó la situación por la que pasaste?

—Las cosas en mí cambiaron mucho. Saidy Diamela maduró bastante, bastante. Todo fue un cambio radical en mi vida.

—¿A quienes cumplen misión, especialmente a los jóvenes, que les dirías?

—Que cualquier paso serio en la vida hay que pensarlo detenidamente. Hay muchos más valores en los que creer y personas que siempre te van a agradecer las cosas que hagas por ellos.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dr. Olimpio Rodriguez dijo:

    Saidy Diamela Columbie esta es tu patria y siempre habra una razon grande por vivir en ella

    • cristiano ronaldo dijo:

      MUY BIEN TODO ESO..PERO RECUERDEN EMIGRAR NO ES UN DELITO , CADA CUAL DECIDE DONDE VIVIR , CUBA ESTA DENTRO DEL PLANETA TIERRA , PERO AVECES PARECIERA QUE NO . LA MUCHACHA HABLA COMO SI HUBIERA HECHO ALGO MALO , POR CIERTO, BELLA LA CHICA , VERY GOOD LEYDI .

  • Eskandar dijo:

    Tengo la sensación que la doctora, más que una misión médica, cumplía una secreta, si no como entender entonces que no se mencione el país en el que se desempeñaba

    • La moto dijo:

      Eskander lee detenidamente el articulo…la estomatologa estaba en Venezuela

    • EL LORY dijo:

      Eskandar,¨muy contundente tu reflexion¨.Es mas importante el nombre del pais,que el drama vivido por esta joven………………….

      • Eskandar dijo:

        No es que sea mas importante,es que es elemental mencionarlo si vas a hacer un trabajo periodistico al respecto

  • Hmarrero dijo:

    Era tu derecho a decidir, al igual que regresar a tú país, no gradezca a nadie lo que por naturaleza te toca.

    • Andrés dijo:

      Si hay que agradecer. La ingratitud no es buena.

  • carlos dijo:

    A veces pienso que nuestros periodistas no navegan en internet,hay sitios como cibercuba, donde se ponen reportes de médicos que se quedan y otros que abandonaron la misión y regresan y los trabajos que dicen ellos que pasan para reincorporarse al trabajo, por el papeleo y mil cosas mas, que le solicitan.
    Y poco, casi nada o nada se habla en la prensa Cubana de eso, dejando la pista libre para que se hable basura por todos lados, no hay una contrapartida, cuesta tanto trabajo mantener informado a las personas, esclarecer los procedimientos, mostrar mas episodios positivos o negativos, dar respuesta a los comentarios por las personas autorizadas.
    Están difícil eso.

  • MARCELINA dijo:

    ES UN EXCELENTE ARTICULO,PARA LOS PROFESIONALES QUE NOS ENCONTRAMOS FUERA DE NUESTRA PATRIA, EN LA VIDA HAY QUE REFLEXIONAR, PORQUE LAS CONSECUENCIAS SIEMPRE AFECTAN A LOS MAS VULNERABLES, TENEMOS COMPANEROS REINCORPORADOS A LA MISION QUE DECIDEN ACOGERSE A LA DECISION DE NUESTRO GOBIERNO EN ESTE TEMA Y VAN REGRESAR A SU PATRIA .

  • Roberto dijo:

    No entiendo que quieren transmitir con este tipo de historias ! De que los desertores pueden regresar sin miedo; están en su derecho, nacieron en este país y si no son culpables de delito alguno no deben tener miedo a nada.

  • cas dijo:

    Excelente articulo, no me han publicado ninguno de los 3 que he hecho, saludos cas.

  • Celia dijo:

    No entiendo el título, es cubana.

  • el mar dijo:

    ….tengo un amigo chileno, médico, que se crió en Cuba, durante la dictadura militar en Chile, y también estudió y se graduó en Cuba. Después decidió regresar a Chile. Y su vida no fue igual jamás. Sus peripecias, para emigrar a EEUU desde México, fueron de película. Lo vivió y hasta su vida corrió peligro. Después de más de 20 años fuera de Cuba y todavía joven, decidió regresar a la Isla y reincorporarse como médico. En mensaje reciente, escribió “al fin de regreso a casa”.

    saludos y bienvenida…

  • Raul dijo:

    Por aqui hablan como si ella fuera de martes. Solo en Cuba …ven esto como un logro y no un derecho de cualquier ciudadano

  • luisito dijo:

    Ojala ese proceso facíl, gratuito, etc,etc se haga para todo el mundo. El regresar al país de nacimiento no debería ser un problema, todavía no le encuentro la justificación a la espera de 8 años que debe esperar un cubano para poder regresar a Cuba si sale ilegal. Desgrasiadamente hay personas de los dos bandos que hacen juego de la emigración cubana. Ojalá eso pare algún día. Tanto la emigración como el regreso son derechos humanos. Gracias que por lo menos hoy en día los la salida legal es una opción.

  • Eilberto Sosa Rey dijo:

    Saidy Diamela,doc no se preocupe usted ,todos fuimos jovenes y cometimos errores y nos equivocamos,lo importante es que estas aqui y por un niño por quien luchar y crecerte,de hecho ya tienes una nueva relacion y una vida que disfrutar y vivir,lo importante no es lo que hiciste,es lo que estas haciendo y seguira haciendo un saludo y mucha suerte.

  • Apuululu dijo:

    Nada, así es cuba. Por cierto, linda doctora, con todo respeto.
    Asumo que estaba en Venezuela ya que los hombres son posesivos y violentos.

    La revolución no abandona a sus hijos.

  • JC dijo:

    Y acaso nuestros deportistas no tienen los mismos derechos??? A un pelotero cubano que abandone una delegación nuestros dirigentes jamás les permiten volver a jugar en nuestro pais aunque ellos se sientan arrepentidos. Muchos incluso regresan y no los dejan jugar ni en la serie nacional a no ser que se hayan ido de manera legal, ejemplos de estas imparcialidades sobran.

    • Eduardo González S. dijo:

      ¿Se refiere usted a un derecho a traicionar? Porque no tiene otro nombre y el de desertor se queda corto. Veamos: “el estado me entrena, gasta recursos en mi, me instruye, cuida mi salud desde que nazco y todo esto sin que yo pague un centavo, además me paga el boleto de vuelo y cuando llego al pais mascual, decido usar todo lo adquirido en mi provecho personal. Que se joda el que tanto hizo por mi” Parece que robarle al estado no es robar, diría yo y así piensa usted. El que decida irse tiene el derecho a hacerlo y si es legalmente tiene todo mi respeto, pero lo otro lleva el epíteto que merece: traidor.

      • Rafael dijo:

        Eduardo usted dice sobre los deportistas que abandonaron la delegacion”“el estado me entrena, gasta recursos en mi, me instruye, cuida mi salud desde que nazco y todo esto sin que yo pague un centavo, además me paga el boleto de vuelo y cuando llego al país mascual, decido usar todo lo adquirido en mi provecho personal.’ y acaso los médicos que abandonan la misión no es lo mismo ? no fueron también a quienes “el estado me entrena, gasta recursos en mi, me instruye, cuida mi salud desde que nazco y todo esto sin que yo pague un centavo, además me paga el boleto de vuelo y cuando llego al país mascual, decido usar todo lo adquirido en mi provecho personal. entonces cual es la diferencia??

      • Ñoóo! dijo:

        Reconsiderar que sea exactamente como usted dice es la cuestión.

      • MARIAN dijo:

        TOTALMENTE DE ACUERDO CON ESTE CRITERIO

  • virginiarq dijo:

    ayyyyyyy saidy, como tu existen unas cuantas, ni sé porque no salen a la luz, tu por tu inexperiencia, otras por varios motivos, por favor, ya ves, nuestro vino es amargo pero es NUESTRO VINO, asi de sencillito.

  • Eilberto Sosa Rey dijo:

    Doc usted como todo ser humano,hiso lo que entendio correcto,todos no emos equivocado en la vida,pero por sobre todas las cosas usted es una mujer digna y muy valiente,usted es madre,usted es cubana,y a nadie le asiste el derecho de criticarle o sensurarla ,usted es una mujer muy muy valiente,y el mero mero se equivoca,porque no ,nosotros,continue adelante con sus proyecto y le deseo que todos los sueños profecionales y personales se le hagan realidad,cualidades tiene,valiente el buen aventurado (a) que con valentia enfrente la vida,doc muchas FELICIDADES de todo corazon,

  • marce dijo:

    muy bien por la doctora, me alegra que haya confiado en la revolución que nunca abandona a sus hijos, estoy seguro que vivió una experiencia que contribuyó a su madurez y formación como ser humano, en Cuba los jóvenes tienen el presente y futuro asegurados, hacer avanzar nuestra patria depende de nosotros mismos

  • EBA dijo:

    Es increible el nivel ignorancia que exhiben muchos foristas con el mero afan de criticar todo lo que huela a Revolución y sentimientos patrióticos. Si alguien quiere irse del país, porque no hace sus trámites y se paga su pasaje y otros gastos? No,es mejor que todo lo asuma el estado con el pretexto de una misión y despúes dejarsela en la mano. ¿Como se llama eso? ¿Derecho ciudadano? ¿Hacer lo que quiera cada cuál? ¿Desercion de un compromiso adquirido? Aplicable a todoslos que salen en representación de Cuba a cualquier tare, coolaboración, ayuda, deportes, artisticas, etc. Nunca estaré de acuerdo con esta nueva disposición. El que abandona un misión es un desertor. Elque tenga dudas que busque la definición de la palabra desertor en cualquier diccionario castellano. Claro que hay casos y casos, el de esta joven doctora parece tener características especiales, aunque el amor tiene limites.

    • yamirlm dijo:

      Coincido con UD.

    • dg dijo:

      A QUÉ SIGLO PERTENECES????

    • Katy89 dijo:

      YCP, tampoco es como usted dice, no debemos hablar de ignorantes cuando no estamos bien informados y no podemos tapar el sol con un dedo, es cierto que los gastos de pasaje y tramites corrieron a cuenta de nuestro país pero no crea usted que cada trabajador de la salud, educación o cultura que sale de misión le es gratis al país donde va a trabajar, dígase Venezuela, Brasil o Angola todos pagan por cada uno de nuestros especialistas y a estos especialistas no se les paga ni el 30 % de lo que pagan por ellos. Y si hablamos específicamente del caso de Saidy Diamela esta estuvo prácticamente hasta el fin de su misión pues ya estaba esperando relevo para venir de vacaciones lo que significa que tenia más que pago su pasaje de regreso. Por otra parte me parece que usted nunca se ha enamorado o por lo menos nunca fue joven se dice que “el hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde” por tanto no me parece que sea usted la persona mas indicada para juzgar a la doctora si no ha caminado con sus zapatos.

      • Marian dijo:

        En primer lugar esta doctora no fue a ese país por “problemas personales”, por los cuales ella misma refiere que abandonó la misión, ella fue a cumplir un deber como muchos tantos profesionales, representando a Cuba para cumplir con su deber como médico, como profesional y aunque haya estado, como tu dices, casi hasta el final de la misión, la abandonó y punto, cuando uno sale de Cuba hacia otro país a realizar este tipo de tareas y solidarizarse con situaciones difíciles de otros países uno no va “casi” , uno va completo, hasta el final, entregándolo todo y poniendo el nombre de Cuba bien alto, lo que pasa que a la doctora las cosas no le salieron bien y claro está tuvo que salir corriendo para la misión cubana y pedir ayudar, pero de haber sido lo contrario, o sea, que todo le hubiera salido bien, que la familia de su pareja la hubiera aceptado y su pareja hubiese sido de otra forma, nunca hubiera pedido ayuda y hubiera seguido adelante con su objetivo, que era el de abandonar la misión. Es por eso que no veo nada relevante en esta historia y mucho menos para ser publicada. Pregunto: Cuántos profesionales han hecho lo mismo?, abandonan la misión y luego se arrepienten; pregunto: los han dejado regresar?

  • El viejo Over dijo:

    Así es como se suma a gente valiosa para nuestra causa en este caso fueron dos y se hizo felices a muchos. También estuve de misión en Venezuela y cometí un error a los 21 meses tuve un accidente que casi me cuesta la vida, aún tengo secuelas y a pesar que reconocí mi error, a pesar de tener 20 años de excelente labor como docente, a pesar de ser seleccionado el mejor colaborador de mi br8gada me revocaron mi misión y todavía sufro no ver en mi sala ese certificado que pueda mostrarle con orgullo a mis hijos. Hoy sigo siendo patriota, revolucionario, pero creo que se fueron muy drásticos conmigo. Aplaudo la política del MISAP pero en otros ministerios muchas acciones de los directivos provocan malestar y y se alejan del humanismo que predicamos.
    Muchas felicidades para esa bella doctora y su hermoso bebé

  • Rey dijo:

    Fui compañero de ella en los estudios de bachillerato en el IPVCE jose marti Holguin.Linda historia y triste ala vezni siquiera estaba al tanto de tantas cosas sobre su vida y muchos que estudiamos con ella.Ahora estoy claro..dios mio como es la vida y us vueltas.Saludos diamela.

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también