Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Revelan que la reprogramación celular logra combatir el cáncer

En este artículo: Cáncer, Ciencia, Enfermedad, Medicina, Salud
| 5 |

reprogramacioncelkular630Científicos españoles descubren nuevos secretos sobre la juventud celular, lo que podría ayudar a combatir el cáncer.

Desde 2013 sabemos que los telómeros, las partes más distantes del centro de los cromosomas, juegan un papel fundamental en este proceso. También sabemos que las telomerasas, unas proteínas asociadas a todo este mecanismo, son también elementos clave.

Un reciente estudio llevado a cabo por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) desvela algunos secretos de esta maquinaria celular que nos ayudan a comprender mejor cómo ocurre. Esta investigación ahonda también en el rol que juegan estas estructuras en los procesos de formación tumoral, lo que podría mostrarnos nuevas armas para luchar contra el cáncer.

El estudio liderado por Maria A. Blasco, del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO, pone de manifiesto que cuando una célula es reprogramada, sus telómeros se alargan. Los telómeros son una parte de los cromosomas, las estructuras con forma de “x” que aparecen cuando una célula se está dividiendo.

Los telómeros corresponden a las partes más alejadas del centro de dicha “x”. Desde 2013 sabemos que la elongación (alargamiento) de los telómeros está asociada a un rejuvenecimiento celular. La reprogramación celular es una técnica que consiste en “desdiferenciar” el papel que ejerce en un tejido. Todas las células de nuestro cuerpo tienen las mismas instrucciones escritas en el ADN.

Según diversos factores, dichas instrucciones se expresan de una manera u otra, diferenciando una célula “totipotente”, que puede convertirse en cualquier cosa, en otra de un tejido concreto: músculo, neuronas, piel, órganos… Este proceso no ocurre en ambas direcciones. Sin embargo, en el laboratorio podemos inducirlo para reprogramar las células y que sean capaces de especializarse de nuevo.

Esta es la base de la creación de células para terapia celular. En este mismo proceso, según han descubierto los investigadores, se produce un alargamiento de los telómeros, lo que indica un rejuvenecimiento de estas células reprogramadas. Los telómeros, insistimos, funcionan como una especie de “reloj” celular, reduciendo su tamaño con cada división.

Signo inequívoco de rejuvenecimiento celular

“Hemos comprobado que en un organismo adulto, cuando induces la desdiferenciación de las células, los telómeros se alargan, algo consistente con el rejuvenecimiento celular”, explica Blasco, “Este alargamiento de los telómeros es un signo inequívoco de rejuvenecimiento celular, que se ha cuantificado por primera vez aquí en un organismo vivo”. La telomerasa, como explicábamos, es la proteína encargada de inducir este alargamiento en los cromosomas. “Lo que hemos observado por primera vez es la inducción de la telomerasa in vivo”, explican Blasco y Rosa M. Marión, autoras del trabajo. “Hasta la fecha, no conocemos ningún estudio que describa la inducción de la telomerasa endógena con factores de transcripción definidos”, afirman las autoras.

Los telómeros y el cáncer

Otro de los aspectos fundamentales en el estudio del envejecimiento celular y los telómeros es su relación con el cáncer. Cuando las células adquieren la naturaleza típica de los tumores, en cierto sentido, se desdiferencian, se reprograman. Pierden su función especializada. Solo que en vez de volver a un estado totipotente, “rompen” sus instrucciones, formando masas de tejido sin función ninguna y sin límites vitales. En este proceso, tal y como ocurre con las células reprogramadas, también se observa el alargamiento de los telómeros y un aumento de actividad telomerasa. Ambos conllevan “cambios análogos en los telómeros”, afirman las autoras.

(Con información de Noticias 24)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Radames dijo:

    Quien sabe si la clave para la juventud eterna está en la propiedad que tienen las células cancerosas de multiplicarse indefinidamente,
    Las células normales mueren al cabo de cierto numero de generaciones. Bien conocidas son las células cancerosas de la señora Henrietta Lack, (Hela cells) una estadounidense que murió de cancer en 1951 y sus células cancerosas han sido cultivadas de laboratorio en laboratorio por el mundo entero y aun permanecen vivas hoy en día sin degradación evidente.

  • ALP dijo:

    ¿Aparecerá por fin la cura del cáncer?, o son solo hipótesis muy optimistas, pero que no tienen una aplicación práctica inmediata.

  • Dario dijo:

    Paradojicamente, el cangrejo, simbolo universal del cancer, no muere cuando le arrancan las pinzas. Si se les devuelve al agua regeneran otra en corto tiempo.

  • cesar enrique moreno guerra. dijo:

    seamos optimistas y esperemos que este nuevo estudio ayude a disminuir unas de las principales causas de muerte a nivel mundial.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

    Interesantísimo estudio, que debe seguirse con el propósito de hacer realidad la “elongación benéfica de los telómeros”, con eficaces “telomerasas”. Vale, mientras tanto, cultivar el intercambio científico y la práctica médica responsable, para promover sanos estilos de vida, prevenir malignidades, ser sagaces en el diagnóstico y certeros en la conducta a seguir. Invitémonos a compartir el saber e ir de la mano del cariño y la esperanza de nuestros pacientes. Una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis. Las metástasis son la principal causa de muerte por cáncer. Aproximadamente un 30% de las muertes se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado; dieta malsana, con ingesta reducida de frutas y verduras; falta de actividad física; consumo de tabaco y consumo de alcohol. Fumar es el factor de riesgo más importante y la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer y el 71% por cáncer de pulmón. Los cánceres causados por las infecciones por virus, como las hepatitis B (VHB) y C (VHC), que pueden favorecer el cáncer de hígado, o los papilomavirus humanos (PVH), causantes de cáncer cervicouterino, son responsables de hasta un 20% de las muertes en los países de ingresos bajos y medios. Además, se reporta asociación de la bacteria Helicobacter pylori con el cáncer de estómago. El cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en tumoral es un proceso de varias fases y suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno, resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y agentes externos que incluyen carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioleta e ionizantes; carcinógenos químicos, como los asbestos, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua de bebida); y carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos. El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición del cáncer. La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, muy probablemente porque se van acumulando factores de riesgo de determinados tipos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la tendencia que tienen los mecanismos de reparación celular a perder eficacia con la edad.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también