Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Un Monumento para recordar a Camilo: la historia entre el mármol, el bronce y la piedra

| +
Monumento a Camilo Cienfuegos. Museo Nacional Camilo Cienfuegos. Yaguajay,Sancti Spiritus. Foto René Pérez Massola

Monumento a Camilo Cienfuegos. Museo Nacional Camilo Cienfuegos. Yaguajay,Sancti Spiritus. Foto René Pérez Massola

Tras 57 años de su desaparición física, el 28 de octubre, la figura del Comandante del Ejército Rebelde, Camilo Cienfuegos, continúa enlazada con fuertes vínculos históricos a la parte central de Cuba.  La batalla librada por Cienfuegos a finales de diciembre de 1958 en Yaguajay, al norte de la provincia de Sancti Spíritus, representa una de las victorias más importantes para el triunfo de la Revolución Cubana.

Corrían los últimos días del mes de diciembre de 1958 y durante 11 días, el
Comandante y una centena de hombres desarrollaron el enfrentamiento más largo ocurrido en esa parte de la isla y liberaron uno de los últimos territorios bajo el dominio de la tiranía de Fulgencio Batista.

Con la toma de esa ciudad, el combatiente se consagraría como “Héroe de Yaguajay”, apelativo que lo acompaña hasta hoy, a casi seis décadas de su muerte.

La figura de este héroe del Ejército Rebelde prevalece en la historia de Cuba por su humildad, jovialidad y liderazgo, por lo que también se le recuerda como “Señor de la Vanguardia” o “Comandante del Pueblo”.

En Yaguajay, en particular, su imagen es venerada por la determinación y estrategia con que dirigió la batalla emplazada allí y considerada de las más importantes en la ofensiva final del Ejército Rebelde.

En el mismo sitio donde a finales de 1958 se desarrollara dicho enfrentamiento se erige hoy el complejo histórico-cultural Camilo Cienfuegos, Monumento Nacional que incluye el Museo del mismo nombre, una escultura de bronce del líder y el Mausoleo del Frente Norte de Las Villas.

Recuerdo en piedra, bronce y mármol

La instalación, inicialmente sólo conformada por la escultura y el Museo, fue inaugurada por el presidente Raúl Castro, entonces ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el 28 de octubre de 1989.

En similar fecha de 2009, cuando se celebró el aniversario 50 de la desaparición del “Señor de la Vanguardia”, quedó instaurado el Mausoleo del Frente Norte de Las Villas donde arde la llama eterna, encendida en esa ocasión también por Raúl Castro.

A la entrada del complejo, la escultura de bronce sobresale con cinco metros de alto y casi igual número de toneladas de peso, antecedida por una plaza con capacidad para 30 mil personas.

Foto: Archivo.

Foto: Archivo.

La obra, de la artista Thelvia Marín, muestra a Camilo vestido de uniforme de campaña, usando el sombrero alón que lo distinguiría desde su llegada al Ejército Rebelde y mirando el antiguo cuartel de la Guardia Rural, donde se encontraban las fuerzas enemigas en la batalla.

Según revelara Marín, para la escultura se inspiró en la última fotografía tomada al guerrillero antes de la victoria definitiva en los mismos predios donde hoy se erige la figura.

El Museo, por su parte, posee una colección con más de 500 objetos, incluidos documentos, piezas de vestir, armas de fuego, una colección de fotos originales, y un archivo fílmico del héroe y otros compañeros de lucha.

Entre los más apreciados aparece un pequeño fusil, único juguete rescatado de la niñez de Camilo, una ametralladora Thompson empleada en la batalla de Yaguajay y su traje de campaña para la invasión a Occidente.

Además se conserva, momificado, el caballo cenizo con el que el “Señor de la Vanguardia” liderara, desde esa ciudad hasta La Habana -separadas por unos 380 kilómetros-, una caballería de campesinos que asistirían al primer acto por el 26 de Julio después del tr iunfo de 1959.

En la parte trasera del complejo, el Mausoleo comprende más de 10 hectáreas de tierra y posee 180 nichos con las inscripciones de igual cifra de combatientes de las luchas de liberación.

Entre los sepulcros, sobresale el dedicado a Camilo con una tapa de mármol rojo y las representaciones en bronce del mar, una flor y el sombrero alón que alude la manera en que los cubanos rinden tributo al héroe; lanzando flores al mar cada 28 de octubre.

Alrededor, 27 palmas reales -árbol nacional de Cuba- representan la edad con que murió el héroe cuando desapareció en 1959.

De igual manera, seis muros de piedra jaimanita y mármol dispuestos en el sitial simbolizan los territorios de la antigua división político-administrativa que tributaron patriotas al Frente y numerosas flores califa roja recuerdan la sangre derramada en la lucha.

Tres fusiles fundidos en bronce que soportan el Escudo Nacional aluden a las tres fuerzas revolucionarias que integraron el Frente Norte de Las Villas: los destacamentos Marcelo Salado, del Movimiento 26 de Julio, Máximo Gómez, del Partido Socialista Popular y la Columna dos Antonio Maceo, comandada por Camilo.

Como complemento también alegórico, sobre uno de los muros se lee una frase del “Héroe de Yaguajay” que recuerda su espíritu solidario y humano: “Esos que luchan no importa donde, son nuestros hermanos”.

(Tomado de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también